Fidel y Bolivia

Posted on

por: Carlos Moldiz *
Uno de los pueblos más sufridos, luchadores y trabajadores, sobre todo resistente, es el pueblo de Bolivia
Nuestro primer vínculo con Cuba fue establecido por Ernesto Che Guevara a través de sus viajes por Latinoamérica y sus luchas revolucionarias para unir al Tercer Mundo en contra del imperialismo estadounidense. Este primer paso fue continuado por el máximo Comandante de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, que, como veremos a continuación, siempre ha tenido a Bolivia en su corazón y pensamiento.

En agosto de 1964 Bolivia rompió formalmente relaciones diplomáticas con Cuba, presionada por el gobierno estadunidense entonces administrado por Lyndon B. Johnson. Esto fue parte de la política de aislar a la Revolución Cubana del resto del Continente, iniciada con la Alianza para el Progreso, de la mano de John F. Kennedy.

En enero de 1983, finalizado el periodo de las brutales dictaduras militares en Bolivia, el entonces presidente Hernán Siles Suazo restableció relaciones diplomáticas con la Isla. Diez años después, Fidel Castro visitaría nuestro país durante tres jornadas inolvidables para nuestro pueblo. Las declaraciones ofrecidas en esos días demuestran que aunque el mejor momento de las relaciones diplomáticas entre nuestros países se da a partir de la llegada de Evo Morales a la presidencia, la solidaridad cubana con nuestros problemas y desafíos viene de mucho más atrás.

Cuba y Bolivia

Actualmente sabemos del apoyo cubano principalmente por sus contribuciones a la democratización de la salud y la educación en Bolivia.

Desde 2006 hasta finales de 2014, cerca de 2000 profesionales de la salud cubanos realizaron más de 60 millones de consultas totalmente gratuitas, 132.255 cirugías de diverso tipo y complejidad, más de medio millón de intervenciones oftalmológicas que le devolvieron (o ayudaron a mantener) la vista a bolivianos que de otra forma no hubieran podido costear tales procedimientos. Sin contar la construcción de más de 40 centros hospitalarios en puntos donde el Estado boliviano estuvo ausente desde su nacimiento como República. Pero lo más admirable de este apoyo prestado en el terreno de la salud es que no se interrumpió ni una sola vez, ni siquiera durante septiembre de 2008, en los días más críticos del conflicto entre el gobierno central y la oposición regional.

También hay que añadir los logros alcanzados en el terreno de la educación. En diciembre de 2008 Bolivia se declaró como país libre de analfabetismo. Esto sólo fue posible gracias a los 30 mil televisores de 21 pulgadas, las más de 360 mil cartillas de alfabetización y el material logístico (incluyendo trasformadores de energía y paneles de energía solar) entregado por Cuba junto con el experimentado y exitoso método “Yo Sí Puedo”, que le permitió aprender a leer y escribir a más de millón y medio de bolivianos excluidos por el sistema educativo de su propio país. Amén por los más de 6 mil bolivianos que se forman en la prestigiosa carrera de medicina cubana.

Dos ejes del pensamiento de Fidel para Bolivia

Mucho antes de que el modelo neoliberal entrara en crisis en nuestro país, y mucho antes de que se propusiera la construcción de un Estado Plurinacional acompañado de un proceso de descolonización, Fidel ya habló al respecto cuando nos visitó en 1993. En diferentes charlas señaló los dos ejes de su pensamiento respecto a Bolivia: anticolonialismo y anticapitalismo.

“Los conquistadores, con su experiencia guerrera y tecnología, lograron dominar el continente fragmentándolo en muchas comunidades. Esta historia no puede seguir siendo ignorada. Después, los pueblos encontraron la ocasión de la independencia; pero sabemos lo que fue la independencia, donde prosiguió la esclavitud del africano y del indio (…) ¿Cuál es la causa de nuestra pobreza? ¿Cuál es la causa de que nos hayamos quedado rezagados en el mundo? La explotación colonial, neocolonial y la explotación actual. No quiero entrar en temas teóricos (…) pero sí podemos decir que el capitalismo no resolvió los problemas del mundo. Fue la causa del colonialismo”

“Cuando uno suma todo eso, tiene que admitir que uno de los pueblos más sufridos, luchadores y trabajadores, sobre todo resistente, es el pueblo de Bolivia, que hizo resistencia mucho antes de que comenzara la lucha por la independencia, porque fue para unos pocos y no para las grandes masas del pueblo”.

Conversando con los periodistas acerca de la sociedad de consumo que se despuntaba ya en esos días, aunque no con la intensidad actual, el Comandante dijo:

“Se habló del espíritu de la comunidad de los aimaras y quechuas y de las poblaciones indígenas. Ellos tenían un concepto diferente de la vida al que impusieron los conquistadores. Hace miles de años, el hombre demostró que se podía vivir de manera racional; pero el hombre moderno no puede vivir de manera racional con todos los recursos que tiene. No puede dar atención médica a todos los enfermos, alimento a toda la población ni empleo a todos”

Fidel y la coca, Fidel y el mar

Mucho antes de que lográsemos expulsar a la DEA de nuestro territorio y antes de que el movimiento cocalero encumbrara a uno de sus líderes en la presidencia de Bolivia, Fidel ya condenaba la hipócrita política antinarcóticos en la región.

“Yo pude percibir, desde el primer momento, el dolor y la amargura de la población frente a la política que el imperialismo quiere imponer con relación al consumo de coca, costumbre milenaria de este país (…) los bolivianos no inventaron la cocaína; la inventaron las sociedades de consumo. “

El apoyo de Fidel a la causa marítima boliviana viene de mucho antes de que Evo Morales llegara al Palacio de Gobierno. En 2013, nuestro presidente recibió una carta de apoyo en este tema, pero durante su visita en 1993 también habló al respecto, afirmando que:

“A alguien se le ocurrió cuestionar nuestro apoyo a Bolivia con relación a la salida al mar; ese apoyo es algo que hemos hecho toda la vida, en todos los foros internacionales, por considerar que una de las cosas más injustas y dañinas al desarrollo es que Bolivia no tenga salida al mar. ¡Ojalá pudiéramos regalarle un pedazo de mar! Estoy seguro de que nuestro pueblo no tardaría un segundo en concederlo.”

Fidel y Evo

Alguien cuenta que durante los días de inestabilidad política en septiembre de 2008 muchos ministros del Ejecutivo se mostraban indecisos y temerosos ante la posibilidad de un golpe de Estado o una invasión estadounidense. Durante aquellos días, y en los siguientes desafíos que le quedarían por delante al proceso boliviano, Fidel nunca dejó de alentar a nuestro pueblo y a nuestro Presidente.

La lealtad del líder cubano con la causa boliviana se expresa muy elocuentemente en un párrafo de una de sus reflexiones que solía publicar regularmente y que nos dedicara:

“En ese país, con los oligarcas de Santa Cruz a la vanguardia, cuatro de sus departamentos de los más fuertes económicamente, aspiran a declararse independientes y han proyectado, con el apoyo del Imperio, su programa de consultas populares, en las que los medios masivos han preparado el terreno y la opinión de los votantes con todo tipo de ilusiones y engaños. (…) Para los pueblos y gobiernos de América Latina será una prueba de fuego. Para nuestros médicos y educadores, cualquier cosa que ocurra en el país donde desempeñan su noble y pacífico trabajo, también lo será. Ellos, ante situaciones de peligro, no abandonarán a sus pacientes y alumnos.”

Tomado de: http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=4760

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s