EE.UU.

Cadal: La ONG obsesionada con Cuba y financiada con aportes de Estados Unidos

Posted on

Cadal es una fundación que está obsesionada con Cuba y la caída de su modelo socialista. Su activismo va dirigido a potenciar el llamado 15-N. No es una ONG anticastrista con sede en Miami, ni una surgida en España, el país donde se realizará la mayor cantidad de actos el lunes 15 de noviembre contra el gobierno de la isla.

Opera desde la calle Basabilvaso 1350, en CABA, a una cuadra de Plaza Retiro. Es una organización civil creada el 6 de mayo de 2003 durante la presidencia de Eduardo Duhalde que creció gracias a considerables aportes económicos provenientes de Estados Unidos. Sus fondos, declarados por el propio Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), han sido pagados por el Departamento de Estado, la NED, la Red Atlas Network, el Directorio Democrático Cubano y otras ONG con una visión unidireccional del mundo: la que abre los ojos solo para ver lo que ocurre en los países que no se someten a las políticas de Washington.

A lo largo de sus casi 19 años de existencia no cambió casi nada su obstinada prédica anticubana. En 2012 – cuando Página/12 publicó la primera nota sobre esta fundación – llevaba editados dieciséis libros. Nueve habían sido escritos con denuncias contra La Habana. En 2021 lleva organizados veintidós eventos virtuales, de los cuales quince fueron sobre Cuba. El 21 de enero arrancaron con uno titulado: ¿Es la Celac un organismo regional creado para avalar el autoritarismo? Cadal se respondía sola: “Es decir, vale igual una democracia como la de Costa Rica, Chile y Uruguay que una autocracia como la de Venezuela y una dictadura de partido único como Cuba”.


Siguieron haciéndose preguntas el 16 de febrero en una segunda conferencia: “¿Hasta cuándo la criminalización de la libertad de asociación, expresión y reunión en Cuba?” “¿Hasta cuándo los derechos fundamentales serán considerados delitos en Cuba?”

El 7 de abril convocaron al foro “Cuba, un país sin libertad de expresión”. En meses sucesivos siguieron con “Experiencias y desafíos del relevamiento de datos en Cuba”; “Diásporas en América Latina: Cuba y Venezuela”; “La izquierda democrática y los derechos humanos en Cuba”. Tampoco estuvo ausente el tema “La pandemia en sociedades cerradas. Los casos de Corea del Norte, Cuba y Guinea Ecuatorial”, entre otros.

Plan en marcha

En la isla denunciaron a Cadal en su sistema público de medios. El gobierno de Miguel Díaz Canel sabe que hay un plan en marcha para desestabilizarlo el 15-N en el que juegan un rol clave esta ONG y varias más desde el exterior. La fundación tiene nuevas autoridades y el consabido respaldo económico obtenido básicamente en EE.UU.

El plan consiste en repetir y amplificar los efectos de las marchas del 11 de julio pasado en varias ciudades cubanas, con epicentro en La Habana. Esas protestas serán acompañadas por diferentes actos en casi medio centenar de ciudades de 23 países. Una reducida cantidad de Estados si se la compara con las naciones que se pronuncian cada año contra el bloqueo de EE.UU en la ONU. En 2021 fueron 184 votos a favor de Cuba, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones (Colombia, Brasil y Ucrania). La solidaridad internacional con Cuba es inversamente proporcional a la convocatoria del 15-N.

Cadal, que según registros de la Inspección General de Justicia (IGJ) cambió sus autoridades el 23 de abril de este año en una asamblea virtual, se volvió casi monotemática. Cuba y en menor medida Venezuela y Nicaragua, son los objetos de estudio permanente de esta asociación civil. Su dependencia de EE.UU no permite encontrar demasiados documentos o artículos de su staff con comentarios críticos a la represión contra el movimiento Black Lives Matter, las violaciones a los derechos humanos que se cometen en sus calles o el racismo irrespirable de sus fuerzas policiales.

En su sitio digital apenas son visibles dos notas sobre el asesinato del joven negro George Floyd. Una de ellas es de su presidenta, Sybil Rhodes. El crimen cometido por la policía de Minneapolis fue un tema dominante de la política mundial en 2020. Marcó el inicio de movilizaciones por todo EE.UU y en ciudades como París, Berlín, Ámsterdam, Toronto y Sidney. El 11 de abril de este año y otra vez en Minneapolis, fue asesinado Daunte Wright, de 20 años. No fue por asfixia como sucedió con Floyd y sí por un balazo policial. También era un joven afroamericano. Hubo protestas otra vez y represión como respuesta.

Rhodes, la máxima autoridad de Cadal, es una ciudadana estadounidense doctorada en Ciencia Política por la Universidad de Stanford que vive en la Argentina. La acompaña desde la vicepresidencia la periodista y directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado, Norma Morandini. El Consejo de Administración lo completan el consultor Carlos Fara, el abogado Bernabé García Hamilton y el ingeniero José Montaldo.

Cadal tiene además un comité ejecutivo. Lo dirige Gabriel Constancio Salvia, uno de sus fundadores en 2003. Le gusta definirse como periodista itinerante y activista internacional de DD.HH. Es el integrante de perfil más alto, un activista que viajó a Cuba en 2014 y se le impidió la entrada cuando intentaba boicotear la cumbre de la Celac con un foro paralelo. Su prédica contra Cuba coincide con ataques contra el movimiento de DD.HH de nuestro país. El 24 de marzo del 2020 se preguntó: “Qué tan defensoras de los Derechos Humanos son las organizaciones argentinas”.

Esa conducta de doble rasero es muy común en la fundación. No suele ocuparse de la política sanitaria de Jair Bolsonaro en Brasil que causó 609.060 muertos hasta hoy, ni de las denuncias contra el presidente por crímenes contra la humanidad. La última fue hace menos de un mes ante la Corte Penal Internacional (CPI). La realizó la ONG austríaca AllRise. Es la cuarta que acumula el político ultraderechista por delitos medioambientales. Las múltiples violaciones a los DD.HH de su régimen militarizado no entrarían en esta nota.

La lista de muertes provocadas por las fuerzas de seguridad o parapoliciales de países modélicos para Cadal (Estados Unidos, Chile y Colombia) no tiene demasiado espacio en sus denuncias. Las masacres del estado colombiano comenzaron en 1928 con la llamada Masacre de las bananeras. El hecho lo retrató Gabriel García Márquez en Cien años de soledad. Una huelga de los obreros de la United Fruit Company estadounidense fue sofocada con el ejército. Nunca se supo bien la cantidad de víctimas. La historia es circular. Hoy los asesinatos de líderes sociales se cuentan por centenares. El gobierno de Iván Duque es tan cómplice como ineficaz para frenarlos.

Aportes

Cadal, una entidad que se declara a favor del desarrollo de América Latina, dice que se financia con “fundaciones privadas, agencias públicas y embajadas de países democráticos. También recibimos contribuciones de empresas e individuos”. En su nómina de aportantes se destaca el Bureau por la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (DRL) que funciona dentro del Departamento de Estado de EE.UU.

Además, la Red Atlas Network, que dispone de enormes recursos y fue presidida hasta 2017 a escala global por un argentino, Alejandro Chafuen. Se trata de un personaje con dilatada trayectoria en el mundo económico de EEUU. En nuestro país dejó su huella en la liquidación de la financiera Coimpro y fue condenado en 2005 por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal. Otros apoyos de Cadal son la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF, por sus siglas en inglés) creada por la OEA en 1962; el Directorio Democrático Cubano, una de las principales organizaciones de la diáspora; el Fondo Nacional para la Democracia (NED), una iniciativa del gobierno de Ronald Reagan que nació en 1983 y la inefable Fundación Ford.

¿Por qué a la derecha mundial no le conviene que se conozcan los avances de los procesos de izquierda? (+Video)

Posted on

El miembro del Buró Político y presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), Esteban Lazo Hernández, recibió, este lunes, en el capitolio de La Habana, al eurodiputado Manuel (Manu) Pineda, vicepresidente del grupo de amistad con Cuba del Parlamento europeo.

Durante el fraternal encuentro, el también miembro del Partido Comunista de España, quien realiza una visita de trabajo a la nación caribeña, trasladó todo el cariño y la solidaridad de los pueblos europeos con la Revolución Cubana y su Gobierno.

En ese sentido, destacó que siempre estará a la disposición de la isla, enfrentando y afrontando cualquier intento de injerencia de EE. UU. y de ese «entramado que se ha convertido, por desgracia, en una suerte de herramienta subordinada a Washington, como es el parlamento europeo».

Pineda también señaló que «afortunadamente» la Comisión Europea está manteniendo, con respecto a la mayor de las Antillas, los acuerdos de diálogo político y cooperación, pero, remarcó, «todas las derechas» del Parlamento del viejo continente están intentando eliminarlas.


