#injerencia

México en la Cumbre de las Américas: «La OEA es un organismo agotado»

Posted on

La Organización de Estados Americanos (OEA) es un organismo agotado frente a una realidad que demanda “entrar en una nueva en las relaciones de los países de las América y buscar una unión verdadera y genuina en beneficio de todas y todos”, afirmó este miércoles el canciller Marcelo Ebrard en su primera intervención de la Cumbre que se realiza en Los Ángeles, California.

En una reunión con sus pares regionales, que estuvo encabezada por el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, Ebrard planteó que “es un error estratégico excluir de esta Cumbre de las Américas a países miembros del continente” y señaló que en el propio logotipo del encuentro regional están incluidos Cuba, Venezuela y Nicaragua, naciones que no fueron invitadas por el anfitrión Estados Unidos.

Ante los ministros del Exterior del continente, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores planteó que “es increíble que a estas alturas sigamos viendo bloqueos, embargos y sanciones, aún durante la pandemia, contra países de las Américas, contradiciendo el derecho internacional y los objetivos que nos animan” en la región.

Dijo que desde la visión mexicana, “por la nueva realidad geopolítica que estamos viviendo con la guerra en Europa, la nueva competencia económica que estamos viviendo en donde va ha haber el surgimiento de nuevas tendencias regionales, todo aconsejaría cambiar y entrar en una nueva era en las relaciones de las Américas”.

Señaló que “es evidente que la OEA y su forma de actuar están agotados frente a esta realidad. Basta con ver el vergonzoso papel que tuvo en el golpe de Estado en Bolivia”.

A nombre de México, Ebrard propuso que se conforme un grupo de trabajo que presente el proyecto de refundación del orden interamericano sobre los principios de no intervención y beneficio mutuo.

Pidió retomar el pensamiento del presidente Franklin Delano Roosevelt, uno de cuyos discursos citó: “En el campo de la política mundial dedicaría a esta nación -es decir los Estados Unidos- a la política del buen vecino: el vecino que resueltamente se respeta a sí mismo y por hacerlo respeta los derechos de los demás; el vecino que respeta sus obligaciones y respeta la santidad de los acuerdos en y con un mundo de vecinos”.

“Ahora nos damos cuenta”, decía el presidente Roosevelt, “cómo nunca antes nos habíamos dado cuenta de nuestra interdependencia mutua, que no podemos simplemente tomar, sino que también debemos dar”.

“¿Qué tal si tomamos, recuperamos, la política entre las Américas sobre la base de la no intervención y el beneficio mutuo?”, planteó Ebrard

Tomado de La Jornada)

Nicaragua expulsa a la OEA de Managua y se retira del organismo

Posted on

«Este organismo diabólico tampoco tendrá oficinas en nuestro país. Su sede ha sido cerrada. Nicaragua no es colonia de nadie», sentenció Moncada.

El ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, anunció este domingo la expulsión de la Organización de Estados Americanos (OEA) producto de las acciones injerencistas del organismo en el país.

«Comunicamos que Nicaragua expulsa a la Organización de Estados Americanos, el pueblo y Gobierno hemos denunciado y continuamos denunciando la condición vergonzosa de uno de los instrumentos políticos de intervención y dominación del Departamento de Estados de Estados Unidos, llamado equívocamente OEA», indicó el canciller Moncada.

El canciller detalló que de acuerdo a la decisión tomada el 19 de noviembre de 2021, donde se anunció la salida de la OEA, el país no participará en ningún evento promovido por ese organismo, «al confirmar nuestra renuncia irrevocable, también comunicamos que a partir de esta fecha dejamos de hacer parte de todos los engañosos mecanismos de este engendro: Llámese Consejo Permanente, Comisiones, Reuniones, Cumbres de las Américas». acotó.

«Retiramos las credenciales de nuestros representantes, los compañeros: Orlando Tardencilla, Iván Lara y Maicol Cambell, no tendremos presencia en ese diabólico instrumento (…) Tampoco tendrá este infame organismo, oficinas en nuestro país. Su sede ha sido cerrada. Nicaragua no es colonia de nadie», sentenció el ministro nicaragüense.

Al mismo tiempo, la máxima autoridad diplomática nicaragüense aseveró que la OEA no contribuye a la unión de la región, ni tampoco respeta la soberanía y autodeterminación de los pueblos, «hemos desconocido este instrumento de administración colonial que no representa la unión soberana de nuestra América caribeña y es un instrumento yankee para violentar derechos e independencias, auspiciando intervenciones e invasiones, legitimando golpe de Estado en diversas modalidades», agregó.

«Ratificamos nuestro respeto, cariño y reconocimiento a Cuba y Venezuela, así como a pueblos que libran sus luchas y nos han acompañado (…) Nos sentimos libres de las reiteradas insolencias de los empleados del Departamento de Estado yankee que representan el servilismo, lacayismo, entreguismo, decadencia de una instituciuonalidad reducida a la servidumbre al yankee», puntualizó Moncada.

Cuba desde las estrategias de Seguridad Nacional de Estados Unidos: Normalización

Posted on

La Doctrina Monroe emerge ante la necesidad de Estados Unidos de hallar su lugar entre el resto de las potencias mundiales. Para ello requería de una esfera de influencia propia. Como refiere el investigador Ernesto Domínguez, en su artículo El diálogo Estados Unidos-Cuba en el sistema internacional, encontró espacio natural en el continente americano (Domínguez, 2018, p. 81). Desde la premisa “América para los americanos” pretendían mantener a las naciones europeas fuera del área geográfica. En consecuencia, Cuba era concebida como un “apéndice natural” que “gravitaría” inevitablemente hacia la Unión.

En el caso de la Contención, refiere Rosa López Oceguera (2019), el alcance se extiende a Europa Occidental, donde el pujante imperio precisaba de una presencia legítima. En La máxima de alejar las pretensiones europeas del hemisferio se transforma en la “exclusión de la URSS de todo el llamado ‘mundo libre’ liderado por Estados Unidos” (pp. 211-212).

Triunfo de la Revolución cubana: Una fisura a la hegemonía imperialista

La Revolución triunfa en medio de la Guerra Fría. Ese hecho incidiría en la forma de tratar con la isla caribeña de cada una de las administraciones posteriores. Las relaciones de Cuba y Estados Unidos fueron parte activa de la dinámica, por lo cual los momentos de tensión y relajamiento no pueden leerse fuera de este contexto.  

A finales de la década de 1950, los monopolios norteamericanos poseían gran parte de la banca, los servicios públicos, la tierra, las refinerías de petróleo y las industrias más importantes de la Isla. El compromiso del nuevo gobierno de revertir la deplorable situación del país inspiraba desconfianza dentro de las élites de Washington. La sucesión de medidas mostró el matiz radical del proceso. Como respuesta, la administración de D. Eisenhower definió su hostilidad hacia las transformaciones llevadas a cabo en Cuba.

Una vez tomada la decisión de eliminar al Comandante en Jefe Fidel Castro, valoran LeoGrande y Kornbluh (2014), era lógico el uso de medidas coercitivas de corte económico. En esas primeras acciones yacen las raíces del bloqueo, pilar de la política agresiva hacia La Habana por más de medio siglo. También comenzó el entrenamiento de paramilitares del “exilio histórico» y el apoyo a grupos contrarrevolucionarios en el plano interno. El 3 de enero de 1961, Eisenhower rompía de forma oficial los vínculos diplomáticos y consulares con Cuba.

Para Domínguez, es sencillo explicar la actitud hacia la Revolución, si tomamos en cuenta dos de sus implicaciones inmediatas. En primer lugar, representaba una ruptura con el sistema de dominación hemisférico establecido por EE.UU. Por otro lado, la salida de Cuba de la órbita norteña representaba una fisura para el lado capitalista, en su permanente confrontación con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Ramírez y Morales (2014) agregan que debilitó el sistema de hegemonía internacional capitalista:

al seguir la Isla a partir de entonces derroteros independientes y, por si fuera poco, socialistas, tan solo a noventa millas de distancia de la potencia del Norte. No fue casual que el caso cubano pasara a ser un problema de seguridad nacional para el imperialismo estadounidense, un desafío ideológico inadmisible frente a las posiciones hegemónicas de Washington en la región, con posibilidades de convertirse en un ejemplo a imitar por sus vecinos. (p. 4)

¿Normalización?

El temor inicial a una alianza cubano-soviética se materializa en la década de 1960. Desde entonces, la condición de una ruptura con la URSS y “dejar de exportar” la Revolución al mundo se convirtió en una constante dentro de los requisitos para cualquier intento de normalizar las relaciones con Cuba.

En primer lugar, el citado término adquiere interpretaciones diferentes para cada Estado. Por la parte antillana, apuntan Ramírez y Morales (2014), normalización significa:

el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas entre ambos países y la desaparición de la agresividad que ha caracterizado la política de los Estados Unidos hacia la Cuba revolucionaria; comienza por el levantamiento de lo que ha sido el núcleo duro de la política: el bloqueo económico, comercial y financiero. Normalización no significa ausencia de conflicto ideológico y de diferendo en determinadas esferas, sino la existencia de estos junto a los espacios de cooperación. (p.1)

Desde la óptica estadounidense, las bases del concepto se encuentran en una relación de subordinación y dependencia, derivada del conflicto asimétrico que ha ligado a ambas naciones a lo largo de la historia (Hernández, 2015, p.638). Tal dicotomía repercutiría de forma negativa en cada uno de las tentativas de acercamiento gubernamental.

