Tres apuestas cubanas para promover el comercio electrónico en el país

Posted on

Durante la pandemia de covid-19, ha sido apreciable en Cuba el auge de las plataformas en línea para impulsar el comercio electrónico.

Buscar nuevas alternativas de comercialización, que evitaran las aglomeraciones y el movimiento innecesario de personas, así como facilitar en gran medida la adquisición de bienes y servicios de manera más expedita, han sido algunos de los objetivos de los servicios creados o ampliados en los últimos dos años.

En este camino, no exento de dificultades, se han fortalecido las pasarelas de pagos nacionales (EnZona y Transfermóvil), y se han abierto nuevos espacios de comercialización digital.

La inestabilidad de los suministros y la escasez de productos, problemas en el aseguramiento logístico y la trasportación y la insuficiente cultura institucional para hacer un mayor uso de estos canales de ventas, son algunos de los factores que inciden negativamente en los propósitos del país de extender estos servicios.

Aunque para muchos el comercio electrónico solo se circunscribe a la plataforma TuEnvío, hoy te proponemos otras alternativas cubanas, nacidas del empeño estatal y privado.


Cubamodela: Emprender con manos propias una tienda en línea para Cuba

En el entorno cubano actual, las acciones de compraventa en línea se manifiestan sobre todo en grupos en redes sociales (Facebook, WhatsApp, Telegram…) y en plataformas populares como Revolico.

Tras la promoción de nuevos actores económicos en la nación, no son pocos los que apuestan por el comercio electrónico como una forma de dinamizar las ventas.

Si escribimos en Google términos como “vinos cubanos” o “tienda de joyas Cuba”, inmediatamente saldrá Cubamodela entre los primeros resultados. ¿En qué consiste esta web que engloba aristas tan diversas?

Es un sitio nacido en 2015 para propiciar el intercambio de intereses en torno al modelaje y socializar propuestas de trabajo entre modelos, fotógrafos y otras personas relacionadas con ese ámbito.

Con los años, la plataforma fue evolucionando a otro tipo de negocio y se consolidó como un estudio fotográfico en el entorno físico, con presencia digital en el mismo sitio web. Allí promocionaban el emprendimiento, compartían experiencias y buscaban nuevos clientes.

“El trabajo constante de un equipo experto en el área del marketing digital hizo que poco a poco ganáramos visibilidad en internet”, comenta su director general, Alejandro Peñalver, graduado de Economía en 2015.

Ese posicionamiento –que ha hecho de Cubamodela un sitio relevante en casi todas las áreas que promociona– y la idea de su director de convertir el negocio, más que en un estudio fotográfico con presencia digital, en una suerte de “Amazon cubano”, llevaron a que desde diciembre de 2021 el emprendimiento se asociara con otros cuentapropistas, que aprovecharon la visibilidad del sitio en internet para dar a conocer también sus productos y servicios.

“Actualmente, nuestra mipyme está vinculada a unos 18 emprendimientos locales, desde talabartería, joyas, juguetes, muebles y vinos artesanales hasta servicios de fotografía y renta de vestuario para bodas”, explica Peñalver.

Con una amplia y bien posicionada plataforma de comercio electrónico, que ofrece a los clientes productos nacionales diversos a partir de la creatividad de emprendedores cubanos, los proveedores de Cubamodela han visto cómo crecen sus ventas de manera exponencial.

Pero, ¿cómo logró esta tienda en línea ese posicionamiento privilegiado?

“El trabajo con las herramientas SEO (encargadas de la visibilidad en buscadores y orientadas al marketing digital) es uno de los pilares claves de nuestro negocio”, señala David Pérez, director de Información y Tecnología de la empresa.

Las estrategias SEO tienen, por lo general, dos objetivos básicos. Por una parte, atraer clientes potenciales para que se conviertan en clientes efectivos y luego desarrollar estrategias de remarketing para que vuelvan a comprar. Por otra, potenciar la reputación de la marca en el entorno digital.

