Cuba

Libro `Fidel como colibrí´ atesora ideas inéditas del líder de Cuba

Posted on

El volumen, presentado este miércoles en el capitalino Centro Fidel Castro Ruz, constituye, a juicio del autor, su aporte a la memoria de un dirigente político, pensador y ser humano insustituible, y cierra un ciclo de vivencias relacionadas con su trabajo reporteril y la nación caribeña.

El texto tiene entre sus aciertos la confluencia de reconocidas personalidades de la cultura cubana como el cantautor Silvio Rodríguez, encargado del prólogo; las imágenes de Roberto Chile y Liborio Noval y la obra del artista plástico Ernesto Rancaño en la portada.

De acuerdo con la periodista y ensayista Katiuska Blanco, Fidel como un colibrí constituye un documento fabuloso por la profundidad conceptual y las reflexiones del estadista; así como, las evocaciones a la historia y las ideas contemporáneas sobre temas medulares.

En este sentido, mencionó la distinción táctica entre Camilo Cienfuegos y Ernesto “Che” Guevara; las consideraciones sobre diversos procesos impulsados en la isla; el vínculo con los niños y jóvenes y los aspectos que él consideraba como la columna vertebral de la Revolución.

El título de esta producción literaria recuerda una descripción del ave aportada por el intelectual uruguayo Eduardo Galeano en El colibrí, contenido en Los nacimientos, primer libro de su trilogía Memoria del fuego que incluye además Las caras y las máscaras y El siglo del viento.

«El mundo no hubiera sido el mismo sin él. Fue de esos personajes irreemplazables, uno debería imitar su compromiso, coherencia y fe», concluyó Vidal, creador de Humo Azul, crónicas habaneras, también publicado bajo el sello de la Editorial Nuestra América.

Mienten con alevosía y después se dicen cristianos

Posted on Actualizado enn

En todas las religiones de este mundo mentir es un pecado, pero parece que quienes fabrican campañas comunicaciones contra Cuba lo olvidan, pues el dinero es su credo y para satanizar la Revolución los presupuestos son bien elevados para llenar los bolsillos de muchos.

La ética profesional de periodistas y editores de diarios, televisoras y agencias de noticias no existe cuando les pagan para conformar mentiras, principalmente contra países con gobiernos no aceptables para Estados Unidos, mientras silencian crímenes, abusos policiales, despidos masivos, racismo y maltrato a inmigrantes, en naciones que califican como “democracias ejemplares”.

Un claro ejemplo de mentiras y tergiversaciones, lo expuso recientemente la revista británica The Economist, al publicar un supuesto estudio que mide ciertos indicadores para calificar la democracia en el mundo, por supuesto, manipulados a su antojo para desinformar a los lectores y fabricar una imagen nefasta de los gobiernos que no se someten a los dictados de Washington

Entre los parámetros que dicen haber “estudiado” están el proceso electoral y pluralismo, funcionamiento del gobierno, participación política, cultura política democrática y libertades civiles, otorgándole a Cuba “el segundo país con peor democracia en Latinoamérica”, calificación risible, si tomamos en cuenta los procesos que viven otras naciones del área, donde la corrupción es autóctona en las elecciones con la compra de votos, sistemas de cómputos no fiables, ausencia de cultura política por una buena parte de los ciudadanos que no saben leer, ni tienen acceso a los debates políticos, la fuerte represión contra los que poseen ideas de izquierda y gobernar es una fuente de enriquecimiento personal.

Por supuesto, la lista de los no democráticos la encabeza Venezuela, lo que indica quiénes están detrás del mencionado estudio.

Llama la atención que la afamada revista no mencione los países con un sistema capitalista salvaje que ha llevado al atraso y la miseria a millones en este mundo, ni señale el execrable golpe de Estado que prepararon los yanquis contra Evo Morales, presidente constitucional de Bolivia, con la confabulación de la OEA, para imponer a una “presidenta” que violó la decisión popular, masacró a los que protestaron, endeudó al país en solo once meses, quiso entregar las riquezas naturales al capital extranjero e incumplió la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas y consulares.

Tampoco señalan el proceso político en Ecuador, las violaciones cometidas por el presidente Lenin Moreno, ni las de Brasil con el golpe a la presidenta Dilma Rousseff y contra Luis Ignacio Lula, a quien acusaron falsamente, encarcelándolo para evitar su participación en las elecciones.

Silencio absoluto respecto al traslado de capitales personales a paraísos fiscales, de los presidentes de Chile y Ecuador, la corrupción política generalizada en Colombia, donde pensar diferente se paga con la vida, ni las salvajes represiones policiales en Chile, Ecuador y Colombia, unido al encarcelamiento de miles de jóvenes que reclaman una vida mejor, muchos de ellos hoy ciegos por las balas de goma que lanza la policía.

El acceso a la educación, la salud, el empleo y la seguridad de los ciudadanos está ausente de ese “profundo estudio” de la revista The Economist, parámetros que miden la calidad de vida de los pueblos y la verdadera democracia que significa la voluntad popular.

Tal parece que aquellos que se prestaron para acusar a Cuba, se olvidaron decir que en 1976 la nueva Constitución fue aprobada por el voto positivo del 97.7 % de los electores, sin policías armados en los colegios electorales, represión callejera ni robo de urnas y que en el 2002 hubo un referéndum popular donde el 99 % de los electores cubanos ratificaron esa Constitución.

Similar proceso se llevó a cabo en el 2019, para analizar a nivel de cada barrio de la Isla, el nuevo proyecto constitucional, donde todos los ciudadanos pudieron proponer adicionar, eliminar o modificar sus artículos, previo al proceso de aprobación, con la participación en las urnas del 90,59 %, algo que no sucede en otros países, incluidos los Estados Unidos que tienen un alto por ciento de abstencionismo y posee una Constitución de casi tres siglos, necesitada de modificaciones, entre ellas la democratización del arcaico sistema electoral que dio lugar al bochornoso escándalo del 2020.

En las elecciones de Cuba, los candidatos no son postulados por ningún Partido político, ni gana el que más dinero recaude entre los patrocinadores, como sucede en otros países, que después lo cobran en “favores” económicos y políticos.

El pueblo cubano tiene una amplia cultura política, conoce y opina sobre todos los temas de la vida interna e internacional. Quienes lo duden pueden visitar el país para comprobarlo, algo que impiden los yanquis al prohibirles a sus ciudadanos la libertad de viajar a Cuba.

Los gobernantes cubanos, a diferencia de otros del mundo, se reúnen con los ciudadanos periódicamente, visitan los barrios, hablan con sus pobladores, intercambian criterios con estudiantes, artistas religiosos, científicos, obreros y campesinos, algo que no hacen otros que jamás sales de sus lujosos despachos, entre ellos el de Estados Unidos.

La pandemia de la COVID-19 fue crucial en el mundo y los dirigentes cubanos demostraron el carácter democrático de la Revolución, al reunirse diariamente para analizar el comportamiento de la misma, las soluciones científicas y necesidades de recursos humanos y técnicos, logrando estimular a los científicos para la creación en tiempo récord de cinco candidatos vacunales, tres de ellos convertidos en vacunas que posibilitaron el control de los contagios, al vacunar a casi el 90 % de la población y registrarse hoy menos de mil casos diarios en toda la Isla.

En medio de la pandemia ningún cubano quedó sin empleo y fueron subsidiados por el Estado, aquellos que no pudieron trabajar por el cierre de los centros de trabajo, especialmente el sector artístico, demostrando las ventajas del sistema socialista, para molestia de quienes demonizan a la Revolución cubana.

Los yanquis, en medio de la pandemia, continúan con su implacable y genocida guerra económica, comercial y financiera, con el marcado propósito de impedir la satisfacción de las necesidades del pueblo y culpar al socialismo de ser un “sistema fallido”, incitan y financian protestas callejeras, grupos contrarrevolucionarios y provocaciones de todo tipo, con la participación de su embajada en La Habana.

Llama la atención que la revista británica no menciona que, solo el 41% de los estadounidenses aprueba el desempeño del presidente Joe Biden, ni califique al sistema electoral yanqui, donde se elige al presidente por un colegio y no directamente por los ciudadanos.

Tampoco expone los debates entre los candidatos presidenciales, en los cuales se ofenden mutuamente, dejando en un segundo plano las necesidades y reclamos del pueblo.

Respecto al robo ilegal de la información privada de los ciudadanos por parte de los Servicios de Inteligencia británicos y norteamericanos, con el empleo de sofisticados sistemas informáticos, la famosa revista The Economist no lo contempla como una acción que viola la democracia y libertad del pueblo, porque eso coloca a ambas naciones en el primer lugar de quienes pisotean los derechos humanos, la democracia y la dignidad de las personas.

A darle clases de democracia a otros, porque los cubanos saben leer y pensar gracias a la Revolución que tanto odian los yanquis.

Razón tiene José Martí al expresar:

“No hay cosa más ciega y levantisca que las preocupaciones”.

(Tomado de Cubainformación)

Doble rasero en el tratamiento a los derechos humanos en Cuba desde el Parlamento Europeo

Posted on

En tres de las últimas seis sesiones plenarias de la Eurocámara se ha debatido sobre Cuba. Es el único país de América Latina y el Caribe sobre el que se ha discutido tanto en ese lapso de tiempo. Foto: Minrex.

La derecha en el Parlamento Europeo ha promovido, una vez más, un debate sobre “la situación en Cuba”, el cual ha sido agendado para el próximo jueves 16 de diciembre como parte de la sesión plenaria del mes de diciembre.

