Un compromiso con el futuro

Posted on

De manos del mandatario bolivariano Nicolás Maduro, recibió este miércoles el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, la Orden Libertadores y Libertadoras en primera clase «Espada», un reconocimiento también a todo el pueblo de la Isla

«A Cuba, a las cubanas y cubanos», dijo el Presidente Miguel Díaz-Canel, se les confería el «inmenso honor» que representa juzgarlo merecedor de la Orden Libertadores y Libertadoras en primera clase «Espada», que recibió humildemente —agregó—, en nombre de un pueblo heroico y noble, y que interpretó como «un acto de inmerecida generosidad hacia mí y de justo reconocimiento al pueblo cubano».

Díaz-Canel recordó que fue Bolívar quien vislumbró la amenaza que representa el imperialismo norteamericano a la integración genuinamente latinoamericana y caribeña, y afirmó que el simbolismo de la Orden nace de la importante contribución de los hermanos venezolanos a las causas más nobles de la humanidad, que hicieron que la tierra venezolana fuera conocida como la cuna de las revoluciones.

Esta decisión estimula aún más nuestro compromiso y solidaridad con este bravo pueblo bolivariano y chavista y nuestro entusiasmo y dedicación para trabajar hacia el mejor destino para nuestras naciones, aseveró.

Para ello, dijo, debemos avanzar en los proyectos de cooperación en ejecución, identificar otros nuevos y reforzar nuestra solidaridad.

El Presidente evocó la figura del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, que tanto admiró y apoyó al proceso bolivariano y a quien ustedes distinguieron merecidamente con este honor; y también al General de Ejército Raúl Castro Ruz, honrado con esta Orden y quien siempre ha tenido una conexión de fe revolucionaria con Venezuela desde sus tempranas luchas por la emancipación, como él mismo recordara cuando fue condecorado aquí, hasta este minuto.

Rindo pues homenaje a ellos, quienes guardaron sincera y leal amistad al Presidente Hugo Chávez Frías, que nunca se doblegaron ni abandonaron la lucha y siempre confiaron en la sabiduría de los revolucionarios venezolanos para salir adelante, quienes sostuvieron en todo momento, con valor y con firmeza, sus ideas, sus convicciones y sus verdades.

Díaz-Canel reiteró el agradecimiento al pueblo y al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y la dedicación de la Orden a los «cubanos que somos solidarios con los hermanos venezolanos», y que están conscientes de que el legado revolucionario de Hugo Chávez está vivo y vibrante en Venezuela, al tiempo que ratificó al presidente Nicolás Maduro que «por grandes que sean las dificultades y desafíos podrán contar con Cuba, hoy y siempre».

EL CAMINO DE LA UNIÓN

De reconocimiento a la lucha, pero sobre todo de un compromiso con el futuro de las nuevas generaciones que «nos ha tocado asumir tempranamente la batuta y la conducción de nuestras patrias», calificó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, la entrega al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, de la Orden Libertadores y Libertadoras, durante su visita a esa nación, el miércoles, calificada por el Jefe de Estado bolivariano como «una jornada muy buena, muy auspiciosa, de ratificación del camino de unión entre Cuba y Venezuela».

«Es la ratificación de un camino histórico, el camino de Bolívar y sus sueños de independencia y libertad para Cuba, para Puerto Rico; el camino de Martí, el más grande bolivariano del siglo XIX y de mucho tiempo, el que supo entender e interpretar el proyecto de Bolívar —sus sueños— y supo encarnarlo en el tiempo vital de lucha que le tocó —breve tiempo vital—, al gran apóstol de Cuba y de América, José Martí», dijo.

«Es el camino histórico retomado por Fidel desde la propia Sierra Maestra y luego hecho realidad junto a su hijo Hugo Chávez, padre e hijo sí, se asumieron los dos, dos gigantes que la vida nos dio el privilegio de conocer y de vivir junto a ellos en sus sueños, en su grandeza y también en su humildad de líderes revolucionarios verdaderos».

Fueron Fidel y Chávez quienes hicieron que el camino de la historia se concretara en un proyecto común, el Alba, agregó Maduro, quien puntualizó la ratificación de ese camino. «Son los sentimientos que nos mueven a nosotros», afirmó, y envió un saludo revolucionario, de cariño y admiración a Raúl, a quien calificó como «nuestro hermano mayor».

Recordó que la de Díaz-Canel era la primera visita de Estado que recibía luego de su ejemplar reelección del 20 de mayo, y la llamada del Presidente cubano el propio día, cuando se planificó el encuentro.

Maduro se solidarizó con el pueblo cubano, víctima de las lluvias, al que ratificó su apoyo.

Calificó de muy buena la jornada del miércoles en que, informó, se revisó la cooperación en el marco del Alba y de Petrocaribe, y dijo que se habían asumido dos líneas centrales de trabajo: la consolidación y renovación de todos los proyectos, misiones y grandes misiones donde Cuba y Venezuela actúan, y una segunda línea de acción, de los nuevos proyectos industriales, agrícolas, mineros, turísticos: lo nuevo, enfatizó.

De aquí, con una vista de diez años, por lo menos, un plan con mucha capacidad de acción, para desarrollar una base económica sólida Cuba-Venezuela y el Alba, adelantó.

Maduro manifestó la conciencia de que «la tarea pendiente de nuestras revoluciones de independencia de este siglo, es la tarea económica, es el    desarrollo económico, productivo, el crecimiento, la creación de riquezas, la satisfacción de las necesidades materiales de nuestro pueblo».

El socialismo ha demostrado superioridad en lo social, superioridad en lo político, agregó, pero todavía tiene pendiente el gran desafío del desarrollo integral en lo económico.

«Y tenemos el conocimiento, la capacidad, la voluntad para juntos, en el marco del Alba, avanzar en nuevos proyectos de creación de riqueza, de satisfacción de necesidades, de desarrollo integral de las fuerzas productivas, como ya lo han logrado otros hermanos en Asia: China, Vietnam.

«Yo confío, compañero Presidente, confío, compañeros, compañeras, que con la misma fuerza que hemos logrado avanzar en todas las demás áreas de la vida social, política, cultural de nuestros pueblos, nosotros vamos a avanzar con intensidad en el desarrollo económico compartido entre Cuba, Venezuela, el Alba y Nuestra América. Tengo fe verdadera en eso», afirmó.

Maduro narró que ambos sabían de los errores cometidos, de las insuficiencias, de las potencialidades en el desarrollo de la producción de alimentos, en el desarrollo minero compartido, en el desarrollo petrolero integral, en el desarrollo financiero, y valoró que Cuba y Venezuela son «dos países que tenemos una potencialidad gigantesca, tenemos la base educativa, profesional, cultural, organizacional, para ver una revolución económica y ver los resultados de un milagro económico de florecimiento compartido, del desarrollo de la producción de riquezas y de la satisfacción de necesidades materiales».

Ese es el centro que hemos conversado en la visita oficial que hice en el mes de abril al compañero Presidente Miguel Díaz-Canel y de la visita de Estado que está en pleno desarrollo, afirmó.

Me siento muy feliz, de verdad, por esta visita, por esta jornada de trabajo, aseguró Nicolás Maduro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s