Esteban Lazo agradeció la actitud de Pineda en la defensa de nuestro país y de «nuestra obra». Y expresó la admiración que siente por la solidaridad demostrada con nuestra Patria, Gobierno y pueblo.

Además, el presidente de la Asamblea llamó la atención sobre la defensa que hace cada día por «nuestra verdad» en un escenario tan hostil como el parlamento europeo, donde un grupo de diputados pide que haya cambios en Cuba y tergiversa todo lo que pasa en el país.

Diálogo con los jóvenes

En otro momento de su agenda el eurodiputado compartió con representantes de las diversas organizaciones pertenecientes a la Unión de Jóvenes Comunistas y les transmitió sus impresiones acerca de la gran campaña de intoxicación que muestran los medios españoles para referirse a la Revolución cubana.

Escuchó desde las voces juveniles cómo se construye el proceso social cubano, hostigado cruelmente por la mayor potencia del mundo, muy cercano geográficamente a esta. Ellos le mostraron la convicción de resistir ante los embates de ese imperio.

De ese diálogo se concretó la propuesta de un debate más abierto con otros jóvenes cubanos participantes en las tareas del enfrentamiento a la COVID-19 o en diferentes sectores de la sociedad. Igualmente se habló de un intercambio entre los dos países con ese sector poblacional.

En diálogo con Granma, Manu Pineda explicó que la imagen mostrada por los medios de prensa en España busca transmitir la sensación de que Cuba está en armas en contra de la Revolución. «Eso ocurre también en el Parlamento europeo. Está recogido en acta, cifras de desaparecidos, de arrestos ilegales y torturas que no existen. Se monta una película de ficción aprovechando que se vive una época en que la realidad es irrelevante. Lo importante es el relato. Cuando se dice una misma mentira muchas veces, aunque la realidad lo desmienta, termina por calar en las emociones de las personas», reconoció.

Afirmó que, en su visita a Cuba, ve a un pueblo formado culturalmente y ello conforma un patrimonio: «El pueblo cubano transmite hospitalidad y un vínculo sólido con su Revolución, incluso desde posiciones críticas», y añadió que este pueblo sabe lo que significaría ser un país subordinado y esclavizado al imperio.

«Hay países en esta región donde ser periodistas o sindicalistas es una actividad de riesgo, donde sí matan simplemente por discrepar con el gobierno. Hablo del caso de Colombia, donde hay centenares de desaparecidos y luego aparecen mutilados», señaló para afirmar que ello parece no importarle a los miembros del parlamento europeo con tendencia de derecha.

«Nosotros hemos pedido infinidad de veces que se establezca un punto sobre la violación de los derechos humanos en Colombia, donde diariamente asesinan a los firmantes de los acuerdos de paz, a los líderes sociales y comunitarios, también a los jóvenes que iniciaron el paro nacional el año pasado. El parlamento europeo da la vuelta a esos problemas porque a la derecha no le importa para nada la violación de los derechos humanos en ninguna parte del mundo. Ellos tienen intereses geoestratégicos y geopolíticos, quieren ser lacayos y lamebotas del imperio estadounidense».

Reconoció que el ejemplo de procesos sociales como Cuba y Venezuela, serán tratados de una manera negativa para que no salgan a la luz pública sus éxitos y avances. «Estoy seguro de que nunca conseguirán sofocarlos. Aquel que encuentra la libertad, ya nunca quiere volver a ser esclavo».

Anunció que en los próximos meses planean realizar un intercambio de solidaridad internacional dedicado a América Latina, porque desean articular a las diferentes organizaciones para las luchas en contra del imperialismo y sus procesos neoliberales.

Otro frente abierto desde el parlamento europeo es en contra de la escalada militar que puede tener su punto álgido en junio del próximo año en Madrid con una asamblea general de la otan, que pretende refundar esa organización. «Queremos impulsar un debate en el que podamos convencer a los pueblos, en el que expliquemos, formemos e informemos sobre lo que significa esa escalada militarista, en esta nueva versión de la guerra fría que impulsa EE. UU., poniendo la diana sobre China y Rusia, y contra todos los gobiernos progresistas del mundo».

¿Quiénes escriben los guiones de las supuestas marchas «pacíficas» en Cuba?

Posted on

Nuevas pruebas confirman presiones para cambio de régimen en Cuba

La Habana, 10 nov (Prensa Latina) La convocatoria a una supuesta marcha pacífica para el día 15 en Cuba responde a intereses extranjeros para un cambio de régimen en el país, según confirman hoy evidencias develadas por la prensa local.

Entre los principales elementos divulgados sobresalen la formación de agentes políticos en el extranjero en cursos organizados por especialistas de Open Society y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), vinculadas a acciones desestabilizadoras contra la nación caribeña.

Un reportaje televisivo presentó la víspera nuevas evidencias sobre la falta de espontaneidad y autenticidad en la convocatoria lanzada semanas atrás y considerada ilícita por las entidades jurídicas cubanas.

El audiovisual mostró imágenes de la visita en 2017 de Ruth Diamint y Laura Tedesco, estudiosas de las fuerzas armadas de países latinoamericanos y profesoras de varios cursos para formar actores políticos, entre ellos, algunos de los gestores de la marcha. Ruth Diamint es especialista en seguridad nacional y cuestiones militares, directora de proyecto de investigación en la Open Society y estudiante de la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Entre 2016 y 2020 ambas académicas organizaron seis eventos dedicados a la transformación política, en particular en Cuba, y el papel de las fuerzas armadas en ese proceso con especial interés en civiles que puedan influenciar a militares.

Así lo confirmaron varios documentos incluidos en la formación y mostrados por el material.

Los talleres fueron impartidos en Estados Unidos, República Dominicana y otros países.

Yunior García y Manuel Cuesta, artífices de la convocatoria para un nuevo intento de desestabilización social, estuvieron en algunas de estas iniciativas. Estas evidencias confirman las alertas de especialistas de diferentes ramas sobre la promoción de una guerra no convencional o golpe blando contra Cuba, aplicando manuales de supuesta lucha no violenta para el cambio de régimen.

Cuba denuncia subordinación de marcha ilícita a intereses subversivos

La Habana, 9 nov (Prensa Latina) Cuba presentó hoy nuevas evidencias sobre la falta de espontaneidad y autenticidad de la convocatoria para una marcha ilícita en el país que obedece al guion de golpe de Estado suave.

El noticiero de la televisión mostró imágenes de la visita en 2017 de Ruth Diamint y Laura Tedesco, politólogas que estudian sobre las fuerzas armadas de países latinoamericanos.

Ruth Diamint es especialista en seguridad nacional y cuestiones militares, directora de proyecto de investigación en la Open Society y estudiante de la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Entre 2016 y 2020 ambas académicas organizaron seis eventos dedicados a la transformación política en Cuba y el papel de las fuerzas armadas en ese proceso.

Los talleres fueron organizados en Miami, Estados Unidos, República Dominicana, entre otros países.

Los planes de estudio comprendían elementos provocadores del cambio de régimen y actuaciones sobre el complejo económico-militar, reveló la televisión nacional.

Yunior García y Manuel Cuesta, artífices de la convocatoria para un nuevo intento de desestabilización social, estuvieron en algunos de estos talleres.

De hecho, ambos participaron en 2018, organizado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), en el proyecto Tiempos de Cambio y el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en Cuba, el cual abordaba posibles escenarios y aliados a futuro.

Fuentes documentales muestran que estos cubanos continuaron su preparación en 2019 en un taller de la Universidad estadounidense de Saint Louis, filial en España, donde recibieron lecciones de Richard Youngs, experto en protestas públicas como método de cambio político, social y económico.

Cuba mostró una hoja de ruta o guía de las politólogas sobre los objetivos que deben perseguir sus alumnos, la cual consideran como un primer borrador para entablar negociaciones con el Gobierno de Cuba.

Estos cursos centran el interés en los civiles y su influencia en los miembros de las fuerzas armadas, subrayó el noticiero.

En este sentido, la televisión nacional mostró imágenes de Yunior García con el primer teniente del Ejército de los Estados Unidos, Alexander Augustine Marceil, quien actualmente es funcionario norteamericano en la isla.

Augustine-Marceil se graduó del Centro de Excelencia de Inteligencia del Ejército en diciembre de 2010 y de la Escuela Especial de Guerra John F. Kennedy como oficial de asuntos civiles en mayo de 2011.

Según documentos oficiales mostrados en televisión, un oficial de asuntos civiles juega un papel de enlace entre el Ejército, las autoridades civiles y las comunidades, específicamente como asesor de los intentos de desestabilización en el país.

Por tal motivo, el noticiero cubano invitó a la población a pensar de forma activa en los verdaderos intereses tras la marcha anticonstitucional programada para el 15 de noviembre próximo.

