Cuba

El Presidente Arce visita en Cuba la empresa que desarrolla medicamentos y vacunas

Posted on

El presidente Luis Arce, quien se encuentra en visita oficial en Cuba, comenzó su jornada este miércoles con un recorrido al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), donde se producen innovadores medicamentos, incluida la vacuna Abdala, contra la Covid-19.

Más tarde rendirá homenaje al Héroe Nacional de Cuba, José Martí, ante la inmensa escultura de mármol que lo perpetúa frente a la Plaza de la Revolución de esta capital.

Luego será recibido por el presidente Miguel Díaz-Canel en el edificio del Consejo de Estado, donde tendrán lugar las conversaciones oficiales entre delegaciones de ambos países, detalla Cuba Debate en su página oficial.

En la tarde, Luis Arce se reunirá con el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento), Esteban Lazo, en el Capitolio nacional.

El Primer Mandatario participó el martes de la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Doble rasero en el tratamiento a los derechos humanos en Cuba desde el Parlamento Europeo

Posted on

En tres de las últimas seis sesiones plenarias de la Eurocámara se ha debatido sobre Cuba. Es el único país de América Latina y el Caribe sobre el que se ha discutido tanto en ese lapso de tiempo. Foto: Minrex.

La derecha en el Parlamento Europeo ha promovido, una vez más, un debate sobre “la situación en Cuba”, el cual ha sido agendado para el próximo jueves 16 de diciembre como parte de la sesión plenaria del mes de diciembre.

Como pretexto, se utiliza la presunta situación de un grupo de ciudadanos que no son defensores de los derechos humanos en Cuba, ni representan a la mayoría de la población cubana. Se trata de personas que responden a los intereses explícitamente enunciados por el gobierno de los Estados Unidos. Sus acciones tienen como principal objetivo lograr un “cambio de régimen” en Cuba; subvertir el orden interno y desestabilizar el país a cualquier precio.


En tres de las últimas seis sesiones plenarias de la Eurocámara se ha debatido sobre Cuba. Es el único país de América Latina y el Caribe sobre el que se ha discutido tanto en ese lapso de tiempo, muestra de la singularización, la manipulación del tema de los derechos humanos y el doble rasero de quienes lo utilizan con un trasfondo marcadamente político. Con semejante actitud se desacredita, aún más, la imagen de la llamada casa de la democracia europea.

En ninguna de las últimas resoluciones aprobadas sobre Cuba se tiene la decencia mínima de mencionar los impactos del criminal bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por el gobierno de los Estados Unidos desde hace más de seis décadas y que ha sido recrudecido de manera genocida y premeditada en medio de esta pandemia.

Si los eurodiputados que han promovido esta nueva maniobra anticubana estuvieran realmente interesados en los derechos humanos del pueblo de Cuba, denunciarían en primer lugar la flagrante y sistemática violación que representa la implementación del bloqueo. Sus efectos extraterritoriales afectan, de igual forma, los intereses de las empresas y ciudadanos europeos que deben representar los miembros de la Eurocámara.

A pesar de los impactos de esa política hostil que asfixia y mata, y de los escasos recursos con que cuenta el país, Cuba ha gestionado de manera exitosa el control sobre la pandemia y ha sido capaz de producir sus propias vacunas; gracias a lo cual ya se ha inmunizado a más del 90% de nuestra población y nos convertimos en el primer país del mundo en vacunar a los infantes mayores de dos años. Esta y otras muchas realidades serán omitidas, una vez más, por la derecha en el debate sobre Cuba.

Queda claro que con esta maniobra anticubana se pretende nuevamente entorpecer las relaciones bilaterales entre Cuba y la Unión Europea, y socavar la implementación del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre Cuba, la Unión Europea y sus Estados miembros. El diálogo en igualdad de condiciones, bajo el principio de respeto mutuo, la no injerencia, y la cooperación constituyen las bases apropiadas para fomentar los lazos entre ambas partes.

Como ha expresado nuestro Canciller: “Ni amenazas ni chantajes nos arrancarán la menor concesión política”. Solo el pueblo cubano puede decidir sobre su destino.

(Tomado de Minrex)Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en WhatsAppCompartir en Telegram

Cuba denuncia que la «Cumbre de la Democracia» organizada por Biden fue un ejercicio demagógico y tan irreal como la “democracia” que defiende

Posted on

La cumbre convocada por Estados Unidos fue un ejercicio demagógico, afirma Díaz-Canel

La Habana, 13 dic (ACN) Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, afirmó hoy que la cumbre convocada por el gobierno de Estados Unidos entre los días 9 y 10 de diciembre fue un ejercicio demagógico.

Cuba critica Cumbre por la democracia de Biden

El mandatario indicó en su cuenta de la red social Twitter, que con una agenda totalmente manipulada, el encuentro tuvo beneficio nulo para la comunidad internacional.

Añadió además que no se realizó propuesta alguna para solucionar los problemas más acuciantes del mundo.

“La cumbre convocada por el gobierno de Estados Unidos el pasado 9-10 de diciembre, con una agenda totalmente manipulada, fue un ejercicio demagógico, con beneficio nulo para la comunidad internacional y sin propuesta alguna para solucionar los problemas más acuciantes del mundo”, tuiteó.

En reciente declaración, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX) resaltó que, como artificio político, la Cumbre solo sirvió para mostrar el creciente aislamiento, la enajenación y la pérdida de influencia de la nación más poderosa del planeta.


El único resultado aparente es el compromiso de destinar 400 millones de dólares a la subversión política de estados soberanos en franca violación del derecho internacional, destaca la nota del Minrex.

Añade que para esta reunión no se invitó a más de 80 países, incluida entre ellos Cuba, y no sorprende.

Somos una nación que durante casi 63 años ha rechazado exitosamente la pretensión estadounidense de subyugarla y ha defendido con eficacia su derecho inalienable a la libre determinación. En una cumbre destinada a promover el capitalismo, y el papel central y dominante de los Estados Unidos en su fomento, no se debe esperar la presencia de Cuba socialista, ratifica el comunicado del Minrex.

 

Minrex: Una cumbre tan irreal como la “democracia” que defiende

Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores

La cumbre virtual convocada por el gobierno de Estados Unidos el pasado 9-10 de diciembre, con discursos pregrabados de los invitados y una agenda totalmente manipulada, fue un ejercicio demagógico, con beneficio nulo para la comunidad internacional y sin propuesta alguna  para solucionar los problemas más acuciantes del mundo que compartimos.

Como artificio político, solo sirvió para mostrar el creciente aislamiento, la enajenación y la pérdida de influencia de la nación más poderosa del planeta. En sentido práctico, el único resultado aparente es el compromiso de destinar 400 millones de dólares a la subversión política de estados soberanos en franca violación del derecho internacional.

Han pasado algunas horas desde que finalizó el evento y ya pocos son capaces de explicar o recordar qué sucedió allí.

El gobierno estadounidense perdió la oportunidad de convocar a un encuentro inclusivo, promotor de la cooperación y de la búsqueda de soluciones a cualquiera de los problemas que con más apremio y gravedad impactan la vida de la mayoría de la población del mundo.

No tuvo la voluntad de aunar esfuerzos para enfrentar el hambre, la desnutrición, la pobreza y crecientes desigualdades, la insalubridad, los problemas migratorios, el narcotráfico, el crimen organizado y transfronterizo, la carrera armamentista o el cambio climático. No concibió siquiera la idea de convocar a los líderes del mundo para debatir y articular una respuesta concertada a la pandemia de la COVID-19 y otras enfermedades transmisibles. Y es que Estados Unidos no puede aportar soluciones mientras sus políticas sean parte esencial de tan graves problemas.

Con gran demagogia, convocó al encuentro irreal bajo el tema de la “democracia”, asumida como la defensa del capitalismo y aplicable únicamente a gobiernos que no desafíen la autoridad hegemónica de los Estados Unidos. Tal fabricación pone en clara evidencia el verdadero propósito divisionista y el interés en desviar la atención mundial de los graves problemas que enfrenta hoy la sociedad y el sistema político estadounidenses.

Un país donde el dinero pesa más que la voluntad popular de los ciudadanos, en el que se promueve la venta libre y uso irresponsable de armas letales, la intervención y la injerencia en los asuntos internos de Estados soberanos, donde el racismo es sistémico y la guerra constituye el negocio más lucrativo, no tiene nada que enseñar a la comunidad internacional.

Como Cuba ha venido alertando, el gobierno estadounidense protagoniza una campaña peligrosa, dirigida a crear un cisma internacional, a dividir el planeta y a castigar a los países que defienden proyectos progresistas o no aceptan los modelos impuestos por los Estados Unidos.

Pretender imponer una única receta aceptable de sistema político a todos los países es, en sí mismo, profundamente antidemocrático. Es contrario a la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en La Habana por todos los países de nuestra región, que establece el compromiso de respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones.