Referencias bibliográficas

Domínguez, E. (2018). El diálogo Estados Unidos-Cuba en el sistema internacional. Revista de Estudios Estratégicos, (3), 77-94. http://biblioteca.clacso.edu.ar/Cuba/cipi/20180723030202/5.pdf

López Oceguera, R. (2019). La conformación de la política exterior de Estados Unidos en el siglo XXI y la polarización del sistema político. Apuntes para el análisis. En E. Domínguez López y O.R. González Martín (coordinadores). Los años de Obama. Reflexiones sobre Estados Unidos en el siglo XXI (págs. 199-219). Editorial UH.

LeoGrande, W., y Kornbluh, P. (2014). Back channel to Cuba: the hidden history of negotiations between Washington and Havana. The University of North Carolina  Press.

Ramírez, E., y Morales, E. (2014). De la confrontación a los intentos de “normalización”. La política de Estados Unidos hacia Cuba. Editorial de Ciencias Sociales.

«El crimen de #Cuba es su exitoso desacato a las políticas estadounidenses»: Noam Chomsky, en The Belmarsh Tribunal

Posted on

– En contra de décadas de evasivas, hay una ilustración dramática de la tortura a Cuba durante sesenta años, incluyendo la guerra terrorista de John F. Kennedy contra Cuba, que casi desemboca en una guerra nuclear en 1962 y el aplastante bloqueo, al que fuertemente se opone prácticamente todo el mundo, incluso la gran mayoría de los estadounidenses.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó y retiró su limitado apoyo a Cuba, la ilusión errónea se derrumbó con ella, y Estados Unidos impuso medidas aún más brutales para aplastar a Cuba con Clinton y Bush.

Las falsas justificaciones fueron diseñadas para convencer al público en general y se encuentran en documentos internos, que son admirablemente francos sobre las razones reales de la tortura a Cuba, las cuales se explican en los documentos clasificados de los años 1960 de Kennedy y Johnson.

El crimen de Cuba se llama «su exitoso desacato a las políticas estadounidenses que se remontan a la Doctrina Monroe de 1823», la cual declaró el derecho de Washington a dominar el hemisferio, un principio que se extendió mucho más luego de la Segunda Guerra Mundial.

Acabamos de conmemorar el 20 aniversario de uno de los mecanismos utilizados para estrangular a Cuba, el control de las instalaciones navales de la Bahía de Guantánamo, vitales para el desarrollo de Cuba. Guantánamo fue robada a Cuba a punta de pistola en 1903 como parte del sistema para mantenerla como una colonia virtual, luego de que Estados Unidos interviniera para impedir la liberación de Cuba del dominio español.

Los esfuerzos de Cuba por recuperar Guantánamo han sido ignorados. Durante muchos años, se utilizó de forma ilegal para retener a los asiáticos que huían del terror y la miseria generada por Estados Unidos. Hace veinte años, la Administración Bush lo convirtió en una de las cámaras de tortura más horrendas del mundo, que sigue reteniendo a víctimas torturadas y sin cargos.

La información sobre todo esto y otros innumerables asuntos fue proporcionada a los estadounidenses y al público mundial por WikiLeaks, un crimen que no será perdonado, ya que el poder empieza a evaporarse cuando se expone a la luz del sol.

El desborde virtual del Departamento de Estado y su oficina en La Habana

Posted on

En los últimos meses ha sorprendido tanto a los cibernautas cubanos, como a los diplomáticos extranjeros residentes en Cuba, la manera desembozada en que tanto el Departamento de Estado desde Washington, como su embajada en La Habana, han incorporado a su rutina diaria al emisión de juicios y opiniones sobre la realidad interna cubana, que publican y reiteran sin ningún pudor. Aunque la práctica ha abarcado a varias plataformas, se ha hecho más presente en Twitter, la que se supone que es menos popular que Facebook, pero donde teóricamente están más presentes funcionarios de gobierno, académicos y decisores de diversa índole.


Este ejercicio digital, que ahora tiene más intensidad que durante el desorden de Trump, empezó a hacerse más presente en la misma medida en que los soñadores del fin de la Revolución Cubana sintieron que los estragos de la pandemia de la COVID19, de conjunto con el daño provocado por las medidas coercitivas unilaterales (bloqueo), causarían un estallido social en Cuba.

El Departamento de Estado y su representación diplomática en La Habana dejaron sus huellas por todas partes en los sucesos anteriores y posteriores al 11 de julio, pero aún así tuvieron cierto recato en aquellos días, para impedir ser vistos como los manejadores directos de los “manifestantes”. En la medida en que los días fueron pasando y los “líderes” de aquellos eventos fueron comprando boletos de avión para radicarse al exterior y se descalificaron de forma pública entre ellos, los burócratas estadounidenses desde el Potomac se sintieron en la necesidad de consumar un mayor protagonismo, lo cual se hizo traumático mientras se acercaba la fecha del 20 de noviembre (que después fue 15).

Para este último espectáculo habían vendido entradas a altos precios y enfrentaban el peligro de que no hubiera puesta en escena, como en efecto sucedió. Ocurrió el hecho más temido por los titiriteros: se cae la escenografía del guiñol y el público infantil ve finalmente que las marionetas no tienen vida propia, sino que son manejadas por otros.

Hasta hoy no se conoce si las principales apuestas sobre el probable holocausto antillano se hicieron desde La Habana, o en Washington. Lo cierto que desde el Departamento de Estado se enviaron pronósticos a la Oficina del Consejero de Seguridad Nacional y de ahí a la Casa Blanca. Este intercambio intenso de memos y propuestas, trajo como resultado la apertura de las arcas de la USAID y, sobre todo a partir de septiembre del 2021, empezaron a fluir más fondos para comprar videos, declaraciones, comentarios en blogs y cuanta otra tramoya fuera necesaria para presentar al mundo y a la opinión pública estadounidense un estado de cosas virtual sobre Cuba.

Después de todo, si un alto por ciento de la población estadounidense aún considera que las elecciones presidenciales del 2020 fueron “robadas” delante de sus narices, cómo no pensar que un por ciento similar tomara como verdad el cintillo de que el pueblo cubano se había sublevado y que los que no lo hicieron fueron contenidos por la represión. Si durante cuatro años el Departamento de Estado insistió en que sonidos inexistentes crearon enfermedades imposibles de diagnosticar en su personal diplomático en La Habana, y mucha gente lo creyó, entonces cómo no asimilar que el gobierno cubano atacaría a su propia gente, con un poquito de reiteración.

Y en esta circunstancia las autoridades estadounidenses dieron muestras, una vez más, que el entramado multilateral que ha construido la humanidad para poder sobrevivir les resulta útil, sólo si avala la existencia de un único polo de poder. ¿Convención de Viena?, ¿respetar los asuntos internos de otros países?, ¿observar los límites de la soberanía de otros?, pequeños detalles.

Y así, a teatro vacío, los funcionarios del DOS (por sus siglas en inglés) se han quedado tocando en Twitter la partitura que estaba escrita para terceros. La diferencia con otras crisis construídas en varios países es que en aquellas la infantería ha sido local y la artillería ha actuado desde lo lejos. Pero en este caso, los conspiradores se quedaron casi sin infantería y han tenido ellos mismos que asumir ese papel, aunque sea de forma virtual.

De nuevo, a falta de evidencias, pruebas, grabaciones y fotos, los tuits de la división del hemisferio occidental del Departamento de Estado han llenado ese espacio. Por cierto, la escasez de fotos que sustentaran sus teorías fue resuelta de una manera magistral: usar como suyas, para apoyar la tesis de la rebelión, las fotos que testificaron masivamente el apoyo de la mayoría del pueblo cubano a sus autoridades. Para ellos no es robo, eso se llama tomar prestado sin conocimiento del dueño.

Pero cuando alguien decide olvidar las normas a las que se obligan los servicios diplomáticos de todos los países, se pasa por alto también que en dicho ejercicio se practica todos los días la reciprocidad. ¿Qué habría sucedido si algún representante oficial cubano, o simplemente un ciudadano de ese origen se hubiera involucrado en las manifestaciones por el asesinado de George Floyd?, ¿qué conmoción habría causado que un cubano, fuera agricultor o artesano, hubiera estado presente en la barrida policial del parque Lafayette justo frente a la Casa Blanca, durante el 2020?. Por cierto, si hubo ciudadanos de origen cubano presentes en los hechos del 6 enero del 2021 en el Capitolio, pero eran miembros de la organización Proud Boys, quienes antes y después de aquellos hechos fueron a mostrar su masculinidad ante la embajada cubana con obscenidades y gestos abrasivos.

Es decir, con su actuación irresponsable en las redes sociales, y en especial en Twitter, la cancillería estadounidense y sus empleados han abierto de par en par una puerta para que otros puedan hacer lo mismo respecto a sus problemas internos. Pero Cuba no ha hecho uso de esa oportunidad, ni lo hará, por respeto a las normas de convivencia internacional y, más aún, por respeto a aquellos que han luchado por la reivindicación de sus derechos en aquel país durante décadas, de manera genuina y sin necesidad de los guíen o dirijan desde el exterior.

Pero el antecedente quedará reflejado para la academia, o para terceros que en el futuro les podrán decir: de qué te quejas si le hiciste lo mismo a los cubanos. Son los riesgos que se corren cuando la arrogancia se deborda.

Además de la ocurrencia del hecho en sí, resulta interesante apreciar su calidad. Cuando de manera mecánica se reiteran básicamente los mismos textos, cuando el copia y pega entre el Departamento de Estado y su embajada es tan evidente, cuando las contradicciones entre cifras y supuestas fuentes casi no hay que explicarlas, entonces cabe preguntar si el que incurre en tales errores lo hace simplemente por falta de capacidad creativa, o para demostrar que están “cumpliendo una indicación”. Y ciertamente esa duda nos queda.

