¿Qué pasa con el cabello después del verano?

Posted on

Un gran saludo para ti amiga o amigo de Parada con Estilo. Como siempre, te doy la bienvenida a un espacio donde la belleza, la moda y los estilos andan de la mano junto al conocimiento, la experiencia y el amor, ese que brota cuando gentes buenas se encuentran para compartir.

El verano ya es historia, no la estación propiamente dicha, pero sí lo que conocemos como etapa veraniega o vacacional. Sin embargo, de seguro, muchas son las huellas que ha dejado en nosotros. Se puede decir que todo nuestro ser tiende a quedar marcado por tan dinámica y calurosa etapa.

El verano nos deja recuerdos, nuevos sentimientos, experiencias, aprendizajes, nuevos amigos, nostalgias y entre tantas otras cosas, también, deja su firma en nuestra piel y cabellos, a no ser que hayamos sido lo suficientemente precavidos y lúcidos para evitarlo. Aunque confieso, amiga y amigo, que hay ciertos momentos donde la emoción, el compartir y la felicidad nos roba la lucidez.

Entonces nada, como se dice por ahí, a lo hecho… pecho. Es tiempo de hacer un balance postverano y valorar qué sucede después del verano y qué podemos hacer. Te invito pues a revisar cómo anda tu cabello. Este tema que comparto hoy contigo es una temática que suelo compartir durante todo el mes con gran parte de mis clientes que desean volver a lucir su cabello como si no hubieran veraneado.

Lo primero que debes saber es que con el final del verano suele ocurrir que la caída de cabello se hace más evidente. Se trata de un proceso natural que ocurre, generalmente, durante finales de septiembre e inicios de octubre, cuando el número de horas de luz se reduce cada día más. Dicho fenómeno afecta a la producción de hormonas sintetizadas en la glándula pineal, especialmente la melatonina, que incide directamente en el crecimiento y caída del cabello.

El cabello es parte del organismo: es un elemento que cumple, como cada célula que tenemos, con un ciclo de vida, para luego dar paso a una nueva generación. Es un proceso natural, pero debemos aprender a reconocerlo para determinar si eventualmente existe un problema más serio.

Por regla general, el pelo tiene un tiempo de vida de 3 a 4 años. En este tiempo nace y crece. Luego entra en una etapa de pausa y finalmente cae, dejando este espacio libre para un nuevo cabello en nacimiento. De tal modo, en un organismo normal se suele perder cabello de manera constante, generalmente durante la rutina de aseo y belleza (al bañarnos y lavarnos el pelo o al cepillarlo, por ejemplo).

Las personas tenemos un ciclo de vida capilar. El ciclo se controla por un reloj molecular en los folículos y cada pelo tiene su propio ciclo, que nos permite “mudar” el cabello progresivamente durante el año.

Es importante que conozcas que hay al menos dos épocas al año en las que el organismo pareciera regenerarse y prepararse para tiempos posteriores, aumentando la caída del cabello viejo. Estos lapsos suelen ser al inicio de la primavera y al final del verano, aunque dicho proceso responde de manera individual al ritmo propio de cada cuerpo.

En verano, como consecuencia del calor, los rayos UVA y pequeñas alteraciones en el ritmo hormonal, todos los cabellos tienden a crecer de forma rápida, cayendo luego al mismo tiempo y dando una imagen de pérdida masiva. Podría compararse con la muda que sufren algunos animales.

Pero, ¿qué sucede con un cabello que ya viene debilitado desde el verano e, incluso, desde antes? Está más expuesto a las inclemencias del tiempo, sufriendo un mayor daño y es a partir de ahí que se justifica su caída, de un modo y en una cantidad que se sale de lo habitual.

Sin embargo, te revelo otro secreto, muchos estudios han constatado que al final del verano los cambios hormonales hacen que aumente la fase telógena (fase donde el cabello cae) y que se reduzca el número de pelos que crecen en comparación con otras etapas del año. Esto supone que si normalmente se desprenden una media de 100 cabellos a diario, entre septiembre y noviembre la pérdida es 2 o hasta 3 veces mayor.

Pero no se alarme, dicho proceso puede ser, hasta cierto punto, contrarrestado. Para atenuar los efectos de la caída del cabello, tener un pelo fuerte, sano y para anticiparse a esas consecuencias indeseadas, sugiero siempre hacer tratamientos con diversos nutrientes, incluso de los que se hacen en el hogar con productos naturales, y mantener limpios los folículos capilares. Si de nutrir el cabello se trata, entonces no debe faltar en nuestra dieta alimentos que contengan hierro, zinc y, principalmente, las vitaminas A, E y D.

Otros consejos que quiero regalarte para cuando finalices cada verano son:

  • Cortar el cabello: No es necesario cambiar de estilo, pero se puede aprovechar para cortar las puntas quebradas y ayudar a que el cabello se recupere.
  • Utilizar el champú y acondicionador adecuados para cada tipo de cabello: Cada cabello es diferente y requiere de un cuidado menor o mayor. Los productos se componen de ingredientes naturales y ayudan a cuidar la salud capilar, especialmente cuando el cabello es teñido o ha sido sometido a tratamientos agresivos.
  • Optar por tratamientos que fortalezcan las fibras capilares: La queratina es rica en azufre y es ideal para todo tipo de pelo encrespado. Al utilizarse en las melenas finas reducen el volumen y el peso, por lo que no es indicado.
  • Cuidar el cuero cabelludo: Al lavarlo es bueno realizar masajes con los dedos, esto ayuda a tener un cabello brillante tras un lavado. En el caso de un cuero cabelludo graso, no es lo mejor, ya que estimula las glándulas sebáceas, que son las que producen grasa.
  • No abusar del secador, la plancha o los rizadores sin productos específicos: Los aparatos alcanzan temperaturas elevadas que pueden dañar el cabello de no utilizarse con el pelo seco y con productos que reduzcan el impacto del calor.

En el archivo de audio te amplío sobre algunos tratamientos que puedes preparar y aplicar en casa con el fin de nutrir y recuperar un poco tu cabello después de la jornada veraniega. Algunas personas no logran acceder a los archivos de audio debido al tipo de conexión del que disponen y se han comunicado conmigo para pedir información o aclarar dudas. A todas les he enviado mi dirección de correo con lo que solicitan. Quiero que usted también tenga mi dirección electrónica como una vía más para comunicarse conmigo: krishna@nauta.cu

No obstante, recuerde que al final del blog hay un espacio para comentarios y que está visible a todo el mundo, eso es fantástico porque cuando escribimos ahí quizás otras personas se sientan identificados con la inquietud o la sugerencia y, de paso, aprovechen la respuesta.

Ahora me retiro, pero solo por una semana, para continuar disfrutando de todo lo lindo que la vida nos regala. Deseoso siempre de que una nueva semana me sorprenda en otra Parada con Estilo, donde la belleza y el conocimiento son inseparables. Chao y suerte.

Cabello verano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s