En Persona, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez: “En silencio ha tenido que ser” (+ Video)

Posted on

La tarde de la entrevista, diluvió en La Habana. Hasta en la salita
anexa a sus oficinas en el Palacio de la Revolución, donde se
improvisó el set, los truenos y el resplandor de las descargas
eléctricas se sentían con tal intensidad, que por momentos su voz se
hizo imperceptible y temimos lo peor: que los micrófonos no captaran
las respuestas y tuviéramos que suspender el encuentro más esperado
por nuestro equipo desde que surgió el espacio “En persona”.

Por suerte, la tormenta se desató cuando ya había avanzado el diálogo
hasta el punto de romper el mito de que “Ramiro Valdés no da
entrevistas.”

Ramiro Valdés Menéndez y Arleen Rodríguez Derivet en entrevista para la Mesa Redonda. Foto: Tomada de la transmisión de TV

El hijo de Ofelia, del barrio La Matilde

Arleen: Comandante en primer lugar gracias. Mucha gente me dijo: no
vas a poder entrevistar a Ramiro, él no habla ¿Por qué?

Ramiro: En primer lugar, estoy aquí cumpliendo una indicación que no
podía dejar de cumplir que es acceder a la entrevista.

Arleen: Qué bueno ¿y por qué no habla a la prensa?

Ramiro: Mira Arleen, en primer lugar no me gusta hablar en primera
persona, no me gusta ser protagónico de algo que sencillamente creo
que todos hemos hecho de forma muy natural, partir de que el deber nos
llamó y que por tanto si uno tiene conciencia de lo que tiene que
hacer en la vida sencillamente frente al desafío que la vida nos pone
hay que dar el paso delante de forma normal y natural, como deben ser
todas las cosas en la vida. Yo participo de la ideología martiana,
entre otras y Martí decía: “…toda la gloria del mundo cabe en un grano
de maíz”, también hacía referencia a que “la mejor forma de decir es
hacer”, y entonces si algo pretendo que alguna vez se conozca de mí no
son las cosas que diga sino por las cosas que he hecho.

Arleen: Bueno Ud. no será protagónico, pero protagonista de la
Revolución es, de ahí la insistencia. Yo quiero saber, quiero yo no,
quiere el pueblo de Cuba, quieren las jóvenes generaciones saber:
¿Quién es Ramiro Valdés Menéndez, antes de ser el Comandante de la
Revolución?, ¿dónde nace?, ¿cómo era su hogar?, ¿cuáles son sus
recuerdos más entrañables de la infancia, del barrio, de la familia?

Ramiro: Nosotros somos una familia de origen muy pobre, modesta. De
Artemisa, del barrio La Matilde, de donde salieron, la mayoría no,
prácticamente todos los compañeros que participaron en el Moncada.
Éramos el conjunto de, la familia y la cercanía, además coincidimos
todos en distintos momentos en las escuelas y ahí tuvimos fraternidad
a nivel del barrio y nos fuimos conociendo. Julio, Rigoberto, Ciro,
Emilio, distintos compañeros que participaron después en todo lo que
tuvo que ver con el asalto al Moncada, de ahí salieron, de esa
cercanía del barrio, de la escuela.

Arleen: Los 28 artemiseños eran del barrio La Matilde.

Ramiro: De La Matilde.

Arleen: Tengo entendido que Ud. vivía literalmente en piso de tierra.

Ramiro: A ver, parte de la casa era de piso de tierra y el techo era
de cartón y cuando llovía, como suele decirse llovía más a dentro que
afuera, entonces terminaba el agua y seguía, aquello era un concierto
por todos los depósitos de agua que se ponían, un cubo, una palangana
y seguían las gotas cayendo, aquello era un concierto y sí, éramos muy
pobres.

Arleen: ¿De qué vivían? ¿Qué hacían sus padres para mantenerlos?
¿Cuántos hermanos?

Ramiro: Cinco hermanos, mi familia te repito era muy pobre, sin
oficio. Mi madre era una persona muy íntegra y te contaba antes de
entrar acá, era muy martiana y muy cespedista, aunque era bastante
escéptica con relación a la política, porque decía que los políticos
sencillamente utilizaban a los demás para tomarnos de escalón y subir,
y después se olvidaba de todas las promesas y que por tanto sus hijos,
si ella podía, no iban a ser escalón de nadie, de ningún político.

Arleen: Alguien me dijo una vez que ustedes dormían completamente
desnudos porque su madre lavaba de noche la única muda que tenían…

Ramiro: Es así, me la lavaba y zurcía la ropa para que pudiéramos ir a
la escuela limpios, porque mi madre decía, además, con mucho orgullo,
que éramos una familia íntegra, pobre pero íntegra, con mucha moral,
limpia y honrada. Incluso ella para subsistir llegó a ser listera en
los juegos de la bolita, ella fue listera, (y también) trabajó en
escogidas de tabaco.

Arleen: ¿Se llamaba?

Ramiro: Ofelia Menéndez, lavaba ropa para algunas personas, yo iba
recogía la ropa y ella la lavaba, la planchaba y eso era un pequeño
ingreso que teníamos. Mi madre decía: “ni prostituta, ni criada de
nadie” y nos crio con mucha dignidad, desde el punto de vista ético. Y
desde el punto de vista político te digo era muy cespedista y muy
martiana.

Arleen: De ella aprendió todo eso.

Ramiro: De ella lo aprendí, nosotros todos, los cinco hermanos, tres
varones y dos hembras.

Arleen: ¿Ud. era el más pequeño?

Ramiro: Era el penúltimo, pero siempre no sé porque razón, si se,
siempre me trataron en mi casa, todo el mundo como el más pequeño,
porque era al que siempre malcriaban. Sucedió que cuando mi mamá dio a
luz, yo tenía el cordón umbilical alrededor del cuello y prácticamente
a mí me desahuciaron, incluso trataron de arrebatarme a mí de los
brazos de ella, el médico y los demás, pero ella sencillamente se negó
y se negó y me apañó, me alimentaba con un gotero, dándome la leche
gota a gota, hasta que al final, aquí me tienes, gracias al esfuerzo
de mi madre.

Arleen: ¿Vivió años para verlo convertirse en un héroe de este país?

Ramiro: Más de 90 años.

Arleen: Qué bueno. ¿A la escuela fue?

Ramiro: Sí como no. Hasta la secundaria. Después a trabajar.

Arleen: ¿Empezó a trabajar muy niño?

Ramiro: Sí, empecé a trabajar digamos de muchacho, tendría 14 ó 15
años, trabajé en bodegas. Mi padre era una gente que tenía mucha
iniciativa para los negocios, todo le salía mal pero bueno, me
arrastró con él en ese giro, en bodegas, en la fundición en Guanajay,
en la carpintería, en la fábrica de cepillo, en distintas actividades
que él emprendió y que siempre por una razón u otra siempre…no era un
buen administrador.

Arleen: Ud. además fue un poquito revoltoso en el trabajo. ¿Lo
botaron, lo echaron de algún trabajo me han dicho?

Ramiro: Bueno de la empresa eléctrica, cuando estaba de aprendiz, eso
fue en Los Palacios. La empresa eléctrica daba prioridad a los hijos
de los trabajadores, entonces si era por examen, si tú eras hijo de un
trabajador de la empresa entonces tenías prioridad para trabajar. En
un momento dado mi padre ingresó a la empresa eléctrica y mi hermano
también, mi hermano que también era bodeguero, trabajaba de
dependiente en la bodega Marina una de las grandes bodegas que había
en Artemisa, y de ahí pasó por esta razón a trabajar en la empresa
eléctrica, fue liniero. Después yo paso, ya cuando tenía más edad, más
tamaño, más madurito, más duro quiero decir, comencé a trabajar como
aprendiz de liniero. El capataz de la cuadrilla era mi padrino y el
hermano, el sobrino, era la familia, era mi papá, mi hermano, era
Esteba y Estebita. Esteban que era el peón y el hijo, los dos eran
peones. Uno de los trabajos que estábamos haciendo era en Los
Palacios, se trabajaba en caliente y uno de los compañeros cometió un
error, tocó la corriente y lo tumbó.