Lo otro es construir una llamada “línea del tiempo” para principiantes, la cual en si misma desacreditaría a las fuentes de los mencionados bombardeos digitales. La citada división de asuntos del hemisferio occidental, que teóricamente atiende y se conmueve por lo que sucede en más de 30 naciones y territorios, ha enmudecido de manera reiterada en momentos en que se han producido asesinatos masivos en la región, cuando se ha atacado el orden constitucional en varios países, cuando carteles de narcotraficantes han estremecido ciudades enteras, cuando se han descubierto tumbas masivas, o ante las barbaridades cometidas por traficantes de personas. Al parecer esas son realidades inherentes del sistema democrático que promueven junto a sus servidores de la secretaría de la OEA, en los que no es necesario reparar porque no son noticia. Pero para Cuba hay otras normas.

Sin embargo, los que dominan las técnicas para comprender qué sucede realmente en las redes se fijan en otros detalles interesantes. Cuántos retuits han generado estos mensajes abrasivos e irrespetuosos contra Cuba, cuántos likes (o me gusta), cuantas impresiones (veces que un contenido se ha visto), cuántas interacciones de los internautas. Todos estos datos, tomados en su conjunto, demostrarían que el irrespeto por la soberanía de otros ha sido estéril, la atención generada con la repetición goebbleliana de los contenidos ha sido mínima, si nos atenemos a los totales de la población en Cuba, en EE UU y mundial, incluso de Hialeah.

No se puede evitar que el subconsciente compare este ejercicio con lo sucedido meses después de la derrota estadounidense en Playa Girón (Bay of Pigs para ellos). La CIA (y no hemos hablado de la agencia en este texto) había instalado meses ante en la Isla de Swan una emisora de radio (no hay que agregar que ilegalmente), la cual debía garantizar con su propaganda que el pueblo agredido de Cuba recibiera con los brazos abiertos a los miembros de la Brigada 2506, popularmente conocidos como mercenarios. El caso es que ya derrotados estos y bajo custodia de las autoridades cubanas, Radio Swan seguía emitiendo llamados a “quemas los cañaverales” y a “avanzar sobre la capital”. Es difícil no recordar el antecedente.

Lo otro es que la burocracia estadounidense como promedio no está bien pagada en comparación con los salarios del mundo no oficial. Hay funcionarios, a veces al final de sus carreras, que se preocupan por su jubilación y vida futura, razón por la que a veces ponen un énfasis en sus actuaciones, más allá de lo que explica la racionalidad común. Y es que en eso de ser muy enfático en los ataques contra Cuba, con un gozo específico y más allá de las instrucciones, también viene a la memoria el caso de James Cason, un ex jefe de oficina de intereses en La Habana, quien a inicios de este siglo se caracterizaba por su estridencia, que lo marginó incluso respecto al resto de los diplomáticos residentes en La Habana. En reiteradas ocasiones funcionarios extranjeros y visitantes se preguntaban la razón de su actuación, más cuando sabían que no tenía la más mínima posibilidad de ascenso en el ranking diplomático estadounidense. Y la explicación vino después de su partida: Cason aspiró y fue electo al cargo de alcalde Coral Gables, Florida, emporio de los remanentes de la rancia burguesía cubana y otros que no lo fueron pero aspiraban.

Y por favor, no considerar que este caso es único ni esporádico. Varios años antes de Cason, el Sr Dennis Hayes, que había sido nada más y nada menos que Coordinador del Buró Cuba en el Departamento de Estado, fue contratado por la Fundación Nacional Cubano Americana como jefe de su oficina en Washington. Dicho de otra manera, cuando se trata de la “causa” contra Cuba, con frecuencia las líneas de la decencia se cruzan, los códigos de ética (de existir) no se cumplen, y es difícil saber quién le paga el salario a quién y decir en definitiva quién es el boss (jefe).

Secretario del ALBA califica de criminal la conducta de EE.UU. contra Venezuela, Cuba y Nicaragua

Posted on

El secretario de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América califica de criminal la conducta de EE.UU. hacia países como Venezuela, Nicaragua y Cuba. Durante una conferencia de prensa, en vísperas de la vigésima cumbre del organismo, que se celebrará en La Habana, Sacha Llorenti recordó que Washington negó a Caracas la posibilidad de comprar vacunas con sus propios recursos.


Sacha Llorenti en la XX Cumbre de ALBA-TCP: «La Alianza es tan necesaria como hace 17 años»

Por Laura V. Mor/ Foto: Yaimi Ravelo/ Resumen Latinoamericano Corresponsalía Cuba.

La Habana, 13 de diciembre de 2021.- Comienza en la capital cubana la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestramérica  (ALBA-TCP), la primera de forma presencial en la «nueva normalidad» impuesta por la pandemia de Covid-19.

Por tal motivo Sacha Llorenti,  Secretario Ejecutivo del mecanismo multilateral, brindó una conferencia de prensa donde recordó que ALBA-TCP se construyó hace 17 años como alternativa regional a la Área de Libre Comercio de las  Américas – ALCA impulsado por Estados Unidos y que «va más allá de la integración», persiguiendo «la complementariedad» con otros mecanismos.

Llorenti enfatizó la radical diferenciación de proyectos históricos existentes entre ALBA y la OEA: la Doctrina Bolivariana de soberanía e independencia versus la Doctrina Monroe de «América para los americanos«. En este sentido, calificó a la Organización dirigida por Luis Almagro como «contraria a los principios de la Carta de Naciones Unidas» y ratificó que la «Alianza Bolivariana  se encuentra fortalecida  y «es imprescindible para superar los desafíos» de la región, pues como ha quedado demostrado en la pandemia ningún país puede hacerlo en soledad. 

Vale recordar que los países del ALBA se encuentran a la vanguardia de distribución de vacunas contra la Covid-19, pese a que «desde Estados Unidos se utilizó la pandemia como arma contra nuestro pueblo«, tal como ejemplificó Llorenti al mencionar el  hecho de impedir que Venezuela adquiera vacunas con su propio dinero. Dentro de esa vanguardia, remarcó también el caso de Cuba, que a pesar de sufrir las sanciones impuestas por el criminal bloqueo económico, comercial y financiero, ha logrado convertirse en el primer país de América Latina en contar con tres vacunas y dos candidatos vacunales propios.

La XX Cumbre tiene en agenda, según detalló, la evaluación de la implementación de los acuerdos alcanzados en la última cumbre y un plan de trabajo pospandemia para la región.

Llorenti adelantó que durante la jornada de mañana se presentará el proyecto de creación de un Observatorio contra la injerencia, que tendrá como objetivos investigar y analizar el financiamiento a las oposiciones, el rol de las ONGs, los medios de comunicación y las redes sociales en pos de la desestabilización hacia gobiernos y procesos legítimamente electos, aunque contrarios a los intereses de Estados Unidos.

«Tenemos el derecho de informar al Pueblo a dónde se destina el dinero«, aseguró.

En contextos político regionales diferentes pero bajo las mismas estrategias de dominación y desestabilización imperialistas, «la Alianza es tan necesaria como hace 17 años».

Secretario ejecutivo del ALBA-TCP denuncia uso criminal por EEUU de la covid-19 contra otros Estados

Cubadebate

El secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, ratificó este lunes al bloque regional como un mecanismo de fortalecimiento de la unidad latinoamericana.

En el Memorial José Martí, Llorenti, quien se encuentra en Cuba para participar en la XX Cumbre ALBA-TCP a desarrollarse mañana 14 de diciembre, señaló en conferencia de prensa que hay desafíos que ningún país puede enfrentar por sí solo, de ahí la importancia de la integración.

El exministro boliviano acusó al Gobierno de Estados Unidos por utilizar a la pandemia de la covid-19 como un arma, al intensificar la hostilidad y medidas coercitivas contra países de la región. “Su Doctrina es la de Monroe. La nuestra es bolivariana y martiana”.

Mientras, organizaciones como el Banco del ALBA permitieron el traslado de vacunas, personal médico, y otros, hacia Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas, para apoyar en el enfrentamiento a la emergencia sanitaria.

Llorenti calificó de criminal la conducta del Gobierno estadounidense hacia países como Venezuela, Nicaragua y Cuba, y dijo que Washington negó a Venezuela la posibilidad de comprar vacunas con sus propios recursos.

Subrayó las diferencias entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el ALBA-TCP. Tenemos una diferencia radical, ellos por aplicar la doctrina Monroe y el neocolonialismo. Nuestra doctrina es la bolivariana y martiana y la defensa a toda costa de nuestra soberanía e independencia, enfatizó.

El secretario ejecutivo de la Alianza defendió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como el escenario natural para los países del continente.

Jefes de Estado y de Gobierno comienzan a llegar este lunes a la capital cubana, este domingo lo hicieron los jefes de las delegaciones de Santa Lucía, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves, quienes fueron recibidos por Alpidio Alonso, ministro de Cultura.

La cita regional incluye el análisis del impacto de la pandemia de COVID-19 y las medidas para enfrentarla, la presentación de los objetivos de trabajo para 2022 y un intercambio sobre la situación regional y el hegemonismo de Estados Unidos.

ALBA-TCP está conformada por 10 países de América Latina y el Caribe y fue fundada en La Habana el 14 de diciembre de 2004 por Fidel Castro y Hugo Chávez, líderes de la Revolución cubana y bolivariana.

¿Por qué a la derecha mundial no le conviene que se conozcan los avances de los procesos de izquierda? (+Video)

Posted on

El miembro del Buró Político y presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), Esteban Lazo Hernández, recibió, este lunes, en el capitolio de La Habana, al eurodiputado Manuel (Manu) Pineda, vicepresidente del grupo de amistad con Cuba del Parlamento europeo.

Durante el fraternal encuentro, el también miembro del Partido Comunista de España, quien realiza una visita de trabajo a la nación caribeña, trasladó todo el cariño y la solidaridad de los pueblos europeos con la Revolución Cubana y su Gobierno.