Esa visión torcida es la que los lleva a actuar al margen de las Naciones Unidas, donde sufren creciente aislamiento por sus reiterados desafíos a los principios de convivencia civilizada, respeto al multilateralismo y a la autodeterminación de los pueblos e igualdad soberana entre sus Estados Miembros, conceptos que hoy resultan inaceptables para los gobernantes estadounidenses.

No se invitó a más de 80 países, incluida entre ellos Cuba, y no sorprende, porque somos una nación que durante casi 63 años ha rechazado exitosamente la pretensión estadounidense de subyugarla y ha  defendido con eficacia su derecho inalienable a la libre determinación. En una cumbre destinada a  promover el capitalismo, y el papel central y dominante de los Estados Unidos en su fomento, no se debe esperar la presencia de Cuba socialista.

En la cooperación para encontrar solución a los graves problemas del mundo, la comunidad internacional podrá contar siempre con nuestro concurso, con el aporte constructivo, activo y solidario  de los cubanos para la búsqueda de consenso, para unir voluntades, para enriquecer y beneficiarse de la diversidad y privilegiar lo que nos une en lugar de lo que nos separa. La trayectoria internacional de los últimos 60 años avala esa afirmación.

El mundo reclama paz, desarrollo, justicia, solidaridad, cooperación y confianza mutua. No se beneficia con la división, la selectividad y las imposiciones unilaterales.

EE.UU. hoy: ¿democracia o dictadura global?, ¿derechos humanos o inhumanos?

Pedro de la Hoz – La Jiribilla

Al actual presidente de los Estados Unidos no se le ocurrió otra idea que celebrar el Día Internacional de los Derechos Humanos con una Cumbre de la Democracia.

No hace falta demasiada suspicacia para develar las motivaciones políticas del espectáculo: la administración Biden está a la baja en la arena internacional; entre el abandono de la prolongada intervención en Afganistán, dejando atrás un panorama desastroso y un cúmulo enorme de críticas de socios y aliados, y los palos de ciego en el intento de demonizar a Rusia y China como sólidos y cada vez más influyentes contrapesos de la hegemonía global, pretende de golpe y porrazo recuperar protagonismo e insuflar nuevos aires al vuelo de un águila imperial en la que no creen las personas serias y sensatas de este mundo.

Más la iniciativa, por sí misma, es un acto fallido. Por una parte Estados Unidos decide quién es y no es “demócrata”, y ahí está nada menos que una invitación a Juan Guaidó, en momentos en que muchos se desmarcan de hacer coro a la marioneta venezolana; por otra, la operación despide el rancio olor de una práctica totalitaria de antiguo anclaje en la naturaleza del sistema. Si no eres como yo, no existes; si no te pareces a mí, no te tomo en cuenta; si no haces lo que yo hago, estás perdido: tal es el rasero impositivo de Washington, el que por dos siglos ha aplicado para juzgar e intervenir países, derrocar Gobiernos, subvertir sociedades. Con toda razón se ha dicho que es una reunión en nombre de la democracia para conspirar contra la democracia.

Resulta revelador el hecho de que voces que forman parte del sistema, que responden a sus intereses, que se sitúan a buena distancia del más mínimo empeño por apoyar ideas socialistas, se pronuncien contra el espejismo que trata de vender el gobierno estadounidense en coincidencia con el Día Internacional de los Derechos Humanos.

“…la administración Biden está a la baja en la arena internacional; (…) pretende de golpe y porrazo recuperar protagonismo e insuflar nuevos aires al vuelo de un águila imperial en la que no creen las personas serias y sensatas de este mundo”.

El 13 de septiembre pasado, Cristina Lafont, catedrática de la Universidad de Northwestern, en Chicago, ha puesto en solfa los efectos de la engañifa de la política exterior de Biden en el seno de la sociedad estadounidense, donde las secuelas de decisiones tecnócratas y populistas se hacen sentir: “Si el descontento de la ciudadanía se debe a la exclusión, la solución no puede ser más exclusión. Por muy diferentes que parezcan el populismo y la tecnocracia, los dos son incompatibles con la inclusión democrática. Representan una amenaza al compromiso democrático de que todos los ciudadanos puedan determinar las decisiones políticas a las que están sujetos. El populismo defiende el gobierno de la mayoría electoral a la que identifica como ‘verdadero pueblo’ y exige que las minorías defieran ciegamente a las decisiones de la mayoría. La tecnocracia defiende el gobierno de la minoría a la que identifica como ‘los expertos’ y exige que la mayoría ignorante defiera ciegamente a las decisiones de la minoría. Ambas opciones aceptan una división permanente entre los ciudadanos que toman decisiones políticas y los que obedecen ciegamente”.

El economista Alasdar S. Roberts, en el medio digital The Conversation, expresó: “Desde hace bastante tiempo la identidad real de Estados Unidos no está dada por el lavado de cerebro de la prensa corporativa acerca del discurso sobre nación y democracia, sino su identidad está claramente definida por su rol imperial, y esa es la esquizofrenia que viven hoy los estadounidenses y da lugar a la enfermedad que vive la nación. Es crítico poner atención al hecho de que este imperio no solo ejerce una dictadura militar global, sino que tiene firmemente las riendas del sistema económico global, junto a la banca europea. El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la única moneda de intercambio mundial, el dólar, el dólar que debe reservar cada país del planeta para poder comerciar, etc. Más allá de la cortina de humo de los medios de comunicación globales con la que pretenden haber logrado la alternativa anti Trump, el tema de fondo y crítico en importancia hoy para los Estados Unidos y el resto del mundo es el colapso del sistema económico estadounidense y la banca europea. Desde Nixon los Estados Unidos imprime billetes que no tienen fondo, y hoy, en el 2021, a la llegada de Biden, USA está imprimiendo más billetes que su producto interno bruto, trillones. O sea, el hoyo, el fraude es cósmico. La economía estadounidense está en bancarrota y, sin embargo, su poder militar y control global son capaces de mantener un valor ficticio del dólar y —lo más enfermizo— los dirigentes pretenden mantener el mismo sistema económico obsoleto y corrupto impuesto al resto del mundo. Lo cual es suicida para USA y todas las otras naciones amarradas al sistema”.

Con unos y otros truenos, es difícil conciliar los ideales democráticos supuestamente promovidos por la Casa Blanca y la élite económica-militar de la nación norteña, con las realidades internas y externas del ejercicio de su poder.

Si hubiera un verdadero y raigal compromiso con los derechos humanos, el primero que tendrían que defender es el de otros modelos o alternativas a existir y expresarse en igualdad de condiciones. Y el derecho de todos los seres humanos a ser tales en términos de dignidad y oportunidades. Y eso, está lejos siquiera de parecerlo.

Secretario del ALBA califica de criminal la conducta de EE.UU. contra Venezuela, Cuba y Nicaragua

Posted on

El secretario de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América califica de criminal la conducta de EE.UU. hacia países como Venezuela, Nicaragua y Cuba. Durante una conferencia de prensa, en vísperas de la vigésima cumbre del organismo, que se celebrará en La Habana, Sacha Llorenti recordó que Washington negó a Caracas la posibilidad de comprar vacunas con sus propios recursos.


Sacha Llorenti en la XX Cumbre de ALBA-TCP: «La Alianza es tan necesaria como hace 17 años»

Por Laura V. Mor/ Foto: Yaimi Ravelo/ Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 13 de diciembre de 2021.- Comienza en la capital cubana la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestramérica  (ALBA-TCP), la primera de forma presencial en la «nueva normalidad» impuesta por la pandemia de Covid-19.

Por tal motivo Sacha Llorenti,  Secretario Ejecutivo del mecanismo multilateral, brindó una conferencia de prensa donde recordó que ALBA-TCP se construyó hace 17 años como alternativa regional a la Área de Libre Comercio de las  Américas – ALCA impulsado por Estados Unidos y que «va más allá de la integración», persiguiendo «la complementariedad» con otros mecanismos.

Llorenti enfatizó la radical diferenciación de proyectos históricos existentes entre ALBA y la OEA: la Doctrina Bolivariana de soberanía e independencia versus la Doctrina Monroe de «América para los americanos«. En este sentido, calificó a la Organización dirigida por Luis Almagro como «contraria a los principios de la Carta de Naciones Unidas» y ratificó que la «Alianza Bolivariana  se encuentra fortalecida  y «es imprescindible para superar los desafíos» de la región, pues como ha quedado demostrado en la pandemia ningún país puede hacerlo en soledad. 

Vale recordar que los países del ALBA se encuentran a la vanguardia de distribución de vacunas contra la Covid-19, pese a que «desde Estados Unidos se utilizó la pandemia como arma contra nuestro pueblo«, tal como ejemplificó Llorenti al mencionar el  hecho de impedir que Venezuela adquiera vacunas con su propio dinero. Dentro de esa vanguardia, remarcó también el caso de Cuba, que a pesar de sufrir las sanciones impuestas por el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, ha logrado convertirse en el primer país de América Latina en contar con tres vacunas y dos candidatos vacunales propios.