Como pretexto, se utiliza la presunta situación de un grupo de ciudadanos que no son defensores de los derechos humanos en Cuba, ni representan a la mayoría de la población cubana. Se trata de personas que responden a los intereses explícitamente enunciados por el gobierno de los Estados Unidos. Sus acciones tienen como principal objetivo lograr un “cambio de régimen” en Cuba; subvertir el orden interno y desestabilizar el país a cualquier precio.


En tres de las últimas seis sesiones plenarias de la Eurocámara se ha debatido sobre Cuba. Es el único país de América Latina y el Caribe sobre el que se ha discutido tanto en ese lapso de tiempo, muestra de la singularización, la manipulación del tema de los derechos humanos y el doble rasero de quienes lo utilizan con un trasfondo marcadamente político. Con semejante actitud se desacredita, aún más, la imagen de la llamada casa de la democracia europea.

En ninguna de las últimas resoluciones aprobadas sobre Cuba se tiene la decencia mínima de mencionar los impactos del criminal bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por el gobierno de los Estados Unidos desde hace más de seis décadas y que ha sido recrudecido de manera genocida y premeditada en medio de esta pandemia.

Si los eurodiputados que han promovido esta nueva maniobra anticubana estuvieran realmente interesados en los derechos humanos del pueblo de Cuba, denunciarían en primer lugar la flagrante y sistemática violación que representa la implementación del bloqueo. Sus efectos extraterritoriales afectan, de igual forma, los intereses de las empresas y ciudadanos europeos que deben representar los miembros de la Eurocámara.

A pesar de los impactos de esa política hostil que asfixia y mata, y de los escasos recursos con que cuenta el país, Cuba ha gestionado de manera exitosa el control sobre la pandemia y ha sido capaz de producir sus propias vacunas; gracias a lo cual ya se ha inmunizado a más del 90% de nuestra población y nos convertimos en el primer país del mundo en vacunar a los infantes mayores de dos años. Esta y otras muchas realidades serán omitidas, una vez más, por la derecha en el debate sobre Cuba.

Queda claro que con esta maniobra anticubana se pretende nuevamente entorpecer las relaciones bilaterales entre Cuba y la Unión Europea, y socavar la implementación del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre Cuba, la Unión Europea y sus Estados miembros. El diálogo en igualdad de condiciones, bajo el principio de respeto mutuo, la no injerencia, y la cooperación constituyen las bases apropiadas para fomentar los lazos entre ambas partes.

Como ha expresado nuestro Canciller: “Ni amenazas ni chantajes nos arrancarán la menor concesión política”. Solo el pueblo cubano puede decidir sobre su destino.

(Tomado de Minrex)Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en WhatsAppCompartir en Telegram

Secretario ejecutivo del ALBA-TCP denuncia uso criminal por EEUU de la covid-19 contra otros Estados

Posted on

elegram

El secretario ejecutivo de la ALBA, Sacha Llorenti, en conferencia de prensa. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, ratificó este lunes al bloque regional como un mecanismo de fortalecimiento de la unidad latinoamericana.

En el Memorial José Martí, Llorenti, quien se encuentra en Cuba para participar en la XX Cumbre ALBA-TCP a desarrollarse mañana 14 de diciembre, señaló en conferencia de prensa que hay desafíos que ningún país puede enfrentar por sí solo, de ahí la importancia de la integración.


El exministro boliviano acusó al Gobierno de Estados Unidos por utilizar a la pandemia de la covid-19 como un arma, al intensificar la hostilidad y medidas coercitivas contra países de la región. “Su Doctrina es la de Monroe. La nuestra es bolivariana y martiana”.

Mientras, organizaciones como el Banco del ALBA permitieron el traslado de vacunas, personal médico, y otros, hacia Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas, para apoyar en el enfrentamiento a la emergencia sanitaria.

Llorenti calificó de criminal la conducta del Gobierno estadounidense hacia países como Venezuela, Nicaragua y Cuba, y dijo que Washington negó a Venezuela la posibilidad de comprar vacunas con sus propios recursos.

Subrayó las diferencias entre la Organización de Estados Americanos (OEA) y el ALBA-TCP. Tenemos una diferencia radical, ellos por aplicar la doctrina Monroe y el neocolonialismo. Nuestra doctrina es la bolivariana y martiana y la defensa a toda costa de nuestra soberanía e independencia, enfatizó.

El secretario ejecutivo de la Alianza defendió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños como el escenario natural para los países del continente.

Jefes de Estado y de Gobierno comienzan a llegar este lunes a la capital cubana, este domingo lo hicieron los jefes de las delegaciones de Santa Lucía, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves, quienes fueron recibidos por Alpidio Alonso, ministro de Cultura.

La cita regional incluye el análisis del impacto de la pandemia de COVID-19 y las medidas para enfrentarla, la presentación de los objetivos de trabajo para 2022 y un intercambio sobre la situación regional y el hegemonismo de Estados Unidos

ALBA-TCP está conformada por 10 países de América Latina y el Caribe y fue fundada en La Habana el 14 de diciembre de 2004 por Fidel Castro y Hugo Chávez, líderes de la Revolución cubana y bolivariana.

El secretario ejecutivo de la ALBA, Sacha Llorenti, en conferencia de prensa. Foto: Ismael Francisco/

Cubadebate.

Rusia entrega donativo de aceite vegetal a Cuba mediante el Programa Mundial de Alimentos

Posted on

Compartir en TwitterCompartir en WhatsAppCompartir en Telegram

Entregan donativo de aceite vegetal de Rusia a Cuba. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

“Esta ayuda alimentaria es un fiel reflejo de la amistad y las relaciones de solidaridad de muchos años que unen a Rusia y Cuba”, afirmó este jueves el embajador de esa nación euroasiática en la Isla, Andrey Guskov, luego de entregar un donativo de 672 toneladas de aceite vegetal al país mediante el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El diplomático ruso destacó que el financiamiento de Moscú para el PMA en Cuba asciende a cuatro millones de dólares en el período 2020-2021, destinados a apoyar la seguridad alimentaria de las personas más vulnerables, así como responder a situaciones de emergencia en el país caribeño.


De acuerdo con el representante del PMA en la Isla, Paolo Mattei, una parte del donativo será destinada a los Sistemas de Atención a la Familia (SAF), con lo cual se beneficiarán más de 70 000 ancianos en toda la nación. Asimismo, informó que otra parte se empleará en la asistencia de personas afectadas en situaciones de emergencia, sobre todo, en temporadas ciclónicas.

El embajador de la Federación de Rusia en La Habana señaló que la donación será distribuida de manera gratuita y subrayó la importancia de la misma tras los efectos de la COVID-19 en el país y el recrudecimiento del bloqueo, aun en tiempos de pandemia.

Andrey Guskov, embajador de la Federación de Rusia en La Habana, durante su intervención en el acto de entrega de donativo de aceite vegetal de ese país a Cuba, mediante el PMA. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

“Desde 2018 hasta la fecha, el monto total de donaciones de Rusia al Programa Mundial de Alimentos en Cuba asciende a 11 millones de dólares”, aseveró el diplomático.

Solo en este año –dijo– Rusia envió 170 toneladas de alimentos y medicamentos a la Isla en cuatro aviones de gran tamaño. “Estamos seguros de que la reapertura del país contribuirá al desarrollo económico y social de la hermana Cuba. Nuestra cooperación en la Isla continuará para beneficiar al pueblo cubano”, subrayó Guskov.

Por su parte, la viceministra del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX), Deborah Rivas, y la directora general de Desarrollo del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), Inalvis Smith, agradecieron el apoyo de Rusia y el PMA a la Mayor de las Antillas.

La labor del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas en Cuba comenzó en 1963 con la asistencia a damnificados por el huracán Flora. Desde entonces se han realizado 23 operaciones de emergencia, así como 10 proyectos de desarrollo para lo que se han destinado más de 320 millones de dólares. En 2020, la organización humanitaria recibió el Premio Nobel de la Paz.

Entregan donativo de aceite vegetal de Rusia a Cuba. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Paolo Mattei, representante del PMA en Cuba, durante su intervención en el acto de entrega de donativo de aceite vegetal de Rusia a Cuba. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Deborah Rivas, viceministra del MINCEX, durante su intervención en el acto de entrega de donativo de aceite vegetal de Rusia a Cuba. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

Entregan donativo de aceite vegetal de Rusia a Cuba. Foto: Abel Padrón Padilla/ Cubadebate.

El maestro es el gran innovador del sistema educativo cubano

Posted on

Dentro de todos los campos de investigación, la orientada a los procesos educativos, de aprendizaje y de formación de valores, es una de las más importantes y por eso se le debe conceder prioridad en el país. Desde esa reflexión, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, convocó a directivos, científicos y expertos del sistema de Educación a lograr que el maestro y el profesor sean innovadores desde su accionar cotidiano.

En el Ministerio de Educación —reconoció—existen una historia y un sistema de trabajo para la innovación, que se pueden seguir perfeccionando a partir de las propias ideas que desde el sector se desarrollan y conocen.

A su vez, dijo, el actual contexto nos impone desafíos muy exigentes, que demandan de investigación científica e innovación para solucionar problemas que hoy tenemos en el proceso docente-educativo y en el enfrentamiento a factores externos dentro de la sociedad, que influyen en los estudiantes.


En tal sentido, destacó dos fenómenos que están exigiendo de investigaciones por la repercusión que han tenido en el momento actual. Uno de ellos, enumeró, es la COVID-19, que nos golpeó la educación.

Primero —explicó— ralentizó los procesos educativos; fracturó un poco la relación de influencia de la escuela en los estudiantes; detuvo el aprendizaje; y ha traído consecuencias sicológicas y de comportamiento en varios niños, adolescentes y jóvenes.