En ese sentido, destacó que siempre estará a la disposición de la isla, enfrentando y afrontando cualquier intento de injerencia de EE. UU. y de ese «entramado que se ha convertido, por desgracia, en una suerte de herramienta subordinada a Washington, como es el parlamento europeo».

Pineda también señaló que «afortunadamente» la Comisión Europea está manteniendo, con respecto a la mayor de las Antillas, los acuerdos de diálogo político y cooperación, pero, remarcó, «todas las derechas» del Parlamento del viejo continente están intentando eliminarlas.


Esteban Lazo agradeció la actitud de Pineda en la defensa de nuestro país y de «nuestra obra». Y expresó la admiración que siente por la solidaridad demostrada con nuestra Patria, Gobierno y pueblo.

Además, el presidente de la Asamblea llamó la atención sobre la defensa que hace cada día por «nuestra verdad» en un escenario tan hostil como el parlamento europeo, donde un grupo de diputados pide que haya cambios en Cuba y tergiversa todo lo que pasa en el país.

Diálogo con los jóvenes

En otro momento de su agenda el eurodiputado compartió con representantes de las diversas organizaciones pertenecientes a la Unión de Jóvenes Comunistas y les transmitió sus impresiones acerca de la gran campaña de intoxicación que muestran los medios españoles para referirse a la Revolución cubana.

Escuchó desde las voces juveniles cómo se construye el proceso social cubano, hostigado cruelmente por la mayor potencia del mundo, muy cercano geográficamente a esta. Ellos le mostraron la convicción de resistir ante los embates de ese imperio.

De ese diálogo se concretó la propuesta de un debate más abierto con otros jóvenes cubanos participantes en las tareas del enfrentamiento a la COVID-19 o en diferentes sectores de la sociedad. Igualmente se habló de un intercambio entre los dos países con ese sector poblacional.

En diálogo con Granma, Manu Pineda explicó que la imagen mostrada por los medios de prensa en España busca transmitir la sensación de que Cuba está en armas en contra de la Revolución. «Eso ocurre también en el Parlamento europeo. Está recogido en acta, cifras de desaparecidos, de arrestos ilegales y torturas que no existen. Se monta una película de ficción aprovechando que se vive una época en que la realidad es irrelevante. Lo importante es el relato. Cuando se dice una misma mentira muchas veces, aunque la realidad lo desmienta, termina por calar en las emociones de las personas», reconoció.

Afirmó que, en su visita a Cuba, ve a un pueblo formado culturalmente y ello conforma un patrimonio: «El pueblo cubano transmite hospitalidad y un vínculo sólido con su Revolución, incluso desde posiciones críticas», y añadió que este pueblo sabe lo que significaría ser un país subordinado y esclavizado al imperio.

«Hay países en esta región donde ser periodistas o sindicalistas es una actividad de riesgo, donde sí matan simplemente por discrepar con el gobierno. Hablo del caso de Colombia, donde hay centenares de desaparecidos y luego aparecen mutilados», señaló para afirmar que ello parece no importarle a los miembros del parlamento europeo con tendencia de derecha.

«Nosotros hemos pedido infinidad de veces que se establezca un punto sobre la violación de los derechos humanos en Colombia, donde diariamente asesinan a los firmantes de los acuerdos de paz, a los líderes sociales y comunitarios, también a los jóvenes que iniciaron el paro nacional el año pasado. El parlamento europeo da la vuelta a esos problemas porque a la derecha no le importa para nada la violación de los derechos humanos en ninguna parte del mundo. Ellos tienen intereses geoestratégicos y geopolíticos, quieren ser lacayos y lamebotas del imperio estadounidense».

Reconoció que el ejemplo de procesos sociales como Cuba y Venezuela, serán tratados de una manera negativa para que no salgan a la luz pública sus éxitos y avances. «Estoy seguro de que nunca conseguirán sofocarlos. Aquel que encuentra la libertad, ya nunca quiere volver a ser esclavo».

Anunció que en los próximos meses planean realizar un intercambio de solidaridad internacional dedicado a América Latina, porque desean articular a las diferentes organizaciones para las luchas en contra del imperialismo y sus procesos neoliberales.

Otro frente abierto desde el parlamento europeo es en contra de la escalada militar que puede tener su punto álgido en junio del próximo año en Madrid con una asamblea general de la otan, que pretende refundar esa organización. «Queremos impulsar un debate en el que podamos convencer a los pueblos, en el que expliquemos, formemos e informemos sobre lo que significa esa escalada militarista, en esta nueva versión de la guerra fría que impulsa EE. UU., poniendo la diana sobre China y Rusia, y contra todos los gobiernos progresistas del mundo».

¿Quiénes escriben los guiones de las supuestas marchas «pacíficas» en Cuba?

Posted on

Nuevas pruebas confirman presiones para cambio de régimen en Cuba

La Habana, 10 nov (Prensa Latina) La convocatoria a una supuesta marcha pacífica para el día 15 en Cuba responde a intereses extranjeros para un cambio de régimen en el país, según confirman hoy evidencias develadas por la prensa local.

Entre los principales elementos divulgados sobresalen la formación de agentes políticos en el extranjero en cursos organizados por especialistas de Open Society y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), vinculadas a acciones desestabilizadoras contra la nación caribeña.

Un reportaje televisivo presentó la víspera nuevas evidencias sobre la falta de espontaneidad y autenticidad en la convocatoria lanzada semanas atrás y considerada ilícita por las entidades jurídicas cubanas.

El audiovisual mostró imágenes de la visita en 2017 de Ruth Diamint y Laura Tedesco, estudiosas de las fuerzas armadas de países latinoamericanos y profesoras de varios cursos para formar actores políticos, entre ellos, algunos de los gestores de la marcha. Ruth Diamint es especialista en seguridad nacional y cuestiones militares, directora de proyecto de investigación en la Open Society y estudiante de la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Entre 2016 y 2020 ambas académicas organizaron seis eventos dedicados a la transformación política, en particular en Cuba, y el papel de las fuerzas armadas en ese proceso con especial interés en civiles que puedan influenciar a militares.

Así lo confirmaron varios documentos incluidos en la formación y mostrados por el material.

Los talleres fueron impartidos en Estados Unidos, República Dominicana y otros países.

Yunior García y Manuel Cuesta, artífices de la convocatoria para un nuevo intento de desestabilización social, estuvieron en algunas de estas iniciativas. Estas evidencias confirman las alertas de especialistas de diferentes ramas sobre la promoción de una guerra no convencional o golpe blando contra Cuba, aplicando manuales de supuesta lucha no violenta para el cambio de régimen.

Cuba denuncia subordinación de marcha ilícita a intereses subversivos

La Habana, 9 nov (Prensa Latina) Cuba presentó hoy nuevas evidencias sobre la falta de espontaneidad y autenticidad de la convocatoria para una marcha ilícita en el país que obedece al guion de golpe de Estado suave.

El noticiero de la televisión mostró imágenes de la visita en 2017 de Ruth Diamint y Laura Tedesco, politólogas que estudian sobre las fuerzas armadas de países latinoamericanos.

Ruth Diamint es especialista en seguridad nacional y cuestiones militares, directora de proyecto de investigación en la Open Society y estudiante de la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Entre 2016 y 2020 ambas académicas organizaron seis eventos dedicados a la transformación política en Cuba y el papel de las fuerzas armadas en ese proceso.

Los talleres fueron organizados en Miami, Estados Unidos, República Dominicana, entre otros países.

Los planes de estudio comprendían elementos provocadores del cambio de régimen y actuaciones sobre el complejo económico-militar, reveló la televisión nacional.

Yunior García y Manuel Cuesta, artífices de la convocatoria para un nuevo intento de desestabilización social, estuvieron en algunos de estos talleres.

De hecho, ambos participaron en 2018, organizado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), en el proyecto Tiempos de Cambio y el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en Cuba, el cual abordaba posibles escenarios y aliados a futuro.

Fuentes documentales muestran que estos cubanos continuaron su preparación en 2019 en un taller de la Universidad estadounidense de Saint Louis, filial en España, donde recibieron lecciones de Richard Youngs, experto en protestas públicas como método de cambio político, social y económico.

Cuba mostró una hoja de ruta o guía de las politólogas sobre los objetivos que deben perseguir sus alumnos, la cual consideran como un primer borrador para entablar negociaciones con el Gobierno de Cuba.

Estos cursos centran el interés en los civiles y su influencia en los miembros de las fuerzas armadas, subrayó el noticiero.

En este sentido, la televisión nacional mostró imágenes de Yunior García con el primer teniente del Ejército de los Estados Unidos, Alexander Augustine Marceil, quien actualmente es funcionario norteamericano en la isla.

Augustine-Marceil se graduó del Centro de Excelencia de Inteligencia del Ejército en diciembre de 2010 y de la Escuela Especial de Guerra John F. Kennedy como oficial de asuntos civiles en mayo de 2011.

Según documentos oficiales mostrados en televisión, un oficial de asuntos civiles juega un papel de enlace entre el Ejército, las autoridades civiles y las comunidades, específicamente como asesor de los intentos de desestabilización en el país.

Por tal motivo, el noticiero cubano invitó a la población a pensar de forma activa en los verdaderos intereses tras la marcha anticonstitucional programada para el 15 de noviembre próximo.

Sobre este tema, especialistas de diferentes ramas sociales han alertado sobre la Guerra No Convencional o guión de golpe de Estado blando que se intenta aplicar en Cuba siguiendo los parámetros de una supuesta lucha no violenta.

Reiteran ilegalidad de marcha contrarrevolucionaria en Cuba

Radio Habana Cuba

La supuesta marcha pacífica convocada por la contrarrevolución en Cuba es ilegal en tanto persigue derrocar al Gobierno y cambiar el sistema político establecido en la Constitución, refrendada por la mayoría del pueblo.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento, José Luis Toledo dijo que la Carta Magna cubana exige que el ordenamiento jurídico reaccione contra la pretensión de ampararse en el Derecho para realizar actos ilícitos de forma impune.

