-

Proyecto MKUltra: El reciclaje del neoliberalismo #desestabilización

Posted on

CIA

Opinión
 El Proyecto MkUltra de control mental es analizado por Naomi Klein en el libro “La Doctrina del Shock” (2007). Este consiste en el desarrollo de nuevas formas de sometimiento de los individuos y las sociedades a través de la exposición a hechos o situaciones traumáticas con el uso de drogas y otras formas de tortura que incluyen la privación sensorial y abuso sexual, para dejar al individuo en estado shock, donde su voluntad es fácilmente sometida. La investigación sobre el “control mental” fue realizada por psicólogos y psiquiatras de renombre, bajo el respaldo de la CIA, en EEUU, Canadá e Inglaterra desde 1950 a través de éste proyecto que es parte de una serie de 149 proyectos ilegales de amplio espectro de aplicación que van desde el control mental, el desarrollo de armas biológicas y químicas que incapacitan o destruyen la vida, la manipulación de la ionósfera hasta la contaminación de los alimentos. Los más conocidos dirigidos a perfeccionar estas nuevas formas de sometimiento y control de la mente son el proyecto Paperclip, y el Proyecto Monarca que involucra instituciones a nivel nacional, tales como la preparatoria, universidades, hospitales, prisiones y compañías farmacéuticas.

Estos experimentos fueron por lo general ejecutados en contra de la voluntad de las personas (principalmente niños, adolescentes y personas de sectores sociales vulnerables quienes eran inconscientes de ser parte del proyecto) y que sufrieron en su mayoría daños neurológicos a corto, mediano y largo plazo e incluso daños permanentes el objetivo era generar problemas de discapacidad mental en los infantes a través de la exposición a la radiación de campos electromagnéticos con el uso de Plutonio que se caracteriza por su cualidad corrosiva y desarrollar alteraciones genéticas en la reproducción. Los resultados del experimento en el plano psicológico, llevaron a una disociación de la personalidad en los individuos sometidos. Esta disociación se manifiesta haciendo aparecer en la opinión de la gente, tolerable lo que debería ser intolerable; esto es, mantener a la gente inconsciente de lo que están haciendo. El método de control mental incluía el uso de drogas, el uso de implantes, la exposición a materiales de radiación, electroshocks, y otras formas de tortura. Esta nueva política de dominación también interviene en las creencias de los individuos en su nivel más elemental, introduciendo en el razonamiento objetivo palabras “mágicas” que son repetidas de diferentes maneras hasta instalarse en el sentido común del sujeto. Pero además genera una ausencia de control sobre la capacidad del sujeto para comer, dormir, o pensar conscientemente en lo que está pasando a su alrededor. Todo esto genera un razonamiento altamente subjetivo, y contradictorio, con una moral distorsionada ante la impunidad con la que se vulneran los derechos del sujeto.

En Neuropsicología, y según la teoría de la información procesual del aprendizaje; el recuerdo, – en este caso el hecho traumático- es almacenado en un compartimiento de la memoria a nivel subconsciente, cuando la exposición a este hecho es repetido, el recuerdo se almacena en una especie de compartimientos en la memoria a largo plazo que se aíslan, mientras que la otra parte del cerebro funciona con total normalidad. Ante un aroma o algo que estimule cualquiera de los sentidos en la memoria a corto plazo, esta estimulación retrotrae de la memoria a largo plazo, el recuerdo vivido. Sin embargo, al no existir por parte del sujeto, una comprensión total que articule los diferentes episodios traumáticos, el sentido del tiempo se ve afectado, conllevando a la disociación de la personalidad del sujeto, que pierde la capacidad de interpelar y de reflexionar por sí mismo y de comprender conscientemente lo que está pasando a su alrededor. El daño es mayor si estos episodios se suceden desde la infancia, donde la persona es incapaz de defenderse por sí mismo y/o de establecer los límites de lo que es bueno o malo. Según el testimonio de víctimas de pederastía de la Iglesia Católica en Massachusetts – que estuvo vinculado al proyecto Paperclip de la CIA1– , ante esta manipulación y sometimiento, la única llave que permite hacer frente a esta inconsciencia, es prestar atención a lo que uno está sintiendo, darle crédito y no ceder ante el atropello aún cuando este venga de una autoridad religiosa, política, médica “incuestionable” que somete a través de la moral, o la ciencia.

A nivel de las sociedades la disociación de la personalidad es ocasionada por la exposición progresiva a hechos traumáticos, tales como la imposición de paquetes económicos contrarios a los intereses del pueblo o la supresión de sus derechos como en un estado de emergencia permanente, la inseguridad ciudadana y el aumento de la criminalidad, la fragmentación de las sociedades con la migración de países enteros que huyen de la guerra, “catástrofes naturales”; terremotos, inundaciones, sequías que son producidos por la transmisión de radiofrecuencias de alta frecuencia hacia la ionósfera, como parte del proyecto HARRP que desde 1990 genera estos desastres naturales que producen en los sujetos el síndrome de fatiga crónica o el síndrome de guerra del Golfo. Epidemias, pandemias como resultado de la manipulación genética. Todo esto, frente a la impunidad ante la cual se atropellan los derechos básicos de la sociedad en su conjunto tienen el mismo objetivo, mantener a la población en estado de shock y someter la voluntad colectiva.