Arleen: ¿Murió?

Ramiro: No murió pero lo dejó minusválido, un muchacho joven, fuerte.
En una de esas, en un momento que fuimos allí, a Los Palacios, quiso
mi padrino hacerlo en caliente, él era el capataz, entonces yo me
opuse y los demás también se opusieron y no se pudo hacer, entonces
hubo que mandar a cortar la corriente, a ese arreglo lo llamamos una
vía libre, cortan la corriente y trabajas. Bastó, fue suficiente para
que cuando regresamos de Los Palacios, a Artemisa ya me sacaron.

Arleen: Lo sacaron de la brigada.

Ramiro: Me sacaron de la cuadrilla como se llamaba, por comunista.

Arleen: Por comunista, ¿y ya Ud. era comunista?

Ramiro: No, no tenía ni idea, nada. A los revoltosos en aquel tiempo
los acusaban de comunistas, de ahí salí a tirar caña en un camión de
ayudante de un camión tirando caña y nos sorprendió el 10 de marzo en
el campo de caña.

Del 10 de marzo del 52 al 26 de julio del 53

Ramiro Valdés y Fidel Castro. Foto: Archivo

Arleen: El 10 de marzo de 1952 me han dicho que Usted fue a ver al
presidente de la Juventud Ortodoxa y le dijo “el hombre es Fidel”
¿Cómo es la historia? ¿Qué siente Ramiro Valdés Menéndez cuando sabe
del golpe del 10 de marzo, que usted tenía 20 años, no?

Ramiro: Si más o menos. Después que me sacaron de la Empresa
Eléctrica, estuve trabajando tirando caña para el Central Pilar y el
Central San Cristóbal, y estando en el campo nos enteramos. Como a las
4 de la mañana ponemos el radio, yo siempre ponía el radio para oír
música, y no había nada en el radio, el radio estaba totalmente en
silencio total, Radio Reloj era el tic tac, da la hora, y todo el
resto de las estaciones de radio silentes, entonces nos preguntamos
¿qué habrá pasado? Cuando llegamos al ingenio, entre 10 y 11, nos
enteramos que Batista había dado un Golpe de Estado, bueno mi alegría
fue tremenda.

Arleen: ¿Cómo es eso?

Ramiro: Si, fue tremenda, porque le dije al hermano del dueño del
camión, que era el chofer: “ahora éste las va a pagar todas, las de
antes y las de ahora, y nos tocará a nosotros, a la juventud,
enfrentar esto, porque ni Millo Ochoa, ni Pardo Llada, ni Agramonte,
ni nadie va a enfrentar esto, los únicos que van a enfrentar esto aquí
somos nosotros, es la juventud. Y de ahí me fui caminando, son unos 15
km desde el ingenio hasta Artemisa y allí contacté con Julito,
contacté con Ciro, contacté con Gerardo y nos fuimos a ver a Pepe
Suárez.

Pepe Suárez era una especie de mentor político de la Juventud
Ortodoxa, pero él no era el secretario de la Juventud, el secretario
de la Juventud era un compañero llamado Rodolfo, y Pepe sí era de la
Juventud en Artemisa, dirigente de la Juventud en Artemisa, tenía un
cargo, una secretaría de la Provincial y de la Nacional. Él no se
había enterado aún del Golpe de Estado, él estaba durmiendo, y
entramos al cuarto, los despertamos y se lo dijimos.

Ya nosotros escuchábamos a Fidel, por una hora de radio que él tenía
aquí en La Habana y le mandábamos alguna información a través de René
Rodríguez de las propiedades que tenía aquí (el ministro) Alemán,
donde tenían fuerzas del Ejército y otras trabajando ahí, (datos a
los) que accedimos a través de un vecino, que era hijo del capataz de
una de las fincas. Él era tractorista, manejaba 2 buldozzer, y
entonces nos trajo información, yo lo convencí, me trajo información y
fotos y nosotros se la mandamos a Fidel a través de René, que quien lo
conocía era Pepe.

Arleen: Usted no lo conocía personalmente, pero sí lo escuchaba.

Ramiro: No, no quiero decir, yo me estaba refiriendo ahora a René.

Arleen: Ah ya, pensé que era a Fidel.

Ramiro: No a Fidel tampoco lo conocía, lo oía.

Arleen: Pero sí le parecía importante lo que decía.

Ramiro: No claro, incluso cuando vamos a ver a Pepe, yo le digo
“bueno, a Batista hay que tumbarlo con las armas”. Ya nosotros éramos
4 los que nos habíamos confabulado para organizarnos y buscar el
contacto con Fidel, a través de Pepe, y entonces bueno así fue
estuvimos como 2 meses insistiendo con él, por si había visto a Fidel,
y bueno como a los dos meses aproximadamente, nos entrevistamos aquí
con Fidel, en Prado 109. Con Fidel y con Abel. Estábamos Julio, Pepe,
Ciro, Gerardo y yo. Y bueno ahí nos pusimos a su disposición, entonces
el aceptó la proposición.

Arleen: ¿Qué impresión le causó conocerlo personalmente? ¿Confirmó que
era el hombre?

Ramiro: No, el hombre no, porque Batista decía que era el hombre, y a
mí jamás se me habría ocurrido decir que Fidel era el hombre, esa
frase no jamás, que era el dirigente, que sencillamente era el que
podía sacar por toda su trayectoria, muy joven, pero por toda su
trayectoria, toda su honradez, su pensamiento político,
revolucionario, su enfrentamiento a los gobiernos corruptos,
sencillamente nos dio la garantía y la seguridad de que era el
dirigente, el político, el revolucionario, que iba a resolver el
problema de la situación de Cuba, a partir del Golpe de Estado, y
bueno así fue.

Arleen: Fidel siempre decía que él se hizo revolucionario en la
Universidad, ¿Ramiro tiene algún momento en su vida en que dice, en
ese momento me hice revolucionario, o es algo que es una evolución?

Ramiro: No, mira, esa no es una carrera que se estudia ni mucho menos
no, uno se hace revolucionario digamos por la inconformidad y por la
rebeldía intrínseca, resultado de la vida que uno llevaba, y no solo
la de uno personal y la familiar sino sencillamente en el contexto
donde uno estaba.

La Matilde era un barrio muy pobre, y todos los compañeros que
participaron en el Moncada, y que eran aproximadamente…Mira, siguiendo
instrucciones de Fidel y de Abel, hicimos una organización celular, o
sea, la primera célula eran 10, y cada uno de esos 10 tenía que hacer
otra célula de 10, y debíamos seleccionar a los compañeros, primero
verificarlos y comprobarlos antes de hablar, antes de reclutarlos para
la Revolución y así tendríamos nosotros aproximadamente, entre 80 y 90
compañeros ya organizados, a través de la organización celular, en la
cual, bueno, nos reuníamos, teníamos las instrucciones, teníamos las
indicaciones por parte de Fidel, de qué hacer y cómo hacerlo.

