Día: 14 octubre, 2021

La economía cubana está entrando en una fase gradual de recuperación, informó Gil Fernández

Posted on

En conferencia de prensa el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández. Foto: Cubadebate.

“Estamos entrando en una fase gradual de recuperación de la economía cubana, con una diversificación del tejido productivo y mayor participación de los emprendimientos estatales y no estatales”, informó este martes Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación.


En conferencia de prensa el ministro explicó que este comportamiento tiene que ver con el control de la covid-19, el esfuerzo de los científicos y médicos, y con los resultados del proceso de vacunación.

Si bien no se pueden crear falsas expectativas, porque la caída del PIB en el entorno del 11% que sufrió el país el año pasado “no se recupera en corto plazo, ni en un mes ni dos”, el titular aseguró que están creadas las condiciones para iniciar un proceso gradual de recuperación de la actividad económica”.

El ministro adelantó que aspiran a que el PIB crezca este año en el entorno de un 2.2%, quedándose por debajo del 6% previsto.

Este crecimiento moderado con respecto al 2020 iniciaría una etapa gradual de recuperación de la economía, reiteró y pronosticó números favorables para el próximo año.

“Poco a poco iremos recuperando los niveles de actividad perdidos en el transcurso de los últimos dos años, así como los niveles de oferta a la población de determinados productos que han escaseado desde mediados del 2019”.

Gil Fernández dijo que los resultados previstos para el actual calendario transitan por abrir determinados servicios, además del turismo, y por la concreción de un grupo de medidas que el Gobierno ha ido implementando, entre ellas las profundas transformaciones en el funcionamiento y diseño de la empresa estatal (actor principal de la economía) y en el sector no estatal: cambios en el trabajo por cuenta propia, constitución de las primeras mipymes y ampliación de las cooperativas no agropecuarias.

Aprueba Consejo de Estado cinco nuevos decretos-leyes

Posted on

El Consejo de Estado de Cuba emitió este miércoles cinco decretos-leyes sobre programas de interés nacional, entre los cuales se encuentran normativas para fortalecer el sector bancario, la atención a madres trabajadoras y la responsabilidad de las familias.

Así ocurrió en una sesión por videoconferencia con el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, y el primer ministro, Manuel Marrero, encabezada por el titular de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), Esteban Lazo.

Los presentes dieron luz verde a los decretos-leyes ‘Del Banco Popular de Ahorro’ y ‘Del Banco Exterior de Cuba’, que buscan adecuar contenidos sobre el régimen jurídico para la constitución, organización, funcionamiento, regulación, supervisión, vigilancia y sanción de las instituciones que operan en el sector.

La normativa ajusta asimismo la designación de los presidentes de esas entidades por el primer ministro, a propuesta del titular del Banco Central, precisó el portal web del Parlamento.

También fue aprobado el documento ‘Del Sistema de Ayudas a la Navegación del Servicio Hidrográfico y Geodésico de la República de Cuba’, con regulaciones sobre los espacios acuáticos sometidos a la jurisdicción cubana, en correspondencia con la legislación nacional vigente, los tratados y convenios internacionales.

Por su parte, el decreto-ley ‘De la Maternidad de la Trabajadora y la Responsabilidad de las Familias’ amplía los beneficios en esta materia para las empleadas del sector estatal y concede iguales derechos a las de otras formas de gestión.

En este sentido están las garantías para el disfrute de la prestación social, las ayudas monetarias por certificado médico de las gestantes y a mujeres con hijos enfermos, y las licencias complementarias de la maternidad.

La norma facilita la asistencia médica durante el embarazo, el descanso pre y posnatal, la lactancia materna, en tanto protege al padre u otro familiar trabajador que cuide del menor en caso de fallecer la madre.

El órgano de la Asamblea también dio el sí a la normativa ‘De la Condición Laboral y el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Creativos en la Esfera de la Comunicación Social’, para beneficio de los profesionales afiliados a la asociación cubana para ese sector.

El encuentro además analizó, con vistas a su presentación a los diputados en el periodo ordinario de sesiones del Parlamento (convocado para el próximo 27 de octubre), los proyectos de leyes de Tribunales de Justicia, del Proceso Administrativo, del Proceso Penal y del Código de Procesos.

