Un inescrupuloso conspirador yanqui al frente de la guerra sucia contra Venezuela

Posted on

Elliot Abrams y Mike Pompeo

Elliott Abrams, uno de los más recalcitrantes especímenes del ultra conservadurismo norteamericano ha sido designado por un díscolo Trump, aupado por la triada Rubio-Pompeo-Bolton, con el peligroso cargo enviado especial del gobierno de EEUU para encargarse de supervisar las acciones políticas contra el gobierno de Nicolás Maduro. No importaron al mandatario las desavenencias con Trump en algunos temas de política internacional, ni que el ocupante de la Casa Blanca le haya rechazado una vez para el puesto de subsecretario de Estado, ni las críticas hechas alguna vez por el “elegido” al ahora presidente yanqui durante su campaña en 2016.

Según Pompeo, su estreno en el nuevo cargo será acompañarlo mañana 26, a Nueva York, para participar en la reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, solicitada por Estados Unidos para buscar el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente venezolano. Luego viajará por los países aliados a Washington en la articulación del golpe de estado contra Maduro, sin descartar que ponga una base de dirección de operaciones en Colombia, Brasil o Argentina.

Abrams cuenta con un largo historial que lo avala para tal designación, ya que en su larga carrera ha hecho gala de falta de escrúpulos, ambiciones desmedidas y ha sabido mentir cuando resulta necesario a las élites de poder en USA. Cuenta también con el apoyo del deep state dados sus vínculos añejos con la CIA y otras agencias de espionaje como el Mossad, así como el ser un baluarte dentro del poderoso e influyente Consejo de Relaciones Exteriores, donde ha laborado como es investigador principal para estudios sobre el Medio Oriente. De hecho, ha sido un fuerte lobista a favor de Israel desde sus cargos como asesor del Instituto de la democracia de Israel, miembro de la junta del Instituto de Política del Pueblo Judío y del Fondo Tikvah.

Presentado por Pompeo como “un verdadero activo para nuestra misión de ayudar al pueblo venezolano a restaurar por completo la democracia y la prosperidad en su país”, dado que ha tenido experiencia anterior que lo vincula con el fallido golpe militar contra Chávez en el 2002, su experiencia en conspiraciones negras en varias regiones del mundo –particularmente en Latinoamérica, África y el Medio Oriente– le hacen potencialmente útil a los planes norteamericanos de derrocar a Maduro. Mucho más si se tiene en cuenta su manera de pensar, cuando declaró en Madrid, el 30 de junio de 2009 durante la segunda jornada del curso “La libertad en tiempos de crisis” del Campus FAES, lo siguiente: “Si se quiere paz en una región no basta con negociar”.

Desde sus diversos puestos en las administraciones de Ronald Reagan y George W. Bush, fue artífice de los más nefastos hechos injerencistas, tales como incluido el apoyo a la contra nicaragüense que lo involucró de lleno en el escándalo Irán-Contra y a la invasión estadounidense de Irak, la aceptación de las dictaduras del Cono Sur y encubrimiento de las atrocidades cometidas en Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Declarado culpable en 1991 por mentir al Congreso, fue perdonado por George HW Bush en la navidad de 1992.

Fue uno de los diseñadores de la National Endowment for Democracy (NED), tapadera de la CIA para desarrollar planes subversivos en todo el mundo, particularmente en Latinoamérica, usando la manipulación de los DDHH para vulnerar soberanías y propiciar una encarnizada guerra mediática contra las naciones progresistas. Abrams, junto a Otto Reich y Oliver North, vincula a la NED con dos entes secretos del Consejo de Seguridad Nacional –la Office of Public Diplomacy y el proyecto Democracy–, quienes se desempeñarán en tareas de manipulación de información y propaganda, así como fabricar grupúsculos que actúen al servicio de USA. Es conocido en el desarrollo de estas operaciones secretas con el seudónimo Gladiador. Este camino lo lleva, incluso, a vincularse al Opus Dei.

Elliot Abrams, junto a otros cuatro diplomáticos (Otto J. Reich, José S. Sorzano, Everett E. Briggs y James C. Casson) envió una carta publicada por el Centro para una Cuba Libre, con sede en Washington, a Donald Trump, el 5 de enero de 2017, donde le instan para que en sus primeros 100 días de mandato rescinda las órdenes ejecutivas de Barack Obama relativas a Cuba, ya que: “La política estadounidense hacia Cuba y hacia cualquier otro lugar debe ser consecuente con la ley de Estados Unidos”.

Al designar a Abrams para dirigir la política norteamericana hacia Venezuela no se hace otra cosa que bendecir las futuras y descabelladas acciones que lleve a cabo este conspirador y provocador, experto en operaciones negras y de bandera falsa, lo que hace que su venidero desempeño deba ser bien vigilado por todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s