Después del Golpe de Estado, Ciro, Julio y yo, salíamos en el carro de
Ciro a hacer sabotajes, no en Artemisa, en Artemisa lo único que
hicimos fue (contra) un cartelón que había ahí grande de la imagen de
Batista, tirarle un litro con chapapote, para manchar la imagen de
Batista, eso fue lo único que hicimos en Artemisa…era muy chocante
pasar por ahí y ver la imagen de Batista, y siempre nos chocó mucho y
entonces hicimos eso. Salíamos en el carro de Ciro, que su padre le
había regalado, Ciro, Julio y yo a hacer algunos sabotajes, tirando
cadenas en los tendidos, pero fuera de Artemisa, en Caimito, en
Guanajay, Bauta.

Después, cuando estuvimos con Fidel y Abel, y nos preguntaron que
hacíamos, y les contamos lo que estábamos haciendo, ellos nos dijeron,
no, no, no se metan en política, no hagan sabotaje ni hagan nada,
ustedes den un giro de 180 grados, no se metan en política, ni hablen
de política, pasen inadvertidos, no vaya a ser que ustedes, trabajando
para la lucha armada, por cualquier cosa vayan a caer presos y correr
el riesgo de que alguien hable, y entonces todo lo que estamos
haciendo se descubra porque estuvieran ustedes haciendo un comentario
o haciendo un sabotaje, que al final, bueno son necesarios pero lo más
importante es la lucha armada, y ustedes están en eso, así que
retírense de todo, y así fue, nosotros nos retiramos de todo ese tema.

Arleen: A partir de ese momento ya empiezan a prepararse para una
acción armada. ¿Por qué la mayor parte de los hombres que asaltan el
Moncada en Santiago de Cuba y el Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo
son de Artemisa?

Ramiro: Era el círculo, el círculo limitado estrecho del barrio La
Matilde, que fue donde nacimos, nos criamos y nos conocíamos con
profundidad y teníamos la confianza unos con los otros, todos los
compañeros éramos fraternalmente, éramos hermanos de la vida y después
fuimos de la Revolución, y teníamos una confianza ilimitada y la
seguridad en los que estaban siendo reclutados e incorporados a la
acción futura, que nadie nos dijo dónde era, nunca.

Arleen: Cuando salen para Santiago de Cuba, ni idea.

Ramiro: Ni idea.

Arleen: Bueno ni a Ciro ni a Usted.

Ramiro: A nadie, nosotros no sabíamos nada, nosotros nos imaginábamos
que en el propio 1952, en diciembre, se iba a producir el hecho, de la
acción militar, y pensábamos desde luego que era en Columbia, y varias
veces vinimos Julio, Ciro y yo a explorar Columbia para ver por dónde
se podía entrar, a nadie nosotros le habíamos dicho nada, pero
nosotros pensábamos que era en diciembre y en Columbia. Estuvimos en
casa de la abuela de Gerardo, que vivía contiguo al muro de Columbia,
y de ahí observábamos y veíamos, y dijimos bueno, llegamos a la
convicción, que no pasábamos de la calle, y entonces dijimos, vamos a
despedirnos de la vida.

Arleen: Era un suicidio.

Ramiro: No ningún suicidio, suicidio no, era ir contra la fortaleza, a ver.

Arleen: Pregunto yo si se dieron cuenta que asaltar Columbia era un
acto suicida, es lo que quiero decir.

Ramiro: No, bueno no lo pensamos así, era algo, Batista, cuál era la
fuerza de Batista, donde estaba, en los cuarteles, queremos derrocar a
Batista, hay que ir contra el Ejercito.

Arleen: Hay que asaltar los cuarteles.

Ramiro: Hay que asaltar los cuarteles, nosotros pensamos que la acción
se iba a producir allí en Columbia, estuvimos dando vueltas por
Columbia para ver cómo podía ser, cómo se podía imaginar, cómo pudiera
realizarse la acción y por dónde entrar, en fin, y dijimos bueno esto
aquí, de la acera no pasamos, no nos imaginábamos cómo era el tema, y
cómo pudiera ser el asalto a Columbia, y entonces ahí bueno, vamos a
despedirnos de la vida, y nosotros organizábamos algunas actividades,
salíamos a tomar y así hasta que llegó diciembre y no ocurrió nada, y
entonces dejamos de despedirnos, por aquello de que íbamos a tener una
mala imagen.

Y entonces bueno, esperamos y después me llega un encargo de Fidel, a
través de Pepe Suárez, de que hiciéramos una lista de 10, que
escogiéramos 10, entonces nosotros hicimos la lista, claro la lista
era del grupo primero, y Pepe me dice que no me ponga yo ni lo ponga a
él. Entonces yo estoy un domingo en la casa mirando la pelota… y
cuando miro Fidel ahí.

Arleen: En su casa.

Ramiro: Sí. Me sorprendió porque yo nunca le había dicho dónde vivía.
Y vamos, montamos y nos fuimos. Y me dice: ¿por qué no se pusieron ni
Pepe ni tú en la lista? Y yo: bueno, eso fue lo que me dijo Pepe, que
buscáramos diez pero que no nos pusiéramos ni él ni yo. Entonces dice,
bueno pónganse ustedes también en la lista y, ¿hasta cuántos pueden
llegar ustedes? Digo yo, bueno Fidel, nosotros solamente ochenta y
tantos, noventa compañeros. Y dice ¿pueden llegar a treinta bien
seleccionados? Digo, cómo que no! Entonces seleccionamos los treinta.
Y por eso hubo tantos participantes en el ataque al Moncada, de
Artemisa y como que eran cotos cerrados, el barrio de La Matilde donde
todos vivíamos ahí, en la escuela y en todo, bueno, sencillamente esa
era la base natural.

Arleen: Qué los unía a ustedes…

Ramiro: La familiaridad, el barrio. Las ideas

Arleen: Pero también la rebeldía contra el gobierno.

Ramiro: Sí sí, sí, no eso sin falta, claro, por eso estábamos
enrolados todos, sin falta, sin falta. Éramos antibatistianos todos.

Arleen: Ya el 26 de julio de 1953 Usted es uno de los asaltantes al
Moncada, nada más y nada menos que la Posta 3, es decir, es de los que
acompañan a Fidel, de los que entra, tumba la cadena y entra al
Moncada, de los que resulta herido y se salva.

Ramiro: No tumbamos, sino tiramos.

Arleen: Tiraron la cadena.

Ramiro: Sí, así fue.

Arleen: Correcto. Es decir, Usted es de los que logran entrar incluso
al Cuartel.

Ramiro: Todos los compañeros del primer carro entramos.

Arleen: De los cuales mueren dos al salir.

Ramiro: No a ver, yo me quedo al final, me quedo solo allí. Y después
cuando Fidel da la orden de retirada, ya cuando él ve que es imposible
la sorpresa y tomar el Cuartel, da la orden de retirada. Pepe que
estaba también, desde luego, venía para el asalto, venía en el carro,
pero no entró, si no quedó afuera. Entonces, cuando Fidel da la orden
de retirada, él empieza a llamarme por mi nombre Ramiro, Ramiro,
Ramiro retirada, retirada y yo lo escucho en medio de la balacera
aquella y bueno, salgo para realizar la retirada conjunta con el resto
de los compañeros.

Arleen: La herida suya es una herida leve, pero Usted es un hombre
herido que está huyendo y va a dar de nuevo a La Granjita. ¿Cómo es?
Es que si no hablan los protagonistas, otros hacen la historia.

Ramiro: Bueno, y generalmente faltan a la verdad en muchos casos.
Mira, una de las cosas por las cuales, a ver, yo siempre hago un
símil: hay un choque de trenes, uno está aquí, otro está aquí, otro
está aquí y otro está aquí, mirando y cada cual cuenta…

Arleen: Una versión.

