En América Latina hay bases militares y bases mediáticas

Posted on

Fernando Buen Abad es doctor en filosofía, semiólogo, escritor, especialista en medios de ComunicaciónENTREVISTA a Fernando Buen Abad. El filósofo
mexicano analiza la actualidad de los medios en la región. Afirma
que las bases mediáticas son más peligrosas y efectivas que las
bases militares. América Latina frente a un “Plan Cóndor
Comunicacional”.
Fernando Buen Abad es doctor en filosofía,
semiólogo, escritor, especialista en medios de Comunicación. Ha
sido fuente de consulta de varios presidentes, entre ellos Hugo
Chávez y Manuel Zelaya. En una extensa charla -que formará parte de
un libro sobre pensadores de Nuestra América-, el intelectual de
origen mexicano, analiza el rol del los medios, afirma que la
comunicación es un problema de seguridad regional y asegura que “los
medios de comunicación, son realmente armas de guerra ideológicas”.
-¿Por qué afirma que en la actualidad la
comunicación es un problema de seguridad regional?     
-En lo que va del siglo XXI, tenemos ya cinco
golpes de Estado en América Latina donde el ariete han sido las
estructuras monopólicas mediáticas. Eso es una alerta a la que
estamos llegando tarde.
-¿Cuál ha sido el rol de la Sociedad
Interamericana de Prensa (SIP) en estos hechos?    
-En el caso de la SIP, trato de no exagerar su
papel, a pesar de que se trata de una alianza de empresarios de
medios. El problema no es que los empresarios se organicen, el
problema es que tienen una impronta y una currícula como la de una
antología del terror. Cada uno de ellos es un compendio de horrores
espantosos, no solamente en lo individual, sino por los medios a los
que representan y por los proyectos que tienen en mente. No obstante,
creo que siguen siendo una instancia bastante menor respecto del otro
problema que es el megaproyecto global de dominación mediática, que
si es un proyecto imperial. En ese contexto, la SIP es apenas un peón
que hace cosas horrorosas, pero que conforman sólo una parte de ese
megaproyecto.
Digo eso para que ubiquemos el tamaño de lo que
representa la SIP, pero en su escala quienes la integran son autores
de prevenciones enormes. Ellos han sido el ariete del proyecto que
hemos denominado como El Plan Cóndor Comunicacional.
-¿Qué implicaría El Plan Cóndor
Comunicacional? 
-En los años recientes hubo una “metástasis”
de las bases militares en América Latina, sobre ellos han hecho
análisis muy precisos Atilio Boron y Ana Esther Ceceña, detallando
el mapa de las bases militares en la región. Estados Unidos, que
siempre pensó que México era parte de su anillo de seguridad, ahora
quiere que lo sea todo el continente que, además, es un territorio
de seguridad con 500 millones de personas cautivas para ampliar su
proyecto de mercado.
Una forma de controlar todo tipo de resistencia
es mediante las capacidades de desembarco acelerado de fuerzas
militares en la región. La formula ya la vimos en Irak, ya la vimos
en Libia, en Siria, en Ucrania. El ariete, la punta de lanza de esto,
son los medios. Se trata de empezar a acusar de dictadores a todos
los que están ahí, convencer al mundo de que “alguien tiene que
hacer algo”, y el día que eso pase todo, el mundo aplaudirá y
dirá: “Por fin ya quitaron a ese dictador”. Esa formula ya la
vimos. Esa formula es la que está apuntándole a Nicolás Maduro y
que le apuntó a Hugo Chávez. Es la formula que le apunta a Evo
Morales, a Daniel Ortega, a Rafael Correa, a Raúl Castro, a Dilma
Rousseff y a Cristina Fernández. Está claro quienes son los
enemigos para ellos en este escenario.
-¿Qué rol les corresponde en ese contexto a
los medios de comunicación? 
-Los medios de comunicación, son realmente
armas de guerra ideológicas y han ido reposicionándose en el
continente. En América Latina hay bases militares y bases
mediáticas. Las bases mediáticas tienen varias ventajas sobre las
otras. Tiene mayor capacidad de articulación, de manera más rápida
y ubicua. Hacen estallar un comentario difamador en Venezuela, esa
misma mañana en una radio de un barrio de Buenos Aires la repiten,
haciendo operar de esa manera la agenda en el territorio, al mismo
tiempo que el Grupo Prisa de España reproduce la misma nota en
Madrid, la CNN la reproduce en Estados Unidos, en México la replica
Televisa y Clarín hace lo suyo en Argentina. Es decir, hay velocidad
y sincronicidad, eso es básicamente estrategia militar. Hay una
lucha territorial al mismo tiempo que hay una lucha semántica. A eso
es a lo que denomino el Plan Cóndor Comunicacional. Porque ahora las
fuerzas de represión comunicacional tienen una capacidad de
virulencia y coordinación muy rápida.
Acabo de ir a una ciudad que se llama Azul, y
mientras desayunaba en el hotel, la señora que atendía me comentaba
que estaba muy preocupada porque ella veía que “los rusos se han
vuelto el demonio” y que “Putin es un Satanás que amenaza a todo
el mundo”. Esa señora, que atendía ese humilde hotel, ya tenía
la carga ideológica en sincronía con lo que se está diciendo en
gran parte del planeta. Ese es Plan Cóndor Comunicacional, que ya ha
hecho la tarea de posicionarse en el terreno del imaginario
colectivo.
-¿Cómo estructura?      
-Estoy seguro que si tuviéramos dinero e
instituciones fuertes para hacer estas tareas de investigación
identificaríamos estructuras semánticas y sintácticas idénticas.
Una que he trabajado es la siguiente, cuando ganó las elecciones en
México Peña Nieto dijo: “Hemos sembrado una semilla, de la que
crecerá un árbol, de la que tendremos los frutos”. Esa es la
misma frase que dijo en Venezuela Henrique Capriles, cuando perdió
las elecciones frente a Hugo Chávez, y también en Argentina, en
Tigre, Sergio Massa, dijo exactamente la misma frase en uno de sus
discursos: “Estamos sembrado una semilla, de la que crecerá un
árbol, de la que tendremos los frutos”.
Si tuviéramos la posibilidad de hacer una
“tomografía computada” del discurso que está corriendo en
América Latina en estas bases mediáticas continentales, veríamos
que hay matrices que tienen una orientación y que pasan por el Grupo
Random de Colombia, por CNN en Estados Unidos y que viene del Grupo
Prisa, donde están los laboratorios de guerra ideológica y
psicológica más poderosos del mundo.
Por: Héctor Bernardo    
Publicado en Diario Contexto
Tomado de: http://www.telesurtv.net/bloggers/En-America-Latina-hay-bases
-militares-y-bases-mediaticas-20150601-0002.html.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s