“Cualquier derecho que sea utilizado con un fin ilícito, para ir en contra del orden constitucional, no tiene validez legal, pues la Constitución no puede amparar actos que se manifiesten contra ella, como se pretende con la marcha contrarrevolucionaria anunciada para el 15 de noviembre”, enfatizó.

En el programa Hacemos Cuba, de la televisión nacional, Toledo comentó que en el mundo, en sentido general, las legislaciones que establecen y reconocen expresamente el derecho de reunión y manifestación lo hacen depender de la licitud y del respeto al orden público.

Agregó que muchos países tienen leyes muy fuertes contra la alteración del orden público, y recordó que en España hay una gran discusión sobre la Ley de seguridad nacional que establece duras sanciones contra quienes incurren en actos ilícitos en las manifestaciones.

Con respecto a la notificación negada de la marcha por las Asambleas Municipales del Poder Popular cubanas, y ratificada por la Fiscalía General de la República, afirmó que la legislación de la isla privilegia una actuación preventiva contra la ocurrencia de hechos ilícitos.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento señaló que en este caso se busca la colaboración ciudadana para evitar la consumación del delito, y la Fiscalía, al desautorizar la pretendida marcha, actuó en consonancia con ese principio.

“El ordenamiento penal cubano refuerza el Estado de Derecho y la protección a los derechos humanos”, apuntó Toledo. (Fuente: PL)

Solidaridad con Cuba desde diferentes partes del mundo

ACN

Desde diferentes partes del mundo llegaron hoy muestras de solidaridad con Cuba, entre ellas, un mensaje solidario del Partido de los Trabajadores de Irlanda.

La misiva, publicada en Cubaminrex, resalta que Estados Unidos continúa con sus intentos de socavar a la Revolución y “las protestas contrarrevolucionarias planificadas para el 15 de noviembre no son más que un ejercicio de propaganda destinado a desacreditar y difundir información engañosa y falsa de que el gobierno no cuenta con el pleno apoyo y confianza de la mayoría de la población.”

Afirma que los enemigos de la Isla fracasarán una vez más y que la mayor de las Antillas ha mostrado en innumerables ocasiones solidaridad internacional a los necesitados, desde ayuda militar al pueblo de Angola hasta apoyo médico durante la pandemia.

Asimismo señala que el 15 de noviembre la Revolución Cubana celebrará el éxito de su campaña de vacunación, la victoria de la medicina y la ciencia cubanas, el regreso de niños completamente vacunados a clases presenciales, la apertura de la nación al turismo internacional y el aniversario 502 de la fundación de La Habana.

De igual manera, la Asociación de Cubanos Residentes en Irlanda «Che Guevara» repudió “a quienes se empeñan en animar el odio entre cubanos e incitan a disturbios sociales y actos violentos que nada tienen que ver con la legítima expresión de nuestras preocupaciones e insatisfacciones”.

Jamás de quienes alientan el bloqueo y la agresión podrán venir soluciones a nuestros problemas, aseveraron sus miembros.

Reafirmaron la condena a esta unilateral política de Estados Unidos contra el pueblo antillano y exigieron su cese, comenzando por reanudar los servicios consulares en La Habana.

Y desde la sede de la embajada de la Isla en Damasco se realizó en el día de hoy la inauguración de la Jornada de Solidaridad con Cuba y en contra del bloqueo, la cual se extenderá hasta el día 15, publica el sitio web de la Cancillería.

A la actividad asistieron parlamentarios, funcionarios, académicos y profesionales sirios graduados en universidades cubanas, así como el escritor, activista, politólogo y profesor australiano Tim Anderson.

Los participantes agradecieron el ejemplo de solidaridad que representa Cuba para el mundo y en particular para el pueblo sirio.

«A la comunidad internacional»: personalidades de todo el mundo denuncian que Washington está organizando la desestabilización de Cuba (+Italiano)

Posted on

A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

Estados Unidos mantiene contra Cuba un bloqueo por más de sesenta años. Desde la década de los noventa del siglo pasado, Washington dictó una serie de leyes que lo endurecieron aún más, tratando de cerrarle posibilidades para la compra de alimentos, buscando doblegar a su pueblo por hambre.

Tan solo el gobierno de Donald Trump emitió 243 medidas que afectan mucho más a la economía de Cuba, buena parte de ellas durante la pandemia del Covid-19. Ellas siguen vigentes con el gobierno de Joe Biden.

El objetivo no ha cambiado: asfixiar a la economía cubana y provocar sufrimientos a su población para que se revuelva en contra del gobierno revolucionario.

Washington ha desoído con arrogancia la condena anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que exige poner fin a este inhumano procedimiento.

Paralelamente, desde hace décadas el gobierno estadounidense viene invirtiendo millones de dólares en la creación de “disidentes”, de “opositores”, de todo tipo, irrelevantes al interior de Cuba pero enaltecidos por la prensa internacional con el propósito de dañar la imagen de la revolución y así fundamentar la aplicación del criminal bloqueo.

Con ello también busca el aislamiento de Cuba, siendo uno de los objetivos primordiales el que la Unión Europea rompa sus relaciones. Sin ocultarlo, asigna millones de dólares para promocionar la subversión interna, llamando a la desobediencia civil, la anarquía y el caos, con el único fin de acabar con el actual sistema político e instaurar uno que responda a sus únicos intereses.


Nada le importan a Washington los inmensos logros de la revolución en materia científica que, entre otros, logrará que dentro de pocas semanas Cuba sea el primer país del mundo con toda su población vacunada contra el Covid-19, y con vacunas propias. Aunque Washington hizo hasta lo imposible para que Cuba no pudiera adquirir ni jeringuillas con las cuales aplicarlas.

Washington, además de contar con la complicidad de la gran prensa corporativa, también se apoya en individuos que desde la Florida, principalmente, arman campañas que llaman a salir a la calle a protestar violentamente con el fin de derrocar al gobierno.

Al interior del país, sujetos que se sienten respaldados y protegidos por Washington, usando como bandera la difícil situación económica debido al bloqueo (situación aumentada por el Covid,como en todas las otras naciones), llaman a manifestaciones subversivas.

Lo hacen sin importarles las leyes vigentes que prohíben todo atentado al sistema político vigente, como es lógico en todos los estados del mundo. Y mucho más cuando es incitado por una potencia extranjera.

Nosotros, que a continuación firmamos, llamamos una vez más al gobierno de Estados Unidos a que cese el inhumano bloqueo contra Cuba, y a que detenga sus tentativas de desestabilizar a una nación que en ningún momento ha realizado acciones contra su seguridad; que mucho menos se ha inmiscuido en sus asuntos internos, ni llamando a la ciudadanía estadounidense a que subvierta el orden establecido, a pesar de los múltiples y graves problemas sociales internos que tiene esta potencia mundial.

10 de noviembre del 2021.

A iniciativa de Ignacio Ramonet, periodista, España; Hernando Calvo Ospina, escritor, Francia; Atilio Borón, sociólogo, Argentina y de Fernando Buen Abad, filósofo, México,

Firmamos:

Dilma Roussef, ex presidente de Brasil.

Rafaél Correa, ex presidente de Ecuador.

José Manuel Zelaya, ex presidente de Honduras.

Ernesto Samper Pizano, ex presidente de Colombia.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, Argentina.

Martín Almada, Premio Nobel Alternativo, Paraguay.

Pablo González Casanova, Premio UNESCO, México.

Alfred de Zayas, experto independiente ONU, EEUU.

Jean Ziegler, ex Relator Especial, ONU, Suiza.

César Luis Menotti, ex entrenador selección de futbol de Argentina.

Monseñor Jacques Gaillot, Francia.

Leonardo Boff, teólogo de la liberación, Brasil.

Marcelo Barros, monje benedictino, Brasil.

Heinz Bierbaum, euroditado, presidente Partido de la Izquierda Europea, Alemania.

Maite Mola, eurodiputada, vicepresidenta Partido de la Izquierda Europea, España.

Manu Pineda, eurodiputado, España.

Yeidckol Polevnsky, Cámara de Diputados, México.

Héctor Díaz-Polanco, diputado, ciudad de México, México.

Bert Anciaux, senador, Bélgica.

Carlo Sommaruga, senador, Suiza.

María de Lourdes Santiago, senadora, Puerto Rico.

François-Michel Lambert, diputado, Francia.

André Chassaigne, diputado, Francia.

Miguel Mejía, ministro, República Dominicana.

Juan E. Romero, diputado Asamblea Nacional, Venezuela.

Michele de Col, consejal de Venecia, Italia.

Dmitrij Palagi, consejal de Florencia, Italia.

Thanasis Petrakos, cοnsejero Regional, Grecia.

José Agualsaca Legislador, Ecuador.

Costas Isychos, ex ministro alterno de defensa , ex diputado, Grecia.

Dimitris Stratoulis, ex diputado, ex ministro, Grecia.

Nandia Valavani, ex viceministra de Finanzas y ex diputada, Grecia.

Olivio Dutra, ex ministro, Brasil.

Paulo Vanucchi, ex ministro, Brasil.

Juan Ramón Quintana, ex ministro, Bolivia.

Paolo Ferrero, ex ministro, Italia.

Ricardo Patiño, ex ministro, Ecuador.

Galo Chiriboga, ex fiscal, Ecuador.

Gabriela Rivadeneira, ex presidente Asamblea Nacional, Ecuador.

Piedad Córdoba, ex senadora, Colombia.

Giovanni Russo Spena, ex senador, Italia.

Leonardo Caponi, ex senador, Italia.

Eleonora Forenza, ex diputada europea, Italia.