Ramiro: Su versión. El choque existió, pero las versiones son
distintas, lo que no deja de faltar a la verdad y generalmente, la
gente suele ser protagónica.

Arleen: En su versión. Cada uno en su versión tiene su protagonismo.

Ramiro: Su protagonismo y la que vale es su versión, no la de los
demás. Entonces, a mí nunca me ha gustado tampoco ese protagonismo.

Arleen: De todas maneras, ¿cuál es su versión?

Ramiro: No, mi versión no, como lo…ah!! bueno sí, mi versión de los
hechos, (risas) claro, no además, no hay más porque yo era el único
(risas). No, a ver, cuando ya Pepe me llama y salgo, al salir, hay
varios compañeros y solo había un auto con las cuatro gomas
ponchadas…Me monto en el carro y así con las cuatro gomas ponchadas
para salir al punto donde al puente este, para ir para allá para…

Arleen: Siboney.

Ramiro: Para Siboney, para La Granjita. Había heridos, uno de ellos
era Gustavo Arcos, herido que estaba en el carro y pasamos por delante
de una casa de un médico, veo la placa, me bajo, saco al herido, toco
la puerta y se lo dejo –que después fue traidor Gustavo Arcos Bergnes—
y bueno seguimos, llegamos ahí a la salida de lo que hoy es el
zoológico, allí había un montecito, todavía se sentía el tiroteo y
bueno, quedamos en salir a buscar a Melba y a Haydée que estaban en el
hospital.

Entonces digo espérate yo voy a ir a buscar el carro, porque uno de
los carros en que veníamos se quedó ponchado y entonces voy a buscar
el carro, paro, veo un carro de leche, ya yo me había quitado la
camisa militar y el pantalón y me quedé con mi pantalón que traía
debajo, le rompí el bolsillo a ese pantalón y las balas de la pistola
me las eché en el bolsillo. Y bueno los paré y pedí el gato de ellos,
(pero) el gato no se podía usar porque no compaginaba, entonces pasa
un jeep con un hombre gordo, como un hacendado o algo de eso, y lo
paro, le pido el gato, me presta el gato y bueno, tampoco sirvió,
entonces yo percibo que el tipo se da…

Arleen: …se da cuenta de que usted es asaltante?

Ramiro: Sí, sí lo percibo y entonces voy caminando hasta donde entró
el carro en la vaquería y cuando estoy caminando… ellos querían que yo
me quedara, los de la vaquería, quizás quisieron protegerme, pero como
estábamos buscando el gato para salir a rescatar a las mujeres, bueno,
me prestaron otro gato y vino un niño, un muchacho a acompañarme para
devolverle el gato, pero en lugar de yo ir por la carretera voy
faldeando la loma que está pegada a la carretera, una yerba de guinea
alta y eso… y ya habían tres jeep del ejército allí…en el auto, cerca
de La Granjita, en el auto, ya habían tres jeep del ejército y allí
ya…

Arleen: Pero Usted no estaba herido?

Ramiro: Sí.

Arleen: ¿Cómo era su herida?

Ramiro: Aquí (señala un pie) que según Machadito fue corriendo (risas)
y bueno, fue un disparo aquí más o menos aproximadamente. Mira, el
pasillo tenía dormitorios por un lado… tú ves el pasillo largo que
está fuera del polígono, todo eso estaba a ambos lados lleno de
colombinas con soldados, y los extremos estaban cerrados. Entonces,
nosotros entramos Montané, como narra Fidel en “La historia me
absolverá”, Montané, Pepe y yo redujimos los dormitorios, después de
la Posta nosotros agarramos por indicación de Fidel. Fidel nos dijo:
…bueno, cuando vayan a la Posta abran paso que viene el General –y los
tipos— hicimos eso se cuadraron y les arrebatamos los fusiles de la
mano y los agarramos y los llevamos… quitamos la… ya bajo el tiroteo
quitamos la cadena, una cadena gruesa que no es la que hay allí hoy,
una cadena. Y allí agarramos a los dos soldados y los metimos debajo
de la colombina que estaba allí, pegada a la pared donde empieza el
pasillo hacia acá; que después dijeron que nosotros los habíamos
pasado a cuchillo, cosa falsa totalmente, como se demostró
ulteriormente en el juicio que le hicieron a Fidel ya cerrado ahí en
la salita donde lo juzgaron.

Arleen: Bueno, Usted termina preso, la acción como acción militar fue
un fracaso, sin embargo, Usted va a insistir en seguir a las órdenes
de Fidel…

Ramiro: Claro.

Arleen: En todas las circunstancias.

Ramiro: Claro.

Arleen: El presidio.

Ramiro: Sí

Arleen: En el exilio, en el Granma.

Ramiro: Fidel era la figura, que iba a sacar al país…

Arleen: A ustedes no los asusta la derrota en el Moncada.

Ramiro: No, es doloroso, pero claro que no, hay que continuar la
lucha, hasta… mira, ya cuando veníamos en el Granma, Fidel nos habla a
todos y al final yo recuerdo siempre que decía: …que la victoria
radicaba en tres elementos: resistir, resistir y resistir, si
resistimos ganamos, porque el pueblo sabe que es una lucha justa y se
incorporará a la lucha y con el pueblo vamos a obtener el triunfo, hay
que resistir, cualesquiera que sean las circunstancias. Eso nos lo
dijo después, pero eso ya lo sabíamos, por la historia.

Arleen: Ya claro.

Ramiro: Por la historia, mira, tú dices, bueno qué cuándo uno se hace…

Arleen: Revolucionario.

Ramiro: Sí, que eso no es como encender y apagar la luz. Hágase la
luz. Te digo, en eso mi madre jugó un papel muy importante, y uno
leyó, siempre fui patriota -de muchacho- incluso cuando estábamos en
primaria – la vida después me dio la oportunidad- cuando estábamos en
primaria nos llevaron en tres oportunidades al parque en Cayajabo, que
estaba en una altura y nos mostraban una llanura y todo fuera, donde
se habían producido combates de los invasores, dirigidos por Maceo- Y
yo, en mi mentalidad, siempre me imaginé ser un invasor.

Arleen: No puedo creerlo, soñó ser un invasor, es decir, siendo niño
tenía la percepción de que le hubiera gustado ser un invasor.

Ramiro: Ser como uno de ellos, como decía Fidel, ser como ellos.

Arleen: Yo decía…

Ramiro: Y la vida después me dio la oportunidad.

Arleen: De eso vamos a hablar ahora. Usted es de los que asalta el
Moncada, los que toma la Posta 3…

Ramiro: Participo en las tomas de todo eso.

Arleen: Participa. Usted es uno de ellos.

Ramiro: Yo soy uno de ellos.

Arleen: Ya, sabemos que no quiere ser protagonista, pero la historia lo hizo…

Ramiro: No, no, es que no lo soy.

Arleen: La historia lo hizo, está, está ahí y su nombre está y su
nombre está incluso cuando los sobrevivientes de Alegría de Pío
dispersos por el monte se reúnen unos poquitos con Almeida y el Che.

Ramiro: El Che, Camilo.

Arleen: Che, Camilo, Almeida y en otro grupo está Raúl, hasta que se reúnen con…

Ramiro: No, nosotros éramos más, era Benítez, era el Che, Camilo,
Almeida, Benítez, Chao que había sido veterano de la guerra de… de la
República, fue comunista y fue de voluntario a pelear en España,
éramos los que estábamos.

Arleen: Se encuentran allá arriba, en Cinco Palmas.

Ramiro: Con Fidel en Cinco Palmas, con Fidel y Raúl en Cinco Palmas.