Al entrar al sitio de Cubamodela, sale a la vista una página atractiva y actualizada. Se publica información de cada negocio, hay una tienda virtual donde el cliente puede acceder a todos los productos disponibles, se puede consultar un blog que contiene experiencias y consejos vinculados con los 18 emprendimientos y existe la posibilidad de reservar servicios como el estudio fotográfico y la escalada deportiva.

Según David Pérez, entre las acciones que desarrolla la empresa para mejorar su posicionamiento se destacan la optimización de velocidad de carga del sitio, el estudio de las palabras claves, la corrección de problemas técnicos, la generación de contenido fresco, original y de calidad y el trabajo con influencers que promocionan la marca.

Protección de datos del consumidor

Si bien las ventas en Cubamodela se realizan aún de forma presencial, los compradores pueden ofrecer información personal durante la transacción, con datos como el número de teléfono y la dirección, que son imprescindibles para completar los pedidos y asegurar las entregas.

En un contexto internacional en el que la ciberseguridad se ha convertido en un aspecto medular para las empresas vinculadas con el comercio electrónico, la línea de negocios cubana tiene claro que debe proteger la información de sus clientes y estar a la altura de la confianza que depositan en ella.

El director de Información y Tecnología aclara que Cubamodela cumple con la normativa internacional de la política de cookies y de seguridad (la GDPR) y asegura que el sitio web se encuentra protegido de ataques de ciberseguridad con certificados SSL, sistemas antispam, sistemas de Google captcha, firewall de Cloudflare y sistemas de antihack proporcionados por el hosting.

Aunque Cubamodela está presente en redes sociales y buena parte de sus clientes llegan por esa vía, para su equipo lo más importante es que las personas visiten el sitio web y se relacionen con las ofertas desde allí.

Mirar al futuro

Si se le pregunta a Alejandro Peñalver por el comercio electrónico a nivel macro, el joven considera que la economía cubana necesita establecerlo de forma plena y que para ello cuenta con pasarelas impulsadas por el Estado (como Transfermóvil o EnZona) que se han perfeccionado y son de fácil empleo.

“¡Qué alivio supondría para la familia cubana tomar decisiones de compra con unos pocos clics! ¡Cuánto tiempo ahorraría! Eso, sin contar la reducción de los costos del transporte y la posibilidad de escoger entre diversos artículos sustitutos en un mismo lugar, según la relación calidad-precio”, dice.

Para ir construyendo esa realidad desde el presente, la mipyme pretende aportar desde su espacio al desarrollo nacional. El equipo de Cubamodela se propone establecer relaciones contractuales con emprendimientos privados y, sobre todo, con empresas estatales que puedan hallar en la plataforma un nicho para agilizar sus ventas.

Peñalver informa que han dado los primeros pasos para ofrecer asesoría en temas como posicionamiento web y diseño en línea a algunas empresas estatales.

La palabra clave para el equipo artífice de la línea de negocios es “crecimiento”, aunque su director reconoce que el auge de iniciativas como la suya pasa, ineludiblemente, por la estabilidad de la oferta, en momentos en que la escasez de productos supone un riesgo.

No obstante, las ganas de hacer prevalecen. “Esperemos que en el futuro se nos incorporen nuevos negocios, tanto privados como estatales. Queremos cubrir la mayor cantidad posible de productos y servicios para fortalecer la plataforma”, afirma.

Como parte de ese crecimiento, el director general de Cubamodela adelanta que ya está casi lista la nueva versión de la tienda, la cual permitirá automatizar todo el proceso de comercialización, a tono con los estándares de calidad internacionales.

“Creemos que el comercio electrónico, como han reconocido las autoridades del país, llegó para quedarse, y es por ello que ampliar este tipo de servicios es fundamental. Todo lo que podamos hacer para dinamizar la economía y facilitar la vida de las personas debe ser bienvenido”, sostiene Peñalver.

Citmatel: Los primeros en mover las piedras

Si se habla de comercio electrónico en el país, no puede dejar de mencionarse la Empresa de Tecnologías de la Información y Servicios Telemáticos Avanzados (Citmatel).

Pionera en esta actividad en la nación, la entidad acumula más de dos décadas de experiencia en este campo.

