Arnold August: “Estar contra Trump no es estar a favor de Obama”

Posted on

Por: Ania Ortega

Arnold August. Foto: Archivo.

En un momento particularmente histórico para quienes vivimos la cambiante realidad nacional, en que las relaciones bilaterales entre el país insular y el imperio del norte han retrocedido, visita Cuba nuevamente Arnold August (1) desde Canadá, para pensar y dialogar precisamente sobre el contenido de su más reciente libro: Relaciones Cuba-Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado?

Arnold August es un destacado escritor y periodista canadiense, Máster en Ciencias Políticas de la Universidad McGill de Montreal, Canadá. Ha publicado Democracy in Cuba and the 1997-98 Elections. Editorial José Martí, La Habana, 1999. Cuba and Its Neighbours: Democracy in Motion. Editorial Fernwood Publishing, 2013.

Y de modo particular se dedicó a estudiar el sistema electoral cubano  publicado en su libro  “Cuba y sus vecinos: democracia en movimiento” de la Editorial Ciencias Sociales, 2014. Este estudio  establece un análisis comparativo en el tema de democracia y elecciones entre Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador por una parte  y  por otra, Estados Unidos.

Sobre el impacto  de la visita de Obama  a Cuba  publicó  “Cuba-U.S. Relations: Obama and Beyond”de la  Editorial Fernwood Publishing, abril, 2017. Con Prólogo del Dr. Keith Ellis  y la  Introducción de Ricardo Alarcón.

Acerca de su estancia  en Cuba,  de la vigencia de sus estudios y de su más reciente publicación  “Relaciones Cuba-Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado? “ el experimentado intelectual y político Ricardo Alarcón,  ex presidente del Parlamento cubano, quien asumió  prólogo  expresó: “Creo que es muy importante la presentación  de este libro en la actual coyuntura porque debe ayudarnos con sus investigaciones al debate,  al pensamiento, a la  reflexión interna sobre algo tan crucial como las relaciones entre Cuba y los EUU”.

Desde su llegada a la mayor de las Antillas, su  agenda  le ha facilitado numerosos contactos con públicos diversos, priorizando de manera especial  a los jóvenes, entre ellos los universitarios de la Facultad de Comunicaciones, estudiantes de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI)  y  especialistas, historiadores  y politólogos a través  de su  presentación en el Memorial de la Denuncia, donde ofreció esta entrevista para Cubadebate.

En exclusiva para este espacio,  Arnold August,  cuenta  sus experiencias y cercanías con Cuba a la que  visitó por primera vez en 1991 como turista, suficiente para comprender que dedicaría sus próximas indagaciones a este pequeño terruño insular enclavado en el Caribe.

¿Por qué ha escogido a Cuba para sus investigaciones?

Trabajo el tema de la revolución cubana hace muchos años, en Cuba es normal hablar de Cuba, pero fuera de Cuba es diferente, hay matices, algunos hablan de manera muy general, pero a veces hay confusión y están a favor del cambio de régimen, por eso siempre hablo como amigo de la Revolución cubana, para que  quede claro.

Usted se dice amigo de Cuba y de la Revolución Cubana. ¿Por qué se siente así?

Porque desde los años 60, exactamente en el 68 en mi país en Canadá, en Montreal, en la Universidad McGill estuve implicado en una lucha internacional contra la guerra yanqui en Viet Nam, y en favor de Cuba contra el Bloqueo, también estuve involucrado en demandas por cambios en el sistema educacional que en ésa época estaba dominado por el pensamiento de EEUU. La ciencia y la política en el 68 estaba muy influenciado políticamente por el pensamiento y los textos de EEUU, entonces había una huelga en la Universidad para cambiar el currículum docente, para darnos la oportunidad de insertar libros revolucionarios de Marx y Lenin.

¿Cuál ha sido su posición?

Siempre he mantenido afinidad hacia el socialismo y como canadiense una posición muy firme antimperialista. A veces el antimperialismo en Canadá es subestimado en Cuba, pero hay muy buena parte de la población canadiense que está en contra del imperialismo norteamericano, aunque diferente, claro que no es igual que en Cuba.

¿Cómo fue aquella visita  a Cuba en 1991?

Visité  Cuba por 1ra vez en el año 1991.  En esa ocasión como turista, pero en ese momento vi  condiciones muy  difíciles del período especial y me dije, éste es el tipo de sociedad por la que yo estaba luchando desde los años 70, una sociedad  con dignidad, voluntad revolucionaria, con sistema socialista. Que a pesar de los obstáculos siempre defiende  su soberanía, su  independencia frente a EEUU y desde este momento aumentó mi interés por Cuba.

¿Desde cuándo se interesa por estos temas?

Siempre tuve interés en los países del tercer  mundo, hice mi Maestría sobre los cambios revolucionarios en India, y cambié mi interés hacia América Latina. Así aprendí el español.

¿Cómo logró adentrarse  en  los tópicos de política cubana?

El año 96 y 97  fue un año muy importante  para mí, escribí a Ricardo Alarcón pidiendo apoyo para entrar en los procesos políticos en Cuba y escribir un libro sobre las elecciones en Cuba.

Fuera de Cuba las impresiones sobre la elecciones no son iguales, y entendí que era importante escribir sobre eso y pasé 1 año y medio viviendo en Cuba para  conocer esta experiencia y conocer todos los pasos de las elecciones en Cuba, desde todos los niveles hasta la Asamblea Nacional  del 2008 en que  tuve el honor de escuchar a  Fidel.