De todo esto, consideró, tenemos que hacer investigaciones, para conocer el impacto que nos dejó la COVID-19 y saber cómo actuamos ante otro fenómeno similar. La enseñanza a distancia, ejemplificó, es una manera para enfrentar situaciones como esa, pero combinándola más con una mayor presencia en las aulas. En lo inmediato, con la reanimación del curso, valoró,  tenemos que concentrarnos en ir recuperando el tiempo perdido en las aulas, sobre todo en el aprendizaje de los estudiantes, sin perder calidad.

El otro hecho que está impactando en la actualidad en nuestros estudiantes son las redes sociales, subrayó. Internet tiene que ser una herramienta para tener cultura, para elevar la información, para que sea emancipadora, y hoy lo que existe más que redes sociales, son redes digitales casi antisociales, porque lo que hay es un andamiaje de odio, de vulgaridad, de banalidad, que está influyendo en los muchachos, valoró.

Este es un reto importante —consideró— que tenemos que abordar desde la investigación y también desde la sicología; que tiene que ser interdisciplinario, teniendo en cuenta a la pedagogía, a la sicología y a la comunicación social.

Asociado a ello, señaló, está el desempeño de los maestros y los profesores. En tal sentido, consideró de vital importancia la categorización de los maestros: una categorización integral del desempeño, que ayudará a reconocer al que lo hace mejor, al que lo hace con maestría pedagógica, del que no.

Foto: Estudios Revolución

Desde esa perspectiva, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, tras presentar las principales líneas de acción asociadas a las actividades de ciencia e innovación, aseguró que es un camino en el que se deberá continuar potenciando la renovación de sus formas de hacer, fortaleciendo la atención a la formación académica, el desarrollo de proyectos institucionales, la socialización de los resultados y el sistema de reconocimiento para el logro exitoso del cumplimiento de la misión educacional.

«Este es un trabajo que tenemos que seguir perfeccionando y en el cual tenemos que seguir preparándonos para tener más éxitos. Hay una obra hecha y otra que está por hacer, pero estamos empeñados en que esto se haga bien», aseguró.

Apuntes para el accionar en las aulas

El diálogo estuvo encaminado también hacia temas de vital trascendencia para la Educación cubana como el desarrollo y la preparación de doctores en Ciencias de la Educación, desde lo cual se puede contribuir a la formación doctoral en otras áreas del conocimiento; y la urgencia de potenciar a nivel de territorio esa formación doctoral y vincularla a las investigaciones de la Universidad.

Entre las muchas fortalezas de estos vínculos, Ondina León Díaz, directora general de Investigación y Postgrado del Ministerio de Educación Superior, destacó la manera en que se ha asumido a las propias escuelas, y no a la Universidad, como el escenario de formación doctoral; es ahí donde hacen sus proyectos, sus investigaciones, y eso le da una gran fortaleza al sistema educacional.

El reto es extraordinario —reconoció el ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Loidi— porque para obtener los resultados que necesitamos es vital que las acciones que se llevan a cabo impacten de manera positiva en la calidad de los procesos educativos en la base. Asociado a ello destacó la importancia de que los temas que se escojan desde el Ministerio de Educación para la preparación de los recursos humanos y la ciencia, también se vinculen a las ciencias específicas que se desarrollan y que las personas se preparen, no solamente en la pedagogía, además para elevar la calidad de los estudiantes.

«El recurso humano es esencial si nosotros queremos lograr que allá, donde se forman ese niño y ese joven, se obtenga un resultado de valores de todo tipo que impacte en el proceso», valoró.

Desde la responsabilidad que tiene el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, como centro autorizado para la formación de postgrados en el país, su directora Silvia Navarro Quintero enfatizó en que es «el aula el escenario, el laboratorio natural, para la gestión de los proyectos, y el gran innovador del sistema educativo cubano, es el maestro, porque en la manera en que él planifique su proceso de enseñanza y aprendizaje, en que contextualice, identifique cómo trabajar las herramientas pedagógicas para accionar de manera diferenciada con la heterogeneidad de sus alumnos, está la principal innovación».

Nuestra responsabilidad —dijo— es preparar  a los docentes y directivos con las herramientas para ello.

Foto: Estudios Revolución

El escenario que hoy estamos viviendo con las acciones en los barrios, abundó, nos va dando las pautas de hacia dónde encaminar esa pedagogía que estamos recontextualizando desde nuestro proyecto y de conjunto con los municipios.

Al respecto, Gustavo Deler Ferrera, presidente de la Asociación de Pedagogos de La Habana, enfatizó en la urgencia de no perder de vista «el papel que tienen el consejo popular; la escuela, enmarcada en un consejo popular; el barrio; y la comunidad». Hoy estamos dando un nuevo significado al valor que tiene la pedagogía social, la pedagogía comunitaria, dijo, al tiempo que reconoció que la idea de que el Ministerio entre a un consejo popular con proyectos de desarrollo local constituye un reto del cual quedan aprendizajes significativos.

Sobre esa misma línea de pensamiento, el Presidente de la República insistió en la trascendencia de no perder de vista —dentro de los conceptos de desarrollo territorial y el perfeccionamiento—, que la escuela se convierte en el centro de la comunidad.

Entre los muchos retos que eso entraña, definió la importancia de prever cómo articulamos todo con los municipios y cómo formamos a las autoridades de Gobierno —incluyendo a las autoridades territoriales—, en materia educativa, para que sepan gestionar los conceptos de ciencia e innovación en la escuela, que es donde vamos a ganar la batalla.

Ahora tenemos que ser capaces —enfatizó— de socializar, generalizar y evaluar los impactos de las investigaciones que se están desarrollando en cada territorio. Todo eso va a dar mucho en la transformación que queremos hacer a nivel comunitario, en los barrios, en la pedagogía comunitaria, en la educación popular, en lo cual están haciendo varios agentes, que no son esencialmente del sistema educacional, y lo están haciendo bien.

Cadal: La ONG obsesionada con Cuba y financiada con aportes de Estados Unidos

Posted on

Cadal es una fundación que está obsesionada con Cuba y la caída de su modelo socialista. Su activismo va dirigido a potenciar el llamado 15-N. No es una ONG anticastrista con sede en Miami, ni una surgida en España, el país donde se realizará la mayor cantidad de actos el lunes 15 de noviembre contra el gobierno de la isla.

Opera desde la calle Basabilvaso 1350, en CABA, a una cuadra de Plaza Retiro. Es una organización civil creada el 6 de mayo de 2003 durante la presidencia de Eduardo Duhalde que creció gracias a considerables aportes económicos provenientes de Estados Unidos. Sus fondos, declarados por el propio Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), han sido pagados por el Departamento de Estado, la NED, la Red Atlas Network, el Directorio Democrático Cubano y otras ONG con una visión unidireccional del mundo: la que abre los ojos solo para ver lo que ocurre en los países que no se someten a las políticas de Washington.

A lo largo de sus casi 19 años de existencia no cambió casi nada su obstinada prédica anticubana. En 2012 – cuando Página/12 publicó la primera nota sobre esta fundación – llevaba editados dieciséis libros. Nueve habían sido escritos con denuncias contra La Habana. En 2021 lleva organizados veintidós eventos virtuales, de los cuales quince fueron sobre Cuba. El 21 de enero arrancaron con uno titulado: ¿Es la Celac un organismo regional creado para avalar el autoritarismo? Cadal se respondía sola: “Es decir, vale igual una democracia como la de Costa Rica, Chile y Uruguay que una autocracia como la de Venezuela y una dictadura de partido único como Cuba”.


Siguieron haciéndose preguntas el 16 de febrero en una segunda conferencia: “¿Hasta cuándo la criminalización de la libertad de asociación, expresión y reunión en Cuba?” “¿Hasta cuándo los derechos fundamentales serán considerados delitos en Cuba?”

El 7 de abril convocaron al foro “Cuba, un país sin libertad de expresión”. En meses sucesivos siguieron con “Experiencias y desafíos del relevamiento de datos en Cuba”; “Diásporas en América Latina: Cuba y Venezuela”; “La izquierda democrática y los derechos humanos en Cuba”. Tampoco estuvo ausente el tema “La pandemia en sociedades cerradas. Los casos de Corea del Norte, Cuba y Guinea Ecuatorial”, entre otros.

Plan en marcha

En la isla denunciaron a Cadal en su sistema público de medios. El gobierno de Miguel Díaz Canel sabe que hay un plan en marcha para desestabilizarlo el 15-N en el que juegan un rol clave esta ONG y varias más desde el exterior. La fundación tiene nuevas autoridades y el consabido respaldo económico obtenido básicamente en EE.UU.

El plan consiste en repetir y amplificar los efectos de las marchas del 11 de julio pasado en varias ciudades cubanas, con epicentro en La Habana. Esas protestas serán acompañadas por diferentes actos en casi medio centenar de ciudades de 23 países. Una reducida cantidad de Estados si se la compara con las naciones que se pronuncian cada año contra el bloqueo de EE.UU en la ONU. En 2021 fueron 184 votos a favor de Cuba, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones (Colombia, Brasil y Ucrania). La solidaridad internacional con Cuba es inversamente proporcional a la convocatoria del 15-N.

Cadal, que según registros de la Inspección General de Justicia (IGJ) cambió sus autoridades el 23 de abril de este año en una asamblea virtual, se volvió casi monotemática. Cuba y en menor medida Venezuela y Nicaragua, son los objetos de estudio permanente de esta asociación civil. Su dependencia de EE.UU no permite encontrar demasiados documentos o artículos de su staff con comentarios críticos a la represión contra el movimiento Black Lives Matter, las violaciones a los derechos humanos que se cometen en sus calles o el racismo irrespirable de sus fuerzas policiales.