“Citmatel es una empresa de naturaleza innovadora. Hace más de 20 años, observamos el estado del arte mundial en materia de comercio electrónico y pensamos que podía ser una oportunidad para el desarrollo de un nuevo negocio tecnológico”, dice la ingeniera Elena Grimany  Lòpez, directora de Operaciones Internet y presidenta del Consejo Técnico Asesor

Para ese entonces –recuerda la especialista– el comercio electrónico ya se había convertido en un canal exitoso, no solo para el suministro de bienes y productos a nivel mundial, sino también para brindar servicios con resultado económico.

“Identificamos que para una empresa del sector de la ciencia y la tecnología como Citmatel el comercio electrónico sería un reto importante. Sentimos la responsabilidad de introducir en Cuba nuevas modalidades de comercialización utilizando las tecnologías de la información y las comunicaciones como parte de un proceso de innovación tecnológica”, añade.

Para Grimany, una de sus fortalezas es tener la experiencia de haber asimilado, con éxito y muy temprano en Cuba, las tecnologías asociadas a internet y contar con un grupo de especialistas capacitados, que ya habían incorporado enfoques y métodos de desarrollo científico e innovador.

“Identificamos el comercio electrónico como una oportunidad para aplicar en la práctica el concepto de trabajo a ciclo completo para una empresa de tecnologías, lo que abarca desde la investigación aplicada y el desarrollo de los modelos de negocios hasta la obtención de resultados por la comercialización”, señala.

Con ese objetivo, en 2018 nació el Centro Comercial SuperFácil, una pasarela que cuenta actualmente con alrededor de 40 tiendas virtuales en las que los diferentes actores económicos, en su papel de proveedores, comercializan diversos servicios y productos.

“Contamos con una librería virtual para la venta de libros, e-books, audiolibros, películas, APK, juegos, libros animados, audiovisuales en diferentes formatos e idiomas… La característica distintiva es que provienen de editoriales, entidades y autores cubanos”, informa Yalili Rodríguez Delgado, administradora del Centro Comercial SuperFácil.

Según la especialista, la tienda Segurshop de licencias del antivirus cubano Segurmática tiene una creciente demanda, que ha facilitado la compra e instalación de software de protección contra virus informáticos para diferentes dispositivos electrónicos: celulares, tabletas, laptops y computadoras personales.

SuperFácil cuenta con dos tiendas destinadas a la venta de sistemas informáticos para la administración integral de negocios de los diferentes actores económicos, desde grandes empresas y entidades estatales hasta pymes y trabajadores por cuenta propia.

“Tenemos, además, una tienda de Correos de Cuba, otra del Jardín Zoológico de La Habana, donde es posible reservar una visita al Zoológico y disfrutar de los servicios que allí se ofrecen”, precisa la funcionaria.

Las nuevas formas de gestión económica y las industrias locales tienen una presencia creciente en SuperFácil. Comercializan arte y manualidades, cerámicas, artesanías, lámparas de PVC, artículos decorativos para el hogar y la cocina, materiales para la construcción, aditivos para alimento animal y fertilizantes orgánicos, entre otros productos.

“Se han incorporado varias tiendas para la venta de materiales reciclables, productos de aseo y limpieza, partes y piezas, accesorios electrónicos y diferentes tipos de productos. Esta modalidad de comercio ha resultado muy útil para reducir los inventarios ociosos y de lento movimiento en empresas estatales, por la demanda que estos tienen entre las nuevas formas de gestión económica y la población en general”, destaca Rodríguez Delgado.

Salirse de los moldes del comercio tradicional

El comercio en línea es una actividad muy diferente con relación al comercio tradicional. Para lograr una gestión efectiva, hay que tomar en cuenta múltiples factores y tener presente su característica distintiva: se realiza en plataformas virtuales conectadas en internet, comenta Carlos Mar Rodríguez, jefe del grupo de programación de comercio electrónico.

Por esta razón, los especialistas de Citmatel reconocen que ha sido decisivo tener una plataforma propia, adaptativa y en constante perfeccionamiento. “A lo largo de estos años, hemos ido produciendo transformaciones en los aspectos tecnológicos, de seguridad, de logística y de los enfoques comerciales.

