Juventud, buscando una América Latina diferente

Posted on

La juventud no es una condición transitoria, ni significa solamente el trayecto de la niñez a la adultez en la vida de una persona, se trata de un sector clave para el desarrollo político y socio-económico de los países.

Es, además, durante este momento crucial, que ocurren procesos a nivel físico, y sobre todo, psíquicos en los cuales los jóvenes definen sus proyectos, objetivos en la sociedad en que viven y las estrategias para llevarlos a cabo.

Sin embargo, las realidades de estos grupos etarios en algunos países latinoamericanos no son las más adecuadas, un escenario que pone en riesgo el futuro de esas naciones.

Estos problemas fueron debatidos en la capital cubana a finales de marzo, donde con el tema central ‘Unipolaridad, globalización y juventudes: acciones políticas y transformaciones sociales’ sesionó en el Palacio de Convenciones el III Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud.

El evento, que acontece en la nación isleña cada dos años, en esta edición contó con la participación de estudiosos y pedagogos de más de 20 países, entre ellos México, Brasil, Argentina, Ecuador y Colombia.

De acuerdo con el investigador mexicano José Manuel Valenzuela, su país es uno de los que enfrenta una situación preocupante, con cuestiones como el asesinato de jóvenes.

Por primera vez, luego de la revolución mexicana de principios del siglo XIX, disminuyó la esperanza de vida al nacer producto del juvenicidio, dijo.

En declaraciones a Prensa Latina, explicó que su país posee una controversial frontera con la potencia mundial Estados Unidos, que irrumpe en la región con su poderoso modelo económico-social capitalista, y por tanto, México se convierte en blanco de las migraciones de jóvenes de todo el hemisferio.

Las razones de los éxodos masivos son sociales y, en algunos casos, económicas y no, asuntos individuales. En eso estuvieron de acuerdo Valenzuela y la mayoría de los delegados al III Congreso, quienes sostuvieron la responsabilidad de investigar los nuevos contextos de la sociedad que posibilitan que ocurran migraciones y se genere la violencia.

De acuerdo con el experto mexicano, alrededor 200 mil personas son asesinadas cada año en su país, más de 33 mil personas desaparecidas y el 98 por ciento de los crímenes que se cometen quedan impunes.

Los participantes en el foro advirtieron sobre otra de las dificultades presentes en la región, el feminicidio, por el hecho en sí de serlo, por parte de hombres motivados por la misoginia y el sexismo.

Este crimen, cada vez más frecuente ocurre en regiones de México, Colombia y otros países, y suele producirse a través del ‘robo de rostros’: arrojar ácido en la epidermis facial o luego de una violación.

Según delegados al III Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventud, se trata de escenarios resultantes de políticas de mano dura: por un lado, un sistema que genera procesos excluyentes, desigualdad y violencia, y por otro, la agresión de distintos organismos policiales y militares en contra de la juventud.

LA EXPERIENCIA CUBANA


Representantes cubanos en el foro expusieron la realidad de la isla, diferente a la que en general vive América Latina.En ese sentido, señalaron que el gobierno cubano sitúa a su juventud en el centro de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido Comunista de Cuba, así como del Plan de Desarrollo Económico-Social del país hasta el 2030.La isla caribeña presenta muy altos niveles de instrucción, educación, salud y desarrollo profesional de los jóvenes, a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos durante más de medio siglo.Una de las áreas en constante proceso de fortalecimiento es la educación, destacó la pedagoga Jennifer Bello.Bello señaló a Prensa Latina que la educación cubana continúa en perfeccionamiento con análisis como el de la conformación del currículo institucional y la orientación educativa como función también del profesional del magisterio.La nueva propuesta se basa en las aproximaciones que desde la orientación educativa pudieran brindarse para el desarrollo del currículo en las escuelas, con la participación de cada uno de los agentes que intervienen en el proceso educativo: profesores, directivos, estudiantes y la comunidad.

En otras ponencias del III Congreso de Investigadores sobre Juventudes, los especialistas cubanos giraron en torno a temas como la prevención de las adicciones en la etapa adolescente, las políticas de acceso a la Educación Superior, los grupos y la heterogeneidad social, la violencia de género y los proyectos recreativos para adolescentes.

La realidad cubana indica que hay otras posibilidades, otros caminos sobre los cuales se puede construir un proyecto social más influyente, menos mortecino y menos violento, que presente horizontes de futuro diferentes para las grandes mayorías de América Latina y también del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s