(Con información de PL)Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en WhatsAppCompartir en Telegram

Díaz-Canel en el Consejo Supremo Económico Euroasiático: Cooperar es el verbo clave

Posted on

El Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, participó en la mañana de este jueves en el Consejo Supremo Económico Euroasiático, con sede en Minsk, Belarús, donde consideró que “cooperar es el verbo clave, cuando nuestras agendas coinciden en una prioridad: el enfrentamiento a la pandemia de COVID-19, considerada ya como la crisis sanitaria más compleja que ha experimentado la humanidad en los últimos 100 años”.

Al intervenir de manera virtual por tercera ocasión en estas sesiones desde que en diciembre de 2020 la isla caribeña fuera declarada Estado Observador, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista señaló que “Cuba conoce el poder de la unidad, la fuerza de la unidad. Por eso siempre hemos apostado por la cooperación y el trabajo conjunto” y reiteró el interés en activar los mecanismos para desarrollar los vínculos económicos, comerciales, financieros y de colaboración.

Queremos compartir nuestros resultados, dijo, especialmente en las esferas de la salud y la biotecnología, y vemos con entusiasmo que hay avances. Comentó que resulta notable que BioCubaFarma tenga registrado a lo interno de la Unión productos de probada eficacia y calidad, como Heberprot-P, Hebermín y el ingrediente farmacéutico activo de las vacunas contra Haemophilus Influenzae Tipo B y Hepatitis B, en Rusia; el Nimotuzumab y el CIMAvax-EFG, en Kazajastán; y el EPOCIM, LeukoClM y Heberprot-P, en Belarús.

Estos primeros pasos, afirmó el Jefe de Estado, nos llenan de confianza en la posibilidad de concretar alianzas estratégicas que, con el apoyo de la Unión, nos permitan introducir nuestros productos sobre la base de modelos de negocios beneficiosos.


Junto al mandatario cubano, participaron en esta sesión de trabajo el viceprimer ministro, Ricardo Cabrisas Ruiz, el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, y el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz. Foto: Alejandro Azcuy

El mandatario subrayó que Cuba confiere especial relevancia a la posibilidad de concretar acuerdos de suministro de medicamentos, lograr la inserción en Centros de I+D y Parques Tecnológicos, así como conformar Empresas Mixtas en Parques Industriales para el desarrollo, producción y comercialización de medicamentos a lo interno de la Unión Económica Euroasiática.

Apreciamos con optimismo, agregó, las posibilidades para la colaboración en sectores como la energía, en particular las fuentes renovables. Díaz-Canel mencionó también entre las prioridades al sector turístico, “un espacio con grandes potencialidades para el trabajo conjunto. Las experiencias recientes… con la Federación de Rusia en este sector lo confirman”.

Estamos dispuestos, precisó, a crear condiciones favorables y atractivas para los turistas provenientes de los países miembros de la Unión. A partir del próximo 15 de noviembre, momento en que más del noventa por ciento de la población cubana estará vacunada, nuestras fronteras abrirán gradualmente y se flexibilizarán los protocolos higiénicos sanitarios. 

El Presidente cubano se refirió además a la producción de alimentos: “tener un intercambio entre las principales empresas agroalimentarias de los países miembros y las de Cuba nos ayudaría a avanzar más aceleradamente”.

Díaz-Canel informó que del 4 al 7 de noviembre se celebrará en La Habana la ll Sesión de la Comisión Conjunta para la Colaboración con la Comisión Económica Euroasiática, “donde debe firmarse el Plan de Acción Conjunto, cuya implementación permitirá intensificar y sistematizar la colaboración entre la Unión y nuestro país, tanto a nivel oficial, como en los círculos empresariales”.

Cuba se honra, afirmó el Presidente, de contar con la amistad de cada uno de los países miembros de la Unión Económica Euroasiática, y reafirma la voluntad de continuar impulsando nuestros vínculos bilaterales en áreas de interés común y de trabajar junto a ustedes para fortalecer este proyecto de integración.

Presidente de la República de CUba durante el Consejo Supremo Económico Euroasiático. Foto: Alejandro Azcuy

Junto al mandatario cubano, participaron en esta sesión de trabajo el viceprimer ministro, Ricardo Cabrisas Ruiz, el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, y el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz.