Arleen: Que es donde Fidel dice: “Ahora si ganamos la guerra”. ¿A
Usted le pareció como a Raúl que Fidel había enloquecido?

Ramiro: Lo vimos con mucho optimismo, pero bueno, hay que ganar la
guerra. A ver Fidel tenía… cuando nos dijo en el barco, en el Granma:
resistir, resistir y resistir y si sólo queda uno resistiendo,
venceremos. No utilizó la palabra venceremos, pero dijo triunfaremos,
porque el pueblo reconocerá en nosotros la causa justa y se
incorporará a la lucha. Entonces, uno tenía la convicción esa de él y
además así fue todo el proceso de la guerra de independencia nuestra.
Inerme, sin nada. La historia nuestra está llena de cosas hechas sin
recursos y sin posibilidades.

Arleen: Como decía Agramonte: …con la vergüenza.

Ramiro: Con la vergüenza, con la vergüenza de los cubanos. Y con eso
luchamos y por eso estamos aquí, por ese tesón de Fidel inspirado en
la historia de nuestras guerras de independencia.

El Comandante de la Revolución

Ramiro Valdés. Foto: Archivo.

Arleen: ¿Qué se siente al cabo de los años y después podemos
retroceder un poquito, pero ¿qué siente al cabo de los años saberse
uno -con todo el desprecio que sienta por el protagonismo individual-
qué se siente haber sido uno de los Comandantes de la Revolución de
Fidel, haber sido uno de los primeros desde el primer momento?

Ramiro: Nunca me he planteado eso, uno ha tenido una trayectoria y
bueno, los reconocimientos de un tipo o de otro de los que hemos sido
objeto por la trayectoria revolucionaria que hemos tenido, pero jamás
yo me he puesto a… A veces esas preguntas las hacen y tú me la haces
también a mí: qué tú sentiste. Bueno, yo no…

Arleen: En ese momento.

Ramiro: No en ese momento no y si te digo algo me pongo a inventar, a
hacer una frase, hacer…

Arleen: ¿Ni tantos años después?

Ramiro: No, no, no es por tantos años después, porque hay cosas,
sensaciones que uno no olvida en la vida, no las olvida nunca, pero lo
que te quiero señalar, o sea, y recuerda que en aquellos momentos, yo
era un muchachito de allá de Artemisa con poca digamos formación,
formación política-ideológica, lo que tenía era, digamos un instinto
de clase por ser explotado y por vivir en un mundo como aquel y
tendría instintos, por instintos, pero eso era por instintos
sencillamente, unos instintos digamos, naturales, de toda aquella
gente que tiene cierta inconformidad y cierta rebeldía de ver lo que
está ocurriendo y además vivir…

Arleen: Sufrirlo.

Ramiro: Sufrirlo. Y no por egoísmo ni por individualismo, yo siempre
he sido bastante romántico.

Arleen: ¿La Revolución también era para usted una aventura romántica,
era un acto de entrega?

Ramiro: No, bueno sí, siempre la Revolución es un acto de entrega,
mira yo siempre digo: cuando usted se mete la primera vez, usted es
voluntario de la Revolución. Después, olvídese de eso, no hay más
voluntariedad, es lo que te toque, es lo que tienes que hacer sin
mirar ni para atrás ni para los lados, siempre hacia adelante.

Ciro, la Invasión, el Che

Ramiro Valdés (izq.) junto al Che. Foto: Archivo

Arleen: Comandante, usted es ascendido en la Sierra Maestra en los
primeros meses y pasa a la columna del Che que, además, cuando va a la
invasión, ya tiene el nombre de su mejor amigo, de su hermano, Ciro
Redondo. Yo siempre he pensado que Ramiro tiene alguna responsabilidad
en que lleve ese nombre la columna 8.

Ramiro: No. Bueno, la responsabilidad que tenemos es la de haber
estado juntos desde el inicio, Ciro, Julito -a Julito lo matan en el
Uvero-, yo no tengo nada que ver, pero para mí es muy entrañable
porque es el resultado de la vida de Ciro. Ciro era una gente muy
revolucionaria, muy extrovertido, muy compañero, muy solidario, muy
valiente. Ciro era tremendamente arrojado y él muere en el combate de
Mar Verde y el Che siempre tuvo por Ciro una gran distinción y
simpatía y lo sentía como un compañero entrañable y muy cercano.

Arleen: Ahora, dígame una cosa, ¿es cierto que usted no formaba parte
de la primera lista de los compañeros que irían a la invasión, que
usted tuvo que fajarse por ir a la invasión?

Ramiro: (Risas) No tan así, te dije que de niño soñé incluso estar…y
en la Sierra iba con el libro de Miró Argenter “Las Memorias”, un
libraco que pesaba y meter eso en la mochila¡¡¡

Arleen: ¿Iba con usted?

Ramiro: Yo la llevaba

Arleen: ¿Su paradigma era Maceo? ¿Su principal paradigma en Cuba era
Maceo como patriota?

Ramiro: Como patriotas Martí, Céspedes, Maceo, los Maceos y Crombet.

Arleen: ¿Y llevaba el libro de Miró Argenter?

Ramiro: Si, Miró Argenter que era un gran libro, con mucho peso. Fidel
no me había pensado para que viniera con el Che en la invasión y fui a
hablar con él y le pedí.

Arleen: ¿Cómo lo convenció?

Ramiro: Bueno, le dije, ¿me vas a negar participar en un hecho de la
historia de Cuba que más nunca, más nunca se va a reproducir como es
la invasión? Me miró y me dijo: “Vete”. Pero en otros términos.

Arleen: (Risas) Puedo imaginar. Usted se convierte en el segundo jefe
de la Columna 8 y va a la invasión y es, otra vez tengo que decirlo,
protagonista de la batalla de Santa Clara.

Ramiro: No, no. Cuando la toma de Santa Clara el Che había distribuido
las acciones, Camilo estaba por el norte, por Yaguajay, se habían
unido las fuerzas del 26 y del Directorio y estaba la gente del 26 de
Julio con Víctor Bordón Machado. Nosotros fuimos rumbo a Camagüey como
parte de la tropa y él se queda en Santa Clara de manera tal de evitar
por todos los medios que los refuerzos llegaran a Santa Clara.

Arleen: Hay imágenes que nos muestran a usted con una gorra rusa o
todo el mundo cree que es una gorra rusa, soviética en aquel momento,
que es oscura la primera o gris, y después hay una blanca hacia el
final de la guerra o al principio de la Revolución. ¿Eso significaba
una simpatía con los soviéticos o no tenía nada que ver?

Ramiro: Si, pero no tiene nada que ver. Yo simpatizaba con los
soviéticos y con la Revolución Rusa y con las proezas del Ejército
Rojo.

Arleen: Después aparece Raúl con esa gorra en el II Frente, dice que
se intercambiaron, ¿cómo es la historia?

Ramiro: Primero, esta gorra, la primera me la trajo Yeyé.

Arleen: Haydeé Santamaría.

Ramiro: Era una gorra canadiense para taparse el frío, yo soy un tipo,
no digo friolento sino fríorápido, el frio me ataca rápido. Después de
la ofensiva, se va Almeida para el III Frente, Raúl para el II Frente,
salen de donde estábamos nosotros y ahí intercambiamos la gorra, Raúl
me da su gorra y yo le doy la mía a solicitud de él que dice “bueno,
por si no nos vemos más que tú tengas algo mío y yo tenga algo tuyo” e
hicimos este cambio combativo, y yo ahí le jugué inocentemente, no
sabía, una mala pasada.

Arleen: ¿Por qué?

Ramiro: Porque mi gorra iba llena de piojos.