Sobre este tema, especialistas de diferentes ramas sociales han alertado sobre la Guerra No Convencional o guión de golpe de Estado blando que se intenta aplicar en Cuba siguiendo los parámetros de una supuesta lucha no violenta.

Reiteran ilegalidad de marcha contrarrevolucionaria en Cuba

Radio Habana Cuba

La supuesta marcha pacífica convocada por la contrarrevolución en Cuba es ilegal en tanto persigue derrocar al Gobierno y cambiar el sistema político establecido en la Constitución, refrendada por la mayoría del pueblo.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento, José Luis Toledo dijo que la Carta Magna cubana exige que el ordenamiento jurídico reaccione contra la pretensión de ampararse en el Derecho para realizar actos ilícitos de forma impune.

“Cualquier derecho que sea utilizado con un fin ilícito, para ir en contra del orden constitucional, no tiene validez legal, pues la Constitución no puede amparar actos que se manifiesten contra ella, como se pretende con la marcha contrarrevolucionaria anunciada para el 15 de noviembre”, enfatizó.

En el programa Hacemos Cuba, de la televisión nacional, Toledo comentó que en el mundo, en sentido general, las legislaciones que establecen y reconocen expresamente el derecho de reunión y manifestación lo hacen depender de la licitud y del respeto al orden público.

Agregó que muchos países tienen leyes muy fuertes contra la alteración del orden público, y recordó que en España hay una gran discusión sobre la Ley de seguridad nacional que establece duras sanciones contra quienes incurren en actos ilícitos en las manifestaciones.

Con respecto a la notificación negada de la marcha por las Asambleas Municipales del Poder Popular cubanas, y ratificada por la Fiscalía General de la República, afirmó que la legislación de la isla privilegia una actuación preventiva contra la ocurrencia de hechos ilícitos.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento señaló que en este caso se busca la colaboración ciudadana para evitar la consumación del delito, y la Fiscalía, al desautorizar la pretendida marcha, actuó en consonancia con ese principio.

“El ordenamiento penal cubano refuerza el Estado de Derecho y la protección a los derechos humanos”, apuntó Toledo. (Fuente: PL)

Solidaridad con Cuba desde diferentes partes del mundo

ACN

Desde diferentes partes del mundo llegaron hoy muestras de solidaridad con Cuba, entre ellas, un mensaje solidario del Partido de los Trabajadores de Irlanda.

La misiva, publicada en Cubaminrex, resalta que Estados Unidos continúa con sus intentos de socavar a la Revolución y “las protestas contrarrevolucionarias planificadas para el 15 de noviembre no son más que un ejercicio de propaganda destinado a desacreditar y difundir información engañosa y falsa de que el gobierno no cuenta con el pleno apoyo y confianza de la mayoría de la población.”

Afirma que los enemigos de la Isla fracasarán una vez más y que la mayor de las Antillas ha mostrado en innumerables ocasiones solidaridad internacional a los necesitados, desde ayuda militar al pueblo de Angola hasta apoyo médico durante la pandemia.

Asimismo señala que el 15 de noviembre la Revolución Cubana celebrará el éxito de su campaña de vacunación, la victoria de la medicina y la ciencia cubanas, el regreso de niños completamente vacunados a clases presenciales, la apertura de la nación al turismo internacional y el aniversario 502 de la fundación de La Habana.

De igual manera, la Asociación de Cubanos Residentes en Irlanda «Che Guevara» repudió “a quienes se empeñan en animar el odio entre cubanos e incitan a disturbios sociales y actos violentos que nada tienen que ver con la legítima expresión de nuestras preocupaciones e insatisfacciones”.

Jamás de quienes alientan el bloqueo y la agresión podrán venir soluciones a nuestros problemas, aseveraron sus miembros.

Reafirmaron la condena a esta unilateral política de Estados Unidos contra el pueblo antillano y exigieron su cese, comenzando por reanudar los servicios consulares en La Habana.

Y desde la sede de la embajada de la Isla en Damasco se realizó en el día de hoy la inauguración de la Jornada de Solidaridad con Cuba y en contra del bloqueo, la cual se extenderá hasta el día 15, publica el sitio web de la Cancillería.

A la actividad asistieron parlamentarios, funcionarios, académicos y profesionales sirios graduados en universidades cubanas, así como el escritor, activista, politólogo y profesor australiano Tim Anderson.

Los participantes agradecieron el ejemplo de solidaridad que representa Cuba para el mundo y en particular para el pueblo sirio.

Cuba: 20N, una extraña casualidad

Posted on

El pasado 20 de septiembre en una carta dirigida al Intendente de La Habana Alexis Costa Silva, Yunior García Aguilera junto con otros firmantes solicitaron (amparados en el artículo 56 de la Carta Magna) autorizo para una “Marcha pacífica” a realizarse el sábado 20 de noviembre en la ciudad. De la misma manera, en diferentes provincias del país se presentó el mismo pedido ante las autoridades correspondientes, bajo el mismo formato y con el mismo lenguaje coloreado de civismo.

“Los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley” detalla la Constitución de la República, ratificada por referéndum popular el 24 de febrero de 2019 con el 86,85% de los votos y en donde se eligió la irrevocabilidad del sistema socialista, explicitado en su artículo 4.

En una improvisada conferencia, tras conocerse la respuesta del gobierno de La Habana (similar a las de otras provincias como Santa Clara, Cienfuegos y Holguín) sobre el pedido de manifestación donde “no se reconoce la legitimidad en las razones que esgrimen para la marcha” y se vincula a algunos promotores “con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el Gobierno estadounidense”, Yunior García Aguilera expresó ante medios nacionales y extranjeros su impresión sobre el tema.


El dramaturgo y fundador de “Trébol Teatro” negó cualquier alianza con el senador republicano Marco Rubio, quien en cada ocasión aboga por el cambio de régimen en Cuba; pero no negó conversaciones con el Embajador de Estados Unidos en el país, Jeffrey DeLaurentis.

“El Embajador de Estados Unidos quería conversar conmigo. Ya yo había conversado antes porque los artistas en Cuba conversan con los diplomáticos y el único tema del que hablamos fue del embargo” explicó, minimizando los alcances que tiene el bloqueo económico, comercial y financiero, con el mismo término utilizado por las administraciones estadounidenses para referirse a una política criminal como la que recae sobre las familias cubanas hace seis décadas y que entre abril de 2019 y marzo de 2020 ha causado pérdidas de 5 mil 570.3 millones de dólares; lo que implica un incremento de alrededor de 1.226 millones de dólares con respecto al período anterior (*).

Tampoco negó su intención de llegar hasta el Congreso de Estados Unidos para conversar sobre ese “embargo”. La pregunta que surge inevitablemente es ¿cómo hará para ir hasta allí, si sistemáticamente las administraciones de Estados Unidos violan el acuerdo de 10 mil visados anuales para cubanos y cubanas?, obligándolos a viajar a un tercer país para solicitarla.

Otro detalle que es preciso recordar es que luego de realizarse el pedido para una fecha determinada, los convocantes a la marcha decidieron adelantarla al día 15 de noviembre, fecha en que “casualmente” se espera el ingreso de turismo extranjero al país luego de meses de restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19.    

Consultado sobre este repentino cambio de fecha, García Aguilera afirmó que “en medio de la pandemia no lo podíamos hacer” y que decidieron “esperar una fecha en que el país estuviera listo para ejercer este derecho”.

“Cuando el país anunció que el 15 de noviembre se iban a abrir los aeropuertos, decidimos que entonces después de esa fecha se podía hacer una manifestación y pensamos que el sábado siguiente era la fecha ideal, pero luego al anunciar el Gobierno que los días 18 y 19 iban a realizar un ejercicio militar y que el día 20 era el Día Nacional de la Defensa, no podíamos ser irresponsables”, detalló. Casualmente hace 4 días, la Embajada de Estados Unidos en Cuba se pronunció en esa misma línea al conocerse el anuncio de los ejercicios.

“Si un turista puede venir a pasearse por las calles y tomar mojito, entonces un cubano ese dia puede ejercer también sus derechos”, bromeó…como quien no recuerda que el turismo es uno de ingresos preponderantes del país que garantiza por ejemplo, las políticas públicas universales que son un derecho de todos los cubanos y cubanas, y que cómo hemos visto a lo largo de la Revolución, es el primer flanco a atacar en el camino de la desestabilización.

Pero lo que no dijo Yunior fue que el sábado siguiente sería 27 y se cumpliría un año del día en que ciertos artistas e intelectuales cubanos realizaron un plantón frente al Ministerio de Cultura en solidaridad con la “huelga de hambre” realizada por el Movimiento San Isidro (MSI), aunque luego al establecerse un diálogo abierto con el gobierno cubano donde se presentaron las inquietudes y se buscaron posibles soluciones, fue repudiado por el MSI y hasta por el llamado Movimiento 27N.