“Debemos reconocer que la administración de este tipo de comercio es un desafío por su gran complejidad. No nos sentimos conformes con los resultados alcanzados. Se necesita un aprendizaje constante, tanto de quienes prestan el servicio como de quienes lo reciben, porque el comercio electrónico tiene una naturaleza interdisciplinaria donde las TIC son un elemento transversal”, considera Fidel Santana Cruz, director de Servicios Web.

El servicio de atención a clientes de Citmatel ha evolucionado hacia un centro de contactos activo las 24 horas, los siete días de la semana y los 365 días del año.

“Se trabaja en múltiples canales: redes sociales, teléfono y correo electrónico para atender dudas, opiniones, quejas y sugerencias. Se toman en cuenta las experiencias de los usuarios mediante monitoreos diarios y análisis sistemáticos, y la capacidad de reacción rápida de los procesos del sistema ante contingencias de diversa índole o quejas. Todo con el objetivo de mejorar continuamente nuestros servicios”, apunta Santana Cruz.

El sistema de administración de las tiendas virtuales está operado por personal calificado y experimentado desde el punto de vista comercial y del empleo efectivo de las TIC.

El especialista señala que “de manera paulatina hemos ido extendiendo las tiendas virtuales más allá de la capital, a partir de la incorporación de proveedores locales y la ampliación de las capacidades de distribución en y entre los territorios”.

Para subir al cielo se necesita

Para ser cliente de SuperFácil, se necesita un teléfono celular, tableta o PC y conectarse al sitio web a través de internet . El proceso de registro es muy simple y se realiza una sola vez.

Este paso garantiza al cliente la posibilidad de realizar cualquier compra de manera rápida y segura y recibir el servicio en las condiciones, lugar y plazos pactados en el momento de su compra. Como el pago se hace de forma virtual, es necesario contar con una tarjeta de banco en CUP asociada a los servicios de Transfermóvil ó EnZona.

“Si la intención es ser un proveedor de productos y servicios para comercializar a través de SuperFácil, el interesado puede dirigirse a la sede de la empresa Citmatel, o a cualquiera de sus representaciones provinciales y firmar un contrato comercial”, aclara Martha Blanco Castillo, directora de comercio electrónico.

Como incentivo para el comercio electrónico, los actores económicos que se afilian a SuperFácil no tienen que correr con los costos iniciales de la puesta en línea de su tienda virtual. El esquema financiero aplicado y el pronto pago garantizan al proveedor la liquidez necesaria para su reaprovisionamiento y la continuidad de las operaciones

Por su parte, Dania Molina Pimienta, directora comercial apunta que la entrega de los productos a los clientes es un reto, debido a que la plataforma recibe y procesa un volumen considerable de compras, a distribuir en destinos muy diversos, con disímiles productos y en la modalidad de entrega seleccionada por el cliente.

“Para garantizar que los clientes reciban sus compras en el tiempo pactado, SuperFácil utiliza el sistema de distribución TeEntrego, que optimiza los recorridos de entrega y pone a disposición de los mensajeros una APK que facilita el proceso y registra en tiempo real las entregas efectuadas. Este proceso también está sujeto a una mejora continua enfocada en la satisfacción de los clientes”, precisa.

Entre tanto, la directora de comercio electrónico de la entidad comenta que la experiencia con las pasarelas cubanas Transfermóvil y EnZona ha sido positiva, porque ambas han hecho posible realizar las operaciones bancarias de manera virtual entre los clientes y SuperFácil, eliminando en la práctica el uso del dinero en efectivo.

“Esto ha permitido un cambio revolucionario y contribuido notablemente a que la población cubana participe mucho más en el comercio electrónico, de forma similar a como está ocurriendo en el mundo”.

Un paso más seguro

Uno de los puntos escenciales en el comercio electrónico es la seguridad. SuperFácil cuenta con un certificado de seguridad de tipo SSL, que garantiza que el intercambio de información con el sitio web esté protegido mediante tecnología encriptada e impide la suplantación de la identidad del cliente y de SuperFácil.

Gracias a esto –resalta Grimany López–, los clientes pueden hacer sus pagos de forma segura mediante EnZona o Transfermóvil, encargadas de garantizar la seguridad de la información bancaria utilizada por los clientes en sus compras.