Arleen: Bueno, ¿qué rebelde no tenía piojos en la guerra? Hay
anécdotas preciosas.

Ramiro: Él no los tenía, yo se los pegué con la gorra. (Risas)

Arleen: Al final usted volvió a tener una gorra que le…

Ramiro: Sí, una después del triunfo.

Arleen: Aparece una imagen, bueno, cuando están recibiendo a Fidel de
su primer viaje por América Latina. Vemos al Che, que fue su jefe en
la invasión…

Ramiro: Y en la vida, uno de mis jefes en la vida.

Arleen: ¿Qué quiere decir usted con eso?

Ramiro: Era mi jefe de la Sierra, está la Columna 1 y después está la
Columna 4, la Columna 4 con el Che al frente y yo voy con él, Fidel me
designa con él, pero además en México, en el rancho Santa Rosa. Yo
conozco, pudiéramos decir que también en casa de María Antonia conocí al Che.

Ahí nos hicimos muy amigos, estuvimos entrenando en la teoría del
movimiento guerrillero con Alberto Bayo, el general Bayo, quien nos
daba clases teóricas acerca de la operación de la guerra de guerrillas
y estuvimos en varias casas juntos…Designan entonces al Che al frente,
el que estaba preparándonos a nosotros como movimiento en lo teórico
era el compañero Bayo, pero las prácticas, en las que hacíamos todas
las caminatas y todas las emboscadas, ya eran bajo la dirección del
Che. Nosotros salíamos a caminar las montañas y el Che sabía guiarse
por los astros, las estrellas y salíamos aproximadamente a las 6:30 o
7 de la tarde a caminar, pasábamos toda la noche caminando, 12 ó 13
horas, por toda la montaña aquella, amarrados unos de otros. Era de
noche, no había luz y para no perdernos o por si resbalábamos –lo que
ocurrió muchas veces, alguien resbalaba, perdía el equilibrio y se
aguantaba del de adelante o del de atrás- y así estuvimos con el Che
en el campamento allá en Santa Rosa.

Arleen: ¿Qué tan duro era el Che como jefe?

Ramiro: El Che era muy severo, pero como dijo Fidel, el Che se exigía
él más de lo que le exigía a los demás y sobre todo con la gente más
cercana, era intransigente.

Arleen: Mientras más cerca más exigente.

Ramiro: Pero fíjate, a su vez era una gente chévere, simpático, aunque
haya personas que no crean que el Che era simpático, muy fraternal, no
tenía nada, se entregaba completo y tenía mucha autoridad, por esas
relaciones humanas que era capaz de desarrollar con los subordinados,
con los compañeros y además por su ejemplo, de estoicismo y de
valentía, porque él sí era un estoico. El Che padecía de asma, incluso
sin aparato, tenía unas crisis de asma que caminaba 5 metros y tenía
que sentarse, y 5 metros y tenía que sentarse y yo siempre lo
acompañé. Todo el mundo caminando adelante y nosotros siempre íbamos
detrás y llegábamos al final. La gente lo respetaba mucho y se daba a
respetar.

Arleen: ¿Qué sentimientos hay en usted cuando sabe que su amigo, su
jefe, ha partido a otra revolución y usted no va con él y después le
toca la responsabilidad de la búsqueda de sus restos?

Ramiro: La lista de compañeros que él había seleccionado para que lo
acompañaran, la encabezaba yo, pero se decidió que yo no fuera, y ya
cuando la búsqueda, pensaba que de haber estado ahí, de haber ido, yo
no lo estaría buscando sino que nos estuvieran buscando a él y a mí, a
los dos.

Mira, cuando se dividió la Columna 1 y se hizo la Columna 4, Fidel me
lleva a un lado y me hace responsable por la vida del Che. “Nos
recogerán a los dos juntos porque yo no le voy a decir al Che que lo
voy a agarrar por ningún lugar a decirle no hagas esto o no hagas
aquello”. Esas son de las cosas que lo marcan a uno: esa confianza de
Fidel al darme esa misión, pudiéramos decir de impedir que el Che en
medio de su arrojo hiciera cosas que no debía, para preservar la vida.

Desde luego, eso con el Che era imposible y con Fidel mismo tampoco,
eso era imposible y era así. Uno piensa cuando estábamos en la
búsqueda en todas esas cosas: yo bien pudiera haber sido uno de los
que se habían muerto con el Che en Bolivia. Es un peso importante en
un revolucionario.

Arleen: Y su familia lo reconoce como el compañero del Che…

Ramiro: Sí, sus hijos y Aleida, los muchachos, me reconocen a mí como
reconocen a Fidel, a Raúl, muy cercanos, eran hermanos, éramos
hermanos o somos hermanos, independientemente de si estamos o no
vivos.

El Triunfo

Ramiro acompañando a Fidel y Raúl en la inauguración de la Textilera de Villa Clara, el 2 de diciembre de 1979. Foto: Archivo del Periódico Vanguardia

Arleen: Hay un pedazo que yo me perdí, cuando el triunfo de la
Revolución, ¿usted está en Camagüey?

Ramiro: Estoy en Camagüey.

Arleen: Es decir, la noticia de que Batista se va, la recibe allá.

Ramiro: Nosotros íbamos a tomar Sancti Spíritus, yo estoy con la tropa
de Armando (Acosta) y vamos a tomar Sancti Spíritus, estaban los
soldados muy atrincherados con ametralladoras, tanquetas y aquello
estaba complicado y nosotros lo que teníamos eran armas ligeras.
Se me ocurre mandar a buscar los carros de incendios del pueblo de
Sancti Spíritus y llenarlos de gasolina para acercarnos a los lugares
donde estaban atrincherados los soldados y quemar aquello. En eso
estábamos, esperando que llegaran los carros, cuando una señora -en
una emboscada que estábamos en la carretera central de Camagüey-, como
a eso de las tantas de la mañana, nos viene a decir que Batista se
había ido, (le dije) que no dijera nada porque había que tomar
aquello.

Si Batista se fue, quizás parábamos ¿qué sentido tenía hacer un
combate? Pero bueno, esa gente estaba ahí resistiendo y al final lo
tomamos prácticamente sin pelea. Entramos, le dijimos que era una
estructura regional donde estaba el servicio de inteligencia militar
regional y ahí estaban los torturadores y toda la gente esa. Al final
se entregaron y se rindieron, y después de ahí seguimos hacia Camagüey
rindiendo los cuarteles que estaban por el camino.

Arleen: ¿Entra a la Habana el 8 de enero con Fidel?

Ramiro: No, después. Porque me quedo yo en el centro organizando todo
lo que tuviera que ver con el ordenamiento del Ejército Rebelde como
del gobierno a nivel local en la provincia y porque se hacían unos
tríos, el Directorio, el 26 y PSP y no era fácil a veces. Estuve
aproximadamente una semana tratando de ordenar.

Arleen: Unir.

Ramiro: Y organizar el regimiento que también en el regimiento había
tropas del Directorio y del 26.

La Ciencia y la Academia en la Dirección

Permanentemente chequeando obras y programas priorizados del país. Foto: Modesto Gutiérrez Cabo / ACN / Archivo

Arleen: Comandante, dos veces Ministro del Interior, en dos épocas de
mucha confrontación con Estados Unidos, de planes de atentados contra
Fidel -más de 600- planes de atentado contra otros dirigentes de la
Revolución de los cuales, estoy segura que usted no está excluido
porque fue un gran enemigo de los enemigos.