En su sitio digital apenas son visibles dos notas sobre el asesinato del joven negro George Floyd. Una de ellas es de su presidenta, Sybil Rhodes. El crimen cometido por la policía de Minneapolis fue un tema dominante de la política mundial en 2020. Marcó el inicio de movilizaciones por todo EE.UU y en ciudades como París, Berlín, Ámsterdam, Toronto y Sidney. El 11 de abril de este año y otra vez en Minneapolis, fue asesinado Daunte Wright, de 20 años. No fue por asfixia como sucedió con Floyd y sí por un balazo policial. También era un joven afroamericano. Hubo protestas otra vez y represión como respuesta.

Rhodes, la máxima autoridad de Cadal, es una ciudadana estadounidense doctorada en Ciencia Política por la Universidad de Stanford que vive en la Argentina. La acompaña desde la vicepresidencia la periodista y directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado, Norma Morandini. El Consejo de Administración lo completan el consultor Carlos Fara, el abogado Bernabé García Hamilton y el ingeniero José Montaldo.

Cadal tiene además un comité ejecutivo. Lo dirige Gabriel Constancio Salvia, uno de sus fundadores en 2003. Le gusta definirse como periodista itinerante y activista internacional de DD.HH. Es el integrante de perfil más alto, un activista que viajó a Cuba en 2014 y se le impidió la entrada cuando intentaba boicotear la cumbre de la Celac con un foro paralelo. Su prédica contra Cuba coincide con ataques contra el movimiento de DD.HH de nuestro país. El 24 de marzo del 2020 se preguntó: “Qué tan defensoras de los Derechos Humanos son las organizaciones argentinas”.

Esa conducta de doble rasero es muy común en la fundación. No suele ocuparse de la política sanitaria de Jair Bolsonaro en Brasil que causó 609.060 muertos hasta hoy, ni de las denuncias contra el presidente por crímenes contra la humanidad. La última fue hace menos de un mes ante la Corte Penal Internacional (CPI). La realizó la ONG austríaca AllRise. Es la cuarta que acumula el político ultraderechista por delitos medioambientales. Las múltiples violaciones a los DD.HH de su régimen militarizado no entrarían en esta nota.

La lista de muertes provocadas por las fuerzas de seguridad o parapoliciales de países modélicos para Cadal (Estados Unidos, Chile y Colombia) no tiene demasiado espacio en sus denuncias. Las masacres del estado colombiano comenzaron en 1928 con la llamada Masacre de las bananeras. El hecho lo retrató Gabriel García Márquez en Cien años de soledad. Una huelga de los obreros de la United Fruit Company estadounidense fue sofocada con el ejército. Nunca se supo bien la cantidad de víctimas. La historia es circular. Hoy los asesinatos de líderes sociales se cuentan por centenares. El gobierno de Iván Duque es tan cómplice como ineficaz para frenarlos.

Aportes

Cadal, una entidad que se declara a favor del desarrollo de América Latina, dice que se financia con “fundaciones privadas, agencias públicas y embajadas de países democráticos. También recibimos contribuciones de empresas e individuos”. En su nómina de aportantes se destaca el Bureau por la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (DRL) que funciona dentro del Departamento de Estado de EE.UU.

Además, la Red Atlas Network, que dispone de enormes recursos y fue presidida hasta 2017 a escala global por un argentino, Alejandro Chafuen. Se trata de un personaje con dilatada trayectoria en el mundo económico de EEUU. En nuestro país dejó su huella en la liquidación de la financiera Coimpro y fue condenado en 2005 por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal. Otros apoyos de Cadal son la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF, por sus siglas en inglés) creada por la OEA en 1962; el Directorio Democrático Cubano, una de las principales organizaciones de la diáspora; el Fondo Nacional para la Democracia (NED), una iniciativa del gobierno de Ronald Reagan que nació en 1983 y la inefable Fundación Ford.

¿Por qué a la derecha mundial no le conviene que se conozcan los avances de los procesos de izquierda? (+Video)

Posted on

El miembro del Buró Político y presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), Esteban Lazo Hernández, recibió, este lunes, en el capitolio de La Habana, al eurodiputado Manuel (Manu) Pineda, vicepresidente del grupo de amistad con Cuba del Parlamento europeo.

Durante el fraternal encuentro, el también miembro del Partido Comunista de España, quien realiza una visita de trabajo a la nación caribeña, trasladó todo el cariño y la solidaridad de los pueblos europeos con la Revolución Cubana y su Gobierno.

En ese sentido, destacó que siempre estará a la disposición de la isla, enfrentando y afrontando cualquier intento de injerencia de EE. UU. y de ese «entramado que se ha convertido, por desgracia, en una suerte de herramienta subordinada a Washington, como es el parlamento europeo».

Pineda también señaló que «afortunadamente» la Comisión Europea está manteniendo, con respecto a la mayor de las Antillas, los acuerdos de diálogo político y cooperación, pero, remarcó, «todas las derechas» del Parlamento del viejo continente están intentando eliminarlas.


Esteban Lazo agradeció la actitud de Pineda en la defensa de nuestro país y de «nuestra obra». Y expresó la admiración que siente por la solidaridad demostrada con nuestra Patria, Gobierno y pueblo.

Además, el presidente de la Asamblea llamó la atención sobre la defensa que hace cada día por «nuestra verdad» en un escenario tan hostil como el parlamento europeo, donde un grupo de diputados pide que haya cambios en Cuba y tergiversa todo lo que pasa en el país.

Diálogo con los jóvenes

En otro momento de su agenda el eurodiputado compartió con representantes de las diversas organizaciones pertenecientes a la Unión de Jóvenes Comunistas y les transmitió sus impresiones acerca de la gran campaña de intoxicación que muestran los medios españoles para referirse a la Revolución cubana.

Escuchó desde las voces juveniles cómo se construye el proceso social cubano, hostigado cruelmente por la mayor potencia del mundo, muy cercano geográficamente a esta. Ellos le mostraron la convicción de resistir ante los embates de ese imperio.

De ese diálogo se concretó la propuesta de un debate más abierto con otros jóvenes cubanos participantes en las tareas del enfrentamiento a la COVID-19 o en diferentes sectores de la sociedad. Igualmente se habló de un intercambio entre los dos países con ese sector poblacional.

En diálogo con Granma, Manu Pineda explicó que la imagen mostrada por los medios de prensa en España busca transmitir la sensación de que Cuba está en armas en contra de la Revolución. «Eso ocurre también en el Parlamento europeo. Está recogido en acta, cifras de desaparecidos, de arrestos ilegales y torturas que no existen. Se monta una película de ficción aprovechando que se vive una época en que la realidad es irrelevante. Lo importante es el relato. Cuando se dice una misma mentira muchas veces, aunque la realidad lo desmienta, termina por calar en las emociones de las personas», reconoció.

Afirmó que, en su visita a Cuba, ve a un pueblo formado culturalmente y ello conforma un patrimonio: «El pueblo cubano transmite hospitalidad y un vínculo sólido con su Revolución, incluso desde posiciones críticas», y añadió que este pueblo sabe lo que significaría ser un país subordinado y esclavizado al imperio.

«Hay países en esta región donde ser periodistas o sindicalistas es una actividad de riesgo, donde sí matan simplemente por discrepar con el gobierno. Hablo del caso de Colombia, donde hay centenares de desaparecidos y luego aparecen mutilados», señaló para afirmar que ello parece no importarle a los miembros del parlamento europeo con tendencia de derecha.

«Nosotros hemos pedido infinidad de veces que se establezca un punto sobre la violación de los derechos humanos en Colombia, donde diariamente asesinan a los firmantes de los acuerdos de paz, a los líderes sociales y comunitarios, también a los jóvenes que iniciaron el paro nacional el año pasado. El parlamento europeo da la vuelta a esos problemas porque a la derecha no le importa para nada la violación de los derechos humanos en ninguna parte del mundo. Ellos tienen intereses geoestratégicos y geopolíticos, quieren ser lacayos y lamebotas del imperio estadounidense».

Reconoció que el ejemplo de procesos sociales como Cuba y Venezuela, serán tratados de una manera negativa para que no salgan a la luz pública sus éxitos y avances. «Estoy seguro de que nunca conseguirán sofocarlos. Aquel que encuentra la libertad, ya nunca quiere volver a ser esclavo».

Anunció que en los próximos meses planean realizar un intercambio de solidaridad internacional dedicado a América Latina, porque desean articular a las diferentes organizaciones para las luchas en contra del imperialismo y sus procesos neoliberales.

Otro frente abierto desde el parlamento europeo es en contra de la escalada militar que puede tener su punto álgido en junio del próximo año en Madrid con una asamblea general de la otan, que pretende refundar esa organización. «Queremos impulsar un debate en el que podamos convencer a los pueblos, en el que expliquemos, formemos e informemos sobre lo que significa esa escalada militarista, en esta nueva versión de la guerra fría que impulsa EE. UU., poniendo la diana sobre China y Rusia, y contra todos los gobiernos progresistas del mundo».

¿Quiénes escriben los guiones de las supuestas marchas «pacíficas» en Cuba?

Posted on

Nuevas pruebas confirman presiones para cambio de régimen en Cuba

La Habana, 10 nov (Prensa Latina) La convocatoria a una supuesta marcha pacífica para el día 15 en Cuba responde a intereses extranjeros para un cambio de régimen en el país, según confirman hoy evidencias develadas por la prensa local.

Entre los principales elementos divulgados sobresalen la formación de agentes políticos en el extranjero en cursos organizados por especialistas de Open Society y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), vinculadas a acciones desestabilizadoras contra la nación caribeña.

Un reportaje televisivo presentó la víspera nuevas evidencias sobre la falta de espontaneidad y autenticidad en la convocatoria lanzada semanas atrás y considerada ilícita por las entidades jurídicas cubanas.