Es interesante observar las fechas elegidas. Si nos retrotraemos unos años atrás, específicamente a 1989, fue cuando con una marcha estudiantil en la antigua Checoslovaquia, dando lugar al inicio de lo que se llamó la  “Revolución de Terciopelo” que vino a poner fin al gobierno comunista que dirigía el país y que concluyó con la división del país en dos Estados.

En aquella ocasión, el dramaturgo checo Václav Havel fue el líder y fundador del “Foro Cívico”, que buscaba unir las fuerzas disidentes de Checoslovaquia para derrocar al gobierno comunista.  Havel, potenciado como “líder” y financiado en su campaña política por Estados Unidos, se convirtió en Presidente de la recién creada República Checa en diciembre de 1989.

El dramaturgo Yunior García Aguilera, líder de “Archipiélago”, que si bien asegura no tomar decisiones unilaterales para “evitar el caudillismo”, es también la cara visible de un movimiento que al igual que el checo, parece desunir más que unir. ¿Querrá ser el próximo Presidente también? En ese camino va, queriendo llegar al Congreso de Estados Unidos, tal como hizo Havel, dos meses después de ser nombrado de forma “unánime” como Primer Mandatario.

“No dejaremos que nos arrebaten la libertad, la independencia y esta naciente democracia que tan caro nos ha costado conseguir” dijo Havel en aquella ocasión. 31 años después Yunior García Aguilera afirma sostenidamente en cada micrófono que se abre a su paso que lo que se busca es “promover las ideas de la libertad, por medio del diálogo y la formación política, cultural, empresarial y financiera para una nueva Cuba en democracia, teoría que como se ha evidenciado por los sucesivos hechos de vandalismo público y violencia ejercidos el pasado 11 de julio no se llevó a la práctica. “La responsabilidad de mantener el orden es de nosotros en primer lugar al convocar, pero es de la policía al hacer su trabajo” dijo, acusando a los “infiltrados” y deslindando responsabilidades de actos como, por poner un ejemplo, apedrear una sala pediátrica de un hospital habanero.

Garantiza la “no violencia” en una “marcha muy patriótica” según sus propias palabras, aunque violente los derechos de sus propios compatriotas.

Dicen que las casualidades no existen, pero vamos a creerles…o tal vez no.

Países miembros de la ONU piden el fin del bloqueo de EEUU a Cuba

Posted on

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba debe acabar cuanto antes, según coincidieron hoy líderes de varios países que intervinieron en la sesión final del debate de alto nivel de la Asamblea General de ONU.

Durante su discurso ante el plenario, el ministro de Asuntos Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makey, reiteró el apoyo de su país “al pueblo hermano de Cuba que vive un bloqueo económico injusto desde hace ya tantos años, debido a un solo estado”.


Por su parte, el canciller sirio, Faisal Mekdad, condenó el cerco económico, comercial y financiero impuesto por Washington contra la mayor de las Antillas.

Como el relator especial de la ONU sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos dijo: “Las sanciones están trayendo sufrimiento y muerte en países como Cuba, Irán, Sudán, Siria, Venezuela y Yemen”, recalcó.

También el ministro de Relaciones Exteriores de Granada, Oliver Joseph, se sumó en la Asamblea General de la ONU en su 76 período de sesiones al reclamo por el fin del bloqueo de Estados Unidos.

Cada año, rememoró, Granada reitera cuán contraproducente resulta el bloqueo impuesto por Estados Unidos contra Cuba, y las inhumanas dificultades socioeconómicas que impone al pueblo de esa isla, un país que ha brindado asistencia humanitaria inmensa a muchos, incluyendo en este período de pandemia del Covid-19.

Pero esa nación caribeña ve obstaculizada su participación plena en la economía global debido al mecanismo estadounidense, apuntó.

Joseph agradeció a Cuba por su solidaridad y su contribuciones valiosas, así como su apoyo a Granada, a toda la región y al mundo, en la lucha contra la pandemia y otros tantos ámbitos.

Granada vota anualmente con la mayoría abrumadora de la Asamblea General de la ONU a favor de las resoluciones por las que se pide la eliminación del cerco norteamericano.

Una vez más, agregó, hacemos un llamado para que se elimine el bloqueo, se respeten los derechos de los cubanos y se readmita a ese país, sin obstáculos, en la comunidad financiera, económica y comercial de naciones.

Washington recrudeció el bloqueo de manera oportunista e inédita en el contexto de la pandemia del Covid-19, como ha denunciado en reiteradas ocasiones el Gobierno de La Habana.

Bajo el mandato de Donald Trump (2017-2021), la Casa Blanca lanzó más de 240 medidas coercitivas unilaterales y sanciones contra Cuba.

Jornada contra el bloqueo a Cuba en ciudades de Estados Unidos y Canadá

Posted on


Actividad contra el bloqueo en la ciudad de Miami. Foto: Puentes de amor.


Cubadebate – Video: Prensa Latina.- Cubanos residentes Estados Unidos y Canadá, y grupos de solidaridad con la Isla en ambos países, exigieron este domingo el levantamiento del bloqueo contra Cuba.

Ese reclamo se realizó en el contexto de la V Jornada Tenemos Memoria Solidaridad vs Bloqueo, impulsada por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), con el respaldo de la iniciativa Puentes de Amor, que encabeza el cubano-estadounidense Carlos Lazo.

En las ciudades norteamericanas de Miami, Chicago, Los Angeles, Alburquerque, New York, Washington, Seattle y Las Vegas, los manifestantes protagonizaron caravanas de autos y bicicletas, concentraciones en lugares públicos y acciones en las redes sociales.

Ellos exigieron al presidente demócrata estadounidense, Joe Biden, el cese de ese cerco económico, comercial y financiero, recrudecido por el trpunlicano Donald Trump, con 243 medidas.

De acuerdo con Puentes de Amor, en Canadá se sumaron a la convocatoria las urbes de Montreal, Vancouver, Ottawa y Winnipeg.

Como anticipo de esta jornada solidaria, la Asociación de Cubanos Juan Gualberto Gómez, de la ciudad de Toronto, envió el cuarto contenedor de materiales medicamentos e insumos para contribuir con el combate a la Covid-19 en la isla.

(Con información de PL)

A una voz: ¡Cuba sí, bloqueo no!

Washington, 26 sep (Prensa Latina) Cientos de personas en más de una veintena de ciudades en unos siete países reclamaron hoy, a una sola voz, el fin del bloqueo de Estados Unidos a Cuba, convocados por el proyecto Puentes de Amor.

El coordinador de la iniciativa solidaria, el profesor Carlos Lazo, salió a las calles de Seattle acompañado de cubanos y estadounidenses residentes en esa urbe del estado norteamericano de Washington al grito de ¡Cuba sí, bloqueo no! y portando carteles alegóricos y banderas de la isla.

Según un vídeo difundido en redes sociales, el activista reiteró el llamado a tender puentes de amor entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos porque ‘es tiempo de buscar otra solución’, como expresara al tararear una canción.

Dijo que la lucha contra ese cerco unilateral ‘no acaba hasta que termine’ y anunció para el próximo mes de octubre otras caravanas y acciones contra el bloqueo.

Mientras desde Miami, alrededor de 30 vehículos recorrieron la conocida calle 8 y zonas de esa ciudad de Florida con el pedido al presidente Joe Biden de que es hora de acabar ya con el bloqueo.

Similares reclamos ocurrieron en Las Vegas, Nueva York o Hartford, en territorio de Estados Unidos, o en Cremona (Italia), Bruselas (Bélgica), Montreal y Ottawa (Canadá), Managua (Nicaragua), Madrid y Granada (España), Córdoba (Argentina) y Londres (Reino Unido), por solo citar algunos ejemplos.

También se realizó un tuitazo mundial con la exigencia a Biden de que cumpla su promesa de campaña y levante las sanciones que pesan sobre la familia cubana.

En julio, los integrantes del proyecto liderado por Lazo llevaron a cabo una caminata de unos dos mil kilómetros desde Miami hasta esta capital, donde junto a activistas y amigos solidarios, hicieron un plantón frente a la Casa Blanca con su demanda del cese de esa política hostil contra el país antillano.

El grupo entregó entonces al gobierno norteamericano una petición respaldada por más de 27 mil firmas, en la que instan a Biden a levantar el bloqueo y transitar el camino de la normalización de las relaciones entre los dos países.

Puentes de Amor realiza sistemáticamente caravanas en diversas ciudades estadounidenses para pedir el levantamiento del bloqueo y de las 243 medidas coercitivas que lo reforzaron, adoptadas por Donald Trump (2017-2021) y vigentes con Biden. Solidaridad

El bloqueo contra Cuba es debate de nuevo en la ONU

Posted on

Presidentes de los países miembros levantan su voz para rechazar la actitud de EEUU. El reclamo internacional por el fin del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba volvió hoy al debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU en su 76 periodo de sesiones.