La XX Cumbre tiene en agenda, según detalló, la evaluación de la implementación de los acuerdos alcanzados en la última cumbre y un plan de trabajo pospandemia para la región.

Llorenti adelantó que durante la jornada de mañana se presentará el proyecto de creación de un Observatorio contra la injerencia, que tendrá como objetivos investigar y analizar el financiamiento a las oposiciones, el rol de las ONGs, los medios de comunicación y las redes sociales en pos de la desestabilización hacia gobiernos y procesos legítimamente electos, aunque contrarios a los intereses de Estados Unidos.

«Tenemos el derecho de informar al Pueblo a dónde se destina el dinero«, aseguró.

En contextos político regionales diferentes pero bajo las mismas estrategias de dominación y desestabilización imperialistas, «la Alianza es tan necesaria como hace 17 años».

Secretario ejecutivo del ALBA-TCP denuncia uso criminal por EEUU de la covid-19 contra otros Estados

Cubadebate

El secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, ratificó este lunes al bloque regional como un mecanismo de fortalecimiento de la unidad latinoamericana.

En el Memorial José Martí, Llorenti, quien se encuentra en Cuba para participar en la XX Cumbre ALBA-TCP a desarrollarse mañana 14 de diciembre, señaló en conferencia de prensa que hay desafíos que ningún país puede enfrentar por sí solo, de ahí la importancia de la integración.

El exministro boliviano acusó al Gobierno de Estados Unidos por utilizar a la pandemia de la covid-19 como un arma, al intensificar la hostilidad y medidas coercitivas contra países de la región. “Su Doctrina es la de Monroe. La nuestra es bolivariana y martiana”.

Mientras, organizaciones como el Banco del ALBA permitieron el traslado de vacunas, personal médico, y otros, hacia Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas, para apoyar en el enfrentamiento a la emergencia sanitaria.

Llorenti calificó de criminal la conducta del Gobierno estadounidense hacia países como Venezuela, Nicaragua y Cuba, y dijo que Washington negó a Venezuela la posibilidad de comprar vacunas con sus propios recursos.

Subrayó las diferencias entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el ALBA-TCP. Tenemos una diferencia radical, ellos por aplicar la doctrina Monroe y el neocolonialismo. Nuestra doctrina es la bolivariana y martiana y la defensa a toda costa de nuestra soberanía e independencia, enfatizó.

El secretario ejecutivo de la Alianza defendió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como el escenario natural para los países del continente.

Jefes de Estado y de Gobierno comienzan a llegar este lunes a la capital cubana, este domingo lo hicieron los jefes de las delegaciones de Santa Lucía, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves, quienes fueron recibidos por Alpidio Alonso, ministro de Cultura.

La cita regional incluye el análisis del impacto de la pandemia de COVID-19 y las medidas para enfrentarla, la presentación de los objetivos de trabajo para 2022 y un intercambio sobre la situación regional y el hegemonismo de Estados Unidos.

ALBA-TCP está conformada por 10 países de América Latina y el Caribe y fue fundada en La Habana el 14 de diciembre de 2004 por Fidel Castro y Hugo Chávez, líderes de la Revolución cubana y bolivariana.

Secretario ejecutivo del ALBA-TCP denuncia uso criminal por EEUU de la covid-19 contra otros Estados

Posted on

elegram

El secretario ejecutivo de la ALBA, Sacha Llorenti, en conferencia de prensa. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, ratificó este lunes al bloque regional como un mecanismo de fortalecimiento de la unidad latinoamericana.

En el Memorial José Martí, Llorenti, quien se encuentra en Cuba para participar en la XX Cumbre ALBA-TCP a desarrollarse mañana 14 de diciembre, señaló en conferencia de prensa que hay desafíos que ningún país puede enfrentar por sí solo, de ahí la importancia de la integración.


El exministro boliviano acusó al Gobierno de Estados Unidos por utilizar a la pandemia de la covid-19 como un arma, al intensificar la hostilidad y medidas coercitivas contra países de la región. “Su Doctrina es la de Monroe. La nuestra es bolivariana y martiana”.

Mientras, organizaciones como el Banco del ALBA permitieron el traslado de vacunas, personal médico, y otros, hacia Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas, para apoyar en el enfrentamiento a la emergencia sanitaria.

Llorenti calificó de criminal la conducta del Gobierno estadounidense hacia países como Venezuela, Nicaragua y Cuba, y dijo que Washington negó a Venezuela la posibilidad de comprar vacunas con sus propios recursos.

Subrayó las diferencias entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el ALBA-TCP. Tenemos una diferencia radical, ellos por aplicar la doctrina Monroe y el neocolonialismo. Nuestra doctrina es la bolivariana y martiana y la defensa a toda costa de nuestra soberanía e independencia, enfatizó.

El secretario ejecutivo de la Alianza defendió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como el escenario natural para los países del continente.

Jefes de Estado y de Gobierno comienzan a llegar este lunes a la capital cubana, este domingo lo hicieron los jefes de las delegaciones de Santa Lucía, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves, quienes fueron recibidos por Alpidio Alonso, ministro de Cultura.

La cita regional incluye el análisis del impacto de la pandemia de COVID-19 y las medidas para enfrentarla, la presentación de los objetivos de trabajo para 2022 y un intercambio sobre la situación regional y el hegemonismo de Estados Unidos

ALBA-TCP está conformada por 10 países de América Latina y el Caribe y fue fundada en La Habana el 14 de diciembre de 2004 por Fidel Castro y Hugo Chávez, líderes de la Revolución cubana y bolivariana.

El secretario ejecutivo de la ALBA, Sacha Llorenti, en conferencia de prensa. Foto: Ismael Francisco/

Cubadebate.

Cadal: La ONG obsesionada con Cuba y financiada con aportes de Estados Unidos

Posted on

Cadal es una fundación que está obsesionada con Cuba y la caída de su modelo socialista. Su activismo va dirigido a potenciar el llamado 15-N. No es una ONG anticastrista con sede en Miami, ni una surgida en España, el país donde se realizará la mayor cantidad de actos el lunes 15 de noviembre contra el gobierno de la isla.

Opera desde la calle Basabilvaso 1350, en CABA, a una cuadra de Plaza Retiro. Es una organización civil creada el 6 de mayo de 2003 durante la presidencia de Eduardo Duhalde que creció gracias a considerables aportes económicos provenientes de Estados Unidos. Sus fondos, declarados por el propio Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), han sido pagados por el Departamento de Estado, la NED, la Red Atlas Network, el Directorio Democrático Cubano y otras ONG con una visión unidireccional del mundo: la que abre los ojos solo para ver lo que ocurre en los países que no se someten a las políticas de Washington.

A lo largo de sus casi 19 años de existencia no cambió casi nada su obstinada prédica anticubana. En 2012 – cuando Página/12 publicó la primera nota sobre esta fundación – llevaba editados dieciséis libros. Nueve habían sido escritos con denuncias contra La Habana. En 2021 lleva organizados veintidós eventos virtuales, de los cuales quince fueron sobre Cuba. El 21 de enero arrancaron con uno titulado: ¿Es la Celac un organismo regional creado para avalar el autoritarismo? Cadal se respondía sola: “Es decir, vale igual una democracia como la de Costa Rica, Chile y Uruguay que una autocracia como la de Venezuela y una dictadura de partido único como Cuba”.


Siguieron haciéndose preguntas el 16 de febrero en una segunda conferencia: “¿Hasta cuándo la criminalización de la libertad de asociación, expresión y reunión en Cuba?” “¿Hasta cuándo los derechos fundamentales serán considerados delitos en Cuba?”

El 7 de abril convocaron al foro “Cuba, un país sin libertad de expresión”. En meses sucesivos siguieron con “Experiencias y desafíos del relevamiento de datos en Cuba”; “Diásporas en América Latina: Cuba y Venezuela”; “La izquierda democrática y los derechos humanos en Cuba”. Tampoco estuvo ausente el tema “La pandemia en sociedades cerradas. Los casos de Corea del Norte, Cuba y Guinea Ecuatorial”, entre otros.

Plan en marcha

En la isla denunciaron a Cadal en su sistema público de medios. El gobierno de Miguel Díaz Canel sabe que hay un plan en marcha para desestabilizarlo el 15-N en el que juegan un rol clave esta ONG y varias más desde el exterior. La fundación tiene nuevas autoridades y el consabido respaldo económico obtenido básicamente en EE.UU.

El plan consiste en repetir y amplificar los efectos de las marchas del 11 de julio pasado en varias ciudades cubanas, con epicentro en La Habana. Esas protestas serán acompañadas por diferentes actos en casi medio centenar de ciudades de 23 países. Una reducida cantidad de Estados si se la compara con las naciones que se pronuncian cada año contra el bloqueo de EE.UU en la ONU. En 2021 fueron 184 votos a favor de Cuba, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones (Colombia, Brasil y Ucrania). La solidaridad internacional con Cuba es inversamente proporcional a la convocatoria del 15-N.