El Consejo Supremo Económico Euroasiático es el órgano supremo de la Unión, formado por los jefes de los Estados miembros de esta organización: Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Rusia; tienen estatus de país observador Uzbekistán, Moldavia y Cuba, que pueden estar presentes en las reuniones y tener acceso a los documentos aprobados, pero no participan en la toma de decisión.

En el Consejo se determinan estrategias, direcciones y perspectivas para la integración y se toman decisiones encaminadas a lograr los objetivos de la Unión. En la sesión  de este jueves estuvieron en la agenda temas como un mercado común de petróleo y gas, el desarrollo digital, un sistema unificado de tarifas aduaneras, la sustitución de importaciones y el uso de las monedas nacionales.

Además se abordó el desarrollo del transporte transfronterizo, la cooperación en el sector agrario, la armonización de las normas para el cuidado del medio ambiente y la generación de empleos.

El documental prohibido sobre el Che

Posted on

Daniel Cecchini – Socompa – Video: Arco Iris TV.- La increíble historia de “Inchiesta su un mito”, la película que el periodista Roberto Savio filmó para la RAI apenas tres años después del asesinato de Ernesto Guevara y que la cadena italiana no quiso mostrar durante tres décadas.


A principios de los ’70, Roberto Savio era jefe de noticias para América Latina de la Radio y Televisión Italiana. Tres años antes, Guevara había pagado con la vida el fracaso de su intento foquista en la selva boliviana. El hombre había muerto pero el mito crecía vigoroso, desplegándose como una bandera que parecía estar pintada con los colores del futuro. A Savio lo inquietan los mitos contemporáneos, y mucho más éste, cuya eficacia amenaza con influir de manera decisiva sobre la historia. Durante más de un año recorrerá América con una cámara y una idea: obtener testimonios de primera mano, desentrañar los hechos que están siendo aplastados por los discursos, reconstruir la historia, desandar el camino de Ernesto Guevara para encontrar al hombre antes de que sea definitivamente tragado por el mito. En fin, hacer periodismo.

Regresa a Italia con cientos de metros de película y se encierra febrilmente a editarlos. El resultado, Reportaje sobre un mito, es un viaje de casi cuatro horas de duración por la ruta de Guevara: de Buenos Aires a Bolivia y Perú y Ecuador, la experiencia de Guatemala en llamas, el contacto con los exiliados cubanos, México, el Granma, Cuba, África, Bolivia, la muerte.

Cuando termina de compaginar está agotado pero satisfecho. Sólo le queda esperar la fecha para ponerlo al aire. Pero antes, claro, debe mostrarlo ante quien corresponde. Son cuatro horas de silencio en una sala llena de expectativas y humo de cigarrillos. Cuando se encienden las luces, el director de la RAI se le acerca:

–Lo felicito, Savio, hizo un gran trabajo –elogia, pero el periodista tiene el suficiente oído para intuir que hay algo más.

–Gracias… –responde y espera.

–Lo que no entiendo es para quién hizo este documental –y lo que Savio espera llega–. No es para los norteamericanos, indudablemente; tampoco para los soviéticos, ni para los cubanos. ¿Para quién lo hizo?

Savio no cuenta qué le responde: tal vez haya dicho que simplemente estaba haciendo su trabajo, periodismo. Es decir, dejar que los hechos surjan como chispazos de la confrontación de los testimonios, de sus mismas contradicciones, del descubrimiento de la intencionalidad y de los fallidos de los discursos de los protagonistas y los testigos. Y tal vez haya agregado que los hechos, afortunadamente, tienen la caprichosa cualidad de no ser unívocos.

La discusión, si es que hubo, queda zanjada con un premio que es una nueva misión. Savio aborda un avión hacia Japón para preparar, en dos meses, un informe sobre, precisamente, las antípodas. En Tokio recibe un telegrama. Lo firma el compaginador del documental: “Están haciendo otra película con tu material. No van a proyectar la tuya”, le escribe. Nada que hacerle. Savio sabe que el material es propiedad de la RAI. Que lo sienta suyo –que sea suyo– es otra cosa. “Hagan lo que quieran –escribe ahora él, no a su compaginador sino al director de la cadena–, pero no autorizo a que le pongan mi nombre”.

