-

#Silala

Silala: El llanto de la Pachamama

Posted on

*Camilo Katari

La política chilena con muchos problemas internos en el tintero, no ha encontrado mejor remedio a su situación que renovar su vieja política anti-boliviana, pese a los grandes avances que tuvimos con la Bachelet en su primer gobierno, recordemos la agenda de 13 puntos que ella misma la frenó.

Re-construir un marco de relaciones aún con las diferencias históricas de una determinada época, solamente se logra con la voluntad de ambas partes. Se logró avanzar durante el gobierno de Allende, por su carácter humanista y decididamente socialista, y seguimos caminando en ese sentido después de la noche pinochetista con Lagos y después con la señora Bachelet.

Lamentablemente los tiempos políticos son otros, la vieja geopolítica de la dictadura de Pinochet ha cobrado vigencia y encorsetado a la actual presidenta de Chile y con este argumento, arremete con un tema más sensible para el propio pueblo Chileno que para el boliviano.

Las aguas del manantial Silala, fueron dadas en una concesión a los antiguos ferrocarriles que funcionaban a vapor, de esas épocas datan las acciones de apoyo entre miradas de complementariedad sobre todo comercial, pero luego se pasó a un manejo empresarial, cuestionado hoy por parte del pueblo chileno.

Ha sido el Estado Plurinacional de Bolivia que ha planteado al mundo la necesidad de considerar al agua como derecho humano, como un bien universal y en ese contexto es que ha planteado alternativas a este uso que realiza el pueblo chileno de las aguas del manantial del Silala.

En consonancia con las ultranacionalistas posiciones de algunos chilenos un senador de la república, lamentablemente con el apellido de un gran patriota paceño, ha realizado declaraciones para ganar cámaras y tintas en Chile.

Por supuesto en Bolivia sus declaraciones han sido repudiadas y seguramente la Cámara de Senadores deberá comenzar un proceso a este despistado representante de las políticas pro-chilenas en nuestro país.

Leer el resto de esta entrada »