Cadal, que según registros de la Inspección General de Justicia (IGJ) cambió sus autoridades el 23 de abril de este año en una asamblea virtual, se volvió casi monotemática. Cuba y en menor medida Venezuela y Nicaragua, son los objetos de estudio permanente de esta asociación civil. Su dependencia de EE.UU no permite encontrar demasiados documentos o artículos de su staff con comentarios críticos a la represión contra el movimiento Black Lives Matter, las violaciones a los derechos humanos que se cometen en sus calles o el racismo irrespirable de sus fuerzas policiales.

En su sitio digital apenas son visibles dos notas sobre el asesinato del joven negro George Floyd. Una de ellas es de su presidenta, Sybil Rhodes. El crimen cometido por la policía de Minneapolis fue un tema dominante de la política mundial en 2020. Marcó el inicio de movilizaciones por todo EE.UU y en ciudades como París, Berlín, Ámsterdam, Toronto y Sidney. El 11 de abril de este año y otra vez en Minneapolis, fue asesinado Daunte Wright, de 20 años. No fue por asfixia como sucedió con Floyd y sí por un balazo policial. También era un joven afroamericano. Hubo protestas otra vez y represión como respuesta.

Rhodes, la máxima autoridad de Cadal, es una ciudadana estadounidense doctorada en Ciencia Política por la Universidad de Stanford que vive en la Argentina. La acompaña desde la vicepresidencia la periodista y directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado, Norma Morandini. El Consejo de Administración lo completan el consultor Carlos Fara, el abogado Bernabé García Hamilton y el ingeniero José Montaldo.

Cadal tiene además un comité ejecutivo. Lo dirige Gabriel Constancio Salvia, uno de sus fundadores en 2003. Le gusta definirse como periodista itinerante y activista internacional de DD.HH. Es el integrante de perfil más alto, un activista que viajó a Cuba en 2014 y se le impidió la entrada cuando intentaba boicotear la cumbre de la Celac con un foro paralelo. Su prédica contra Cuba coincide con ataques contra el movimiento de DD.HH de nuestro país. El 24 de marzo del 2020 se preguntó: “Qué tan defensoras de los Derechos Humanos son las organizaciones argentinas”.

Esa conducta de doble rasero es muy común en la fundación. No suele ocuparse de la política sanitaria de Jair Bolsonaro en Brasil que causó 609.060 muertos hasta hoy, ni de las denuncias contra el presidente por crímenes contra la humanidad. La última fue hace menos de un mes ante la Corte Penal Internacional (CPI). La realizó la ONG austríaca AllRise. Es la cuarta que acumula el político ultraderechista por delitos medioambientales. Las múltiples violaciones a los DD.HH de su régimen militarizado no entrarían en esta nota.

La lista de muertes provocadas por las fuerzas de seguridad o parapoliciales de países modélicos para Cadal (Estados Unidos, Chile y Colombia) no tiene demasiado espacio en sus denuncias. Las masacres del estado colombiano comenzaron en 1928 con la llamada Masacre de las bananeras. El hecho lo retrató Gabriel García Márquez en Cien años de soledad. Una huelga de los obreros de la United Fruit Company estadounidense fue sofocada con el ejército. Nunca se supo bien la cantidad de víctimas. La historia es circular. Hoy los asesinatos de líderes sociales se cuentan por centenares. El gobierno de Iván Duque es tan cómplice como ineficaz para frenarlos.

Aportes

Cadal, una entidad que se declara a favor del desarrollo de América Latina, dice que se financia con “fundaciones privadas, agencias públicas y embajadas de países democráticos. También recibimos contribuciones de empresas e individuos”. En su nómina de aportantes se destaca el Bureau por la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (DRL) que funciona dentro del Departamento de Estado de EE.UU.

Además, la Red Atlas Network, que dispone de enormes recursos y fue presidida hasta 2017 a escala global por un argentino, Alejandro Chafuen. Se trata de un personaje con dilatada trayectoria en el mundo económico de EEUU. En nuestro país dejó su huella en la liquidación de la financiera Coimpro y fue condenado en 2005 por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal. Otros apoyos de Cadal son la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF, por sus siglas en inglés) creada por la OEA en 1962; el Directorio Democrático Cubano, una de las principales organizaciones de la diáspora; el Fondo Nacional para la Democracia (NED), una iniciativa del gobierno de Ronald Reagan que nació en 1983 y la inefable Fundación Ford.

(Tomado de Página 12)

Mea culpa

Posted on

La narrativa que intentan montar los enemigos de la Revolución por estos días responde a un sencillo y pérfido objetivo: propugnar la idea de que un agente de la Seguridad es repudiado por el pueblo. Y en esa misma línea se proponen satanizar a cualquiera que pertenezca o tenga un vínculo con el Ministerio del Interior o las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Los más recalcitrantes llegan a extender ese “manto de sospecha y desdén” hacia toda persona que tenga la más mínima relación con alguna institución u organismo del Estado.

El pasado lunes, en la televisión nacional, un hombre llamado Carlos Leonardo Vázquez González, doctor del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, reveló que era el agente Fernando, y que siguiendo instrucciones de nuestros órganos de la Seguridad del Estado, se infiltró en las filas de la contrarrevolución. Fernando tuvo la oportunidad de acompañar a otros “aprendices” en un curso, dado en España, para estudiar sobre “transiciones democráticas” y el papel de las FAR en un hipotético cambio en Cuba.


La reacción de sus “antiguos compañeros” ante la revelación televisiva fue inmediata y feroz: se ensañaron con insultos, cuestionamientos a sus capacidades como profesional, burlas pueriles de todo tipo y hasta llegaron a acusarlo de haber contribuido a la muerte de cabecillas de la “oposición”.

Cualquier cosa valía (y vale) cuando se trata de ocultar el hecho de que, por mucho que intentaran destruir moralmente al doctor Carlos, este había proporcionado información fidedigna sobre los verdaderos propósitos de aquellos que insisten en llamarse “pacíficos”.

Una de estas “líderes horizontales” (término que ha usado mucho la Fundación Nacional Cubanoamericana en sus redes) llegó incluso a tuitear una “alerta” para los demás “agentes” (que imagino se cuenten por las decenas): tras ser revelada su verdadera identidad, nadie los salvaría del repudio popular.

Ensimismados en esa narrativa que ellos mismos crearon, decidieron hacer caso omiso del homenaje que se le rindió al agente Fernando en su barrio, donde participaron vecinos y pacientes suyos, y hasta Gerardo Hernández, otro de esos héroes que han luchado de callada manera por Cuba, porque “en silencio ha tenido que ser”.

Aquellos, los del otro bando, intentan vender una versión caricaturesca de la realidad y de esos hombres y mujeres que luchan en secreto contra sus planes, pero no dicen ni una palabra de condena a los terroristas que alegremente los apoyan. Esos son “personas preocupadas por Cuba”.

En ningún momento, los “pacíficos”, que tanto desprecian a los agentes de la Seguridad y a cualquier persona con una postura “oficialista”, denuncian a los que abogan por la intervención militar estadounidense: es “gente que merece ser escuchada, porque todas las opiniones valen”.

Ellos, los “pacíficos”, los pobres, son víctimas, no han hecho nada, no saben nada, no se reúnen con funcionarios del Departamento de Estado ni reciben asesoramiento de servicios especiales enemigos. No tienen relación alguna con gobiernos extranjeros: son “libres”. Y esa “libertad” les permite arrogarse una autoridad moral, que no poseen, pero que pretenden ejercer para cuestionar a toda persona que trabaje o defienda al Estado y al Gobierno cubanos.

Quieren infundir miedo, que la gente tenga temor a asumirse como partidarios del socialismo. Pero los revolucionarios no tenemos remilgos ni caemos en ese juego. Decimos, sin recelo alguno, que trabajamos codo a codo con el Partido Comunista de Cuba, que apoyamos cualquier iniciativa de la sociedad civil socialista, que conspiramos con funcionarios de nuestro legítimo Gobierno y que respondemos, sí, a una agenda política: la de la Revolución.

¿Pueden los «pacíficos» decir lo mismo o van a seguir jugando con eso de que son independientes, totalmente auténticos?

No vendamos más simulacros: de nosotros todo el mundo sabe qué esperar, porque no lo escondemos ni lo disimulamos. Quizá debieran hacer lo mismo nuestros enemigos y dejar a un lado esos conatos de linchamiento mediático que no mellan ni ensombrecen el legado de personas como el doctor Carlos Vázquez; que no amedrentan a los que, dentro o fuera de la institucionalidad cubana, formalmente o no vinculados al Estado, defendemos la Revolución cada día.

Si nos hallan culpables, si nos condenan, no nos asiste duda de que la historia nos absolverá. Y esa certeza nos ampara ante cualquier amenaza, ante cualquier ataque. No tenemos miedo.

