Cuba se mira por dentro desde su Proyecto de nueva Ley de leyes. #HacemosCuba

Posted on

Por Mariela Peña Seguí

Mirarse por dentro pudiera llamarse este momento histórico y político que vivimos los cubanos, con la discusión del proyecto de reforma de nuestra Constitución.

Un proceso al cual se han sumado compatriotas fuera del país, porque todos vemos la importancia de decidir por nosotros mismos el futuro que queremos como nación.

Los cubanos y cubanas nos enfrentamos hoy al debate social y a nuevas obras que tienen, por supuesto, nuevos matices y especificidades.

¿Qué hacemos?, ¿Qué nos falta por hacer? ¿Qué aporta cada uno de nosotros como ciudadano? Es esencial hacernos preguntas como éstas, a todos los niveles y desde nuestra propia individualidad.

En proceso de análisis, la propuesta del anteproyecto de importantes modificaciones de los artículos que conforman la Constitución vigente, en La Habana, Cuba, el 4 de julio de 2018. ACN FOTO/ Abel PADRÓN PADILLA/ rrcc

Cada quien debe analizar lo que le es más cercano, pero desde una óptica reflexiva, tratando de aportar ideas y teniendo como base y premisa la defensa de las conquistas de nuestra Revolución.

Es necesario no centrar nuestra atención en un solo tema, por muy controversial que éste nos parezca, pues toda la nueva Ley de leyes merece nuestra mirada. Que no estemos de acuerdo en uno u otro punto, no significa que debamos cerrarnos ante el resto del proyecto de texto constitucional.

No podemos olvidar que tenemos un compromiso que, además, implica una gran responsabilidad histórica.

Cuando pasen los años, los que ahora levantamos nuestro voto a favor de la nueva Constitución cubana seremos parte de la Historia, como lo fueron quienes nos antecedieron.

Cuba cuenta con una vasta Historia constitucional que surgió apenas seis meses después de iniciadas las luchas armadas por la independencia, el 10 de abril de 1869, cuando los independentistas cubanos confeccionaron y aprobaron la Constitución de Guáimaro, primer texto de su tipo en el país.

Allí alzó su voz la camagüeyana Ana Betancourt de Mora, para exigir se respetaran los derechos de la mujer.

“Ciudadanos: La mujer cubana en el rincón oscuro y tranquilo del hogar esperaba paciente y resignada esta hora sublime, en que una Revolución justa rompe el yugo y le desata las alas.

“Todo era esclavo en Cuba, la cuna, el color, el sexo. Vosotros queríais destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir si es necesario. La esclavitud del color no existe ya.

“Cuando llegue el momento de libertar a la mujer, el cubano, que ha echado abajo la esclavitud del color, consagrará también su alma generosa a la conquista de los derechos de la que es hoy en la guerra su hermana de caridad, abnegada, que mañana será, como fue ayer, su compañera ejemplar”.

En resumen, sumaron cuatro las constituciones mambisas, y tres de ellas fueron redactadas en nuestro Camagüey.

Los camagüeyanos, como todos los cubanos, tenemos conciencia cívica y contamos con herramientas para evaluar y aportar a esta consulta sobre la Carta magna de la República, de la que somos protagonistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s