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su intervención en video ante el plenario, condenó las sanciones unilaterales que se aplican contra su nación y también contra la isla caribeña.

Venezuela alza su voz con justicia y por humanidad por Cuba, una República y un pueblo heroico, expresó el mandatario y recordó las numerosas oportunidades que en votación anual de la Asamblea General se ha contado con el respaldo mayoritario al levantamiento del cerco económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

En tanto, el presidente de Suriname, Chandrikapersad Santokhi, destacó en su discurso en persona que aislamientos y bloqueos comerciales, como el caso de Cuba, deben cesar y abogó por un diálogo para resolver esas diferencias y conflictos en el marco de las Naciones Unidas.

La víspera, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, también pidió que cesen las medidas unilaterales contrarias al derecho internacional que afectan al pueblo cubano.

Desde el inicio de la pandemia en 2020 y de forma reiterada en el último año, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha llamado a levantar todas las sanciones y medidas coercitivas unilaterales que impiden una respuesta adecuada ante la crisis sanitaria.

Pero países como Estados Unidos mantienen, e incluso recrudecen sanciones económicas, comerciales y financieras contra naciones como Cuba, Venezuela, Siria e Irán, según demuestran continuamente esos Gobiernos.

La víspera, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, denunció cómo Washington alega preocupación por el impacto del Covid-19 en el mundo, mientras incrementa su bloqueo contra la Isla.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores recordó en Twitter que la administración republicana de Donald Trump (2017-2021) identificó a la pandemia como aliada del despiadado cerco estadounidense, el cual incrementó con 60 nuevas sanciones durante la crisis sanitaria.

Cuba Biden: expresión de una política antipolítica

Posted on

Casi siete meses después de asumir la presidencia, Biden mantiene vigentes las 243 medidas coercitivas adoptadas durante el mandato de Donald Trump. Foto: Prensa Latina

Por.Erasmo Rodríguez Sánchez

Con la división de la sociedad en clases se complejizó la vida de los hombres por cuanto en lo adelante todo estuvo permeado por una palabra que, aunque a veces es solo del argot de los académicos y los investigadores, está más al alcance de los humanos de lo que nos imaginamos: en realidad la política es transversal a toda la actividad que el hombre realiza.


Por tanto, el ilustre presidente de los Estados Unidos, Joseph Robinette “Joe” Biden, como todos los mortales no ha estado exento de caer en las garras de la política.
De este modo es graduado de la Academia Archmere en Claymont, Delaware, 1961, y en Historia y Ciencias Políticas por la Universidad de Delaware en 1965.
Para esa fecha, el señor Biden tenía tan solo 23 años y comenzaba a tener el bagaje de un futuro hombre de política en la nación norteamericana.
Su desempeño se puede ver con diferentes funciones y tareas en adelante en el mandato de los presidentes William «Bill» Jefferson Clinton, George Walker Bush y en el de Barack Hussein Obama. Este último lo llegó a condecorar con la Medalla Presidencia de la Libertad.
Luego de una enconada batalla política con el líder inmobiliario Donald John Trump, llegó a la Casa Blanca. Es decir, estamos en presencia de todo un coloso de la política, un maestro de la política.
Sin embargo, desde las fauces del país que gobierna se diseñan planes desestabilizadores contra Cuba, al estilo de los golpes blandos con el que ribetearon las tristemente célebres Revoluciones de colores y le dieron el tiro de gracia al socialismo en Europa de Este.
No les bastó con convertir en patio a los países exsocialistas en esta región del planeta y lanzaron una escalada agresiva contra todas aquellas naciones que vieron como obstáculo a sus pretensiones globales.
Entonces, la poderosa maquinaria de guerra no convencional fue lanzada hacia Libia, Siria, Venezuela, Bielorrusia, Ucrania; una y otra vez, sin importarles las muertes que provocan las guerras intestinas que crean.
Ahora, los sistemas de alta tecnología de la Internet profunda, tratan de socavar las bases históricas, culturales y políticas ideológicas de la nación cubana; tratan de colocar una cuña donde yace el dolor en la población por la pérdida de familiares en una lucha sin cuartel contra la covid-19; en las carencias propias de un bloqueo que es inamisible en la política de un Estado como el norteamericano que conquistó su libertad con el filo de sus bayonetas: entonces una empresa justa, una sabia política de los padres fundadores de esa nación, una correcta política.
No la política de la antipolítica que oferta el gobierno de Biden, con su irrespetuosa propuesta de ofrecer vacunas a Cuba por dudar de la competencia de nuestro Gobierno revolucionario: uno de los Gobiernos más humanos que la humanidad haya podido ver en la larga historia de la política.
Una adecuada política sería eliminar el férreo bloqueo económico, financiero y comercial que tienen contra la Isla.
Sería una adecuada política que nos facilitara la venta de insumos para combatir la Covid-19, con el que no solo se beneficiaría el pueblo de Cuba sino también los norteamericanos por cuanto los cubanos no nos caracterizan el rencor.
Esa es una buena política donde el rencor no impera.
Pero, desgraciadamente el ilustre presidente de los Estados Unidos Joseph Robinette “Joe” Biden, no se ha percatado que tal vez los estudios realizados en Historia y Ciencias Políticas en la Universidad de Delaware en la década de 60 del siglo pasado, no se ajustan a la nueva dinámica del mundo del siglo XXI, en el que la supervivencia de la especie es un tema más importantes que el de la otrora lucha contra el comunismo.
Y quizás, la Covid-19 sea tan solo el borde delantero de otras de las grandes crisis por las que ha pasado la civilización, devastadoras, demoledoras a su paso de unos de los logros más sublimes de la naturaleza: el ser humano.
Es hora del imperio del sentido común, de las buenas prácticas en todos los sentidos; es hora de la solidaridad humana, de compartir hasta el dolor, porque los humanos duelen igual, independientemente, del lugar que sean, del país que sea, de la cultura, religión o partido político del que sea.
La Covid-19 no hace distinción: las víctimas duelen porque somos humanos.
Causa indignación escuchar a Biden, decir lo que dice de Cuba: no hay duda, su actitud es expresión de una política antipolítica.

REDescubriendo: #Cuba frente al odio y las Fake News

Posted on

– Las últimas tres semanas Cuba ha padecido constantes confrontaciones, debates entre conocidos y desconocidos, en espacios formales o no, donde el respeto es tarjeta de presentación o por el contrario lidiamos con las redes sociales.

Existen diferentes visiones en torno a los mismos problemas, pero solo existe una verdad que vive amenazada y saboteada por las Fake News, el odio y así es como se gesta la desestabilización psicosocial con que se ataque desde fuera al pueblo cubano.https://youtu.be/7X68eCuvITU

Breves reflexiones: Cuba y la guerra mediática

Rubén A. Rodríguez Vicente


La Jiribilla

Desde el comienzo de la actual pandemia se ha acentuado la formación de estados de opinión desfavorables al gobierno cubano dentro y fuera del escenario nacional. Estas posturas son promovidas e impulsadas principalmente por los Estados Unidos desde medios de comunicación no oficiales, que se valen del reciente acceso a Internet por parte de la población de la Isla. Desde estas premisas pueden plantearse las siguientes interrogantes: ¿Qué intereses se mueven detrás del telón? ¿Cómo funciona en la actualidad?

El gobierno de los EE. UU. ha logrado establecerse como la potencia hegemónica mundial, a tal punto que negar su influencia en el destino de otros países es imposible. Su poder se debe, principalmente, al control de la política mundial a través de organizaciones económicas como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Por otro lado, las empresas multinacionales logran materializar sus intereses económicos a través del soborno justificado en donaciones y auspicios, ya sea a figuras políticas específicas o partidos políticos. Cuba ha sido afectada por estas dinámicas de una manera peculiar.

La innegable influencia del triunfo de la Revolución cubana en la mayoría de la población y las nuevas promesas de cambios sociales, auguraban el fin de una etapa provechosa para las empresas americanas. El nuevo gobierno anunció en agosto de 1960 la decisión de nacionalizar las compañías estadounidenses con el fin de adjudicarle al país el control de la extracción del petróleo, la producción de azúcar y las empresas de telefonía y electricidad. La respuesta de Estados Unidos no se hizo esperar; en octubre de ese mismo año iniciaron las sanciones económicas contra la Isla con el fin de “(…) alienar el apoyo interno (…) a través del desencanto y el desaliento basado en la insatisfacción económica y la penuria. (…) causar hambre, desesperación y derrocar al gobierno”.[1] Esta medida no ha logrado aún los resultados deseados, pero sí ha supuesto una gran carga negativa para la economía del país que ha estado marginada del mercado global. Este aislamiento ha mantenido al mercado cubano como una zona relativamente virgen. La destrucción del Estado y la economía permitiría la repartición del país entre las grandes empresas multinacionales.

