La historia de Toni Mas: “Lloraría de alegría si Cuba me convoca”

Posted on

Por: Eduardo Grenier

La historia de Toni Mas es una historia diferente: una historia de sueños alcanzables y de pasión desmedida por un deporte que representa mucho más que una mera actividad física. Una historia, eso sí, escrita con ribetes de cubanía y de sentimientos de afecto hacia esta Isla, porque como él mismo asegura, se enamoró del fútbol el día en que llegó a Segundo Frente, en Santiago de Cuba, y jugó en un terrenito de tierra, con una pelota medio desinflada, junto a las mejores personas que ha conocido, sus amigos. Desde entonces, Toni lleva a Cuba en el corazón.

Nacido en un pueblo de Palma de Mallorca hace 16 años, el joven delantero de madre cubana entrena a diario en busca de dos metas: jugar en el fútbol profesional y vestir los colores de la selección de la Mayor de las Antillas. En este instante, defiende el escudo del club Atlético Baleares, uno de los históricos de la región, que milita en la Segunda B española, aunque hace algunos años ya se desempeñó en el grande de las islas, el RCD Mallorca, de los tradicionales en Primera y que hace poco ascendió a la división de plata.

Con una estatura de 1.77 metros, Toni suele jugar en la posición de extremo derecho, aunque su polivalencia le permite desempeñarse en todas las zonas de ataque, ya sea por banda izquierda o como delantero centro. También ha sido situado por los técnicos en el carril derecho de la zaga, pues puede explotar su velocidad y físico, las dos principales virtudes que posee sobre el césped.

– ¿Cómo empezaste en el fútbol?

Empecé en el equipo del pueblo donde vivo, Andratx, en la escoleta (categoría 3-4 años), y en ese momento tuve la suerte de que mi primer entrenador fuera Fernando Leal. Al año siguiente pasé a la categoría pre-benjamín con unos 6-7 años y ya en la temporada posterior, en el segundo año, quedamos campeones de Liga y acabé anotando 64 goles.

– ¿Cuándo te diste cuenta de que realmente el fútbol era lo tuyo?

Siendo infantil, de segundo año, hice una grandísima temporada, recibiendo incluso buenas ofertas dentro de la isla y algunos rumores de fuera también. Ya en la temporada siguiente me fui al Baleares, equipo en el cual estoy ahora, y acabé esa campaña con 26 goles, la mejor que he hecho hasta ahora, creo yo.

Pero del fútbol me enamoré, sinceramente, cuando fui a Cuba hace unos cuatro años, en el 2014. Pues mira, desde entonces, empecé a valorar este deporte y lo complicado que es, al ver que en Cuba no tienen muchas cosas materiales y deportivas, que para mí, aquí en España, son algo común, y sin embargo juegan con una pasión muy especial.

A partir de ese momento decidí centrarme con más fuerza en el fútbol, aunque era pequeño, pues solamente tenía 11 años. Este último verano, el del 2017, fui a Cuba nuevamente y ya con más sentido de razón me di cuenta de otras tantas cosas, como que mi familia sufría muchísimo si algo no me iba bien en el mundo del fútbol, que todos mis amigos del barrio en Mayarí se preocupaban por mí, que incluso gente que no conocía (tanto niños pequeños como adultos y ancianos) me preguntaban y me escuchaban como si yo fuera una estrella.

Todo eso me hizo sentirme más fuerte para luchar por lo que más de uno de esos amigos quisieran lograr si estuviera en mi situación. Aparte, creo que mis padres y mi hermano pequeño también se lo merecen. Luchan y me ayudan en todo este mundo, como mi abuela desde Cuba.

Toni Mas tiene 16 años y actúa en el Atlético Baleares. Foto: Antonio Fernández/ Deporte Balear.

-Cuéntame precisamente sobre tu relación con Cuba…

Pues mi madre es santiaguera, de Segundo Frente, y desde bien pequeño fui a la isla y siempre me he quedado a gusto, mi madre y mi abuela siempre me han hecho sentirme cubano y he conseguido amar a Cuba gracias a ellas. La forma de ser de los cubanos, que son excelentes personas, su buena educación, todas sus tradiciones, hacen que con más locura quiera ser cubano.

Creo que puedo luchar para sacarles una sonrisa a todo el país y a toda mi familia dentro de un tiempo con mis goles. Hay una frase que dije en una entrevista para El Balonazo, programa de la emisora Radio COCO, que la guardo porque expresa lo que pienso: me siento un cubano más, aunque este fuera del país, y con más ganas, porque Cuba se lleva en el corazón, estés donde estés, incluso sin ser tu país natal.

– ¿Vienes a Cuba con frecuencia?