(Tomado de Granma)

Nuevo fármaco cubano Gammaglobulina antiSARS-CoV-2 garantiza recuperación de pacientes

Posted on

Expertos de Cuba presentaron hoy los resultados del ensayo clínico exploratorio Fase I de la Gammaglobulina antiSARS-CoV-2, fármaco cuya aplicación permitió la recuperación de pacientes de Covid-19 con neumonía y en estado grave.



En la reunión semanal de científicos con el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, explicaron que el producto desarrollado a partir del plasma de convalecientes de la Covid-19 fue utilizado en 11 personas, quienes evolucionaron mejor con respecto a otros 10 confirmados en iguales condiciones clínicas que no recibieron el medicamento.

De acuerdo con un reporte de la televisión, el estudio fue realizado en el Hospital Militar Luis Díaz Soto, de esta capital, ningún paciente incluido presentó eventos adversos graves relacionados con el fármaco administrado, por lo cual resultó “muy seguro”, remarcó.

De igual forma, los contagiados no precisaron de ventilación mecánica, mientras algunos del llamado Grupo Control (a quienes no se les aplicó la Gammaglobulina antiSARS-CoV-2) sí requirieron de respiración asistida.

Además, la letalidad en el Grupo Control fue mayor en comparación con el conjunto de personas que recibieron el fármaco.

El ensayo clínico Fase II comenzará este mes en un universo mayor y de ser exitoso podría convertirse en uno de los productos de la biotecnología cubana de primera línea para el tratamiento de la Covid-19.

También como parte del encuentro fueron difundidos los resultados del impacto de la vacuna contra el SARS-CoV-2 Abdala en las provincias occidentales de La Habana y Matanzas, donde mostró más de un 90 por ciento de efectividad para evitar la gravedad y el fallecimiento.

El ministro de Salud Pública, José Ángel Portal, señaló la importancia de, en el actual contexto marcado por el descenso de la incidencia de la enfermedad a nivel nacional, cumplir con las medidas de protección personal para evitar la Covid-19 y un retroceso luego de pasar a la nueva normalidad.

La covid y las empresas: otro aprendizaje en la pandemia

Posted on

Todos asistimos en estos días con justa emoción al reconocimiento dado por la Asamblea Nacional del Poder Popular a los científicos que trabajaron en el control de la pandemia de COVID-19 y a la condecoración como Héroes del Trabajo de los principales protagonistas; y escuchamos con satisfacción las cifras de reducción de la cantidad de pacientes y de los fallecimientos, y de incremento de la cobertura de vacunación en adultos y niños, que cada mañana nos anuncia el MINSAP.

Es, sin dudas, una enorme victoria de nuestro Pueblo, que será dulce para los muchos cubanos que aman, y amarga para los pocos (aunque existentes) que odian.

Ahora tenemos que emprender la tarea intelectual de interpretar a fondo la experiencia de la COVID y extraerle todas las enseñanzas posibles, para que nos deje también vacunas contra escepticismos (a veces también infecciosos), pesimismos y apatías al mirar el futuro de la Patria.


Los componentes de ese análisis imprescindible de las experiencias de la COVID son muchos, inabarcables en un solo texto, y se relacionan con el perfeccionamiento de nuestro sistema de salud, el potencial de la atención primaria, las fortalezas y debilidades del sistema de producción y distribución de medicamentos, la demanda de ciencia, la cultura de higiene y prevención, la comunicación social, el fortalecimiento del sistema de instituciones del Poder Popular, las ciencias sociales, el protagonismo de la juventud, la respuesta social ante las tendencias demográficas, las dinámicas familiares, la informatización y la capacidad de gestión de datos, y muchos otros temas que habrá que ir exprimiendo uno por uno para extraerles enseñanzas y propuestas prácticas de acción.

No intentaré generalizaciones, para las cuales carezco de conocimientos y de datos. Otros compañeros lo harán. Usaré entonces este breve espacio para llamar la atención sobre uno de los componentes de la respuesta cubana a la COVID, uno solo entre muchos, pero uno al que muchas veces no miramos con suficiente profundidad: LAS EMPRESAS.

Algunos se preguntarán: ¿Qué tiene que ver la COVID con los temas económicos y empresariales que están siendo al mismo tiempo objeto de debate intenso en la sociedad cubana?

Pues sucede que hay mucha relación entre ambos debates:

¿Porqué pudimos crear vacunas en tiempo récord?. ¿Porqué pudimos llevar la producción a escalas suficientes para cobertura total?. ¿Porqué pudimos aplicar masivamente interferones en las etapas tempranas?. ¿Porqué aparecieron rápidamente y se ensayaron en pruebas clínicas anticuerpos monoclonales y péptidos para el control de la inflamación sistémica de la COVID? ¿Porqué se montó con agilidad la producción de hisopos? ¿Porqué se logró diseñar y producir respiradores de alta tecnología?

Muy cierto es que teníamos (y tenemos) lo más importante: La gente. Científicos y tecnólogos preparados y expertos, motivados por su labor, y exponentes de los valores morales de la Revolución y el Socialismo.

Pero aun teniendo eso, no hubiese sido suficiente si hubieran sido individuos aislados, o vinculados por relaciones de mercado, y con visiones estrechas de su campo de trabajo. Las personas son el punto de partida, sin lo cual nada es posible, pero después, en un plano superior, están las formas concretas en que las personas se agrupan y trabajan. La sociedad humana es más, mucho más, que una suma de individuos.

La fortaleza de esta historia es que también estaban las empresas, desde antes de la COVID.

Y no empresas cualesquiera, sino empresas:

  • Que eran (y son) propiedad socialista del todo el Pueblo, representado por el Estado
  • Que emergieron muchas de ellas dentro del sector académico presupuestado y se transformaron después en empresas
  • Que incluían la investigación científica dentro de la gestión empresarial
    Que crearon capacidades de producción propias
  • Que asimilaban permanentemente nuevas tecnologías
  • Que lograban, muchas de ellas, cerrar un ciclo económico de investigación, desarrollo de productos, escalado productivo y comercialización
  • Que lograban, cada una de manera descentralizada, balances financieros positivos en moneda nacional y en divisa para hacer sostenible su operación.
  • Que hacían, muchas de ellas, su propia gestión comercial exportadora
  • Que implementaron complejos y modernos sistemas de aseguramiento de calidad y recibieron inspecciones regulatorias de Cuba y de otros países
  • Que desplegaron inserción internacional en todo el ciclo de desarrollo, mediante colaboraciones científicas, cadenas productivas internacionales y empresas mixtas en el exterior
  • Que luchaban por combinar, en sus estructuras superiores (Frente Biológico- Polo Científico- Biocubafarma), un balance adecuado entre coordinación estratégica y descentralización operativa
  • Que participaban en espacios de coordinación sistemática entre ellas y con organizaciones del sector presupuestado, tanto del sistema de salud como del sistema de ciencia, tecnología e innovación
  • Que habían formado decenas de cuadros para esas diversas y complejas tareas.
  • Que mantenían una comunicación permanente y bidireccional con los altos niveles de dirección del país, fruto de la atención directa que les dio el Comandante en Jefe Fidel Castro desde los momentos fundacionales.

Todo eso existía antes de la COVID. Llegada la pandemia, esa artillería pesada apuntó al coronavirus. E hizo blanco.

En el enfrentamiento a la COVID recogimos bien la cosecha, pero las semillas estaban sembradas, décadas antes.

La lección a aprender es que formar organizaciones es tan importante como formar personas, que las personas son diversas pero las organizaciones también, que las personas deben ser innovadoras pero las organizaciones también, que las personas no deben envejecer temprano, pero las organizaciones tampoco.

¿Es todo esto una singularidad de la biotecnología? Seguro que no. Es una historia que hay que repetir en las tecnologías emergentes de la informática, la inteligencia artificial, los macro-datos, la robótica, las nanotecnologías, los nuevos materiales, la manufactura aditiva, la energía inteligente, y otras tecnologías de avanzada que dibujan la llamada “cuarta revolución industrial”, y que quizás tienen hoy todavía la inmadurez que tenía la biotecnología mundial en los 80, pero que ya comienzan a “parir” sistemas empresariales.

Es el momento: los cambios en el contexto jurídico de la economía cubana (atribuciones de la empresa estatal, empresas de alta tecnología, parques tecnológicos, diversidad de actores económicos, pequeñas y medianas empresas, atribuciones de los territorios y otros) abren el camino.

Los jóvenes tendrán que recorrerlo. Y rápido.

HuffPost: Cómo la radio en español de Miami siembra el odio, la desinformación y la desunión familiar

Posted on

Cubadebate reproduce para sus lectores este artículo publicado en inglés por The Huffington Post, que devela el ambiente de odio, desinformación y desunión familiar que siembra la radio en español de Miami, que está en manos de la misma «Mafia Cubana» que detenta el poder político y económico en esa ciudad del sur de Florida.

Cómo la radio en español ayudó a radicalizar una generación de abuelos de Miami

La crisis de desinformación entre las comunidades hispanas del sur de Florida está alterando la comprensión de la realidad de algunos residentes y, como resultado, está tensionando los lazos familiares.