Allí podría haber terminado la historia (apenas una más sobre la indudable perversión de los editores) si no hubiera mediado un delito: el compaginador –una noche, tarde, es posible suponer– se llevó a su casa las cintas editadas por Savio. Y no las devolvió. Corría 1973.

Treinta años después, una tarde de noviembre de 2003 –el tiempo preciso para que vencieran los derechos legales que la RAI tenía sobre el material de Savio– el documental, dividido en tres partes y titulado Inchiesta su un mito (Reportaje sobre un mito), salió de las sombras por primera vez en el mundo y única en la Argentina y se desplegó ante las miradas de poco más de doscientas personas reunidas en el Centro Cultural General San Martín.

Los testigos hablan como si hubiera sido ayer (y a principios de los 70 era precisamente ayer, el documental tiene esa luminosa inmediatez que fue imposible de recuperar por las investigaciones posteriores). Savio, fuera de cámara –sólo a veces aparece un fugaz perfil con gruesos anteojos que terminan simbolizando su personalidad a partir del rasgo–, pregunta. Pregunta como se debe preguntar: primero abierto (casi dubitativo, impreciso, desde el mejor lugar del no saber) para no condicionar la mirada del testigo, para no restringirlo, y después preciso, a fondo, implacable, para extraer aquello que no se quiere o no se puede decir, para desnudar las contradicciones, para que los silencios muestren toda su elocuencia.

Y hablan, casi milagrosamente hablan: Un funcionario de la reforma agraria de Paz Estensoro, que conoció fugazmente a Guevara en la convulsionada Bolivia de 1953: “Era un muchacho prolijo, reservado, siempre correctamente vestido. Trabajó unos veinte días con nosotros”.

Y Ricardo Rojo, ya entonces tan en el papel de amigo del Che: “Fuimos a pie a Perú. Ernesto se indignaba al ver la miseria pero no lo hacía desde una ideología clara. Era más un sentimiento”.

Y un ex militante juvenil guatemalteco: “Al principio no confiábamos en él. Decía que era médico pero venía de andarín, vestía desprolijo. Hoy diríamos que parecía un hippie. Yo le presenté a su primera mujer, Hilda Gadea, una exilada aprista”.

Y el embajador argentino en Guatemala: “Me avisaron que lo andaban buscando, es posible que para matarlo, y le avisé. Le ofrecí el primer asiento en el primer avión pero lo rechazó. Me dijo que había recibido algún dinero desde Buenos Aires y que seguiría su viaje a México”.

Y un médico en México DF: “Se bastaba a sí mismo. Ganaba poco pero nunca se quejaba. Trabajaba en el laboratorio, investigaba si algunos alimentos podían causar daño después de ser digeridos. Y para ganarse unos pesos más sacaba fotografías con una mala cámara. Él sabía que sus fotografías eran malas”.

Y después, ya mucho más adelante en el viaje hacia la muerte, pero después de la muerte, Mario Monje, secretario general del PC boliviano: “Te pido disculpas por haberte engañado, me dijo, no podíamos decirte para qué vendríamos aquí. Él quería hacer un foco guerrillero, nosotros esperábamos las condiciones para una insurrección. No nos entendimos. Si hoy viviera me diría que yo tenía razón, estoy seguro”. Y Antonio Peredo, periodista, hermano de Inti y de Coco, los líderes bolivianos de la guerrilla guevarista: “El PC boliviano lo traicionó. Monje sabía que en Bolivia era imposible tomar el poder sin violencia pero obedeció la posición internacional de Moscú sobre la coexistencia pacífica”.

Y un boliviano entrenado en Cuba, junto con Monje, en la guerra de guerrillas (“¿Quién es usted?”, pregunta Savio. “El número 6”, responde): “No alcancé a incorporarme. Lo delataron antes. Monje lo traicionó porque quería ser el jefe de la guerrilla, pero no tenía las condiciones mínimas. Era pesado, tenía poca resistencia”.

Y un funcionario del Pentágono: “Guevara tenía liderazgo, pero militarmente estaba menos preparado que cualquier sargento de nuestro ejército. Su libro sobre la guerrilla es una recreación de un manual soviético de la segunda guerra mundial”.