Fui el verano pasado como te comentaba, y hacía cuatro años que no iba, pero estoy intentando lograr un viaje en diciembre, aparte de para ver a la familia, para arreglar temas deportivos, como es el fútbol. Cuesta mucho poder salir del país, en cuanto a dinero y tiempo, pero creo que para fin de año lo conseguiré.

– ¿Qué te queda de tus experiencias jugando en el barrio de tu madre en Santiago?

Jugué la Copa 13 de agosto, torneo que se organiza en homenaje al Comandante Fidel Castro en mi pueblo de Mayarí y verdaderamente siento gran orgullo por ello. Aparte, cada día jugábamos, ya fuera en la calle o en el campo de pelota, y realmente fue llamativo ver para Cuba lo que representa el fútbol actualmente, está cogiendo fuerza y no se paraba de oír a la gente debatiendo y practicando este deporte.

– ¿Cómo viviste esa pasión de los cubanos por el fútbol?

Cada vez que voy suelo llevar dos balones como mínimo, nos duran los dos meses del verano, aunque acabamos jugando con ellos rotos o cosidos que no dan más. Pero la sensación es diferente, yo no me preocupaba, disfrutaba, valoraba, apuntaba y me mentalizaba para cuando llegase a España supiera la gente lo que era jugar ese tipo de fútbol. Acabé con los pies que parecía la guerra (risas), pero no importó, yo en Cuba soy un cubano más.

– ¿Por qué tu interés de representar a la selección cubana?

Porque lo tengo de promesa hacia mi bisabuelo ya fallecido Fulgencio Delas, que hace cuatro años cuando fui, pasé cada día de mis vacaciones con él porque padecía de Alzheimer. Pero aparte, por cómo es Cuba y por el amor que tengo a ella, lloraría de alegría con ver una carta, un mensaje de la Federación o el seleccionador cubano metiéndome en una lista de convocatoria a un partido defendiendo la camisa de la nación de mi madre, de mi familia, de mi gente… sería un sueño y sé que puedo conseguirlo y voy a trabajar para ello.

Se conseguirá sacar a Cuba de la ruinas en el tema del fútbol, porque nosotros reuniendo a todos los jugadores cubanos nacidos en la isla o de padres cubanos, seguramente tendríamos mejor selección que Egipto, que está en un Mundial. Pero para eso hace falta echarle ganas y muchas fuerzas, porque hay jugadores sin nacionalidad cubana como yo, pero de padres cubanos, locos y con ganas de sacar al equipo nacional hacia adelante.

Además, creo yo, que hay muchos cubanos que cuando salen de trabajar o niños cuando terminan por la tarde en la escuela hablan de fútbol y les encantaría poder comentar que su selección tiene jugadores importantes y que pueden luchar por algo grande. Sinceramente, sería fantástico algún día poder estar en boca de todos los niños de Cuba y que me viesen como un grande en el deporte.

– ¿Has tenido algún tipo de contacto con la Federación?

Diría que no, pero estoy moviéndome desde la distancia, lo cual complica todo un poco más, un amigo mío de Mayarí, que trabaja en el INDER, habló de mí en una reunión, iban intentar ayudarme. El problema es que yo no sé al final si llega a ser verdad que hablan o saben quién soy. A veces me siento un poco frustrado.

-Actualmente, ¿cuál es tu situación en el club que defiendes?

Las lesiones me han pasado factura, creo que este último año y medio no he podido demostrar quién soy realmente, pero en el club que estoy me siento muy contento, tengo unos compañeros de diez y hay muy buen ambiente dentro y fuera del campo. Claramente, como en todo, hay cosas que se deberían mejorar, pero solamente se hace trabajando cada día. El club confía en mí y ya me ha dicho que quieren que renueve con ellos para la temporada que viene, queda analizar lo que hay, pero también lo que te viene de otros clubes.

– ¿Sigues el futbol cubano?

Sí, incluso sé que estuvieron en el Mundial Sub-20 de 2013. Conozco de grandes jugadores, incluso me llevo con Carlos Vázquez que milita en el juvenil del Atlético de Madrid, en España también está Christian Joel en el Sporting de Gijón. ¿Te imaginas que juguemos juntos en Cuba? Me suelo mover por Internet siempre buscando noticias y avances sobre el futbol cubano.

-Una última pregunta: ¿cuánto hay de Cuba en la vida diaria de Toni Mas?

Yo me siento cubano las 24 horas del día porque lo respiro de mi madre, escucho a Compay Segundo, a Candido Fabré y a Celia Cruz, escucho también mucho reguetón cubano, me comunico con mis amigos de allá siempre que se puede, almuerzo y ceno comida cubana, tengo mi bandera de Cuba adornando mi habitación y cada vez que salgo a entrenar o a un partido lucho por dos sueños: llegar a ser jugador profesional y defender algún día la camiseta de la selección cubana.

Toni solo tiene 16 años. Foto: Antonio Fernández/ Deporte Balear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s