Discursos contradictorios USA, conspiraciones y armas para confundir

Posted on Actualizado enn

Hace un tiempo conversé separadamente con varios amigos y todos coincidimos que Estados Unidos había urdido una estrategia escalonada para destruir, en ese orden a las Revoluciones Sandinista, Bolivariana y Cubana. Desde luego, siempre supusimos que el primer objetivo sería Nicaragua, luego Venezuela y, finalmente, Cuba. A la par, también coincidimos que Trump y sus halcones presionarían a la Isla, en un menor o mediano plazo, a que se desentendiera de apoyar al legítimo gobierno de Maduro en Venezuela y para ello usaría todo tipo de presiones.

El momento esperado llegó cuando Trump, en declaraciones hechas ayer a Fox ‎Business, planteó la absurda propuesta de aliviar a la Isla de las presiones económicas si retiraba de Venezuela su supuesta presencia militar en Venezuela, escollo que según la absurda e irracional asesoría del mandatario gringo impide la caída de Maduro. USA ha hecho oídos sordos a las declaraciones cubanas de que no existen efectivos militares suyos en Venezuela pues es la única manera de justificar los nefastos resultados de su fallida política agresiva contra esa nación. Por el contrario, ha hecho uso desmesurado de su andamiaje mediático, de la mentira, de la fabricación de bulos mediante peleles desertores que se han prestado a su juego, para sentenciar a Cuba. La fantasía trata de aplastar a la realidad mediante dudosos y no sostenidos argumentos.

La política absurda de presionar a Cuba con la aplicación del Título III de la Helms-Burton y la amenaza de reducir remesas a los cubanos y prohibir viajes a la Isla, ciertamente daña al gobierno cubano y, aún más al propio pueblo que ellos dicen farisaicamente defender. A la larga las consecuencias serán más dañinas para Estados Unidos que parece desconocer la capacidad de resistencia de los cubanos y gana animadversiones con sus tradicionales aliados, fundamentalmente europeos.

Mientras tanto, en paralelo, el equipo asesor de Trump mantiene una desesperada arremetida contra Venezuela. Tras los fallos que en el orden diplomático han tenido para expulsar a Maduro y la caída de imagen de Guaidó en esa apuesta, cada día apuestan por un discurso contradictorio sobre si habrá o no una agresión militar contra la nación bolivariana.

Muchos son los entes participantes en definir sobre la validez de una acción militar foránea. Desde el Center for Strategic and International Studies (CSIS), el Departamento de Estado, el Consejo de ‎Seguridad Nacional, el Pentágono, la CIA, la OEA, el Grupo de Lima y sus socios de Colombia, Ecuador, Chile, Brasil, Paraguay, Perú y otro –unidos a una derecha desunida y oportunista–‎ se plantean cada vez más cercana esa alternativa. Unos ser oponen tímidamente a la misma públicamente aunque la bendicen tras bambalinas. No les importa el baño de sangre ni la reacción de los venezolanos que pueden conducirles a otra bochornosa derrota como en Vietnam.

El ególatra y loco presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenaza a diario con la opción militar y el propio almirante Craig Faller, jefe del SOUTHCOM, se ha encargado de amenazar con el garrote en los últimos días pero de manera incierta. La aparente contradicción entre las declaraciones del Pentágono y la Casa Blanca sobre una agresión a Venezuela es una manera de entretener a incautos. La acometida está ya diseñada pero frenada temporalmente por el aumento de la reticencia en el mundo a la misma, a las presiones de Rusia y China, así como al temor de que la misma desemboque en un fracaso. También cuenta el hecho de que los compromisos adoptados por algunos militares en la pasada Conferencia Multilateral de Fronteras 2019, en Bogotá, parecen no ser aceptadas por todos los estratos castrenses en Brasil, Colombia, Ecuador, Chile, Paraguay, Perú y Argentina, temerosos de que usen a sus tropas como carne de cañón.

Aunque altos funcionarios militares USA minimicen la posibilidad de una acción militar, al menos por ahora, no significa que ello nos inspire confianza. Dormirse en la ignorancia del peligro inminente puede ser el Caballo de Troya por el que apuesta USA. Las próximas horas pondrán en juego esta verdad pues todo parece indicar que congresistas de ultraderecha han dado el visto bueno a acciones disuasivas contra Venezuela al Southcom.

Este escenario convulso implica mantener en Venezuela una activa preparación para la defensa y la búsqueda de la unidad ante la amenaza de una guerra cuyas bombas y misiles lanzados por aviones y buques norteamericanos no distinguirán entre chavistas, críticos y opositores. Mantener al mismo tiempo la denuncia mundial ante la amenaza, hacer prevalecer la verdad ante la manipulación mediática y llamar urgentemente a la cordura en el seno de la opinión pública. Cuba, por su parte, no traicionará los lazos solidarios que le unen al hermano pueblo bolivariano de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s