Quema del Diablo, colofón de esperanza del XXXIX Festival del Caribe

Posted on

Con la presencia de unos mil artistas y académicos cubanos y extranjeros de más de 30 países, el jubileo reverenció a Uruguay y con ello demostró los vasos comunicantes que desde la impronta africana unen a los pueblos caribeños y latinoamericanos.

El homenaje a la rebeldía esclava en el Monumento al Cimarrón en el poblado de El Cobre, la Oda a Yemayá en la playa Juan González y la Carga de la Mpaka, símbolo de la cita, estuvieron entre las más notables ceremonias mágico-religiosas realizadas en el programa amplio y diverso con múltiples expresiones artísticas.

En un encuentro con participantes nacionales y foráneos, el ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso, exaltó la extraordinaria vitalidad del Festival en sus 39 ediciones ininterrumpidas y su probada capacidad de convocatoria para que se conozcan mejor los caribeños, tan cerca geográficamente y a la vez tan lejos.

Una vez más, el Coloquio El Caribe que nos une juntó visiones teóricas acerca de la historia, la espiritualidad y las realidades de la región, con interesantes paneles que extendieron sus análisis hasta los componentes de origen africano de Uruguay y Honduras y los nexos entre esas naciones y Cuba.

De nuevo, también, el eje de la festividad fueron los grupos portadores de la cultura popular tradicional con su componente de religiosidad que al dar candela al totem de paja en remedo de Lucifer, invocarán los mejores deseos para todos los presentes y el triunfo del bien sobre el mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s