El audiovisual mostró imágenes de la visita en 2017 de Ruth Diamint y Laura Tedesco, estudiosas de las fuerzas armadas de países latinoamericanos y profesoras de varios cursos para formar actores políticos, entre ellos, algunos de los gestores de la marcha. Ruth Diamint es especialista en seguridad nacional y cuestiones militares, directora de proyecto de investigación en la Open Society y estudiante de la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Entre 2016 y 2020 ambas académicas organizaron seis eventos dedicados a la transformación política, en particular en Cuba, y el papel de las fuerzas armadas en ese proceso con especial interés en civiles que puedan influenciar a militares.

Así lo confirmaron varios documentos incluidos en la formación y mostrados por el material.

Los talleres fueron impartidos en Estados Unidos, República Dominicana y otros países.

Yunior García y Manuel Cuesta, artífices de la convocatoria para un nuevo intento de desestabilización social, estuvieron en algunas de estas iniciativas. Estas evidencias confirman las alertas de especialistas de diferentes ramas sobre la promoción de una guerra no convencional o golpe blando contra Cuba, aplicando manuales de supuesta lucha no violenta para el cambio de régimen.

Cuba denuncia subordinación de marcha ilícita a intereses subversivos

La Habana, 9 nov (Prensa Latina) Cuba presentó hoy nuevas evidencias sobre la falta de espontaneidad y autenticidad de la convocatoria para una marcha ilícita en el país que obedece al guion de golpe de Estado suave.

El noticiero de la televisión mostró imágenes de la visita en 2017 de Ruth Diamint y Laura Tedesco, politólogas que estudian sobre las fuerzas armadas de países latinoamericanos.

Ruth Diamint es especialista en seguridad nacional y cuestiones militares, directora de proyecto de investigación en la Open Society y estudiante de la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Entre 2016 y 2020 ambas académicas organizaron seis eventos dedicados a la transformación política en Cuba y el papel de las fuerzas armadas en ese proceso.

Los talleres fueron organizados en Miami, Estados Unidos, República Dominicana, entre otros países.

Los planes de estudio comprendían elementos provocadores del cambio de régimen y actuaciones sobre el complejo económico-militar, reveló la televisión nacional.

Yunior García y Manuel Cuesta, artífices de la convocatoria para un nuevo intento de desestabilización social, estuvieron en algunos de estos talleres.

De hecho, ambos participaron en 2018, organizado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), en el proyecto Tiempos de Cambio y el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en Cuba, el cual abordaba posibles escenarios y aliados a futuro.

Fuentes documentales muestran que estos cubanos continuaron su preparación en 2019 en un taller de la Universidad estadounidense de Saint Louis, filial en España, donde recibieron lecciones de Richard Youngs, experto en protestas públicas como método de cambio político, social y económico.

Cuba mostró una hoja de ruta o guía de las politólogas sobre los objetivos que deben perseguir sus alumnos, la cual consideran como un primer borrador para entablar negociaciones con el Gobierno de Cuba.

Estos cursos centran el interés en los civiles y su influencia en los miembros de las fuerzas armadas, subrayó el noticiero.

En este sentido, la televisión nacional mostró imágenes de Yunior García con el primer teniente del Ejército de los Estados Unidos, Alexander Augustine Marceil, quien actualmente es funcionario norteamericano en la isla.

Augustine-Marceil se graduó del Centro de Excelencia de Inteligencia del Ejército en diciembre de 2010 y de la Escuela Especial de Guerra John F. Kennedy como oficial de asuntos civiles en mayo de 2011.

Según documentos oficiales mostrados en televisión, un oficial de asuntos civiles juega un papel de enlace entre el Ejército, las autoridades civiles y las comunidades, específicamente como asesor de los intentos de desestabilización en el país.

Por tal motivo, el noticiero cubano invitó a la población a pensar de forma activa en los verdaderos intereses tras la marcha anticonstitucional programada para el 15 de noviembre próximo.

Sobre este tema, especialistas de diferentes ramas sociales han alertado sobre la Guerra No Convencional o guión de golpe de Estado blando que se intenta aplicar en Cuba siguiendo los parámetros de una supuesta lucha no violenta.

Reiteran ilegalidad de marcha contrarrevolucionaria en Cuba

Radio Habana Cuba

La supuesta marcha pacífica convocada por la contrarrevolución en Cuba es ilegal en tanto persigue derrocar al Gobierno y cambiar el sistema político establecido en la Constitución, refrendada por la mayoría del pueblo.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento, José Luis Toledo dijo que la Carta Magna cubana exige que el ordenamiento jurídico reaccione contra la pretensión de ampararse en el Derecho para realizar actos ilícitos de forma impune.

“Cualquier derecho que sea utilizado con un fin ilícito, para ir en contra del orden constitucional, no tiene validez legal, pues la Constitución no puede amparar actos que se manifiesten contra ella, como se pretende con la marcha contrarrevolucionaria anunciada para el 15 de noviembre”, enfatizó.

En el programa Hacemos Cuba, de la televisión nacional, Toledo comentó que en el mundo, en sentido general, las legislaciones que establecen y reconocen expresamente el derecho de reunión y manifestación lo hacen depender de la licitud y del respeto al orden público.

Agregó que muchos países tienen leyes muy fuertes contra la alteración del orden público, y recordó que en España hay una gran discusión sobre la Ley de seguridad nacional que establece duras sanciones contra quienes incurren en actos ilícitos en las manifestaciones.

Con respecto a la notificación negada de la marcha por las Asambleas Municipales del Poder Popular cubanas, y ratificada por la Fiscalía General de la República, afirmó que la legislación de la isla privilegia una actuación preventiva contra la ocurrencia de hechos ilícitos.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento señaló que en este caso se busca la colaboración ciudadana para evitar la consumación del delito, y la Fiscalía, al desautorizar la pretendida marcha, actuó en consonancia con ese principio.

“El ordenamiento penal cubano refuerza el Estado de Derecho y la protección a los derechos humanos”, apuntó Toledo. (Fuente: PL)

Solidaridad con Cuba desde diferentes partes del mundo

ACN

Desde diferentes partes del mundo llegaron hoy muestras de solidaridad con Cuba, entre ellas, un mensaje solidario del Partido de los Trabajadores de Irlanda.

La misiva, publicada en Cubaminrex, resalta que Estados Unidos continúa con sus intentos de socavar a la Revolución y “las protestas contrarrevolucionarias planificadas para el 15 de noviembre no son más que un ejercicio de propaganda destinado a desacreditar y difundir información engañosa y falsa de que el gobierno no cuenta con el pleno apoyo y confianza de la mayoría de la población.”

Afirma que los enemigos de la Isla fracasarán una vez más y que la mayor de las Antillas ha mostrado en innumerables ocasiones solidaridad internacional a los necesitados, desde ayuda militar al pueblo de Angola hasta apoyo médico durante la pandemia.

Asimismo señala que el 15 de noviembre la Revolución Cubana celebrará el éxito de su campaña de vacunación, la victoria de la medicina y la ciencia cubanas, el regreso de niños completamente vacunados a clases presenciales, la apertura de la nación al turismo internacional y el aniversario 502 de la fundación de La Habana.

De igual manera, la Asociación de Cubanos Residentes en Irlanda «Che Guevara» repudió “a quienes se empeñan en animar el odio entre cubanos e incitan a disturbios sociales y actos violentos que nada tienen que ver con la legítima expresión de nuestras preocupaciones e insatisfacciones”.

Jamás de quienes alientan el bloqueo y la agresión podrán venir soluciones a nuestros problemas, aseveraron sus miembros.

Reafirmaron la condena a esta unilateral política de Estados Unidos contra el pueblo antillano y exigieron su cese, comenzando por reanudar los servicios consulares en La Habana.

Y desde la sede de la embajada de la Isla en Damasco se realizó en el día de hoy la inauguración de la Jornada de Solidaridad con Cuba y en contra del bloqueo, la cual se extenderá hasta el día 15, publica el sitio web de la Cancillería.

A la actividad asistieron parlamentarios, funcionarios, académicos y profesionales sirios graduados en universidades cubanas, así como el escritor, activista, politólogo y profesor australiano Tim Anderson.

Los participantes agradecieron el ejemplo de solidaridad que representa Cuba para el mundo y en particular para el pueblo sirio.

«A la comunidad internacional»: personalidades de todo el mundo denuncian que Washington está organizando la desestabilización de Cuba (+Italiano)

Posted on

A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

Estados Unidos mantiene contra Cuba un bloqueo por más de sesenta años. Desde la década de los noventa del siglo pasado, Washington dictó una serie de leyes que lo endurecieron aún más, tratando de cerrarle posibilidades para la compra de alimentos, buscando doblegar a su pueblo por hambre.

Tan solo el gobierno de Donald Trump emitió 243 medidas que afectan mucho más a la economía de Cuba, buena parte de ellas durante la pandemia del Covid-19. Ellas siguen vigentes con el gobierno de Joe Biden.

El objetivo no ha cambiado: asfixiar a la economía cubana y provocar sufrimientos a su población para que se revuelva en contra del gobierno revolucionario.

Washington ha desoído con arrogancia la condena anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que exige poner fin a este inhumano procedimiento.

Paralelamente, desde hace décadas el gobierno estadounidense viene invirtiendo millones de dólares en la creación de “disidentes”, de “opositores”, de todo tipo, irrelevantes al interior de Cuba pero enaltecidos por la prensa internacional con el propósito de dañar la imagen de la revolución y así fundamentar la aplicación del criminal bloqueo.

Con ello también busca el aislamiento de Cuba, siendo uno de los objetivos primordiales el que la Unión Europea rompa sus relaciones. Sin ocultarlo, asigna millones de dólares para promocionar la subversión interna, llamando a la desobediencia civil, la anarquía y el caos, con el único fin de acabar con el actual sistema político e instaurar uno que responda a sus únicos intereses.