“Lejos de fortificar una defensa tradicional y rígida, Cuba debe trazarse estrategias flexibles y efectivas que permitan el enfrentamiento a las nuevas problemáticas que supone la tardía irrupción en la era digital”.

Las guerras mediáticas son conocidas también como guerras de cuarta generación. Estas buscan, a través de los medios de comunicación masiva, llevar el conflicto a toda la sociedad desde la manipulación, agravamiento y encausamiento de los sentimientos de desaliento y descontento en los civiles, generando en el peor de los casos un estado de ingobernabilidad debido a la destrucción de la confianza poblacional en los poderes estatales.[2] La situación de desconfianza fomenta la insurgencia y acentúa la posibilidad de la aparición de actos vandálicos, huelgas, sediciones militares y guerras civiles que sirven, en última instancia, como justificante a acciones concretas como intervenciones militares o golpes de Estado. En el caso EE. UU. vs. Cuba hay que tomar en cuenta que el segundo posee una gran ventaja dado su gran poder financiero, político y cultural, obligando al primero a asumir una posición mayormente defensiva y de contraataque.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han alcanzado un gran calado en la sociedad y actualmente la vida humana se encuentra estrechamente vinculada a sus dinámicas. En el marco de la guerra mediática contra Cuba, las TIC han sido utilizadas dado su impacto en todos los niveles de la vida cotidiana, ejemplo de ello lo constituyen las redes sociales. Durante los últimos años se ha incrementado el acceso a las TIC por parte de los cubanos, fenómeno que ayuda a explicar por qué estas plataformas han sido escenario de gran parte de las disputas. Puede apuntarse que para este propósito Estados Unidos destina anualmente alrededor de 20 millones de dólares hacia “programas para la democracia”, presupuesto que suele dirigirse a organizaciones no gubernamentales y a su vez es utilizado en el pago de salarios a blogueros, periodistas independientes, representantes e influencers que actúan como voceros de los mensajes a divulgar.

El uso de las TIC ha representado un sinfín de ventajas para el desarrollo de las sociedades, permitiendo el avance en renglones como educación y salud. Sin embargo, son igualmente fundamentales para el impulso de políticas hostiles y guerras mediáticas, fenómenos cada vez más frecuentes en el mundo actual. Lejos de fortificar una defensa tradicional y rígida, Cuba debe trazarse estrategias flexibles y efectivas que permitan el enfrentamiento a las nuevas problemáticas que supone la tardía irrupción en la era digital.

Fuente

Ernesto Che Guevara: La soberanía de América Latina frente a Estados Unidos

Posted on

Internet
Internet

Por: María del Carmen Ariet García

“¿Y han de poner sus negocios los pueblos de América en
manos de su único enemigo, o de ganarle tiempo y poblarse, y
unirse, y merecer definitivamente el crédito y respeto de
naciones, antes de que ose demandarles sumisión el vecino…?”
José Martí, 1889

En el actuar y en el pensamiento del Che la urgencia de poner a prueba un proyecto de emancipación para América Latina forma parte del contenido de tesis formuladas en diferentes etapas de su vida, las que devienen referentes dentro de las múltiples acciones de grupos y movimientos que las hacen suyas.

Ese proceso ocupó la mayor parte de su vida como revolucionario, marcada sobre todo por su participación dentro de la Revolución cubana, desde la lucha hasta su condición como dirigente de la misma. Es sin dudas, la radicalización de ese proceso y su declaración como estado socialista lo que impulsa al Che a una búsqueda incesante, dentro de su entorno, así como las experiencias acumuladas en sus viajes por el continente, al promover nuevas formas de cambio y enfrentamiento a la dominación imperialista, ejercidas en toda la región.

La historia de enfrentamiento de Cuba y la valentía e inteligencia de su líder Fidel Castro para dinamizar un movimiento sin precedentes, con una visión totalizadora de transformación y de unidad, se extiende a América Latina, al formar parte de las páginas más gloriosas de ese proceso. Todo un país con su peculiar dirigencia de jóvenes revolucionarios, decididos a cambiar la historia, se convirtió en una posibilidad que, incluso hoy, pasados más de 60 años, alienta a la búsqueda de nuevas alternativas.

Esas alternativas, como fundamento de un nuevo proyecto político, radical y de cambio, sentaron los cimientos para conformar el marco teórico sustentado por el Che, al decidir ejecutar un proceso basado en las potencialidades de América Latina para alcanzar su pleno desarrollo y soberanía y tratar de cerrar el paso a la implacable expansión norteamericana que azotaba al continente en todos los órdenes posibles.


La clarinada la puso Cuba y con ello múltiples páginas que ocupan un lugar imperecedero en la historia sociopolítica de la región. Basta solo con citar los discursos pronunciados por Fidel en países de América, incluyendo a los Estados Unidos, entre el 59 y el 60, pero sobre todo ese inmenso discurso que pronunciara en la ONU, y que significó una nueva forma de expresión revolucionaria, sobre todo por las inmensas verdades, sostenidas y documentadas, acerca del poderío impuesto por Estados Unidos, con datos y hechos que, hasta esos momentos, nadie se había decidido a decir a esa escala.

NUNCA, NI ANTES NI DESPUÉS, SE HABÍA DENUNCIADO CON TOTAL CRUDEZA LOS SUCESOS MÁS BRUTALES DE LAS RELACIONES DESPIADADAS DE ESTADOS UNIDOS CON LOS PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y, A NO DUDAR, SU CONTENIDO FORMA PARTE DE LAS PÁGINAS MÁS SOBRESALIENTES PRONUNCIADAS EN NACIONES UNIDAS DESDE SU FUNDACIÓN.[1]

Es en ese contexto, demostrado desde la ética y la historia común, donde se conjuga una nueva dimensión de hacer política, basada en la necesidad de revolucionar y cambiar las caducas estructuras para hacer emerger las nuevas naciones como pedía Martí en su ensayo Nuestra América y en la Conferencia Monetaria Internacional de 1889, nunca se había lograda hasta el presente. Ese enorme reto ha marcado la evolución y desarrollo de Cuba hasta nuestros días, convirtiéndonos en “el mal ejemplo” para la fuerza dominante de los poderes establecidos y, por lógica, la más asediada y excluida de las naciones del continente por los gobernantes comprometidos y o chantajeados por Estados Unidos.

La relación de hechos que ejemplifican esos enormes retos es inconmensurable y desde todos los planos, de el económico hasta el empleo de la fuerza bruta, acompañada de una política subversiva despiadada y abarcadora en todas las disímiles variantes: actos terroristas, invasión, atentados, bloqueo y aislamiento, entre los más empleados. Cada acción, repudiada por nuestro pueblo en total apoyo a la Revolución ha sido denunciada en foros internacionales, especialmente en las Naciones Unidas, con la solidaridad de la mayoría de los pueblos del mundo, sumadas a la presencia de Cuba en organismos internacionales, incluyendo desde su fundación, al Movimiento de los no Alineados.

Para el Che, todos estos acontecimientos fueron vividos con total intensidad y analizados en su exacta dimensión, además de contar con sus reflexiones y exposiciones en diferentes eventos, en las que Cuba se levantaba, por intermedio de su voz, para denunciar y hacer valer su posición ante tanta presión por parte de la nación más poderosa del mundo.

Dentro de los escenarios más representativos de su accionar se destaca su participación, junto con un grupo de delegados cubanos, a la Conferencia de Punta del Este, llevada a cabo en Punta del Este, Uruguay, en agosto de 1961. La Conferencia fue convocada por el Consejo Interamericano Económico y Social (CIES) de la OEA, a instancias del presidente Kennedy, cuando en marzo de 1961 promueve el proyecto.

Como jefe de la delegación, el Che pronunció un discurso en el que realiza un recuento del poderío ejercido por la nación del norte en las esferas política y económica, a pesar de que se había delimitado el contenido de las exposiciones solo a lo económico para “no contaminar de ideología e ideas foráneas los debates”. Sin dudas, esas restricciones conducen al Che a presentar una intervención detallada sobre la presencia de Estados Unidos en la región y, con particular énfasis, en el papel neocolonial de la nueva potencia emergida desde el siglo XIX, la que había impuesto su poderío como una reformulación de la dominación imperialista.