Juliana Isabel Marino, ex embajadora, Argentina.

Rosa Rinaldi, ex vicepresidente, Provincia de Roma, Italia.

Blanca Flor Bonilla, ex diputada, El Salvador.

Kenarik boujikian, ex juez del TJ-SP, Brasil.

Carlos Viteri, ex diputado, Ecuador.

Fidel Narváez, diplomático, Ecuador.

Juan Carlos Monedero, Partido Podemos, España.

Joao Pedro Stedile, Movimiento de los Sin Tierra, Brasil.

Tania Díaz González, diputada y Vicepresidenta de Comunicación del PSUV, Venezuela.

Mauricio Acerbo, secretario nacional Refundación Comunista, Italia. Marco Consolo, relaciones internacionales Refundación Comunista, Italia.

Andrea Ferroni, coordinador nacional Juventud Comunista, Italia.

Izquierda Unida, España.

Partido Comunista de España.

Partido Comunista de los Pueblos de España.

Partido Comunista de España (m-l).

Ruben Suarez Ciria, Frente Amplio, Uruguay.

Lois López Leoira, Internacional antiimperialista de los pueblos, Argentina.

Ana Valentino, Movimiento Octubres, Argentina.

Manuel Bertoldi, Frente Patria Grande, Argentina.

Franco Zunino, presidente ARCI, Savona, Italia.

José Escoda, Frente Socialista, Puerto Rico.

Oscar Bonilla, Acción Política, Ecuador.

Cristian Armando, Fundación Sueños Colectivos, Argentina.

Ricardo Ulcuango, dirigente indígena, Ecuador.

Kanelis Giorgos, Vicesecretario Centro Laboral Kalamata , Grecia.

Pratis Dimitris, Sindicato DOY Mesinias, Grecia.

Fernando Cardozo, CTA Autónoma, Argentina.

Mariano Ciafardini, Partido Solidario, Argentina.

Chico Buarque, músico, Brasil.

Willie Toledo, actor, España.

Norman Briski, actor, Argentina.

Chabela Rodríguez, cantora, Puerto Rico.

Daniel Devita, músico, Argentina.

Chico Díaz, actor, Brasil.

Takis Vamvakidis, actor, Grecia.

Pierre Carles, cineasta, Francia.

Adorno Martín, director de Cine, Argentina.

Tania Hermida, cineasta, Ecuador.

Ricardo Kiko Cerone, director teatral, Argentina.

Enrique Dacal, director teatral, Argentina.

Jorge Falcone, documentalista, Argentina.

Paula Ferré, trovadora. Argentina.

Fabián Bertero, músico, Argentina.

Facundo Jofre, trovador, Argentina.

Solimar Ortíz Jusino, poeta, Puerto Rico.

William Pérez Vega, Poetas en Marcha, Puerto Rico.

Juan Camacho, poeta, Puerto Rico.

Francis Combes, poeta, Francia.

Raúl Zurita, poeta, Chile.

Jaime Svart , poeta, Chile/Grecia.

Mauricio Vidales, poeta, Colombia.

Manuel Santos Iñurrieta, dramaturgo, Argentina.

Cachito Vera, gestor cultural, Ecuador.

Pablo Guayasamin, gestor cultural, Ecuador.

Techi Cusmanich, gestora cultural, Paraguay.

Javier Etayo, humorista, Pais Vasco.

Pilar Bustos, artista, Ecuador.

María Centeno, artista, Venezuela.

Martha Moreleon, artista, México/Grecia.

Pavel Eguez, pintor, Ecuador.

Ilonka Vargas, artista, Ecuador.

Loukia Konstantinou, Centro Cultural “Nuestra América, Grecia.

Fernando Morais, escritor, Brasil.

Frei Betto, escritor, Brasil.

Luis Britto García, escritor, Venezuela.

Michel Collon, escritor, Bélgica.

Panagiotis Maniatis, escritor, Grecia.

Argentina Chiriboga, escritora, Ecuador.

Vicente Battista, escritor, Argentina.

Τasos Kantaras, escritor, Grecia.

Galo Mora, escritor, Ecuador.

José Regato, escritor, Ecuador.

Jenny Londoño, escritora, Ecuador.

Patricia Villegas, Presidenta Telesur, Venezuela.

Wafi Ibrahim, periodista, Líbano.

Manuel Cabieses, periodista, Chile.

Stella Calloni, periodista, Argentina.

Mario Silva, periodista, Venezuela.

Gustavo Veiga, periodista, Argentina.

Maxime Vivas, periodista, Fracia.

Cathy Dos Santos, periodista, Francia.

Pascual Serrano, periodista. España.

Geraldina Colotti, periodista, Italia.

Orlando Pérez, periodista, Ecuador.

Carlos Aznárez, periodista, Argentina.

Ivano Iogna Prat, periodista, Luxemburgo.

Mery Kampouraki, periodista, Grecia.

Maria Kaliva, periodista, Grecia.

Daniele Biacchessi, periodista, Italia.

Juan Carlos Espinal, periodista, Repúlica Dominicana.

Ascanio Bernardeschi, periodista, Italia.

Kintto Lucas, periodista, Ecuador.

Telma Luzzani, periodista, Argentina.

José Manzaneda, Cuba Información, España.

Jorge Elbaum, periodista, Argentina.

Fabrizio Casari, periodista, Italia.

Sandra Russo, periodista, Argentina.

Omar Ospina, periodista, Ecuador.

Sally Burch, periodista, Ecuador.

Xavier Lasso, periodista, Ecuador.

Elaine Tavares, periodista, Brasil.

Mabel Elina Cury, periodista, Argentina.

Horacio Finoli, periodista, Argentina.

Patricia Latour, periodista, Francia.

Fernando Arellano Ortiz, periodista, Colombia.

Vaquelis Gonatas, Red Solid@ria, Grecia.

Beinusz Smukler, Asociación Americana de Juristas, EEUU.

Carol Proner, jurista, Brasil.

Eduardo “Tuto” Villanueva, abogado, Puerto Rico.

Wilma Reverón Collazo, abogada, Puerto Rico.

Paul-Emile Dupret, jurista, Bélgica.

Carmen Diniz, jurista, Brasil.

Yiannis Rachiotis, abogado, Grecia.

Geovy Jaramillo, abogado, Ecuador.

Gianluca Schiavon, jurista, Italia.

Héctor Ortega, abogado, España.

Karla Díaz Martínez, abogada, Chile.

Glenna Cabello, politóloga, Venezuela.

Gianni Vattimo, filósofo, Italia.

Graciela Ramirez, activista, Argentina.

Milagros Rivera, dirigente social, Puerto Rico.

Irene León, socióloga, Ecuador.

Paul Estrade, catedrático, Francia.

Paula Klachko, socióloga, Argentina.

Arantxa Tirado, politóloga, España.

Pasquale Voza, catedrático, Italia.

Angelo Baracca, catedrático, Italia.

Francisco Sierra Caballero, catedrático, España.

Ana Esther Ceceña, catedrática, Mexico.

Waldir Rampinelli, catedrático, Brasil.

Nildo Domingos, catedrático, Brasil.

Emilio H. Taddei, catedrático, Argentina.

Ioannis Kouzis , catedrático, Grecia.

Juan Torres López, catedrático, España.

Andrea Vento, docente, Italia.

Themis Tzimas , catedrático, Grecia.

Dimitris Katsonis, catedrático, Grecia.

Gonzalo Perera, matemático, Uruguay.

Rosella Franconi, biotecnóloga, Italia.

Fabrizio Chiodo, científico, Italia.

Clóvis Cavalcanti, economista ecológico, Brasil.

Rosella Franconi, investigadora, Italia.

Gilberto López y Rivas, antropólogo, Mexico.

Alicia Castellanos, antropóloga, Mexico.

Tiziano Tussi, Comité Científico CESPI, Italia.

Giovanna Di Matteo, geógrafa, Italia.

Luis E. Wainer, sociólogo, Argentina.

David Chávez, sociólogo, Ecuador.

Juan Paz y Miño, historiador, Ecuador.

Eirini Nedelkou, arquitecta, Grecia.

Mario Della Rocca, investigador, Argentina.

Erika Silva, socióloga, Ecuador.

Julio Peña y Lillo sociólogo, Ecuador.

María Fernanda Barreto, investigadora, Venezuela.

Nelson Rolim de Moura, editor, Brasil.

Pedro Páez, economista, Ecuador.

Miguel Ruiz, economista, Ecuador.

Ricardo Sánchez, economista, Ecuador.

Melania Mora, economista, Ecuador.

Cristian Orosco, economista, Ecuador.

Mario Ramos, sociólogo, Ecuador.

Alessandro Fanetti, investigador, Italia.

Rafael Quintero, sociólogo, Ecuador.

Movimiento Estatal de Solidaridad con Cuba, España.

MediCuba, España.

Sodepaz, España.

Samuel Wanitsch, coordinación Asociación Suiza-Cuba.

Marco Papacci, presidente Asociación Italia-Cuba.

Didier Philippe, presidente Asociación Francia-Cuba.

Victor Fernández, presidente Cuba Cooperación, Francia.

Didier Lalande, presidente Asociación Cuba Linda, Francia.

Charly Bouhana, presidente Asociación Cuba Sí Francia.

Roberto Casella, Circulo Granma Italia-cuba.

Anna Serena Bartolucci presidente AsiCuba, Italia.

ALLA COMUNITÀ INTERNAZIONALE

Gli Stati Uniti mantengono contro Cuba un “bloqueo” da più di sessanta anni. A partire dagli anni ’90 del secolo passato, Washington ha emanato una serie di leggi che lo rendono ancora più duro, cercando di impedire la possibilità di acquistare alimenti, cercando di piegare il popolo cubano per fame.