Por Lautaro Grinspan

MIAMI – La madre de Virginia repitió varias mentiras durante el último año: las elecciones presidenciales de 2020 «fueron robadas, por supuesto». Antifa y Black Lives Matter comparten la responsabilidad del motín del 6 de enero en el Capitolio. Joe Biden es un pedófilo.

¿Discrepar? Entonces la madre de Virginia diría que probablemente eres comunista.

Virginia, una inmigrante cubana de 58 años que vive en el condado de Broward, al norte de Miami, dice que muchas de las opiniones radicales de su madre provienen de la misma fuente: información errónea en la radio regional en español. Para su creciente consternación, Virginia dice que su mamá , de 79 años, es una ávida oyente, con una lealtad particularmente fuerte a los comentaristas de derecha de Radio Mambí, la principal estación de exiliados cubanos de Miami.

“Ella sigue a estas personas con lealtad y todo lo que dicen es palabra de Dios”, dijo Virginia. “Creo que hemos permitido que la radio en español aquí se salga con la suya durante mucho tiempo. No hay responsabilidad «.


La desinformación dirigida a los latinos proviene de diferentes fuentes, desde chats en plataformas de mensajería populares como WhatsApp hasta páginas de Facebook y canales de YouTube latinoamericanos. Muchas de estas plataformas traducen las teorías de la conspiración que se originaron en inglés al español. Pero cuando esa información errónea, desde afirmaciones infundadas sobre fraude electoral hasta propaganda contra las vacunas y todo lo demás, da el salto a la radio en español de Miami (un espacio dominado por cubanoamericanos, un electorado republicano clave en Florida), recibe un sello de aprobación de corriente principal de estaciones que, en algunos casos, han sido parte de la rutina diaria de las personas durante décadas.

Entre ellos se encuentran Radio Mambí y Actualidad Radio, las dos estaciones de radio AM con los índices de audiencia más altos en Miami, según Nielsen , y La Poderosa. Mambí ha estado al aire desde 1985 y es propiedad de Univision, la cadena de televisión nacional en español con sede en el suburbio de Doral en Miami. Incluso Radio Caracol, una cuarta estación local y un raro ejemplo de moderación en las ondas de radio en español de Miami, fue criticada el año pasado cuando emitió una perorata racista y antisemita, a través de una programación pagada por un empresario local. En respuesta, la estación excluyó al empresario de las ondas de radio y se disculpó de inmediato .

El análisis político de este fenómeno se ha centrado en el papel que la desinformación podría haber jugado para ayudar a condenar las perspectivas de los demócratas con los votantes latinos en 2020, incluido el de Biden, así como los de las titulares del Congreso del sur de Florida, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell . Sin embargo, las consecuencias más íntimas continúan resonando en todo el sur de Florida a medida que los miembros de la familia, muchos de ellos cubanoamericanos de segunda o tercera generación, luchan con lo que describen como la radicalización cada vez más profunda de los seres queridos mayores.

Un partidario del expresidente Donald Trump con una mascara protectora asiste a un mitin frente al evento Latinos for Trump Roundtable en Doral, Florida, el 25 de septiembre de 2020.Foto: Marco Bello, a través de GETTY IMAGES.jpg

«Las consecuencias más íntimas continúan resonando en todo el sur de Florida a medida que los miembros de la familia, muchos de ellos cubanoamericanos de segunda o tercera generación, luchan con lo que describen como la radicalización cada vez más profunda de los seres queridos mayores.»

Para comprender mejor la tensión que las teorías de la conspiración ejercen sobre los lazos familiares locales, HuffPost habló con los residentes del sur de la Florida que dicen que han perdido a sus parientes mayores debido a la desinformación en español de la derecha. Todos los entrevistados señalaron a los programas de radio como la vía de acceso al extremismo, con teorías de conspiración difundidas en las ondas de radio reforzadas posteriormente en línea y fuera de línea, a través de algoritmos de redes sociales y en cámaras de eco en los enclaves cubanos de Miami-Dade. Al tratar de rechazar la información errónea, descubrieron muchos miembros de la familia, la conversación tiende a terminar con la misma respuesta: «¡Comunista!»

La susceptibilidad de los cubanoamericanos a la propaganda de la derecha y las tácticas de miedo rojo se ve impulsada por una cultura política que presume lealtad al Partido Republicano, que muchos han visto durante mucho tiempo como la antítesis ideológica del gobierno comunista del que huyeron. Las encuestas muestran que el apoyo al Partido Republicano es más fuerte entre los cubanos mayores, para quienes las heridas de la revolución de Fidel Castro de 1959 son profundas. Incluso después de décadas en los EE. UU., El espectro del socialismo todavía desencadena sus reacciones más viscerales, y en el sur de Florida, los políticos republicanos se han alegrado de hacer el detonante. El dominio de Trump entre los cubanos en 2020 fue producto de un acercamiento persistente a la comunidad de exiliados cubanos, en el que se posicionó como un baluarte contra las ideas socialistas.

«Esto ha destruido a mi familia».

Contribuir al poder persuasivo de la radio en español es la presencia en las ondas de altos funcionarios públicos, que a menudo aparecen como invitados en una variedad de transmisiones televisivas, que van desde aquellas dirigidas por periodistas responsables hasta otras con reputaciones más notorias por difundir información errónea. En ocasiones, esos mismos políticos desempeñan un papel activo en la amplificación de las conspiraciones.

Maria Elvira Salazar, entonces candidata republicana por el distrito 27 del Congreso de Florida, habla con los votantes en una instalación de viviendas del condado de Miami-Dade el 6 de noviembre de 2018. Tom Williams a través de GETTY IMAGES

El 11 de enero, durante una aparición en el programa diario de Ninoska Pérez en Radio Mambí, la representante Maria Elvira Salazar, una republicana que representa a Miami-Dade e hija de inmigrantes cubanos, compartió una afirmación falsa sobre la integridad del voto en Pensilvania, una de los estados más disputados de las elecciones presidenciales de 2020.

“¿Cómo es posible que en Pensilvania haya 200.000 votos más el día de las elecciones que [votantes] en las listas electorales? Eso no es posible ”, dijo, refiriéndose a una teoría de la conspiración repetidamente desacreditada basada en datos incompletos.

En marzo, durante una entrevista sobre inmigración en Actualidad Radio, el representante Carlos Giménez, un cubanoamericano y republicano que representa a partes del sur de Florida, no rechazó cuando los conductores afirmaron que la administración Biden está permitiendo la entrada de miles de inmigrantes no autorizados como parte de un «plan maquiavélico» para convertirlos en votantes demócratas. En cambio, como informó WLRN , respondió » no te lo dudo «, que se traduce como «No lo dudo».

Republicanos de Miami como Salazar o Giménez «podrían cerrarlo», dijo Guillermo Grenier, profesor de sociología en la Universidad Internacional de Florida y uno de los investigadores principales de la muy vista Encuesta de Cuba de la escuela, que rastrea las opiniones de la comunidad cubanoamericana en el sur. Florida. “Lo que da este jugo, lo que institucionaliza la desinformación es que [los funcionarios electos] van a estas estaciones y les dan credibilidad”.

Ambos republicanos aparentemente han aceptado a Biden como presidente, a menudo presionando para que la administración brinde más apoyo a Cuba y su pueblo . Las oficinas de Salazar y Giménez no respondieron a las solicitudes de comentarios.

“Lo que da este jugo, lo que institucionaliza la desinformación es que [los funcionarios electos] van a estas estaciones y les dan credibilidad”. Guillermo Grenier, profesor de sociología en la Universidad Internacional de Florida

Los padres de Sandra comenzaron a escuchar Radio Mambí tan pronto como la familia emigró de Cuba al sur de la Florida en 1993. Nunca pararon.

“Si vas a la casa de mi mamá y mi papá en Hialeah, seguramente estarán escuchando esa radio. Está encendido constantemente ”, dijo Sandra, de 52 años, quien pidió ser identificada solo por su nombre de pila. “Si están en casa, eso es lo que están haciendo. Son bombardeados las 24 horas del día por esas estaciones ”.

Ella dijo que sus padres, ambos de alrededor de 70 años, descartan las noticias más populares en español, como Telemundo o Univisión, por considerarlas «comunistas». Sienten mucha más afinidad por la corriente del anti-castrismo de línea dura – narrativas enraizadas en oposición a Castro – que recorre las ondas de radio de AM en español.

“Todo lo que dicen en esos programas de noticias está realmente dirigido a personas como mis padres. Conocen muy bien la cultura ”, dijo Sandra. “Para mis padres, es como una droga. Le hace algo a su cerebro «.

En cierto modo, la experiencia de Sandra con sus padres está lejos de ser única: las investigaciones han demostrado que los adultos mayores generalmente son más propensos a enamorarse y difundir información errónea. Pero Grenier dice que algo específico está funcionando con los cubanos mayores y la radio, lo que les dio a muchos su primer sentido de pertenencia como una comunidad de exiliados, años antes de que las oleadas posteriores de inmigrantes transformaran a Miami en la ciudad cubana que es hoy.