El ambiente en que se efectúa el cónclave estuvo caldeado desde el principio, sobre todo por la decisión de analizar posibles cambios económicos, supuestamente dinámicos y ventajosos para la región, bajo la égida de Estados Unidos, pero con el claro propósito de excluir a Cuba. Es de suponer que la presencia de Cuba, todavía dentro de la OEA, resultaba en extremo incómoda, después de que meses antes se había derrotado a Estados Unidos, por primera vez, en la invasión a Playa Girón organizada desde su territorio contra Cuba, hecho que había sido repudiado por la mayoría de los pueblos del continente y por parte de algunos gobiernos que aún no se habían plegado a los intereses de Washington, como México —decisión que honrosamente se extiende hasta nuestros días―, y con el respaldo de Argentina, Brasil, Bolivia y Chile.

Debe tenerse presente que para esa fecha, a apenas dos años y algunos meses del triunfo de la Revolución, se había cumplido el plan trazado en el Programa del Moncada, expuesto por el propio Fidel Castro en su alegato de defensa cuando fuera apresado, después del ataque al Cuartel Moncada.

Esas realidades explican parte de las razones expuestas por el Che en el cónclave y responden a la esencia de sus contenidos, imprescindibles en momentos tan complejos como los actuales, donde se comprueban en hechos los llamados de atención sobre el verdadero contenido del proyecto de la Alianza para el Progreso (ALPRO) y el costo económico y político para la región. Un proyecto presentado con aparentes fórmulas de desarrollo, pero con una marcada intención de frenar los cambios que algunos sectores se proponían ejecutar, defendiendo sus recursos económicos y sus tendencias políticas.

Bajo esos elementos se organizó la reunión, con el supuesto propósito de dinamizar la economía de la región y cuyos antecedentes, como citamos, se presentan en marzo de ese año ante el cuerpo diplomático del continente en Washington y con la aprobación de sus respectivos gobiernos. El presidente Kennedy junto a su equipo trató de formular una alternativa de desarrollo económico por un monto de 20 millones de pesos de ayuda, distribuida en un período de 10 años, con el compromiso de cumplir con la propuesta de declaración que se presentaría, la que fuera consultada con algunos de sus representantes hasta obtener un consenso.

UNA VEZ MÁS SE IMPONÍA LA POLÍTICA DEL GARROTE Y LA ZANAHORIA, CON TEMAS DEFINIDOS DE ANTEMANO BASADOS EN SIETE PUNTOS, ENTRE LOS QUE DESTACAN EL FORTALECIMIENTO DE LOS INTERESES DEMOCRÁTICOS; ACELERAMIENTO DEL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL SOSTENIBLE; EL DESARROLLO DE CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS; EL IMPULSO LA REFORMA AGRARIA; ASEGURAR SALARIOS JUSTOS; ERRADICAR EL ANALFABETISMO; EL AUMENTO DE LA INICIATIVA PRIVADA Y LA ESTABILIDAD DE LOS PRECIOS.

Aunque de antemano se conocía sobre el procedimiento y las supuestas dádivas ofrecidas, la efectividad estaría condicionada al resguardo de sus intereses, sobre todo con el objetivo de enfrentarse al proyecto puesto en marcha por la Revolución Cubana. No obstante, la definición de esos condicionamientos, la delegación cubana y su representante principal, Che Guevara, estuvieron de acuerdo en trabajar con armonía, siempre y cuando no se excluyera la soberanía como criterio esencial para tratar de mantener el principio de unidad.

La delegación cubana, representada por altos especialistas, elaboró documentos y ponencias con el fin de analizar los temas propuestos y dejar sentada la posición de Cuba al respecto, con total apego a la situación que se vivía en la región y marcando las posiciones y diferencias con las tesis argumentadas en los temarios elaborados por los especialistas de la organización, de claras posturas defensivas y alejados de un análisis veraz y objetivo, muchas veces pasando por alto los problemas que siempre habían frenado el libre desarrollo de la región.

Se puede afirmar que, a pesar de conocerse el objetivo esencial de la conferencia, la delegación trató de debatir con inteligencia y dejar espacios para la negociación si se decidía incorporarnos o, cuando menos, exponer nuestras opiniones:

[…] CUBA ESTÁ DISPUESTA A SENTARSE A DISCUTIR EN PIE DE IGUALDAD TODO LO QUE LA DELEGACIÓN DE ESTADOS UNIDOS QUIERA DISCUTIR, NADA MÁS QUE SOBRE LA BASE ESTRICTA DE QUE NO HAYA CONDICIONES PREVIAS […]. SIN EMBARGO, CUBA NO VIENE, COMO PRETENDEN ALGUNOS PERIÓDICOS O MUCHOS VOCEROS DE EMPRESAS DE INFORMACIÓN EXTRANJERAS, A SABOTEAR LA REUNIÓN. CUBA VIENE A CONDENAR LO CONDENABLE, DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LOS PRINCIPIOS, PERO VIENE TAMBIÉN A TRABAJAR ARMÓNICAMENTE, SI ES QUE SE PUEDE, PARA CONSEGUIR ENDEREZAR ESTO, QUE HA NACIDO MUY TORCIDO […], PARA ENDEREZARLO Y HACER UN BONITO PROYECTO.[2]

Parte de los contenidos presentados se centraban en los problemas presentes por décadas en la región, imposibles de saldar con la cifra propuesta para respaldar las necesarias e imprescindibles soluciones, tal y como formularon los grupos de expertos nombrados. Por nuestra parte, cada temario se amplió con pleno conocimiento y se examinaron sus contenidos para presentar las consideraciones propias, como, por ejemplo, la Educación, donde se planteaba la extensión de la educación primaria hasta sexto grado, aspecto que se consideró insuficiente si se aspiraba a un alto nivel educacional, cultural y de desarrollo tecnológico, argumentos en extremo difícil para los países de la región, agobiados por su atraso en todos los órdenes, en particular por la enorme cifra de analfabetismo existente, los que requerían cambios más profundos desde lo estructural, capaces de impulsar una participación sostenida y que con la cifra propuesta quedaba en una aproximación a la solución del problema.

Otros temas de interés se centraron en la Reforma Agraria y el desarrollo de la industrialización, con claras determinaciones de frenar cualquier acción radical capaz de enfrentar lo que en apariencia llamaban “la persistencia de formas anticuadas e injustas de tenencia de la tierra”, aspecto que aún está por cambiar dentro de las arcaicas estructuras establecidas y los intentos cosméticos que nunca se han comprometido a cambiar el mal de raíz, ni mucho menos la explicación de que “en el mundo moderno el desarrollo económico y social es sinónimo de industrialización” cuando siempre impusieron fórmulas secundarias y nunca de pleno perfeccionamiento autónomo, al menos desde lo regional; al igual que otros aspectos nunca cambiados o eliminados, como la independencia total de las colonias en el continente donde persiste el caso de Puerto Rico como estado libre asociado; el programa de ayuda para los países más subdesarrollados y otro de vigencia absoluta, como es el tema de la Información internacional, cuyo contenido es conocido sin pudor alguno, basado en la información que reciben los países de la región a cargo de las agencias de poder, encargadas de deformar la realidad acorde con sus intereses. De ahí, la propuesta de Cuba de que, “dondequiera que sea posible se constituyan agencias de noticias que sirvan al desarrollo nacional independiente”[3], avizorando la posible fuerza e influencia que adquirirían.

Pasados 60 años de la Conferencia, puede afirmarse categóricamente que Estados Unidos no ha variado ni un ápice los argumentos utilizados, manteniendo los objetivos diseñados para recrudecer más las medidas de asfixia hacía Cuba y cerrar las puertas a cualquier entendimiento, con la única razón esgrimida por Cuba en defensa de su soberanía y como nación con derechos plenos. Insistir en que el diferendo se extiende al presente es más que sabido, acompañado de medidas más violentas y en extremo intransigentes. Muy a su pesar, el “mal ejemplo” de Cuba persiste, aunque no han sido pocos los inconvenientes por los que se ha tenido que transitar y se puede aseverar que la posición de Cuba no ha cambiado respecto a los principios que desde los primeros momentos se sostuvieron en la defensa de nuestras convicciones.

Sin dudas, los discursos del Che y las exposiciones de sus compañeros se sostienen en el tiempo con total claridad y validez, además de poder demostrar la inteligencia y valentía en que fueron defendidos con tesis y argumentos que trazaron y mantienen el camino decidido por el pueblo y su revolución y por su persistencia han logrado influir en proyectos comunes.

Principios y tesis expuestas por el Che en la Conferencia

El Che Guevara en su histórico discurso en Punta del Este, Uruguay. Foto: Archivo de Cubadebate

Como cuestión de principios, el Che deja establecida la necesidad de definir la significación de lo latinoamericano, aspecto que identificaría de manera común a todos los participantes. Aboga por analizar los problemas de la región no solo bajo un prisma económico, sino también político, al no poder separarlos, si lo que supuestamente se pedía era un desarrollo armónico. En ese aspecto, se tuvo que emplear un lenguaje directo porque se sabía, como se ha expuesto, que detrás de la convocatoria se encontraba la posición de Estados Unidos respecto a Cuba y la separación de la OEA, lo que finalmente se produjo al año siguiente.