Solo il governo di Donald Trump ha emanato 243 misure, buona parte di esse durante la pandemia da Covid-19, che colpiscono ancor più duramente l’economia cubana. Queste misure sono rimaste in vigore con il governo di Joe Biden.

L’obiettivo non è cambiato: soffocare l’economia cubana e provocare sofferenze alla sua popolazione affinché si ribelli contro il governo rivoluzionario.

Washington ha ignorato con arroganza l’annuale condanna dell’Assemblea Generale delle Nazioni Unite, che esige di porre fine a questo disumano procedimento.

Parallelamente, da decenni il governo degli Stati Uniti sta investendo milioni di dollari nella creazione di «dissidenti», di «oppositori» di tutti i tipi, irrilevanti all’interno di Cuba ,ma che però vengono elogiati dalla stampa internazionale, allo scopo di danneggiare l’immagine della rivoluzione e così legittimare l’applicazione del criminale “bloqueo.”

In tal modo si cerca anche l’isolamento di Cuba, essendo uno degli obiettivi primari, quello che l’Unione Europea rompa le sue relazioni con Cuba.

Senza nasconderlo il governo statunitense, stanzia milioni di dollari per promuovere la sovversione interna, invocando la disobbedienza civile, l’anarchia e il caos, con l’ unico scopo di porre fine all’attuale sistema politico e stabilirne uno che corrisponda ai propri e unici interessi.

A Washington non importa nulla degli immensi risultati ottenuti dalla rivoluzione in campo scientifico; tra l’altro Cuba, entro poche settimane, sarà il primo paese al mondo con tutta la sua popolazione vaccinata contro il Covid-19 e tramite propri vaccini, sebbene Washington ha fatto tutto il possibile affinché Cuba non potesse acquisire nessuna siringa con cui iniettarli.

Washington, oltre ad avere la complicità della stampa corporativa, si affida anche a persone provenienti dalla Florida, principalmente per organizzare campagne che invitano a scendere in strada per protestare violentemente al fine di rovesciare il governo.

All’interno del Paese, soggetti che si sentono sostenuti e protetti da Washington, usando come bandiera la difficile situazione economica dovuta al bloqueo (situazione aggravata dal Covid, come in tutte le altre nazioni), invitano a manifestazioni sovversive.

Lo fanno senza curarsi delle leggi vigenti che vietano qualsiasi attentato contro il sistema politico vigente, come è logico in tutti gli stati del mondo. Ed è molto più grave quando tutto questo è sostenuto da una potenza straniera.

Noi, firmatari, chiediamo ancora una volta al governo degli Stati Uniti di porre fine al disumano bloqueo contro Cuba e di fermare i suoi tentativi di destabilizzare una nazione che in nessun momento ha realizzato azioni contro la sua sicurezza; che ancor meno si è immischiata negli affari interni degli USA o ha invitato la cittadinanza statunitense a sovvertire l’ordine costituito, nonostante i molteplici e gravi problemi sociali interni che ha questa potenza mondiale.

10 di novembre 2021

Per la iniziativa di Ignacio Ramonet, giornalista Spagna; Hernando Calvo Ospina scrittore, Francia; Atilio Boron, sociologo, Argentina e di Fernando Buen Abad, filosofo, Messico,

Firmiamo:

Dilma Roussef, Ex-presidente del Brasile. Rafaél Correa, ex-presidente dell’Equador.

José Manuel Zelaya, ex-presidente dell’Honduras. Ernesto Samper Pizano, ex-presidente della Colombia.

Adolfo Pérez Esquivel, Argentina. Premio Nobel per la pace.

Martín Almada, Premio Nobel Alternativo Paraguay. Pablo González Casanova, Premio UNESCO, Messico. Alfred de Zayas, esperto indipendente ONU, EEUU. Jean Ziegler, ex-relatore Speciale, ONU, Svizzera.

César Luis Menotti, ex-allenatore della nazionale Argentina di calcio. Monsignore Jacques Gaillot, Francia.

Leonardo Boff, teologo della teologia della Liberazione, Brasile. Marcelo Barros, monaco benedettino Brasile.

Heinz Bierbaum, eurodeputato, presidente Partito della Sinistra Europea, Germania.

Maite Mola, eurodeputata, vicepresidente Partito della Sinistra Europea Spagna.

Manu Pineda, eurodeputato, Spagna.

Yeidckol Polevnsky, Camera dei Deputati, Messico.

Héctor Díaz-Polanco, deputato Citta’ del Messico, Messico. Bert Anciaux, senatore del Belgio.

Carlo Sommaruga, senatore Svizzera. François-Michel Lambert, deputato, Francia. André Chassaigne, deputato, Francia.

María de Lourdes Santiago, senatrice, Porto Rico. Miguel Mejía, Ministro, República Dominicana.

Juan E. Romero, deputato Assemblea Nazionale, Venezuela. Michele de Col, consiliere comunale Venezia, Italia.

Dmitrij Palagi, consiliere comunale Firenze, Italia.

Thanasis Petrakos, consiliere Regionale, Grecia José Agualsaca, legislatore, Equador

Costas Isychos, ex-deputato e ex-ministro, Grecia. Dimitris Stratoulis, ex-deputato e ex-ministro Grecia.

Nandia Valavani, ex-vice ministra delle finanze de ex deputata, Grecia. Paulo Vanucchi, ex-ministro Brasile.

Olivio Dutra, ex-ministro, Brasile.

Juan Ramón Quintana, ex-ministro, Bolivia. Paolo Ferrero, ex-ministro, Italia.

Ricardo Patiño, ex-ministro, Ecuador. Galo Chiriboga, ex-fiscalista, Equador.

Gabriela Rivadeneira, ex-presidente Assemblea nazionale, Equador Piedad Córdoba, ex-senatrice, Colombia.

Giovanni Russo Spena, ex-senatore, Italia. Leonardo Caponi, ex-senatore Italia.

Eleonora Forenza, ex-deputata europea, Italia. Juliana Isabel Marino, ex-ambasciatore, Argentina.

Rosa Rinaldi, ex-vicepresidente, Provincia de Roma, Italia. Blanca Flor Bonilla, ex-deputata, El Salvador.

Kenarik boujikian, ex-giudice del TJ-SP Brasile Carlos Viteri, ex-deputato Equador.

Fidel Narváez, diplomatico, Equador.

Juan Carlos Monedero, Partido Podemos, Spagna.

Joao Pedro Stedile, Movimento dei Senza Terra, Brasile.

Tania Díaz González, deputata e vicepresidenta per la comunicazione del PSUV, Venezuela.

Mauricio Acerbo, segretario nazionale Rifondazione comunista, Italia. Marco Consolo, relazioni internazionali Rifondazione comunista, Italia. Andrea Ferroni, Coordinatore nazionale della gioventu’ comunista, Italia.

Sinistra Unita, Spagna. Partito Comunista, Spagna.

Partito comunista dei Popoli, Spagna. Partito comunista (m-l), Spagna.

Ruben Suarez Ciria, Fronte ampio, Uruguay.

Lois López Leoira, Internazionale antiimperialista dei popoli, Argentina. Ana Valentino, Movimento Octubres, Argentina.

Manuel Bertoldi, Fronte Patria Grande, Argentina. Franco Zunino, Presidente ARCI, Savona, Italia.

José Escoda, Fronte Socialista, Porto Rico. Oscar Bonilla, Azione Politica, Equador.

Cristian Armando, Fondazione sogni collettivi, Argentina. Ricardo Ulcuango, dirigente indigena, Equador.

Kanelis Giorgos, vicesegretario centro di lavoro Kalamata, Grecia. Pratis Dimitris, sindacato Doy Mesinias, Grecia.

Fernando Cardozo, CTA Autónoma, Argentina. Mariano Ciafardini, Partito Solidario, Argentina.

Chico Buarque, musicista, Brasile. Willie Toledo, attore, Spagna.

Norman Briski, attore, Argentina. Chabela Rodríguez, cantante, Porto Rico. Daniel Devita, musicista, Argentina.

Chico Díaz, attore Brasile.

Takis Vamvakidis, attore, Grecia. Pierre Carles, regista, Francia.

Adorno Martín, regista, Argentina. Tania Hermida, regista, Equador.

Ricardo Kiko Cerone, direttore di teatro, Argentina. Enrique Dacal, direttore di teatro, Argentina.

Jorge Falcone, documentarista, Argentina. Paula Ferré, trovatore, Argentina.

Fabián Bertero, musicista, Argentina. Facundo Jofre, trovatore, Argentina. Solimar Ortíz Jusino, poeta, Porto Rico.

William Pérez Vega, Poeta in Marcia. Porto Rico. Juan Camacho, poeta, Porto Rico.

Francis Combes, poeta, Francia. Raúl Zurita, poeta, Chile.

Jaime Svart, poeta Cile/ Grecia

Manuel Santos Iñurrieta, drammaturgo, Argentina. Pablo Guayasamin, responsabile culturale, Equador. Techi Cusmanich, responsabile culturale, Grecia.

Pilar Bustos, artista Equador. Javier Etayo, comico, Paesi Baschi. María Centeno, artista, Venezuela.

Martha Moreleon, artista Messico/Grecia. Pavel Eguez, pittore, Equador.

Mauricio Vidales, poeta, Colombia.

Cachito Vera, responsabile culturale Equador Ilonka Vargas, artista Equador

Loukia Konstantinou, Centro culturale “ Nostra America” Grecia

Fernando Morais, scrittore Brasile. Frei Betto, scrittore, Brasile.

Luis Britto García, scrittore, Venezuela. Michel Collon, scrittore, Belgio.

Panagiotis Maniatis, scrittore, Grecia. Argentina Chiriboga, scrittrice, Equador. Vicente Battista, scrittore, Argentina.

Τasos Kantaras, scrittore Grecia.