Nada le importan a Washington los inmensos logros de la revolución en materia científica que, entre otros, logrará que dentro de pocas semanas Cuba sea el primer país del mundo con toda su población vacunada contra el Covid-19, y con vacunas propias. Aunque Washington hizo hasta lo imposible para que Cuba no pudiera adquirir ni jeringuillas con las cuales aplicarlas.

Washington, además de contar con la complicidad de la gran prensa corporativa, también se apoya en individuos que desde la Florida, principalmente, arman campañas que llaman a salir a la calle a protestar violentamente con el fin de derrocar al gobierno.

Al interior del país, sujetos que se sienten respaldados y protegidos por Washington, usando como bandera la difícil situación económica debido al bloqueo (situación aumentada por el Covid,como en todas las otras naciones), llaman a manifestaciones subversivas.

Lo hacen sin importarles las leyes vigentes que prohíben todo atentado al sistema político vigente, como es lógico en todos los estados del mundo. Y mucho más cuando es incitado por una potencia extranjera.

Nosotros, que a continuación firmamos, llamamos una vez más al gobierno de Estados Unidos a que cese el inhumano bloqueo contra Cuba, y a que detenga sus tentativas de desestabilizar a una nación que en ningún momento ha realizado acciones contra su seguridad; que mucho menos se ha inmiscuido en sus asuntos internos, ni llamando a la ciudadanía estadounidense a que subvierta el orden establecido, a pesar de los múltiples y graves problemas sociales internos que tiene esta potencia mundial.

10 de noviembre del 2021.

A iniciativa de Ignacio Ramonet, periodista, España; Hernando Calvo Ospina, escritor, Francia; Atilio Borón, sociólogo, Argentina y de Fernando Buen Abad, filósofo, México,

Firmamos:

Dilma Roussef, ex presidente de Brasil.

Rafaél Correa, ex presidente de Ecuador.

José Manuel Zelaya, ex presidente de Honduras.

Ernesto Samper Pizano, ex presidente de Colombia.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, Argentina.

Martín Almada, Premio Nobel Alternativo, Paraguay.

Pablo González Casanova, Premio UNESCO, México.

Alfred de Zayas, experto independiente ONU, EEUU.

Jean Ziegler, ex Relator Especial, ONU, Suiza.

César Luis Menotti, ex entrenador selección de futbol de Argentina.

Monseñor Jacques Gaillot, Francia.

Leonardo Boff, teólogo de la liberación, Brasil.

Marcelo Barros, monje benedictino, Brasil.

Heinz Bierbaum, euroditado, presidente Partido de la Izquierda Europea, Alemania.

Maite Mola, eurodiputada, vicepresidenta Partido de la Izquierda Europea, España.

Manu Pineda, eurodiputado, España.

Yeidckol Polevnsky, Cámara de Diputados, México.

Héctor Díaz-Polanco, diputado, ciudad de México, México.

Bert Anciaux, senador, Bélgica.

Carlo Sommaruga, senador, Suiza.

María de Lourdes Santiago, senadora, Puerto Rico.

François-Michel Lambert, diputado, Francia.

André Chassaigne, diputado, Francia.

Miguel Mejía, ministro, República Dominicana.

Juan E. Romero, diputado Asamblea Nacional, Venezuela.

Michele de Col, consejal de Venecia, Italia.

Dmitrij Palagi, consejal de Florencia, Italia.

Thanasis Petrakos, cοnsejero Regional, Grecia.

José Agualsaca Legislador, Ecuador.

Costas Isychos, ex ministro alterno de defensa , ex diputado, Grecia.

Dimitris Stratoulis, ex diputado, ex ministro, Grecia.

Nandia Valavani, ex viceministra de Finanzas y ex diputada, Grecia.

Olivio Dutra, ex ministro, Brasil.

Paulo Vanucchi, ex ministro, Brasil.

Juan Ramón Quintana, ex ministro, Bolivia.

Paolo Ferrero, ex ministro, Italia.

Ricardo Patiño, ex ministro, Ecuador.

Galo Chiriboga, ex fiscal, Ecuador.

Gabriela Rivadeneira, ex presidente Asamblea Nacional, Ecuador.

Piedad Córdoba, ex senadora, Colombia.

Giovanni Russo Spena, ex senador, Italia.

Leonardo Caponi, ex senador, Italia.

Eleonora Forenza, ex diputada europea, Italia.

Juliana Isabel Marino, ex embajadora, Argentina.

Rosa Rinaldi, ex vicepresidente, Provincia de Roma, Italia.

Blanca Flor Bonilla, ex diputada, El Salvador.

Kenarik boujikian, ex juez del TJ-SP, Brasil.

Carlos Viteri, ex diputado, Ecuador.

Fidel Narváez, diplomático, Ecuador.

Juan Carlos Monedero, Partido Podemos, España.

Joao Pedro Stedile, Movimiento de los Sin Tierra, Brasil.

Tania Díaz González, diputada y Vicepresidenta de Comunicación del PSUV, Venezuela.

Mauricio Acerbo, secretario nacional Refundación Comunista, Italia. Marco Consolo, relaciones internacionales Refundación Comunista, Italia.

Andrea Ferroni, coordinador nacional Juventud Comunista, Italia.

Izquierda Unida, España.

Partido Comunista de España.

Partido Comunista de los Pueblos de España.

Partido Comunista de España (m-l).

Ruben Suarez Ciria, Frente Amplio, Uruguay.

Lois López Leoira, Internacional antiimperialista de los pueblos, Argentina.

Ana Valentino, Movimiento Octubres, Argentina.

Manuel Bertoldi, Frente Patria Grande, Argentina.

Franco Zunino, presidente ARCI, Savona, Italia.

José Escoda, Frente Socialista, Puerto Rico.

Oscar Bonilla, Acción Política, Ecuador.

Cristian Armando, Fundación Sueños Colectivos, Argentina.

Ricardo Ulcuango, dirigente indígena, Ecuador.

Kanelis Giorgos, Vicesecretario Centro Laboral Kalamata , Grecia.

Pratis Dimitris, Sindicato DOY Mesinias, Grecia.

Fernando Cardozo, CTA Autónoma, Argentina.

Mariano Ciafardini, Partido Solidario, Argentina.

Chico Buarque, músico, Brasil.

Willie Toledo, actor, España.

Norman Briski, actor, Argentina.

Chabela Rodríguez, cantora, Puerto Rico.

Daniel Devita, músico, Argentina.

Chico Díaz, actor, Brasil.

Takis Vamvakidis, actor, Grecia.

Pierre Carles, cineasta, Francia.

Adorno Martín, director de Cine, Argentina.

Tania Hermida, cineasta, Ecuador.

Ricardo Kiko Cerone, director teatral, Argentina.

Enrique Dacal, director teatral, Argentina.

Jorge Falcone, documentalista, Argentina.

Paula Ferré, trovadora. Argentina.

Fabián Bertero, músico, Argentina.

Facundo Jofre, trovador, Argentina.

Solimar Ortíz Jusino, poeta, Puerto Rico.

William Pérez Vega, Poetas en Marcha, Puerto Rico.

Juan Camacho, poeta, Puerto Rico.

Francis Combes, poeta, Francia.

Raúl Zurita, poeta, Chile.

Jaime Svart , poeta, Chile/Grecia.

Mauricio Vidales, poeta, Colombia.

Manuel Santos Iñurrieta, dramaturgo, Argentina.

Cachito Vera, gestor cultural, Ecuador.

Pablo Guayasamin, gestor cultural, Ecuador.

Techi Cusmanich, gestora cultural, Paraguay.

Javier Etayo, humorista, Pais Vasco.

Pilar Bustos, artista, Ecuador.

María Centeno, artista, Venezuela.

Martha Moreleon, artista, México/Grecia.

Pavel Eguez, pintor, Ecuador.

Ilonka Vargas, artista, Ecuador.

Loukia Konstantinou, Centro Cultural “Nuestra América, Grecia.

Fernando Morais, escritor, Brasil.

Frei Betto, escritor, Brasil.

Luis Britto García, escritor, Venezuela.

Michel Collon, escritor, Bélgica.

Panagiotis Maniatis, escritor, Grecia.

Argentina Chiriboga, escritora, Ecuador.

Vicente Battista, escritor, Argentina.

Τasos Kantaras, escritor, Grecia.

Galo Mora, escritor, Ecuador.

José Regato, escritor, Ecuador.

Jenny Londoño, escritora, Ecuador.

Patricia Villegas, Presidenta Telesur, Venezuela.

Wafi Ibrahim, periodista, Líbano.

Manuel Cabieses, periodista, Chile.

Stella Calloni, periodista, Argentina.

Mario Silva, periodista, Venezuela.

Gustavo Veiga, periodista, Argentina.

Maxime Vivas, periodista, Fracia.

Cathy Dos Santos, periodista, Francia.

Pascual Serrano, periodista. España.

Geraldina Colotti, periodista, Italia.

Orlando Pérez, periodista, Ecuador.

Carlos Aznárez, periodista, Argentina.

Ivano Iogna Prat, periodista, Luxemburgo.

Mery Kampouraki, periodista, Grecia.

Maria Kaliva, periodista, Grecia.

Daniele Biacchessi, periodista, Italia.

Juan Carlos Espinal, periodista, Repúlica Dominicana.

Ascanio Bernardeschi, periodista, Italia.

Kintto Lucas, periodista, Ecuador.

Telma Luzzani, periodista, Argentina.

José Manzaneda, Cuba Información, España.

Jorge Elbaum, periodista, Argentina.

Fabrizio Casari, periodista, Italia.

Sandra Russo, periodista, Argentina.

Omar Ospina, periodista, Ecuador.