Ramiro: Soy

Arleen: Un enemigo de los enemigos y luego Ministro de Comunicaciones,
actualmente Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.
Ha estado atendiendo en épocas anteriores y ahora sectores
estratégicos de la economía que tienen una evolución muy veloz por las
nuevas tecnologías. ¿Cómo se hace para entender este mundo en que va
todo tan rápido y que la tecnología impone lenguajes y códigos? ¿Usted
estudió alguna carrera empresarial o alguna ingeniería?

Ramiro: No

Arleen: La rectora que tiene en la casa…

Ramiro: La rectora en casa, ya llevo 42 años con ella. No, mi
vinculación con la técnica viene desde el mismo momento en que
nosotros empezamos, cuando me dieron la tarea de organizar la
Seguridad del Estado y percibimos que el enfrentamiento con los
norteamericanos, era un enfrentamiento tecnológico.

Arleen: Además…

Ramiro: En el ámbito de la seguridad, es un enfrentamiento
tecnológico. Desde luego las tecnologías de este momento no tienen que
ver con las tecnologías de aquella época, pero bueno situado en
aquella época, nosotros efectivamente estábamos huérfanos de todo tipo
de técnica operativa y la filosofía de los norteamericanos en el tema
de la inteligencia y la contrainteligencia en lo interno y en lo
externo era inteligencia humana e inteligencia técnica. Y con nosotros
utilizaban estas variantes. Desde luego nosotros no teníamos la
inteligencia técnica pero si la inteligencia humana por el apoyo de
todo el pueblo al proceso revolucionario. No había nadie que se
moviera que la seguridad no lo supiera y eso nos permitió penetrar a
las organizaciones contrarrevolucionarias e ir escalando.

Fue un trabajo desde la base hasta los órganos de dirección de la
contrarrevolución, lo que era un trabajo muy complicado porque
nosotros no podíamos hacer contrarrevolución, con nuestros agentes
dentro de ellos, tenía que haber un balance y además trabajar con
mucha astucia y mucha inteligencia en el sentido de que, también
conocidas las cosas, teníamos que impedir que estas cosas ocurrieran.
Y había que dar una respuesta, una solución, cubriendo a los agentes
que teníamos en penetración, o sea, fue un trabajo desde el punto de
vista de la inteligencia humana muy importante, muchos oficiales que
nosotros teníamos, de mucha calidad, que se fue formando sobre la
marcha y percibimos, repito, que el enfrentamiento era de inteligencia
técnica y de inteligencia humana.

Nosotros no teníamos la inteligencia técnica, después recibimos el
apoyo de los servicios de la Unión Soviética, pero en el
enfrentamiento técnico desde luego, entre la técnica del
descubrimiento y la técnica ofensiva no tenían nada, por eso nosotros
decidimos, desde muy temprano, desarrollar con nuestro propio
esfuerzo, con nuestros propios recursos, muy limitados desde el punto
de vista económico, desde el punto de vista técnico, el desarrollo de
cierta base tecnológica desde el punto de vista del enfrentamiento y
desde luego, el conocimiento estaba en los centros de investigación y
en las universidades.

De ahí identificamos bien e hicimos grupos de trabajo dentro de otros
grupos de trabajo para darle tareas desde el punto de vista técnico
del desarrollo de la técnica operativa del enfrentamiento ofensivo y
defensivo. Y porque percibimos que ese era el campo en el cual había
que trabajar para poder golpear e impedir las acciones internas y
proteger a nuestro trabajo en el exterior, porque los medios, los
agentes nuestros trabajando en el exterior tenían que enfrentarse a
los sistemas de descubrimiento y cuidar al punto más vulnerable, que
es el contacto entre el centro y el agente.

Conocidos estos temas, efectivamente, tratamos de desarrollar algunos
elementos de carácter técnico para la comunicación centro –agente,
para darles la mayor protección posible con el desbalance tecnológico
nuestro con el enemigo, pero teníamos una idea clara de cuáles eran
las cosas, desde el principio mismo. A dos meses, tres meses, de
empezar a crear la Seguridad, ya nosotros estábamos trabajando en el
tema técnico, apoyándonos en los centros de investigación,
investigando a los compañeros, quiénes eran, porque había de todo y
entonces había que hacer un trabajo muy delicado dentro de esos mismos
centros.

Después, a ver, nosotros siempre teníamos por premisa una indicación
que nos dio Raúl: la Seguridad no es un frente amplio, porque la
Revolución va hacia el Socialismo y si en la Seguridad los oficiales,
los agentes, los jefes, cuando entre la etapa de crear el socialismo,
se asustan ya dentro de la Seguridad puede crearse una quinta columna.
Raúl siempre fue muy claro y muy exigente, fue una indicación que
siempre tuvimos y que fue lo que matizó el reclutamiento de los
oficiales y de la gente para el enfrentamiento operativo, o sea, no
hubo frente amplio. De todas las fuerzas revolucionarias…

Arleen: Las mejores.

Ramiro: No, los que tenían pensamiento socialista, que el Socialismo
no los iba a asustar, entonces teníamos galvanizado el frente interno,
porque eran gente sólida, con méritos, pero con pensamiento
progresista, no progresista sino socialista, era así.

Arleen: Es decir, no podían ser técnicos puros. Tenían que ser revolucionarios.

Ramiro: En primer lugar revolucionarios y convencidos del socialismo.

Arleen: Comunistas.

Ramiro: Convencidos del socialismo, del comunismo. Y bueno, lo más
cercano al comunismo, porque reclutamos compañeros del 26 de Julio,
del Directorio y del Partido Socialista Popular. Claro los del Partido
Socialista Popular eran socialistas, comunistas, ahí no había ningún
tipo de duda, pero todos los compañeros con los que nosotros
trabajamos para reclutar habían trabajado de forma unitaria en el
enfrentamiento a la dictadura, era gente segura toda.

Arleen: Y de la época suya, de ahí me imagino yo que salió la idea de
aquella serie que nos estremece todavía tantos años después “En
silencio ha tenido que ser”, ¿fue usted quién le puso el título?

Ramiro: No, no voy a abrogarme la paternidad, pero sí tuve que ver. Y
eso es lo que ha matizado toda mi vida: en silencio ha tenido que ser.

Arleen: Por eso lo digo. De todas maneras me gustaría insistir: esa
parte hoy, entenderse con el mundo de la tecnología, a mí, que soy por
lo menos una generación más joven, me cuesta trabajo. ¿Cómo lo hace?
Telecomunicaciones, minas, ingeniería…

Ramiro: Esto no tiene que ver, el problema es, digamos el compromiso y
la vocación con la tarea. Suelo decirle con alguna frecuencia, en
serio y en broma, a los compañeros que yo no sé si yo fui buen alumno,
pero maestros sí tuve buenos. Te repito: originalmente los valores,
desde pequeño en mi casa, con mi madre, después Fidel, Raúl y el Che.
Yo no sé si fui buen alumno, pero maestros tuve y aprendí con ellos.

Arleen: Maestros tuvo los mejores. Una pregunta personal, ya sé que a
Usted no le gustan las preguntas personales.

Ramiro: No

Arleen: Pero hay por ahí una leyenda que dice que hace muchos años,
cuando dirigía el Ministerio del Interior, se iba caminando o corriendo.

Ramiro: Corriendo.

Arleen: Desde aquí desde la Plaza (de la Revolución) hasta su casa en Santa Fe.

Ramiro: Hasta Seguridad Personal.

Arleen: ¿Cuántos kilómetros?

Ramiro: 17 kilómetros.

Arleen: ¿Diarios?

Ramiro: Sí, cuando podía todavía, y después hacía levantamiento de
pesas en el gimnasio.

Arleen: ¿Cuánto levanta todavía? O ya no?

Ramiro: Sí, levanto.

