La masculinidad hegemónica pasa la cuenta

Posted on

Lirans Gordillo Piña – Revista Mujeres.-

Problemas de salud, dificultad en la comunicación y relación de pareja, contención de los sentimientos, mayor exposición a la violencia y las drogas son solo algunas problemáticas que viven los hombres, producto del machismo.

Estudios sobre la población joven resaltan que la educación y formación de la identidad masculina, si bien implica privilegios dentro de la sociedad patriarcal, también conlleva costos y malestares invisibilizados.

El panel “La problemática silenciada del hombre” reunió presentación sobre masculinidades en el Congreso Internacional de Investigadores sobre Juventudes 2018 realizado en La Habana del 27 al 29 de marzo.

“A pesar de los cambios tangibles de la mujer de estos tiempos, el cambio del hombre no ha sido en correspondencia, han habido cambios, claro está, pero estos han sido más silenciados”, dijo durante el panel la investigadora Ángela Elena Suárez Estévez.

La profesora auxiliar del Instituto Superior Enrique José Varona expuso sus experiencias en el gabinete de orientación educativa que coordina en esa institución universitaria de la capital.

Problemáticas en torno al poder, las relaciones de pareja, los roles que se deben o no asumir como hombres son algunas cuestiones que motivan a estudiantes universitarios a acudir a este servicio.

Para el profesor de esa universidad pedagógica, Wilfredo Mederos García, la masculinidad hegemónica también impacta en la futura vida profesional de esos jóvenes.

A partir de una investigación y proyecto educativo que desarrolló con jóvenes de cuarto año de la carrera Licenciatura en Educación Especialidad Pedagogía-Psicología pudo constatar en la conducta de los estudiantes “rasgos de masculinidades hegemónicas, antagónicas al modelo del profesional que se desea en ellos formar”.

Un modelo que según el profesor se basa en una “conducta-conocimientos y valores basados en la equidad de género, el respeto, la igualdad de oportunidades, posibilidades y derechos para un desarrollo pleno de la personalidad y su esfera psicosexual”.

Pero como se aprende a ser machista, también se desaprende a favor de una forma de ser, expresarse y relacionarse más equitativa, plena y saludable.

Estudios y experiencias grupales apuntan a estados de transición en algunos hombres, jóvenes y adultos, cubanos.

Según la profesora Ángela Elena Suárez las ttransformaciones se han dado—y a veces pasan de manera imperceptible—en “actitudes en la esfera interno personal, pero lo que sí es innegable es que cada vez más, son muchos los hombres que reclaman por organizaciones masculinas para debatir y analizar los problemas y el costo de ser hombre, así como poder quejarse y reivindicar algún derecho.”

La investigadora Yanela Machado Martínez del Departamento de Investigación y Docencia del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) presentó resultados de su investigación sobre el rol de la participación social como práctica transformadora, específicamente en el caso de los hombres.

Machado identificó como reto en el trabajo con hombres la resistencia al cambio en los procesos participativos, por eso apuesta por la participación como “involucramiento activo con la definición previa de fines y objetivos, cooperación, condiciones, etapas, aprendizajes de actitudes y vínculos”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s