“La radio siempre ha sido una especie de cabildo en América Latina”, dijo. “Los viejos inmigrantes cubanos dieron forma a estas estaciones. Son sus estaciones; es su voz la que se escucha allí. Están muy influenciados por ella. Están vinculados a él de una manera que realmente no podemos entender «.

En opinión de Sandra, la desinformación en la radio comenzó a volverse más extrema en el momento de las elecciones de 2016, cuando sus padres transmitían información que habían escuchado sobre, por ejemplo, viajes sospechosos que Hillary Clinton supuestamente había hecho a Cuba en el pasado.

“Todo lo que dicen en esos programas de noticias está realmente dirigido a personas como mis padres. Conocen muy bien la cultura ”, dijo Sandra. “Para mis padres, es como una droga. Le hace algo a su cerebro «.

«No soy fan de Hillary Clinton», dijo Sandra, «pero le diría: ‘Mamá, ¿no te das cuenta de que todo eso son mentiras?'»

Ahora, le preocupa que las teorías de la conspiración difundidas en el aire sobre las elecciones de 2020 y el supuesto deseo de los demócratas de implementar el comunismo en los EE. UU. Estén deformando la comprensión de la realidad de sus padres.

Esa es una preocupación que otros probablemente comparten: hasta el 40% de los cubanoamericanos en Florida rechazan la legitimidad del resultado electoral que certificó a Biden como el ganador, según una encuesta de Bendixen & Amandi International, una firma consultora con sede en Miami .

“Sé lo que significa estar escuchando estas cosas constantemente. Es como una sesión de hipnosis, y luego, después de un tiempo, eres parte de ese culto ”, dijo Sandra. “Para mí, esas estaciones han sido horribles. Mi papá se ha convertido en otra persona. Mi mamá se ha convertido en otra persona, por completo. Esto ha destruido a mi familia «.

En un comunicado, la empresa matriz de Radio Mambí, Univision, dijo: “Radio Mambí tiene una larga historia de brindar al sur de Florida un foro donde todas las opiniones y el debate abierto son bienvenidos a través de los programas de opinión en vivo que conforman la mayor parte de la programación de Mambí. Univision se toma muy en serio la desinformación y nos esforzamos por garantizar que nuestra audiencia tenga acceso a diversas perspectivas y puntos de vista ”. La gerencia de La Poderosa y Actualidad Radio no respondió a las solicitudes de comentarios.

«Nuestras verdades son opuestas».

Después de crecer escuchando Radio Mambí, Amore Rodríguez, de 28 años, dijo que todavía se le queda pegado el tintineo de la estación en la cabeza.

Rodríguez es el primer miembro nacido en Miami de su familia cubanoamericana. Su primera exposición a la programación de radio local en español provino de su abuela, una ex profesora de la Universidad de La Habana que se convirtió en una prisionera política en la isla.

“Ha sido su fuente de noticias desde que nací”, dijo Rodríguez. “Aprendió a poner Radio Mambí en su teléfono para que se despierte y esté encendida, como a todo volumen. Eso es todo lo que escucha … Fox había sido su fuente de noticias en inglés, pero los excomulgó después de que convocaron las elecciones para Biden «.

La abuela de Rodríguez ha estado escuchando programas de radio en español durante tanto tiempo, y se toma muy en serio las opiniones de los presentadores y comentaristas, porque hacerlo refuerza una parte clave de su identidad en el exilio.

“Hay un nivel de confianza que se ha construido allí durante años, y creo que los mejores medios y la mejor comunicación ocurren entre personas que confían entre sí. Y algunos de estos comentaristas son las mismas personas, solo que mayores. Crecí con esta gente. Mi abuela llama, tiene sus números de teléfono, se siente conectada con ellos ”, dijo Rodríguez. “Estos son los programas que han hecho sentir a mi abuela como en casa, o que no está sola como exiliada cubana”.

Rodríguez dice que su abuela cree, entre otras mentiras, que la elección fue robada por Biden debido a un fraude en lugares como Arizona y que los demócratas tienen redes sexuales, como han sugerido los seguidores de QAnon. La madre de Rodríguez, que escucha menos radio y consume más medios digitales, tiene opiniones similares.

“Es tan impactante para mí que crean estas cosas y no hay ningún lugar adonde ir porque piensan que yo soy el que le han lavado el cerebro”, dijo Rodríguez.

Si bien Grenier dice que la desinformación ha sido durante mucho tiempo una característica de muchos programas de radio en español del sur de Florida, la presión comenzó a aumentar con más fuerza a raíz de los disturbios en el Capitolio, que fueron alimentados por afirmaciones infundadas sobre fraude electoral y otras conspiraciones.

En enero, los líderes latinos de más de 20 grupos de defensa locales pidieron a las estaciones en español que implementaran procesos de verificación de datos más rigurosos para frenar la difusión de información falsa, advirtiendo en una carta abierta que «la retórica del odio puede tener consecuencias mortales». A principios de este año, un informe de agencias de comunicación latinas y organizaciones sin fines de lucro de tendencia progresista catalogó la programación de una semana en dos estaciones populares en español en Miami. Aparte de las acusaciones de fraude electoral generalizado y las afirmaciones de que Biden marcaría el comienzo del comunismo, el informe dijo que las estaciones afirmaron que la representante Ilhan Omar (D-Minn.) Cometió un fraude de inmigración y se casó con su hermano, y que los «comunistas chinos» estaban detrás. la pandemia.

La presión también proviene de los legisladores latinos a nivel federal. En el período previo a las elecciones de 2020, el representante Joaquín Castro (D-Texas), entonces presidente del Caucus Hispano del Congreso, y Mucarsel-Powell (quien perdió su candidatura a la reelección ante Giménez en 2020), solicitaron una investigación del FBI sobre la desinformación dirigida a Comunidades hispanas. Los miembros del Caucus Hispano también se movilizaron en abril para presionar a la Comisión Federal de Comunicaciones para que rechazara la venta de Radio Caracol por preocupaciones de que su nuevo propietario allanaría el camino para una mayor desinformación de extrema derecha .

A pesar del mayor escrutinio, sigue existiendo una percepción ampliamente compartida de que las emisoras locales no enfrentan consecuencias cuando circulan conspiraciones en español, en parte debido a las idiosincrasias lingüísticas del área de Miami.

Phillip M. Carter, sociolingüista de la Universidad Internacional de Florida, donde centra su trabajo en las comunidades latinas en los Estados Unidos, dijo que es muy probable que ocurran distorsiones de la verdad en los medios de comunicación en inglés, pero la diferencia es que, en español, el contenido problemático «pasa desapercibido».

“Eso no es nada inherente al idioma español, se trata de la dinámica del idioma y la dinámica política en el sur de Florida”, dijo al Miami Herald a principios de este año. “Hay un sentido en el que decir cosas en español no está sujeto a críticas porque el español se construye aquí como un idioma minoritario, aunque en cierto modo es el idioma mayoritario”.

Miami-Dade, el condado más poblado de Florida, es casi un 70% hispano , según datos de la Oficina del Censo de EE. UU. Casi tres cuartas partes de los residentes del condado hablan un idioma diferente al inglés en casa, una proporción más alta que en lugares como Los Ángeles o El Paso.

Aunque Rodríguez y los miembros de su familia siguen siendo cercanos, las relaciones se han deteriorado.

“No hay conversación que pueda suceder porque nuestras verdades son opuestas. Es como si viviéramos en un universo paralelo … Pero he aceptado que esto no es que ellos sean malvados. Son ellos los que están siendo manipulados, y ha sido muy difícil para mí, como hija y nieta, ver que eso suceda «.

Paranoia

Uno de los efectos más dolorosos del diluvio de desinformación ha sido ver a los seres queridos perturbarse visceralmente por las declaraciones alarmistas sobre el supuesto impulso del Partido Demócrata para llevar el comunismo a los EE. UU.

La retórica engañosa sobre el comunismo y el socialismo no se limita a los medios en español, por supuesto. Los republicanos de todo el país han acusado durante mucho tiempo incluso a los demócratas más centristas de abrazar el socialismo, popularizando la noción de que los demócratas quieren convertir a Estados Unidos en un gobierno socialista al estilo venezolano.

“Me enojo mirando hacia atrás y pensando en eso … Estas son personas que llegaron a los 90 y sobrevivieron a la revolución. Simplemente parece abusivo para ellos que se les alimente con un montón de mentiras de las que preocuparse y tirar de los hilos de todas las cosas a las que son sensibles, las cosas que los han lastimado en el pasado «.

– Armando García, cuyo abuelo cubano murió en 2020

Pero para los exiliados cubanos de primera generación en Miami, hablar del comunismo como si fuera una fuerza ascendente en los Estados Unidos puede traer a colación un trauma pasado relacionado con sus experiencias en la isla, poniendo en riesgo su salud mental.