Escribí mi primer libro sobre este tema, “Democracy in Cuba and the 1997-98 Elections”. Editorial José Martí, La Habana, 1999.  Solo una versión en inglés con mucha repercusión en EEUU y Canadá.  Después escribí mi segundo libro en ambos idiomas, español e inglés, también sobre Democracia y elecciones en Cuba “Cuba and Its Neighbours: Democracy in Motion”. Editorial Fernwood Publishing, 2013. Pero  con otro enfoque, esta vez entrevisté a muchos cubanos expertos revolucionarios del Partido Comunista de Cuba.

¿Cuál es la esencia de este nuevo libro que nos presenta ahora relaciones Cuba-EE.UU? ¿Qué ha cambiado?

Es el tercer libro que escribí y lo describo en una línea, citando a José Martí: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento “

Lo que es diferente sobre este libro es que este es el único que escribo  sobre  EEUU cuyo  tema principal es la guerra cultural, que incluye la política,  la ideología pero sobre todo  la cultura. Eso es lo más importante.

Por ejemplo tengo puntos interesantes y controvertidos sobre la  visita de Obama  a Cuba. También su agresión cultural contra Cuba, en la que se  incluye a los Rollyn  Stong,  el desfile de Chanel, después  la presencia del equipo  de Rápido y Furioso, y las  visitas de Beyonce y Rihanna.

Además una mirada desde el punto de vista de cómo se ve a Cuba representada por sus artistas, cuando fue representada  la visita de Obama en el programa humorístico Vivir del cuento. Momento  que  en los países capitalistas hubo una ofensiva muy grande contra Cuba y  contra Fidel.

Por tanto el  aspecto principal de mi libro es la guerra cultural contra Cuba, que es muy seria.  La revolución cubana va a vencer pero no es tan fácil, pero mi opinión es que  el pueblo cubano es quien va a decidir si va funcionar o no  su resistencia. No es fácil resistir a la agresión cultural de los EEUU.

Conozco cómo funciona la cultura yanqui  y hay en Cuba un poco de ingenuidad sobre cómo funciona Obama, no es  tan fácil, hay que cuidarse con las ilusiones del sueño americano, con la confusión política que  genera el sueño americano.

¿Cuánto tiempo le dedicó a este libro?

Me demore un año, lo terminé oct de 2016. Fue escrito  en un momento en que se pensaba que Hillary Clinton iba a ganar la elección, pero ganó Trump y tuve que reescribirlo, luego hubo otra situación la muerte de Fidel. Y tuve que volver a cambiar y escribir otro capítulo sobre Fidel. Entre inglés y español este libro ha tenido 4 versiones.

¿Por qué ha escogido el público joven para la presentación de su libro?

Me gusta mucho hablar con los jóvenes y hay que cuidarse contra la ingenuidad, cuidarse contra influencias como las de Obama, contra el sueño americano.  El Obamismo es muy peligroso, cuando la lucha es contra Trump, estar contra Trump no es estar a favor de Obama, el Obamismo no es una alternativa Antitrumpismo.

Hay una izquierda  revolucionaria dentro de los EEUU que está en contra de los 2 partidos, y la alternativa no es el Obamismo. No es una solución para los EEUU ni para los cubanos. Y esto es muy importante que los jóvenes lo conozcan.

Para concluir esta entrevista insisto en resaltar las impresiones ofrecidas por Ricardo Alarcón  acerca de la utilidad de una publicación como ésta,   ante la realidad de estos tiempos,  qué le toca a Cuba entonces?

“Qué le toca a Cuba, bueno no podemos irnos de este planeta , no podemos movernos de ubicación geográfica, lo único que nos toca, si no vamos a renunciar a ser cubanos, es tratar de propiciar y de tener una coexistencia con un adversario, no con un amigo, no con un buen vecino, mejorar los vínculos, los contactos diplomáticos formales con ése país pero sin confiar ni un tantico así como decía el Ché, sin caer en la torpeza, ni  en la superficialidad  de que es posible establecer  relaciones de igual a igual con un imperio que no las ha tenido con nadie, con nadie absolutamente y mucho menos ahora, por lo tanto creo que éste libro es un llamado de alerta que ayuda a lo que es más importante a mi juicio que es estudiar, pensar, reflexionar entre nosotros para propiciar el esclarecimiento ,  la lucidez colectiva para que no nos engañe nadie más”.

Notas:

(1) Arnold August es miembro de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, por sus siglas en inglés), cuya sede está en Estados Unidos; la Asociación Canadiense de Estudios Latinoamericanos y del Caribe (ACELC); la Cátedra de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad de Nottingham (Gran Bretaña); y de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, con sede en Caracas.

Desde 1999 hasta la fecha, sus publicaciones lo han llevado a dictar conferencias en universidades de Estados Unidos, Canadá, Europa, Cuba y Puerto Rico.

De 2008 a 2018 ha escrito más de 70 artículos en contra de la campaña de desinformación constante de los medios de comunicación internacionales acerca de Cuba, de las relaciones Cuba-Estados Unidos, Venezuela, Honduras y del proceso de integración de América latina.

En 2013 recibió la Distinción Félix Elmuza, máxima condecoración otorgada a periodistas nacionales y extranjeros, propuesta por la Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s