Díaz-Canel en Twitter: Impedir arribo de combustible a Cuba es genocidio

Posted on

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de Cuba, afirmó hoy mediante un mensaje en la red social Twitter, que Estados Unidos comete un genocidio contra el pueblo al impedir el arribo de barcos con combustible a la isla caribeña.

El gobierno de los Estados Unidos aplica una política brutal y genocida de endurecimiento del bloqueo y la persecución financiera, además obstaculiza el arribo de combustible a Cuba”, escribió Díaz-Canel.

“Nuestro pueblo resiste y triunfa”, aseguró el jefe de Estado de la Mayor
de las Antillas.

El dignatario cubano informó recientemente que esa política de castigo de
Washington afecta fundamentalmente la movilidad de alimentos, la
transportación obrera y pública, y la generación eléctrica en los horarios
de mayor demanda.

“Están tratando de impedir que llegue el combustible a Cuba, chantajean a las empresas y los cargueros que hacen negocios con nuestro país; la aplicación de la Ley Helms-Burton ha intimidado y presionado”, afirmó el mandatario cubano.

Gasolina mediática contra Cuba

Las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a navieras ha provocado el desabastecimiento de combustible en Cuba.

No son opiniones. Son datos. El gobierno de EEUU lleva meses amenazando con sanciones a las navieras y ha conseguido el desabastecimiento de combustible en Cuba. Consecuencia: la población cubana está sufriendo restricciones eléctricas y de transporte.

No son análisis. Está escrito. Trump aprobó más restricciones de viaje a la Isla, prohibiendo, por ejemplo, los cruceros. Consecuencia: pequeños restaurantes cubanos han ido a la ruina, y se han reducido los ingresos por turismo, que aportan al presupuesto público de salud, cultura o vivienda.

No son interpretaciones. Es un hecho. La Casa Blanca ha limitado a la mitad las remesas que puede enviar la emigración cubana . Consecuencia: familias enteras están viendo empeorado su nivel de vida.

No son especulaciones. Es la realidad. EEUU amenaza con sanciones y la banca internacional se niega a transferir fondos a la Isla. Proveedores, navieras y seguros suben sus precios y el coste de las importaciones cubanas se dispara (8). Además, Washington ha conseguido la ruptura de acuerdos médicos internacionales, como el de Brasil, que sirven para financiar el sistema público de salud de Cuba.

Son solo algunas de las líneas de ataque de una guerra despiadada que sufre, de manera directa, el pueblo cubano. Pero ¿qué hace la prensa corporativa, la española por ejemplo? Silencia los datos, oculta los hechos e interpreta y modela la realidad. Como hacen los órganos de propaganda de guerra.

Por eso, el culpable de semejante sadismo contra el pueblo cubano no es Donald Trump, sino el gobierno de Cuba, que emplea a aquel “como cabeza de turco para encubrir” la “ineficacia de sus gestiones”. Lo leemos en el ABC, bajo titulares eufóricos como “Colas interminables para conseguir combustible” o “Penuria en Cuba”. Un diario que, además, ataca a la Unión Europa por su Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación firmado con el “régimen represor” de La Habana.

Todo al clásico estilo de la prensa de Miami. Allí, El Nuevo Herald se unía a las celebraciones del asedio anunciando que “El turismo en Cuba registra una fuerte baja y la ocupación hotelera se derrumba” (14). ¿El culpable de las sanciones al turismo? ¿Donald Trump? No. También el gobierno cubano.

Curiosamente, la prensa española, altavoz habitual de los intereses empresariales, lleva meses pasando de puntillas por los daños que la Ley Helms-Burton, cuya aplicación total fue aprobada recientemente, causa a compañías españolas con inversiones en Cuba (15). Toda la carga ideológica y la agresividad hacia el gobierno cubano en otras noticias, se convierte en “periodismo de neutralidad” al informar sobre la citada Ley de EEUU, un ejemplo difícilmente superable de prepotencia mafiosa (16).

Igual que el ABC, el diario “El Mundo” justificaba también la asfixia a la Isla, en un editorial titulado “Cuba: la miseria que no cesa” (17). Lejos de criticar el intento evidente de matar por hambre a un pueblo, su director Francisco Rosell vertía todo su odio contra el gobierno cubano, al que asignaba calificativos como “dictadura comunista”, “satrapía caribeña” o “tiranía parasitaria” con “ideología criminal”.

Ideología criminal es la que representa este diario (18), cuya dirección debe ser tratada, exactamente, como lo que es: como un actor de guerra contra el pueblo cubano –y venezolano (19)- desde suelo español. Con todas sus consecuencias.

Ver video: Gasolina mediática contra Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s