Sally Burch, periodista, Ecuador.

Xavier Lasso, periodista, Ecuador.

Elaine Tavares, periodista, Brasil.

Mabel Elina Cury, periodista, Argentina.

Horacio Finoli, periodista, Argentina.

Patricia Latour, periodista, Francia.

Fernando Arellano Ortiz, periodista, Colombia.

Vaquelis Gonatas, Red Solid@ria, Grecia.

Beinusz Smukler, Asociación Americana de Juristas, EEUU.

Carol Proner, jurista, Brasil.

Eduardo “Tuto” Villanueva, abogado, Puerto Rico.

Wilma Reverón Collazo, abogada, Puerto Rico.

Paul-Emile Dupret, jurista, Bélgica.

Carmen Diniz, jurista, Brasil.

Yiannis Rachiotis, abogado, Grecia.

Geovy Jaramillo, abogado, Ecuador.

Gianluca Schiavon, jurista, Italia.

Héctor Ortega, abogado, España.

Karla Díaz Martínez, abogada, Chile.

Glenna Cabello, politóloga, Venezuela.

Gianni Vattimo, filósofo, Italia.

Graciela Ramirez, activista, Argentina.

Milagros Rivera, dirigente social, Puerto Rico.

Irene León, socióloga, Ecuador.

Paul Estrade, catedrático, Francia.

Paula Klachko, socióloga, Argentina.

Arantxa Tirado, politóloga, España.

Pasquale Voza, catedrático, Italia.

Angelo Baracca, catedrático, Italia.

Francisco Sierra Caballero, catedrático, España.

Ana Esther Ceceña, catedrática, Mexico.

Waldir Rampinelli, catedrático, Brasil.

Nildo Domingos, catedrático, Brasil.

Emilio H. Taddei, catedrático, Argentina.

Ioannis Kouzis , catedrático, Grecia.

Juan Torres López, catedrático, España.

Andrea Vento, docente, Italia.

Themis Tzimas , catedrático, Grecia.

Dimitris Katsonis, catedrático, Grecia.

Gonzalo Perera, matemático, Uruguay.

Rosella Franconi, biotecnóloga, Italia.

Fabrizio Chiodo, científico, Italia.

Clóvis Cavalcanti, economista ecológico, Brasil.

Rosella Franconi, investigadora, Italia.

Gilberto López y Rivas, antropólogo, Mexico.

Alicia Castellanos, antropóloga, Mexico.

Tiziano Tussi, Comité Científico CESPI, Italia.

Giovanna Di Matteo, geógrafa, Italia.

Luis E. Wainer, sociólogo, Argentina.

David Chávez, sociólogo, Ecuador.

Juan Paz y Miño, historiador, Ecuador.

Eirini Nedelkou, arquitecta, Grecia.

Mario Della Rocca, investigador, Argentina.

Erika Silva, socióloga, Ecuador.

Julio Peña y Lillo sociólogo, Ecuador.

María Fernanda Barreto, investigadora, Venezuela.

Nelson Rolim de Moura, editor, Brasil.

Pedro Páez, economista, Ecuador.

Miguel Ruiz, economista, Ecuador.

Ricardo Sánchez, economista, Ecuador.

Melania Mora, economista, Ecuador.

Cristian Orosco, economista, Ecuador.

Mario Ramos, sociólogo, Ecuador.

Alessandro Fanetti, investigador, Italia.

Rafael Quintero, sociólogo, Ecuador.

Movimiento Estatal de Solidaridad con Cuba, España.

MediCuba, España.

Sodepaz, España.

Samuel Wanitsch, coordinación Asociación Suiza-Cuba.

Marco Papacci, presidente Asociación Italia-Cuba.

Didier Philippe, presidente Asociación Francia-Cuba.

Victor Fernández, presidente Cuba Cooperación, Francia.

Didier Lalande, presidente Asociación Cuba Linda, Francia.

Charly Bouhana, presidente Asociación Cuba Sí Francia.

Roberto Casella, Circulo Granma Italia-cuba.

Anna Serena Bartolucci presidente AsiCuba, Italia.

ALLA COMUNITÀ INTERNAZIONALE

Gli Stati Uniti mantengono contro Cuba un “bloqueo” da più di sessanta anni. A partire dagli anni ’90 del secolo passato, Washington ha emanato una serie di leggi che lo rendono ancora più duro, cercando di impedire la possibilità di acquistare alimenti, cercando di piegare il popolo cubano per fame.

Solo il governo di Donald Trump ha emanato 243 misure, buona parte di esse durante la pandemia da Covid-19, che colpiscono ancor più duramente l’economia cubana. Queste misure sono rimaste in vigore con il governo di Joe Biden.

L’obiettivo non è cambiato: soffocare l’economia cubana e provocare sofferenze alla sua popolazione affinché si ribelli contro il governo rivoluzionario.

Washington ha ignorato con arroganza l’annuale condanna dell’Assemblea Generale delle Nazioni Unite, che esige di porre fine a questo disumano procedimento.

Parallelamente, da decenni il governo degli Stati Uniti sta investendo milioni di dollari nella creazione di «dissidenti», di «oppositori» di tutti i tipi, irrilevanti all’interno di Cuba ,ma che però vengono elogiati dalla stampa internazionale, allo scopo di danneggiare l’immagine della rivoluzione e così legittimare l’applicazione del criminale “bloqueo.”

In tal modo si cerca anche l’isolamento di Cuba, essendo uno degli obiettivi primari, quello che l’Unione Europea rompa le sue relazioni con Cuba.

Senza nasconderlo il governo statunitense, stanzia milioni di dollari per promuovere la sovversione interna, invocando la disobbedienza civile, l’anarchia e il caos, con l’ unico scopo di porre fine all’attuale sistema politico e stabilirne uno che corrisponda ai propri e unici interessi.

A Washington non importa nulla degli immensi risultati ottenuti dalla rivoluzione in campo scientifico; tra l’altro Cuba, entro poche settimane, sarà il primo paese al mondo con tutta la sua popolazione vaccinata contro il Covid-19 e tramite propri vaccini, sebbene Washington ha fatto tutto il possibile affinché Cuba non potesse acquisire nessuna siringa con cui iniettarli.

Washington, oltre ad avere la complicità della stampa corporativa, si affida anche a persone provenienti dalla Florida, principalmente per organizzare campagne che invitano a scendere in strada per protestare violentemente al fine di rovesciare il governo.

All’interno del Paese, soggetti che si sentono sostenuti e protetti da Washington, usando come bandiera la difficile situazione economica dovuta al bloqueo (situazione aggravata dal Covid, come in tutte le altre nazioni), invitano a manifestazioni sovversive.

Lo fanno senza curarsi delle leggi vigenti che vietano qualsiasi attentato contro il sistema politico vigente, come è logico in tutti gli stati del mondo. Ed è molto più grave quando tutto questo è sostenuto da una potenza straniera.

Noi, firmatari, chiediamo ancora una volta al governo degli Stati Uniti di porre fine al disumano bloqueo contro Cuba e di fermare i suoi tentativi di destabilizzare una nazione che in nessun momento ha realizzato azioni contro la sua sicurezza; che ancor meno si è immischiata negli affari interni degli USA o ha invitato la cittadinanza statunitense a sovvertire l’ordine costituito, nonostante i molteplici e gravi problemi sociali interni che ha questa potenza mondiale.

10 di novembre 2021

Per la iniziativa di Ignacio Ramonet, giornalista Spagna; Hernando Calvo Ospina scrittore, Francia; Atilio Boron, sociologo, Argentina e di Fernando Buen Abad, filosofo, Messico,

Firmiamo:

Dilma Roussef, Ex-presidente del Brasile. Rafaél Correa, ex-presidente dell’Equador.

José Manuel Zelaya, ex-presidente dell’Honduras. Ernesto Samper Pizano, ex-presidente della Colombia.

Adolfo Pérez Esquivel, Argentina. Premio Nobel per la pace.

Martín Almada, Premio Nobel Alternativo Paraguay. Pablo González Casanova, Premio UNESCO, Messico. Alfred de Zayas, esperto indipendente ONU, EEUU. Jean Ziegler, ex-relatore Speciale, ONU, Svizzera.

César Luis Menotti, ex-allenatore della nazionale Argentina di calcio. Monsignore Jacques Gaillot, Francia.

Leonardo Boff, teologo della teologia della Liberazione, Brasile. Marcelo Barros, monaco benedettino Brasile.

Heinz Bierbaum, eurodeputato, presidente Partito della Sinistra Europea, Germania.

Maite Mola, eurodeputata, vicepresidente Partito della Sinistra Europea Spagna.

Manu Pineda, eurodeputato, Spagna.

Yeidckol Polevnsky, Camera dei Deputati, Messico.

Héctor Díaz-Polanco, deputato Citta’ del Messico, Messico. Bert Anciaux, senatore del Belgio.

Carlo Sommaruga, senatore Svizzera. François-Michel Lambert, deputato, Francia. André Chassaigne, deputato, Francia.

María de Lourdes Santiago, senatrice, Porto Rico. Miguel Mejía, Ministro, República Dominicana.

Juan E. Romero, deputato Assemblea Nazionale, Venezuela. Michele de Col, consiliere comunale Venezia, Italia.

Dmitrij Palagi, consiliere comunale Firenze, Italia.

Thanasis Petrakos, consiliere Regionale, Grecia José Agualsaca, legislatore, Equador

Costas Isychos, ex-deputato e ex-ministro, Grecia. Dimitris Stratoulis, ex-deputato e ex-ministro Grecia.

Nandia Valavani, ex-vice ministra delle finanze de ex deputata, Grecia. Paulo Vanucchi, ex-ministro Brasile.

Olivio Dutra, ex-ministro, Brasile.

