Carlos Nicolás Hernández

Eros no comulga con lo vulgar

Posted on

Publicado en Correo del Orinoco

En la época clásica de nuestra civilización, siglo IV antes de Cristo, Platón dejó sentadas las bases de lo que hoy se conoce como teoría erótica para explicar cómo y por qué los seres humanos se atraen entre sí y se buscan unos en otros.

Partió Platón de una premisa universal: la de que ninguna relación es tan atractiva, deseada y buscada como la sexual. Para explicar sus planteamientos, el filósofo utilizó la figura del mitológico dios Eros, quien se convertiría por gracia y voluntad del filósofo griego en el máximo representante de esos sentimientos calificados como “pecaminosos”.

La clásica teoría erótica de Platón ha sido combinada en la época moderna con la teoría de los sexos que explica la condición sexuada. De esta forma podemos comprender que, por un lado, el erotismo es la denominación histórica y clásica para dar nombre a ese sentimiento que impregna las relaciones entre los sujetos en tanto sexuados; y por otro lado, el hecho de los sexos explica las estructuras de esos sujetos y trata de comprender ese deseo que les lleva a la íntima relación.

Leer el resto de esta entrada »