El centro de contactos opera con un equipo de operadores capacitados técnica y éticamente. Está disponible las 24 horas para recibir inquietudes, reclamaciones y recomendaciones.

Para los trabajadores de Citmatel, el impulso del comercio electrónico ofrece muchas ventajas pues facilita la adquisición de productos y servicios por la población y optimiza el tiempo que esta emplea en adquirirlos.

La directora comercial destaca que durante la etapa de enfrentamiento a la pandemia de covid, esta modalidad “ha contribuido a mitigar el riesgo de contagio, al no tener los usuarios que asistir a los comercios y entrar en contacto con otras personas.

“También ha reducido el manejo de dinero en efectivo por todos los actores que participan en esta actividad, por lo se que agiliza el proceso de compra. Ofrece a todos los actores de la economía una alternativa novedosa y viable para la comercialización de sus productos y servicios”.

Molina Pimienta asegura que “trabajamos de manera permanente en la ampliación de las ofertas y la incorporación de nuevos actores económicos. Estamos enfrascados en mejorar la infraestructura tecnológica y logística que soporta el comercio electrónico, en particular los medios de transporte, para hacer llegar con calidad y rapidez los productos a su destino final, el cliente”.

Charcutería Estrella: Cambiar la forma, sin perder la esencia

Charcutería Estrella es un negocio abierto en 2014 en la modalidad de punto de venta. “Abastecíamos diferentes lugares donde se comercializaban productos del agro. No vendíamos directamente al público”, dice a Cubadebate Yuniet Fagundo Socarrás, propietario del negocio.

A raíz de la pandemia de la covid-19, los establecimientos con los cuales tenían vínculos de negocios cerraron. Fue entonces que decidieron adoptar la modalidad de venta a domicilio.

El punto fuerte de la Charcutería Estrella son los productos cárnicos que se venden empaquetados por peso. Además comercializan viandas,  hortalizas, panes y quesos.

“Nos adaptamos a las nuevas condiciones que imponía la covid-19, apoyando el llamado de no salir a las calles que hacía el Ministerio de Salud Pública.  Llegábamos hasta las puertas de muchos cubanos, algunos de ellos vulnerables por su edad o por padecimientos asociados a otras enfermedades”, recuerda.

Al cambiar su forma de llegar a los clientes, desarrollaron una página web y se insertaron en el comercio en línea. En la tienda virtual colocan fotos de los productos, con pesos y precios.

Yuniet apunta que “si la persona quiere convertirse en cliente nuestro, antiguamente se creaba una cuenta y podía comprar. En estos momentos no es así, al llegar a la cifra de 4 500 clientes cerramos las inscripciones. Ahora convertimos a todos estos usuarios en clientes VIP y creamos la posibilidad de que en su panel de usuario tengan la posibilidad de tener referidos”.

Ello quiere decir que pueden crear cuentas a otras personas que deseen comprar en la página web y se les dará el 5% de lo que compren sus referidos.

Según Fagundo Socarrás, una de las características de este negocio es el trato diferenciado con los clientes desde el entorno digital. “Tenemos varios grupos de WhatsApp en los que interactuamos con nuestros clientes, escuchamos sus críticas y damos respuesta a sus inquietudes”.

El propietario de la Charcutería Estrella señala que aún no se puede pagar en línea de manera automática desde la página web, sino que cobran en efectivo o por transferencia en el momento de la entrega del producto

“Cuando se pueda implementar el pago desde la misma plataforma, lo haremos, sería una gran ventaja para nosotros”, afirma.

El abastecimiento de los productos que comercializan es uno de las principales áreas que deben atender en el negocio. “Nos apoyamos –dice Yuniet– en la compra del cerdo a criadores particulares, los llevamos a sacrificar a la losa sanitaria, donde se emite un certificado de sanidad de cada animal. Allí se expone si el animal está acto para el consumo humano o no”.

En cuanto a condimentos, especias y otros productos, los obtienen por vía de las empresas importadoras en MLC.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en WhatsAppCompartir en Telegram

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s