Y el campesino que lo delató al ejército: “Yo no estoy con nadie. No soy comunista ni anticomunista. Hago lo que me mandan”. (Savio le paga, frente a la cámara, cinco mil pesos por su testimonio. El hombre los cuenta una y otra vez: es la misma cantidad que los rangers le han pagado por su delación).

Y el silencio de la maestrita de la Higuera, refugiada en Santa Cruz de la Sierra: apenas se la entrevé por la ranura de una puerta, negándose a hablar. Al día siguiente, en un nuevo intento por convencerla, Savio ya no la encuentra: huyó.

Y Mario Terán, fusilador del Che (increíble entrevista), oculto tras un nombre falso, sorprendido, acorralado por la cámara en un diálogo tenso:

–¿Cómo murió Guevara?

–Desangrado, por las heridas.

–Tenía una herida en el corazón. Tiene que haber muerto al instante.

–Tenía muchas heridas. Una en la pierna. Se desangró.

–Hay versiones que dicen que usted lo fusiló.

–No me consta. Murió por las heridas.

Y así. Una y otra vez….

Y un general boliviano: “Después de lo ocurrido con Debray teníamos que fusilarlo. Si lo teníamos preso no íbamos a poder soportar la presión internacional”.

Y mucho más: Salvador Allende relatando su último encuentro con Guevara, otro general boliviano hablando de su coraje, un campesino recordando una naranja compartida en el medio de la selva, un coronel boina verde contando cómo entrenó a la división de rangers que lo capturó. Y más…

Decenas de testimonios confrontados, entrecruzados sin temor a lo “políticamente incorrecto” para despejar el mito y sacar a la luz al hombre, a Guevara y sus hechos.

El documental de Savio (color virado al verde) se transformó en un documento histórico. Pero sigue siendo periodismo.

Cuba: 20N, una extraña casualidad

Posted on

El pasado 20 de septiembre en una carta dirigida al Intendente de La Habana Alexis Costa Silva, Yunior García Aguilera junto con otros firmantes solicitaron (amparados en el artículo 56 de la Carta Magna) autorizo para una “Marcha pacífica” a realizarse el sábado 20 de noviembre en la ciudad. De la misma manera, en diferentes provincias del país se presentó el mismo pedido ante las autoridades correspondientes, bajo el mismo formato y con el mismo lenguaje coloreado de civismo.

“Los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley” detalla la Constitución de la República, ratificada por referéndum popular el 24 de febrero de 2019 con el 86,85% de los votos y en donde se eligió la irrevocabilidad del sistema socialista, explicitado en su artículo 4.

En una improvisada conferencia, tras conocerse la respuesta del gobierno de La Habana (similar a las de otras provincias como Santa Clara, Cienfuegos y Holguín) sobre el pedido de manifestación donde “no se reconoce la legitimidad en las razones que esgrimen para la marcha” y se vincula a algunos promotores “con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el Gobierno estadounidense”, Yunior García Aguilera expresó ante medios nacionales y extranjeros su impresión sobre el tema.


El dramaturgo y fundador de “Trébol Teatro” negó cualquier alianza con el senador republicano Marco Rubio, quien en cada ocasión aboga por el cambio de régimen en Cuba; pero no negó conversaciones con el Embajador de Estados Unidos en el país, Jeffrey DeLaurentis.

“El Embajador de Estados Unidos quería conversar conmigo. Ya yo había conversado antes porque los artistas en Cuba conversan con los diplomáticos y el único tema del que hablamos fue del embargo” explicó, minimizando los alcances que tiene el bloqueo económico, comercial y financiero, con el mismo término utilizado por las administraciones estadounidenses para referirse a una política criminal como la que recae sobre las familias cubanas hace seis décadas y que entre abril de 2019 y marzo de 2020 ha causado pérdidas de 5 mil 570.3 millones de dólares; lo que implica un incremento de alrededor de 1.226 millones de dólares con respecto al período anterior (*).

Tampoco negó su intención de llegar hasta el Congreso de Estados Unidos para conversar sobre ese “embargo”. La pregunta que surge inevitablemente es ¿cómo hará para ir hasta allí, si sistemáticamente las administraciones de Estados Unidos violan el acuerdo de 10 mil visados anuales para cubanos y cubanas?, obligándolos a viajar a un tercer país para solicitarla.