Arleen: Mejor no presume de eso.

Ramiro: No hay que presumir, pero bueno, sí hago ejercicio fuerte. Hay
que estar listo, para las tareas y para lo que pueda venir.

Arleen: Y se siente fuerte y saludable.

Ramiro: No solo que me siento, sino que me levanto.

Ya conocerán a Díaz

Ramiro junto a Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel. Foto: Archivo de Cubadebate

Arleen: Bueno, lo último: ha entrado una nueva generación en la
dirección del país, el presidente Díaz-Canel le pide públicamente que
lo acompañe en la tarea, especialmente en esa tarea de la que hemos
estado hablando que conlleva entendimiento de tecnología, de cambio de
conceptos, etc. ¿Qué significa para el Comandante de la Revolución
Ramiro Valdés Menéndez que trabajó a las órdenes de Fidel, de Raúl y
del Che trabajar con la nueva generación?

Ramiro: Bueno, precisamente de eso se trata. Todo el proceso
revolucionario se traduce en crear nuevas generaciones que sean
capaces de asumir el relevo histórico. El mismo Raúl ha explicado
esto, incluso públicamente: que el único superviviente de todos los
cuadros jóvenes que se identificaron, el único superviviente es él.
Yo tengo, diría, muchos años de conocerlo, desde que estaba en Santa
Clara y somos compañeros, amigos de hace años, muchos años y sentimos
respeto mutuo y reconocimiento mutuo de las tareas y la relación
revolucionaria en las tareas de la Revolución.

A las nuevas generaciones les toca ir a la cabeza, abordar el relevo
de la generación histórica, como suele decirse. Esa fue la tarea de la
generación histórica, encabezada por Fidel y por Raúl que son los que
han estado seleccionando por decirlo de alguna manera los futuros
cuadros que van a ser el relevo y el más descollante ha sido Díaz.
Y realmente a Díaz ya lo conocerán por sus hechos. Es una gente muy
organizada, muy inteligente, con madurez política, con mucho tesón,
con mucho espíritu, muy exigente, muy trabajador, lo cual obliga a los
demás a trabajar al mismo ritmo.

Arleen: Parece también que es un poco romántico.

Ramiro: ¿Cómo?

Arleen: Romántico, como usted.

Ramiro: Bueno, mira, la historia demuestra, por lo menos la cubana,
que para ser revolucionario hay que ser romántico, idealista y
enamorado, no me preguntes de quién, en primer lugar de la Revolución,
es así, no hay otra manera.

Arleen: ¿Cómo ve el futuro de Cuba?

Ramiro: Promisorio.

Arleen: ¿No le preocupa frente al mundo que acecha y todo lo distante
que parece la prosperidad?

Ramiro: Nos ocupamos. La herencia es ocuparse de lo que se nos viene
encima, como dice Raúl, lo que siempre hemos tenido encima desde antes
del triunfo de la Revolución desde el principio mismo de la guerra
revolucionaria, no en la Sierra sino desde antes del Moncada, de lo
que pasó en el Moncada, de la prisión, los riesgos que corrió Fidel de
ser asesinado, después en México igual, y sencillamente este es un
riesgo que tenemos todos los revolucionarios, todos, y en primer
lugar, él, que encabezaba el proceso revolucionario, Raúl, el Che…y
fíjate, esta entrega a la Revolución, pasando por encima de todos los
riesgos, de todos los inconvenientes…las dificultades de todo tipo
curten a los hombres, a los revolucionarios y a las nuevas
generaciones en el ejemplo de las generaciones anteriores.

Porque nosotros, y cuando digo nosotros quiero decir nuestra
generación, ¿en qué nos inspiramos? En la historia. La historia
nuestra está llena de eso: de enfrentar grandes dificultades, grandes
obstáculos con recursos a veces inexistentes, enfrentarnos con los
recursos que teníamos en la mano y salimos victoriosos en muchos
casos, ahí está, esa es la historia de Cuba, la historia de Cuba es
esa.

Y por eso pienso que las nuevas generaciones y Díaz como parte de las
nuevas generaciones, han mamado de esa historia, y esto es lo que
nosotros sencillamente tenemos que expandir, sin malcriar.

Arleen: ¿?

Ramiro: En todas las generaciones que han enfrentado, desde la colonia
hasta el triunfo revolucionario, la gente dio el paso al frente por sí
sola, por aprender de la historia. Pudiéramos decir que todos los
revolucionarios han sido autodidactas de la historia, y nos hemos
convencido exactamente de que hay que repetir estas mismas hazañas en
otro contexto, pero nadie nos vino a reclutar. Es la observación
misma, es la conciencia revolucionaria, son los problemas que enfrenta
el país y los caminos por donde tiene que transitar y cada vez es más
complicada la situación, el propio Raúl, incluso lo expresó también
Díaz, ahí en la Asamblea: el cerco se va cerrando, se va cerrando
porque qué es lo que han dicho: la madre de todos los problemas en el
continente es Cuba, y Cuba tiene que desaparecer, es así, de una
manera o de otra. Y nosotros tenemos que tener conciencia de eso, y
nosotros tenemos que ser, somos y seremos un hueso duro de roer, una
espinita que está atravesada en la garganta y que no se la van a poder
tragar.

Arleen: Le agradezco muchísimo, me gustaría solamente una pequeñísima
última pregunta ¿Cuál es el secreto suyo para estar en combate a los
85 años como si tuviera todavía 20?

Ramiro: 86. Eso, la Revolución. No le podemos fallar a la Revolución
en ningún sentido y en la medida que no esté en capacidad física,
mental, política e ideológicamente de afrontar las tareas que nos pone
la Revolución por delante, yo no me sentiría bien, ya hablando
personalmente. Por eso trato por todos los medios de estudiar, leer y
aprender cada día más de las experiencias de la Revolución y de las
enseñanzas de los jefes de la Revolución.

Ese es el secreto: el compromiso revolucionario y para ello usted
tiene que estar apto físicamente. Apto para enfrentar eso y una
posible invasión, que no se descarta en un momento dado, que se
vuelvan locos y traten de desembarcar en Cuba. Y si tratan de
desembarcar en Cuba, hay que estar en condiciones físicas para
participar en la lucha, en la primera línea, como decía Fidel.

Arleen: Muchísimas gracias, muchísimas gracias por su tiempo y por
haber renunciado al silencio de tanto tiempo, gracias.

Y a ustedes (teleaudiencia) gracias por su atención, por acompañarnos
en este acercamiento En Persona, a uno de los apóstoles -así los llama
Ignacio Ramonet- (Ramiro niega con la cabeza)…bueno porque acompañaban a Fidel y siempre han estado junto a él: pienso en Almeida, en Guillermo, en
Usted, por supuesto en Raúl y en el Che, que aún fuera de la órbita
física, sigue con la Revolución.

Ramiro: Bueno, cuando se ha cumplido bien la obra de la vida, la
muerte no existe porque se trasciende. Mientras haya vigencia del
pensamiento y de la acción y del rastro que los revolucionarios dejan,
no se muere.

Arleen: Así mismo. Gracias Comandante.

Ramiro: A ustedes.

N. de la R.: Esta es la transcripción íntegra de la entrevista en set
con el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez para el espacio “En Persona” de la Mesa Redonda, que se transmitió el 3 de agosto de 2018, editada en parte por las exigencias del tiempo en televisión. Una segunda parte, dentro de su oficina, motivada por los objetos e imágenes que ambientan el despacho, también íntegramente transcripta, en próxima entrega.

(Transcripción Oficina de Información del CCPCC)

En video, la entrevista transmitida por la Mesa Redonda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s