Se resalta la definición sobre la política de desarrollo a sustentar, al resaltar que debe ser de tipo social con una concepción integral en interés de todos los países en su conjunto, mediante el empleo racional de los recursos naturales y humanos a su servicio, con la eliminación de los poderes económicos impuestos por los esquemas dominantes y excluyentes, sobre todo, hacer hincapié en la solución del problema crucial: alcanzar la plena soberanía e independencia de los pueblos con una integración en todos los órdenes.

Transcurridas seis décadas de lo expuesto, el tema del desarrollo en la región se ha mantenido de manera recurrente a lo largo de todos estos años. Se puede afirmar que una parte de los cambios se han producido con el objetivo de frenar aspiraciones justas de los pueblos en luchas permanentes para reclamar lo que históricamente les pertenece, pero nunca con la pretensión de ejecutar cambios profundos y radicales que permitan mayores libertados en los procesos económicos y, cuando se han introducido como excepciones, unas han estado sujetas a su destrucción por métodos en su mayoría violentos y, en otros casos, han presionado y atacado para evitar su expansión.

Lamentablemente, la historia y el recuento de esos hechos son expresión de lo que no se está dispuesto a ceder cuando de poner en juego el poder se trata y se recurre a la eliminación de todos los que estén dispuestos a defender sus recursos, incluyendo a generaciones de jóvenes comprometidos con su tiempo y promoviendo poderes dictatoriales, militares y fascistas, aun presentes en países de la región.

A partir de enunciados comunes, el Che esboza un conjunto de tesis, con el interés de delimitar las políticas futuras de desarrollo y la verdadera independencia de los pueblos como ejes relevantes, presentes en cualquier debate que se pronuncie por tratar de crecer y alcanzar la paz futura. Revisten vital importancia esos fundamentos, porque desde esos momentos esboza los componentes del proyecto de cambio que se proponía alcanzar en acciones posteriores y que, a su juicio, debía asumir América Latina, con el principio de eliminar la distorsión de nuestras economías, analizadas desde su multiplicidad sociológica.

Dentro de los elementos que resalta se destacan:

  • La eliminación de los consorcios internacionales que atan nuestras políticas a dictados exteriores dada nuestra condición de países en vías de desarrollo o subdesarrollados, reforzándose nuestra dependencia a los mecanismos económicos internacionales, liderados por las principales potencias. En la actualidad, a pesar del avance sostenido en los organismos multilaterales y el desarrollo alcanzado en rubros específicos, tiene un gran peso la presión de los grupos de poder que continúan aferrados a sus posturas de imposición y dominio internacional, sin cambiar las esencias de sus políticas y la distorsión de los auténticos métodos a emplear.
  • La real independencia y el enfrentamiento al poder económico, cuyo propósito es frenar políticas que impedían nuestro propio desarrollo, es un principio defendido por el Che desde esos momentos, los que encontraron derroteros mayores en otros eventos y conferencias, como los discursos de Ginebra y Argelia[4], donde explicó la necesidad de ampliar proyectos alternativos nítidos para reforzar el poder económico, acompañado de posiciones políticas de verdadera emancipación. Se pronuncia, como una medida de contención, elaborar planes racionales de desarrollo y la coordinación de asistencia técnica y financiera sin distinciones ideológicas para tratar de salvaguardar los intereses de los países más débiles. La exactitud de lo expuesto, sin tratar de forzarlo ni dejar de considerar la distancia con los cambios del presente, no restan las formas ni los argumentos empleados por el Che en sus análisis, los que, lejos de perder dinamismo, impulsan a la búsqueda de nuevas variantes bajo los principios considerados en su pensamiento y acción, relativos a la industrialización, a la diversificación y a la eliminación de una única sujeción de poder internacional.
  • Frenar el papel de los organismos financieros internacionales, cuya función sigue siendo la misma, es premisa necesaria para delimitar fronteras al poder hegemónico y a la toma de conciencia de gobiernos subordinados a esos poderes.
  • El reto principal se centra en la independencia económica desde posiciones políticas consecuentes, con la advertencia expresada por el Che de la posibilidad de los cambios acorde con las particularidades de cada cual, pero con la premisa de garantizar una redistribución equitativa.

Para nadie es un secreto que las bases de las ideas del Che se centran y defienden bajo la concepción socialista, tal y como Cuba lo había hecho, sin embargo, promovía los cambios con justeza y efectividad bajo el principio de que los pueblos fueran capaces de decidir por su futuro como protagonistas de su destino. Ese emplazamiento y las limitaciones de la burguesía nacional para defender un proyecto propio no solo permanece, sino que se proyecta con mayor intensidad, supeditado al chantaje del poder imperial y a la imposición de las trasnacionales, bajo la indicación de combatir el comunismo como un fantasma que, aunque no existe materializado, le temen por la composición de las nuevas fuerzas que emanen.

Quedó claro, en las palabras del Che, que la Alianza no defendía, en sus formulaciones, el favorecer al pobre, mientras que la burguesía nacional se encontraba atrapada y temerosa por perder sus riquezas. Denuncia con claridad que, detrás de la ayuda ofrecida, estaban los mecanismos de la dependencia actuando e imponiendo su poder, contrarios a toda noción de desarrollo que implicara cambios en sus estructuras, por tanto, su supuesta efectividad quedaba condenada al fracaso.

Como se aprecia, la propuesta diseñada por el imperialismo y sus aliados, para aquellos momentos, ha sido y es la del empleo despiadado de la fuerza, ahora con nuevas variantes después de la desaparición del sistema socialista, pero convencidos, muy a su pesar, de que siempre emergen nuevas fuerzas capaces de agruparse para dar cara y enfrentarlos, ya bien sea bajo el rótulo de la izquierda, de las fuerzas progresistas y de los movimientos sociales.

  • Como colofón precisa la manera de entender el verdadero sentido de la integración y su eficacia para América Latina, concebida bajo el prisma de cambios estructurales que permitan resistir la penetración despiadada y frenar las apetencias de las grandes potencias, única forma de alcanzar una política de desarrollo independiente. En definitiva, su actuación se limitaba a ejecutar los mandatos recibidos de la Alianza como verdadero programa de Estados Unidos para América, quedando en evidencia que lo latinoamericano quedaba solo en lo formal y apartado de lo real.

El fracaso de la Alianza, sin que hubiera que inculpar a Cuba, fue explicado por el presidente Nixon 10 años después de haberse formulado. En realidad, su desaparición, no confesada, se debió a su carácter insostenible desde lo económico y a coyunturas presentes, en una confrontación que los rebasó por los fondos empleados, como fue la guerra de Vietnam.

El balance ha quedado reducido a componentes necesarios para frenar cualquier tendencia o movimiento revolucionarios, como fue la implantación de mecanismos regionales para extender la Doctrina de la Seguridad Nacional, encargada de reforzar las Fuerzas Armadas con la misión de garantizar el orden interno, el enfrentamiento a las guerrillas y como fuerzas intervencionistas. Solo quedaron los remanentes de una imagen de integración de bajo costo, como la ejecutada para Centroamérica, sin excluir la fuerza bruta y la mano esclava para sostenerlas.

Consideraciones a destacar y vigentes en la actualidad

  • Aunque se han experimentado avances en el desarrollo científico y tecnológico, unido al desarrollo industrial con polos de desarrollo y competencias en los mercados internos, regionales e internacionales, estos están sujetos a los centros de poder dominantes y la competencia desigual propia de su condición dependiente. Es una realidad en la que solo se avanzaría bajo el impulso de todos como región.
  • La necesidad de una ruptura con la dependencia debe estar acompañada de reflexiones más incisivas para hacer valer la condición de país soberano y la necesidad de avanzar en su desarrollo científico y cultural, bajo la premisa de la integralidad y la unidad, bases que fortalecerían el desarrollo nacional y el aseguramiento de su sostenibilidad.
  • El fortalecimiento integral de los principios del derecho de soberanía y de equidad socioeconómica conduciría a una verdadera integración en la región y cambiaría la subordinación en las relaciones bilaterales e internacionales., condición para adentrarse en el verdadero proceso de emancipación y de verdadera transformación mundial, a través de la plena participación de los pueblos en la lucha por su liberación.

Una vez más, como lección de historia viva, queda el legado del Che, donde su pensamiento y sus posiciones sobresalen para contribuir a la comprensión de los caminos a tomar, los retos a enfrentar y las formas que permitan una verdadera integración dentro de la visión actual de los nuevos cambios que han de surgir como una necesidad insoslayable, acompañados de las variaciones propias de la historia y de las verdades objetivas que enriquecen el poder político. Es la verdad de Cuba por más de 60 años y la persistencia en el empeño de formar parte de una región unida en sus ideales comunes.