Otro detalle que es preciso recordar es que luego de realizarse el pedido para una fecha determinada, los convocantes a la marcha decidieron adelantarla al día 15 de noviembre, fecha en que “casualmente” se espera el ingreso de turismo extranjero al país luego de meses de restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19.    

Consultado sobre este repentino cambio de fecha, García Aguilera afirmó que “en medio de la pandemia no lo podíamos hacer” y que decidieron “esperar una fecha en que el país estuviera listo para ejercer este derecho”.

“Cuando el país anunció que el 15 de noviembre se iban a abrir los aeropuertos, decidimos que entonces después de esa fecha se podía hacer una manifestación y pensamos que el sábado siguiente era la fecha ideal, pero luego al anunciar el Gobierno que los días 18 y 19 iban a realizar un ejercicio militar y que el día 20 era el Día Nacional de la Defensa, no podíamos ser irresponsables”, detalló. Casualmente hace 4 días, la Embajada de Estados Unidos en Cuba se pronunció en esa misma línea al conocerse el anuncio de los ejercicios.

“Si un turista puede venir a pasearse por las calles y tomar mojito, entonces un cubano ese dia puede ejercer también sus derechos”, bromeó…como quien no recuerda que el turismo es uno de ingresos preponderantes del país que garantiza por ejemplo, las políticas públicas universales que son un derecho de todos los cubanos y cubanas, y que cómo hemos visto a lo largo de la Revolución, es el primer flanco a atacar en el camino de la desestabilización.

Pero lo que no dijo Yunior fue que el sábado siguiente sería 27 y se cumpliría un año del día en que ciertos artistas e intelectuales cubanos realizaron un plantón frente al Ministerio de Cultura en solidaridad con la “huelga de hambre” realizada por el Movimiento San Isidro (MSI), aunque luego al establecerse un diálogo abierto con el gobierno cubano donde se presentaron las inquietudes y se buscaron posibles soluciones, fue repudiado por el MSI y hasta por el llamado Movimiento 27N.

Es interesante observar las fechas elegidas. Si nos retrotraemos unos años atrás, específicamente a 1989, fue cuando con una marcha estudiantil en la antigua Checoslovaquia, dando lugar al inicio de lo que se llamó la  “Revolución de Terciopelo” que vino a poner fin al gobierno comunista que dirigía el país y que concluyó con la división del país en dos Estados.

En aquella ocasión, el dramaturgo checo Václav Havel fue el líder y fundador del “Foro Cívico”, que buscaba unir las fuerzas disidentes de Checoslovaquia para derrocar al gobierno comunista.  Havel, potenciado como “líder” y financiado en su campaña política por Estados Unidos, se convirtió en Presidente de la recién creada República Checa en diciembre de 1989.

El dramaturgo Yunior García Aguilera, líder de “Archipiélago”, que si bien asegura no tomar decisiones unilaterales para “evitar el caudillismo”, es también la cara visible de un movimiento que al igual que el checo, parece desunir más que unir. ¿Querrá ser el próximo Presidente también? En ese camino va, queriendo llegar al Congreso de Estados Unidos, tal como hizo Havel, dos meses después de ser nombrado de forma “unánime” como Primer Mandatario.

“No dejaremos que nos arrebaten la libertad, la independencia y esta naciente democracia que tan caro nos ha costado conseguir” dijo Havel en aquella ocasión. 31 años después Yunior García Aguilera afirma sostenidamente en cada micrófono que se abre a su paso que lo que se busca es “promover las ideas de la libertad, por medio del diálogo y la formación política, cultural, empresarial y financiera para una nueva Cuba en democracia, teoría que como se ha evidenciado por los sucesivos hechos de vandalismo público y violencia ejercidos el pasado 11 de julio no se llevó a la práctica. “La responsabilidad de mantener el orden es de nosotros en primer lugar al convocar, pero es de la policía al hacer su trabajo” dijo, acusando a los “infiltrados” y deslindando responsabilidades de actos como, por poner un ejemplo, apedrear una sala pediátrica de un hospital habanero.

Garantiza la “no violencia” en una “marcha muy patriótica” según sus propias palabras, aunque violente los derechos de sus propios compatriotas.

Dicen que las casualidades no existen, pero vamos a creerles…o tal vez no.