Juan Ramón Quintana, ex-ministro, Bolivia. Paolo Ferrero, ex-ministro, Italia.

Ricardo Patiño, ex-ministro, Ecuador. Galo Chiriboga, ex-fiscalista, Equador.

Gabriela Rivadeneira, ex-presidente Assemblea nazionale, Equador Piedad Córdoba, ex-senatrice, Colombia.

Giovanni Russo Spena, ex-senatore, Italia. Leonardo Caponi, ex-senatore Italia.

Eleonora Forenza, ex-deputata europea, Italia. Juliana Isabel Marino, ex-ambasciatore, Argentina.

Rosa Rinaldi, ex-vicepresidente, Provincia de Roma, Italia. Blanca Flor Bonilla, ex-deputata, El Salvador.

Kenarik boujikian, ex-giudice del TJ-SP Brasile Carlos Viteri, ex-deputato Equador.

Fidel Narváez, diplomatico, Equador.

Juan Carlos Monedero, Partido Podemos, Spagna.

Joao Pedro Stedile, Movimento dei Senza Terra, Brasile.

Tania Díaz González, deputata e vicepresidenta per la comunicazione del PSUV, Venezuela.

Mauricio Acerbo, segretario nazionale Rifondazione comunista, Italia. Marco Consolo, relazioni internazionali Rifondazione comunista, Italia. Andrea Ferroni, Coordinatore nazionale della gioventu’ comunista, Italia.

Sinistra Unita, Spagna. Partito Comunista, Spagna.

Partito comunista dei Popoli, Spagna. Partito comunista (m-l), Spagna.

Ruben Suarez Ciria, Fronte ampio, Uruguay.

Lois López Leoira, Internazionale antiimperialista dei popoli, Argentina. Ana Valentino, Movimento Octubres, Argentina.

Manuel Bertoldi, Fronte Patria Grande, Argentina. Franco Zunino, Presidente ARCI, Savona, Italia.

José Escoda, Fronte Socialista, Porto Rico. Oscar Bonilla, Azione Politica, Equador.

Cristian Armando, Fondazione sogni collettivi, Argentina. Ricardo Ulcuango, dirigente indigena, Equador.

Kanelis Giorgos, vicesegretario centro di lavoro Kalamata, Grecia. Pratis Dimitris, sindacato Doy Mesinias, Grecia.

Fernando Cardozo, CTA Autónoma, Argentina. Mariano Ciafardini, Partito Solidario, Argentina.

Chico Buarque, musicista, Brasile. Willie Toledo, attore, Spagna.

Norman Briski, attore, Argentina. Chabela Rodríguez, cantante, Porto Rico. Daniel Devita, musicista, Argentina.

Chico Díaz, attore Brasile.

Takis Vamvakidis, attore, Grecia. Pierre Carles, regista, Francia.

Adorno Martín, regista, Argentina. Tania Hermida, regista, Equador.

Ricardo Kiko Cerone, direttore di teatro, Argentina. Enrique Dacal, direttore di teatro, Argentina.

Jorge Falcone, documentarista, Argentina. Paula Ferré, trovatore, Argentina.

Fabián Bertero, musicista, Argentina. Facundo Jofre, trovatore, Argentina. Solimar Ortíz Jusino, poeta, Porto Rico.

William Pérez Vega, Poeta in Marcia. Porto Rico. Juan Camacho, poeta, Porto Rico.

Francis Combes, poeta, Francia. Raúl Zurita, poeta, Chile.

Jaime Svart, poeta Cile/ Grecia

Manuel Santos Iñurrieta, drammaturgo, Argentina. Pablo Guayasamin, responsabile culturale, Equador. Techi Cusmanich, responsabile culturale, Grecia.

Pilar Bustos, artista Equador. Javier Etayo, comico, Paesi Baschi. María Centeno, artista, Venezuela.

Martha Moreleon, artista Messico/Grecia. Pavel Eguez, pittore, Equador.

Mauricio Vidales, poeta, Colombia.

Cachito Vera, responsabile culturale Equador Ilonka Vargas, artista Equador

Loukia Konstantinou, Centro culturale “ Nostra America” Grecia

Fernando Morais, scrittore Brasile. Frei Betto, scrittore, Brasile.

Luis Britto García, scrittore, Venezuela. Michel Collon, scrittore, Belgio.

Panagiotis Maniatis, scrittore, Grecia. Argentina Chiriboga, scrittrice, Equador. Vicente Battista, scrittore, Argentina.

Τasos Kantaras, scrittore Grecia.

Galo Mora, scrittore, Equador. José Regato, scrittore, Equador.

Jenny Londoño, scrittrice, Equador.

Patricia Villegas, presidenta Telesur, Venezuela. Wafi Ibrahim, giornalista, Libano.

Manuel Cabieses, giornalista, Chile.

Stella Calloni, giornalista, Argentina. Mario Silva, giornalista, Venezuela. Gustavo Veiga, giornalista, Argentina. Maxime Vivas, giornalista, Francia.

Cathy Dos Santos, giornalista, Francia. Pascual Serrano, giornalista, Spagna.

Geraldina Colotti, giornalista, Italia. Orlando Pérez, giornalista, Equador. Carlos Aznárez, giornalista, Argentina. Ivano Iogna Prat, giornalista, lussemburgo. Mery Kampouraki, giornalista, Grecia.

Maria Kaliva, giornalista, Grecia. Daniele Biacchessi, giornalista, Italia.

Juan Carlos Espinal, giornalista, Repubblica Dominicana. Ascanio Bernardeschi, giornalista, Italia.

Kintto Lucas, giornalista, Equador. Telma Luzzani, giornalista, Argentina.

José Manzaneda, Cubainformazione, Spagna. Jorge Elbaum, giornalista, Argentina.

Fabrizio Casari, giornalista, Italia. Sandra Russo, giornalista, Argentina. Omar Ospina, giornalista, Equador. Sally Burch, giornalista, Equador.

Xavier Lasso, giornalista, Equador. Elaine Tavares, giornalista, Brasile.

Mabel Elina Cury, giornalista, Argentina. Horacio Finoli, giornalista, Argentina.

Patricia Latour, giornalista, Francia.

Fernando Arellano Ortiz, giornalista, Colombia. Vaquelis Gonatas, Retesolidaria, Grecia.

Beinusz Smukler, Associazione americana dei giuristi, EEUU. Carol Proner, giurista, Brasile.

Eduardo “Tuto” Villanueva, avvocato, Porto Rico. Wilma Reverón Collazo, avvocatessa, Porto Rico. Paul-Emile Dupret, giurista,Bélgio.

Carmen Diniz, giurista, Brasile. Yiannis Rachiotis, avvocato, Grecia. Geovy Jaramillo, avvocato, Equador. Gianluca Schiavon, giurista, Italia.

Héctor Ortega, avvocato, Spagna.

Karla Díaz Martínez, avvocatessa, Chile.

Glenna Cabello, politóloga, Venezuela. Gianni Vattimo, filosofo, Italia.

Graciela Ramirez, attivista, Argentina. Milagros Rivera, dirigente sociale, Porto Rico. Irene León, sociologa, Equador.

Paul Estrade, cattedratico, Francia. Paula Klachko, sociologo, Argentina.

Themis Tzimas cattedratico, Grecia. Dimitris Katsonis, cattedratico, Grecia. Pasquale Voza, cattedratico, Italia.

Angelo Baracca, cattedratico, Italia.

Francisco Sierra Caballero, cattedratico, España. Ana Esther Ceceña, cattedrática, Mexico.

Waldir Rampinelli, cattedratico, Brasil. Nildo Domingos, cattedratico, Brasil Emilio H. Taddei, cattedratico, Argentina. Ioannis Kouzis, cattedratico Grecia.

Juan Torres López, cattedratico Spagna. Andrea Vento, docente, Italia.

Gonzalo Perera, matematico, Uruguay.

Rosella Franconi, Ricercatrice Istituto Enea, Italia. Fabrizio Chiodo, scientifico, Italia.

Clóvis Cavalcanti, economista ecológico, Brasil. Gilberto López y Rivas, antropólogo, Mexico.

Alicia Castellanos, antropóloga, Mexico. Tiziano Tussi, Comitato scientifico Cespi, Italia. Giovanna Di Matteo, geografa, Italia.

Luis E. Wainer, sociologo, Argentina. David Chávez, sociologo, Equador.

Juan Paz y Miño, storico, Equador. Eirini Nedelkou, architetto, Grecia.

Mario Della Rocca, ricercatore, Argentina.

Erika Silva, sociologo, Equador.

Julio Peña y Lillo, sociologo, Equador.

María Fernanda Barreto, ricercatrice, Venezuela. Nelson Rolim de Moura, editore, Brasile.

Pedro Páez, economista, Equador. Miguel Ruiz, economista, Equador. Ricardo Sánchez, economista, Equador. Melania Mora, economista, Equador.

Cristian Orosco, economista, Equador. Mario Ramos, sociologo, Equador.

Alessandro Fanetti, ricercatore, Italia. Arantxa Tirado, politóloga, España.

Rafael Quintero, sociologo, Equador.

Movimento Statale di Solidarieta’ con Cuba, Spegna. Medicuba, Spagna.

Sodepaz, Spagna.

Samuel Wanitsch, coordinatore Svizzera-Cuba.

Marco Papacci, presidente Associazione nazionale Italia-Cuba. Didier Philippe, presidente Associazione Francia-Cuba.

Victor Fernandez, presidente Cuba Cooperazione, Francia. Didier Lalande, presidente Associazione Cuba Linda, Francia. Charly Bouhana, presidente Associazione Cuba Sí Francia.

Roberto Casella, Circolo Granma Italia-cuba. Anna Serena Bartolucci presidente AsiCuba, Italia.