“Creo que mi abuela ha tenido la peor ansiedad que ha tenido desde que estuvo aquí, porque nunca sintió que estuviera tan cerca de volver a suceder”, dijo Rodríguez. «Ella luchó tan duro y perdió todo para alejarse del comunismo y llegar a la tierra de la democracia y toda esta información errónea te hace sentir como si estuvieras en la punta de tu puerta de nuevo».

“Así que creo que mi familia casi ha comenzado a revivir su trauma. La táctica del miedo se ha hecho de manera tan brillante … Mi abuela siente que está luchando por su vida «.

Armando García, de 37 años, puede relacionarse. Su difunto abuelo, una vez pescador en Cuba, fue encarcelado por el régimen de Castro después de que lo atraparan tratando de salir de la isla después de la revolución. En sus últimos años, según García, estaba cada vez más preocupado por las operaciones comunistas encubiertas en los Estados Unidos, un miedo avivado en parte por la radio en español en Miami.

“Trataría de no entrar en estos temas, pero no pudo evitarlo. Se pondría muy agitado emocionalmente. Es como si hubiera dejado de ser el abuelo con el que crecí ”, dijo García. «Y todavía me mostró eso, pero en esas últimas visitas antes de fallecer, estaba cada vez más en este mundo de paranoia».

El abuelo de García murió a principios de 2020. Tenía unos 90 años.

“Me enojo mirando hacia atrás y pensando en eso… Estas son personas que llegaron a los 90 y sobrevivieron a la revolución. Simplemente parece abusivo para ellos que se les alimente con un montón de mentiras de las que preocuparse y tirar de los hilos de todas las cosas a las que son sensibles, las cosas que los han lastimado en el pasado ”, dijo García. “En esos momentos finales que tuve con él, si no los hubiera tomado él obsesionado con estas cosas políticas … ¿De qué podríamos haber hablado en su lugar? Eso es algo que me pregunto. Es una especie de crueldad hacerles a las personas «.

Para Grenier, la obsesión descrita por García podría ser indicativa de una mayor vulnerabilidad de los inmigrantes a la desinformación.

“Si no cree que Biden sea un presidente legítimo, entonces todo está en juego. Todo este país al que supuestamente viniste por sus instituciones democráticas no es lo que pensabas que era ”, dijo al HuffPost. “Así que puedo imaginarme que crea muchas [crisis] existenciales para mucha gente, probablemente más en el sur de Florida que en otras partes de los Estados Unidos. Entre las poblaciones de inmigrantes que compran esto, la angustia debe ser mucho mayor”.

No son solo las invocaciones del comunismo las que pueden inquietar profundamente a los radioescuchas. A raíz del asesinato de George Floyd en mayo de 2020, la cobertura de las manifestaciones de Black Lives Matter provocó ansiedades similares, y algunas personalidades de los medios de comunicación en español insinuaron repetidamente que quienes protestan contra la violencia no son dignos de confianza o son peligrosos. Los incluidos locutor de radio Cariñes Moncada, quien hizo noticias nacionales en octubre de 2020, cuando afirmó en Radio Actualidad que un co-fundador de Negro Vidas Materia practica “Brujería”, o la brujería.

“Entonces te preguntas, ‘¿Por qué son destructivos?’”, Dijo Moncada, refiriéndose a los manifestantes. “Porque están vibrando con el diablo. Están vibrando con negatividad. Están vibrando con la oscuridad «.

El verano pasado, cuando los padres de Sandra fueron a visitarla a Júpiter, su madre estaba «muy asustada».

“Fue mucho miedo y terror. Mi mamá decía: ‘Tenemos que irnos temprano porque si estamos en la carretera y [los manifestantes] bloquean la carretera, podrían matarnos. Esa gente es malvada ‘”, dijo Sandra. «Fue un miedo extremo».

García dice que el último abuelo que le quedaba, su abuela por parte de su madre, nunca había sido muy político. Pero para su sorpresa, en visitas recientes, ella ha comenzado a mencionar Black Lives Matter.

“Se trataba de cómo estos matones se están apoderando de las calles. Yo estaba como, ‘ Desde cuando tu le pones atención a todas estas cosas? ¿Desde cuándo prestas atención a estas cosas? … No me había dado cuenta de que este material venía de los medios de comunicación en español ”, dijo. “Le está causando estrés. Como, ‘Oh, ¿qué le está pasando a este país?’ «

Las narrativas falsas sobre las protestas de Black Lives Matter, que rara vez son violentas , han seguido siendo una característica frecuente en las ondas de radio. A raíz del asedio del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos perpetrado por partidarios de Trump, los conductores de una variedad de estaciones, incluidas Radio Mambí, Actualidad Radio y La Poderosa , dieron crédito a la nación de que Black Lives Matter y «Antifa» compartían la responsabilidad. para el ataque.

En la primavera, luego de la conclusión del juicio de Derek Chauvin, la presentadora de Poderosa Lucy Pereda y el invitado frecuente Julio Shiling, un comentarista de derecha, dijeron que «las amenazas de las milicias Black Lives Matter» y «Black Lives Matter» presionaron al jurado para que condenara al primero. Oficial de policía de Minneapolis.

«Lo que gobernó en ese juicio fue la justicia popular, el terror de las calles», dijo Shiling. Añadió que la teoría crítica de la raza es parte de la agenda de la administración de Biden para defender la «supremacía negra».

Familias deshilachadas

Para estos floridanos, su deseo no es que sus padres o abuelos piensen como ellos. Después de todo, sus creencias políticas fundamentales ya son bastante similares. Sandra se llama a sí misma una de las “personas más anticomunistas que existen” y está orgullosa del activismo anticastrista que hizo que la expulsaran de la universidad en Cuba. Virginia fue republicana de toda la vida hasta que dejó el partido el año pasado.

Rodríguez es abiertamente liberal, es una de las cofundadoras de Cubanos Pa’lante, una alianza de cubanoamericanos progresistas, pero dijo que comparte plenamente el fervor de su abuela conservadora por la libertad, y señaló que lleva “el dolor de la historia cubana en mi alma.»

La línea de falla radica en la capacidad de las diferentes generaciones para determinar qué es verdadero y qué es falso, qué es un hecho y qué es una conspiración. La cosecha más joven quiere ayudar a sus parientes mayores, pero a pesar de su empatía, no han podido encontrar una estrategia confiable para desacreditar la información errónea.

Cuando Sandra intenta verificar algunas de las teorías de la conspiración de sus padres de manera directa, «comienzan a gritar».

“Mi papá grita. Mi mamá inmediatamente dice: ‘ No me hables . No me hables. Se pone agresiva ”, dijo. “Son una causa perdida. Y probablemente también me vean como una causa perdida «.

Los métodos de Virginia son más sutiles.

Tiene acceso a la cuenta de Facebook de su madre y se conecta «como un padre» para «dejar de seguir a algunos de sus amigos locos» y sacarla de los grupos conspiradores. Los grupos de Facebook son páginas privadas para usuarios con intereses similares y una gran fuente de información errónea en la plataforma, especialmente para los usuarios que interactúan con contenido en idiomas extranjeros. Según la serie Archivos de Facebook del Wall Street Journal , solo el 13% del trabajo de la compañía para abordar la desinformación en 2020 se ocupó de contenido fuera de los EE. UU.

Cuando su madre visita su casa, Virginia también enciende el televisor y lo pone en una estación de noticias convencional, que deja sonando de fondo.

“Tendré las noticias y le diré: ‘Mira, mamá, esto es lo que están diciendo aquí’”, dijo. “Ella no quiere escucharlo. Ella se apaga por completo «.

En cuanto a Rodríguez, aunque anteriormente sentía la «responsabilidad de verificar los hechos, de generar conciencia, de traer la verdad», dice que perdió algo de su impulso porque «ahora mismo todo es una mentira» y trata de explicar la inexactitud de algo que su abuela escuchó en la radio rara vez termina bien.

“Ella me dijo: ‘Nunca he estado más decepcionada de ti. No puedo creer que pienses que soy un mentiroso. Y le dije: ‘No creo que seas una mentirosa. Creo que estás siendo manipulado ‘”.

Una causa creciente de consternación para Rodríguez, especialmente a medida que aumentaron las hospitalizaciones debido al COVID-19 en Florida durante el verano, es que la información errónea sobre las vacunas ha impedido que muchos de sus familiares se pongan la vacuna.

“Mi abuela dice que ha escuchado a algunos médicos en la radio hablar sobre cómo la vacuna no era segura”, dijo. «Soy la única persona vacunada en mi familia … Todavía piensan que hay un chip».

En opinión de Rodríguez, el status quo solo podría mejorar si las personas en las que su abuela confía en la radio en español realmente dicen la verdad.

Pero Virginia no cree que sea probable que eso suceda en un futuro previsible.

“No tengo fe en absoluto”, dijo. «Desde que tengo memoria, no he tenido fe en la radio en español».