Galo Mora, scrittore, Equador. José Regato, scrittore, Equador.

Jenny Londoño, scrittrice, Equador.

Patricia Villegas, presidenta Telesur, Venezuela. Wafi Ibrahim, giornalista, Libano.

Manuel Cabieses, giornalista, Chile.

Stella Calloni, giornalista, Argentina. Mario Silva, giornalista, Venezuela. Gustavo Veiga, giornalista, Argentina. Maxime Vivas, giornalista, Francia.

Cathy Dos Santos, giornalista, Francia. Pascual Serrano, giornalista, Spagna.

Geraldina Colotti, giornalista, Italia. Orlando Pérez, giornalista, Equador. Carlos Aznárez, giornalista, Argentina. Ivano Iogna Prat, giornalista, lussemburgo. Mery Kampouraki, giornalista, Grecia.

Maria Kaliva, giornalista, Grecia. Daniele Biacchessi, giornalista, Italia.

Juan Carlos Espinal, giornalista, Repubblica Dominicana. Ascanio Bernardeschi, giornalista, Italia.

Kintto Lucas, giornalista, Equador. Telma Luzzani, giornalista, Argentina.

José Manzaneda, Cubainformazione, Spagna. Jorge Elbaum, giornalista, Argentina.

Fabrizio Casari, giornalista, Italia. Sandra Russo, giornalista, Argentina. Omar Ospina, giornalista, Equador. Sally Burch, giornalista, Equador.

Xavier Lasso, giornalista, Equador. Elaine Tavares, giornalista, Brasile.

Mabel Elina Cury, giornalista, Argentina. Horacio Finoli, giornalista, Argentina.

Patricia Latour, giornalista, Francia.

Fernando Arellano Ortiz, giornalista, Colombia. Vaquelis Gonatas, Retesolidaria, Grecia.

Beinusz Smukler, Associazione americana dei giuristi, EEUU. Carol Proner, giurista, Brasile.

Eduardo “Tuto” Villanueva, avvocato, Porto Rico. Wilma Reverón Collazo, avvocatessa, Porto Rico. Paul-Emile Dupret, giurista,Bélgio.

Carmen Diniz, giurista, Brasile. Yiannis Rachiotis, avvocato, Grecia. Geovy Jaramillo, avvocato, Equador. Gianluca Schiavon, giurista, Italia.

Héctor Ortega, avvocato, Spagna.

Karla Díaz Martínez, avvocatessa, Chile.

Glenna Cabello, politóloga, Venezuela. Gianni Vattimo, filosofo, Italia.

Graciela Ramirez, attivista, Argentina. Milagros Rivera, dirigente sociale, Porto Rico. Irene León, sociologa, Equador.

Paul Estrade, cattedratico, Francia. Paula Klachko, sociologo, Argentina.

Themis Tzimas cattedratico, Grecia. Dimitris Katsonis, cattedratico, Grecia. Pasquale Voza, cattedratico, Italia.

Angelo Baracca, cattedratico, Italia.

Francisco Sierra Caballero, cattedratico, España. Ana Esther Ceceña, cattedrática, Mexico.

Waldir Rampinelli, cattedratico, Brasil. Nildo Domingos, cattedratico, Brasil Emilio H. Taddei, cattedratico, Argentina. Ioannis Kouzis, cattedratico Grecia.

Juan Torres López, cattedratico Spagna. Andrea Vento, docente, Italia.

Gonzalo Perera, matematico, Uruguay.

Rosella Franconi, Ricercatrice Istituto Enea, Italia. Fabrizio Chiodo, scientifico, Italia.

Clóvis Cavalcanti, economista ecológico, Brasil. Gilberto López y Rivas, antropólogo, Mexico.

Alicia Castellanos, antropóloga, Mexico. Tiziano Tussi, Comitato scientifico Cespi, Italia. Giovanna Di Matteo, geografa, Italia.

Luis E. Wainer, sociologo, Argentina. David Chávez, sociologo, Equador.

Juan Paz y Miño, storico, Equador. Eirini Nedelkou, architetto, Grecia.

Mario Della Rocca, ricercatore, Argentina.

Erika Silva, sociologo, Equador.

Julio Peña y Lillo, sociologo, Equador.

María Fernanda Barreto, ricercatrice, Venezuela. Nelson Rolim de Moura, editore, Brasile.

Pedro Páez, economista, Equador. Miguel Ruiz, economista, Equador. Ricardo Sánchez, economista, Equador. Melania Mora, economista, Equador.

Cristian Orosco, economista, Equador. Mario Ramos, sociologo, Equador.

Alessandro Fanetti, ricercatore, Italia. Arantxa Tirado, politóloga, España.

Rafael Quintero, sociologo, Equador.

Movimento Statale di Solidarieta’ con Cuba, Spegna. Medicuba, Spagna.

Sodepaz, Spagna.

Samuel Wanitsch, coordinatore Svizzera-Cuba.

Marco Papacci, presidente Associazione nazionale Italia-Cuba. Didier Philippe, presidente Associazione Francia-Cuba.

Victor Fernandez, presidente Cuba Cooperazione, Francia. Didier Lalande, presidente Associazione Cuba Linda, Francia. Charly Bouhana, presidente Associazione Cuba Sí Francia.

Roberto Casella, Circolo Granma Italia-cuba. Anna Serena Bartolucci presidente AsiCuba, Italia.

Cuba Biden: expresión de una política antipolítica

Posted on

Casi siete meses después de asumir la presidencia, Biden mantiene vigentes las 243 medidas coercitivas adoptadas durante el mandato de Donald Trump. Foto: Prensa Latina

Por.Erasmo Rodríguez Sánchez

Con la división de la sociedad en clases se complejizó la vida de los hombres por cuanto en lo adelante todo estuvo permeado por una palabra que, aunque a veces es solo del argot de los académicos y los investigadores, está más al alcance de los humanos de lo que nos imaginamos: en realidad la política es transversal a toda la actividad que el hombre realiza.


Por tanto, el ilustre presidente de los Estados Unidos, Joseph Robinette “Joe” Biden, como todos los mortales no ha estado exento de caer en las garras de la política.
De este modo es graduado de la Academia Archmere en Claymont, Delaware, 1961, y en Historia y Ciencias Políticas por la Universidad de Delaware en 1965.
Para esa fecha, el señor Biden tenía tan solo 23 años y comenzaba a tener el bagaje de un futuro hombre de política en la nación norteamericana.
Su desempeño se puede ver con diferentes funciones y tareas en adelante en el mandato de los presidentes William «Bill» Jefferson Clinton, George Walker Bush y en el de Barack Hussein Obama. Este último lo llegó a condecorar con la Medalla Presidencia de la Libertad.
Luego de una enconada batalla política con el líder inmobiliario Donald John Trump, llegó a la Casa Blanca. Es decir, estamos en presencia de todo un coloso de la política, un maestro de la política.
Sin embargo, desde las fauces del país que gobierna se diseñan planes desestabilizadores contra Cuba, al estilo de los golpes blandos con el que ribetearon las tristemente célebres Revoluciones de colores y le dieron el tiro de gracia al socialismo en Europa de Este.
No les bastó con convertir en patio a los países exsocialistas en esta región del planeta y lanzaron una escalada agresiva contra todas aquellas naciones que vieron como obstáculo a sus pretensiones globales.
Entonces, la poderosa maquinaria de guerra no convencional fue lanzada hacia Libia, Siria, Venezuela, Bielorrusia, Ucrania; una y otra vez, sin importarles las muertes que provocan las guerras intestinas que crean.
Ahora, los sistemas de alta tecnología de la Internet profunda, tratan de socavar las bases históricas, culturales y políticas ideológicas de la nación cubana; tratan de colocar una cuña donde yace el dolor en la población por la pérdida de familiares en una lucha sin cuartel contra la covid-19; en las carencias propias de un bloqueo que es inamisible en la política de un Estado como el norteamericano que conquistó su libertad con el filo de sus bayonetas: entonces una empresa justa, una sabia política de los padres fundadores de esa nación, una correcta política.
No la política de la antipolítica que oferta el gobierno de Biden, con su irrespetuosa propuesta de ofrecer vacunas a Cuba por dudar de la competencia de nuestro Gobierno revolucionario: uno de los Gobiernos más humanos que la humanidad haya podido ver en la larga historia de la política.
Una adecuada política sería eliminar el férreo bloqueo económico, financiero y comercial que tienen contra la Isla.
Sería una adecuada política que nos facilitara la venta de insumos para combatir la Covid-19, con el que no solo se beneficiaría el pueblo de Cuba sino también los norteamericanos por cuanto los cubanos no nos caracterizan el rencor.
Esa es una buena política donde el rencor no impera.
Pero, desgraciadamente el ilustre presidente de los Estados Unidos Joseph Robinette “Joe” Biden, no se ha percatado que tal vez los estudios realizados en Historia y Ciencias Políticas en la Universidad de Delaware en la década de 60 del siglo pasado, no se ajustan a la nueva dinámica del mundo del siglo XXI, en el que la supervivencia de la especie es un tema más importantes que el de la otrora lucha contra el comunismo.
Y quizás, la Covid-19 sea tan solo el borde delantero de otras de las grandes crisis por las que ha pasado la civilización, devastadoras, demoledoras a su paso de unos de los logros más sublimes de la naturaleza: el ser humano.
Es hora del imperio del sentido común, de las buenas prácticas en todos los sentidos; es hora de la solidaridad humana, de compartir hasta el dolor, porque los humanos duelen igual, independientemente, del lugar que sean, del país que sea, de la cultura, religión o partido político del que sea.
La Covid-19 no hace distinción: las víctimas duelen porque somos humanos.
Causa indignación escuchar a Biden, decir lo que dice de Cuba: no hay duda, su actitud es expresión de una política antipolítica.