Lo que hoy ocurre en Latinoamérica con la desestabilización de los gobiernos de izquierda, contrariamente a lo que opinan algunos intelectuales no es la ausencia de un proyecto ideológico de la derecha, ni por el contrario un fin de ciclo de izquierda que hubiera perdido legitimidad en sus organizaciones, es más bien la reafirmación de un sistema capitalista neoliberal que manipula el sentido común y somete la voluntad colectiva a un estado de shock progresivos. El Estado neoliberal se recicla a través del Estado extraterritorial de alcance global de EEUU pero se legitima no en un proyecto que se reproduce en el sentido común y en la voluntad colectiva como propone Jessop (2016)2, sino más bien, en la pasividad, la autoculpabilización y el sometimiento de esta voluntad a partir de la exposición progresiva a situaciones traumáticas que disocian la personalidad de los individuos haciendo tolerable lo intolerable. Todo esto acompañado de la tecnología mediática, a través de la cual los lobbystas de la política manipulan las conciencias y donde la democracia se reduce a la manipulación de la voluntad colectiva que vota por el candidato mejor presentado como la solución al problema, en el marco del nuevo “Capitalismo social” que en los hechos es sólo neoliberalismo reciclado.

Detrás de este proyecto hegemónico global en marcha que se reproduce provocando crisis externas e internas tanto para relegitimarse como para liberarse de las posibles competencias en una fiebre de superproducción y acumulación. La política económica de las grandes corporaciones financieras abre nuevos mercados a partir del avance científico, de las nanotecnologías, y de la manipulación de los cuerpos y la atmósfera a un nivel nanomolecular que redimensiona la microfísica del poder de Foucault en una rentabilización de la enfermedad y de la crisis económica, social, y política mundial. El shock no es solo a nivel social político y económico, debe ser también a nivel individual, físico y psicológico involucrando todas las esferas del desarrollo humano y su hábitat. Así la estabilidad del sistema queda asegurada con la reproducción económica de la receta neoliberal, tal y como viene sucediendo en Argentina 2016, en el 2012 en Grecia, en 2008 – 2011 en Islandia, y en otros países no sólo de Europa, sino también en China y otras “grandes potencias” donde una vez asumido el nuevo gobierno pro intereses globalización, se trabaja hacia un contexto de caos y de dependencia con el incremento de la deuda externa, el alza de los impuestos a la ciudadanía, la eliminación de los derechos sociales conquistados, la imposición de programas de austeridad, la nueva división de trabajo de un sistema esclavizador etc. La dinámica de la crisis vuelve a empoderar a las grandes corporaciones financieras más allá de la locación de los Estados que se circunscriben a un territorio bajo una doctrina del shock; el método es el mismo, la maximización de las ganancias al menor costo a través de las crisis y el sometimiento de la voluntad de sociedades enteras que desmoralizadas aceptan la sucesión de golpes desde múltiples frentes al mismo tiempo, sin saber cómo responder. La disociación de la personalidad como resultado de un contexto de sucesos traumáticos en lo económico, político y social, enajena la democracia del pueblo a lo que se presenta como una solución al caos pre fabricado.

Frente a esta realidad es necesario recuperar la consciencia interpeladora del poder constituyente del pueblo. Reconocer estas nuevas formas de sometimiento. América Latina y el mundo deben levantarse como un bloque en rechazo al terrorismo mediático que en base a la especulación, que defenestra a los líderes que han vanguardizado un proceso de cambio y crecimiento en la región disminuyendo la desigualdad y la pobreza. Decirle no al proyecto de control mental, la manipulación de las consciencias la autoculpabilización, la desmoralización y el sometimiento de la voluntad colectiva, y generar nuevas formas de organización desde lo individual y lo colectivo. La lucha es contra estas formas de disociación de la personalidad de los individuos y las sociedades que profundiza las diferencias, y recrea nuevas formas de fascismo que encuentran su reducto en el racismo y la discriminación colonial exacerbando la violencia y la vulneración de los derechos humanos. Es necesario reorganizarse, reconocer y frenar el abuso individual y social, denunciar y no permitir el abuso en cualquiera de sus formas ya que quien calla es tan culpable como el que abusa. Alertar y reorganizar a los movimientos sociales hacia una resistencia organizada, tenaz y sostenida para reimpulsar el proceso de cambio en Bolivia y Latino América, reavivando el espíritu de lucha de la Asamblea Constituyente que permitió a Bolivia la promulgación de una constitución indígena, mestiza, campesina y originaria que reconoce y respeta su diversidad cultural más allá de la violencia y el caos que se quiso desencadenar durante la crisis política del 2008.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: