Pensar en el futuro (Parte I)

Posted on

por: John D. Vargas Vega *
La lectura de los informes de prospectiva, el primero de Sergio Bitar sobre las “Tendencias mundiales y el futuro de América Latina”, y el segundo de la Agencia Central de Inteligencia, sobre las “Tendencias mundiales 2030: nuevos mundos posibles”, ambos publicados el 2014, me indujo a reflexionar sobre la urgencia de pensar en el futuro de nuestro país. Esto porque hace diez años enfrentamos el desafío de elaborar el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 que orientó la gestión gubernamental de ese período y estableció las directrices del proceso de cambio.

De ahí la importancia de aproximarnos a la temática que abordan estos informes para conocer sus alcances y los instrumentos que utilizan. De momento sólo efectúo una síntesis de sus aspectos relevantes.

El futuro de América Latina y las tendencias mundiales [1]

Sergio Bitar señala que desde hace años, las grandes potencias analizan sistemáticamente las tendencias mundiales y nuevos países se han ido sumando a esta tarea. La mayor capacidad se halla en los Estados Unidos de América, tanto en el Gobierno como en universidades, empresas y centros de investigación privados. El estudio más reciente es “Global Trends 2030: Alternative Worlds”, confeccionado a partir de extensas consultas con expertos de todo el mundo (Consejo Nacional de Inteligencia, 2012). Para su elaboración encomendaron trabajos a muchas instituciones y expertos, cabe mencionar en particular “Envisioning 2030: US Strategy for a Post-Western World” (Manning, 2012).

El informe de Bitar “destaca las principales dimensiones a las que debemos prestar atención en la construcción de futuro, algunas de las cuales se refieren muy directamente a los rasgos de identidad que perfilan el rostro presente de nuestra región: recursos naturales (agua y energía), rupturas tecnológicas, transformaciones demográficas, ciudades, cambio climático y construcción de ciudadanía”. Pero “no basta con identificar estos ejes de transformación sino que resulta indispensable aportar a la construcción de desafíos para la región. Cada rincón del mundo siente estas transformaciones de diferente forma; sus impactos varían en sentido y contenido sin dejar a nadie intacto. La región debe preguntarse sobre los roles, las influencias específicas y las posibles estrategias que deben construirse con un sentido propiamente latinoamericano.

Los países de la región “desconocen los estudios de tendencias mundiales a largo plazo y el análisis de proyectos y programas se suele realizar con una perspectiva exclusivamente nacional, sin contemplar escenarios globales alternativos ni las experiencias de otros países. El diseño de políticas se adapta a tendencias cortas, se basa excesivamente en el mercado y prescinde de programas estructurales que incrementen la productividad, la igualdad y la participación. Esta falta de perspectiva reduce la capacidad de reacción ante sorpresas o acontecimientos inesperados y torna a los países más vulnerables a las vicisitudes futuras”.

En su informe destaca la importancia de los escenarios en base a cuatro evidencias relativas a la región, como sucede con el Internet, que “a comienzos de los años noventa su utilización era limitada y las computadoras eran privilegio de ricos, poco tiempo después, la telefonía celular, la capacidad de transmisión y procesamiento y las computadoras y teléfonos inteligentes hicieron que las comunicaciones crecieran exponencialmente. Produjeron cambios en la economía, las relaciones sociales y la conciencia ciudadana, con lo que se abrieron horizontes insospechados. Era muy difícil imaginar su alcance, pero algunos países, como la República de Corea, se dieron cuenta a tiempo y se pusieron a la cabeza, creando la red de banda ancha más avanzada del mundo y empresas de alcance mundial. Otros, en cambio, pensaron que las cosas ocurrirían linealmente y dejaron a grandes sectores fuera de la conectividad y la banda ancha”.

Se fue acumulando evidencia de que venía una ola monumental. “El impacto de China ha sido favorable para los países de América del Sur, pero sus efectos y oportunidades no han sido bien evaluados y no se diseñan estrategias que anticipen escenarios para aprovechar los beneficios y disminuir los riesgos”. ”Algunos gobiernos subestimaron la crisis asiática de fines de los años noventa, como una sacudida sin mayor repercusión.

Sin embargo, la Crisis financiera se hizo sentir con gran intensidad y desaceleró el crecimiento. Más desconcertante fue la gigantesca crisis financiera que se originó en 2008 en Wall Street y se propagó hacia Europa como reguero de pólvora. Ni en el propio corazón de la mayor potencia financiera mundial se pudo anticipar. El sistema de regulación financiera falló ostensiblemente. América Latina se libró en parte de las graves consecuencias gracias a medidas prudentes que se adoptaron tras la crisis de deuda de los años ochenta y la crisis financiera de los noventa. La causa de la potente onda desestabilizadora radica en parte en la elevada sofisticación de las tecnologías de información y comunicación utilizadas en el sistema financiero, que ocasionaron una propagación inmediata que resultó imposible de contener con los instrumentos administrativos existentes. Es muy probable que persista el peligro de volatilidad y alteraciones sistémicas a largo plazo.

“La información y los estudios del Cambio climático llegaron tarde y no se les otorgó relevancia. Hoy el tema está instalado en la conciencia de las nuevas generaciones y en el centro de las inquietudes de la humanidad. Poco a poco comenzó la promulgación de normativas y se produjo un mayor número de informes y debates. Aun así, escasean los estudios de impacto sobre la agricultura, así como los efectos de eventuales desastres naturales. Las consecuencias siguen siendo imprevisibles, pues no se sabe cuánto aumentará la temperatura del planeta ni si pueden producirse discontinuidades abruptas.

Tendencias mundiales al 2030: nuevos mundos posibles

El informe de la CIA “Tendencias mundiales 2030: nuevos mundos posibles” [2] “vislumbran el declive inevitable de occidente” y de la hegemonía norteamericana hacían el 2030. Los aspectos destacados del mismo están centrados en la tecnología de la comunicación, la concentración de la población en megaurbes, con los consiguientes problemas de abastecimiento de bienes básicos, la necesidad de aplicación de la tecnología avanzada a la producción de alimentos y servicios básicos. La reconfiguración geopolítica con el declive del imperio norteamericano y el ascenso de China, pero sin sustitución por la continuación de la influencia tecnológica [3].

• La Tecnología de la Información (internet) posibilita: Liberación de los individuos-comunidades de los gobiernos vs. Control de los gobiernos sobre los individuos-comunidades. La oposición del No Estado vs el Estado.

• Los espacios territoriales articulados con autonomía y alta concentración poblacional; integración territorial en metrópolis con problemas de provisión de alimentos, agua potable, locomoción masiva, vivienda multifamiliar.

• La aplicación de tecnologías de punta a la producción de: alimentos, vestuario, equipamiento de salud y educación, vivienda y transporte, salud pública y saneamiento básico.

• La declinación del imperio norteamericano vs el ascenso de China + países emergentes (BRICS), globalización de la economía con deterioro del medioambiente.

• La constitución del poder mundial (reconfiguración geopolítica con multipolaridad).

• El aumento de la población a 8500 Millones con necesidades de alimentos, agua potable, energía, empleo, ingresos, vivienda, desechos sólidos y vertidos líquidos.

• No reemplazo del imperio y continúa su influencia con tecnología.

Los escenarios

• Empieza la fase final de cinco siglos de dominación occidental del mundo. USA seguirá siendo una de las principales potencias planetarias, pero perderá su hegemonía económica en favor de China.

• En la economía mundial occidente perderá más de la mitad de su preponderancia económica, o sea, que en menos de 20 años del 56% de hoy va a pasar a un 25% en 2030. En Europa la crisis durará al menos un decenio, es decir hasta 2023. La emergencia de China como segunda economía mundial pasará a convertirse en la primera economía.

• Los BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) se instalan en segunda línea compitiendo directamente con los antiguos imperios dominantes del grupo JAFRU (Japón, Alemania, Francia, Reino Unido). Países que son potencias intermedias, con demografías en alza y fuertes tasas de crecimiento económico, se convertirán también en polos hegemónicos regionales y con tendencia a transformarse en un grupo de influencia mundial, el CINETV (Colombia, Indonesia, Nigeria, Etiopía, Turquía, Vietnam).

• En el nuevo sistema internacional, algunas de las mayores colectividades del mundo ya no serán países sino individuos en comunidades congregadas y vinculadas entre sí por Internet y las redes sociales.

• Las estructuras de poder se difuminarán gracias al acceso universal a la red y el uso de nuevas herramientas digitales.

• La generalización del acceso a la red y la universalización del uso de las nuevas tecnologías permitirán a la ciudadanía alcanzar altas cuotas de libertad y desafiar a sus representantes políticos.

• Las herramientas electrónicas proporcionarán a los gobiernos “una capacidad sin precedentes para vigilar a sus ciudadanos”.

Las previsiones

El informe “Global Trends2030. Alternative Worlds” resumido por los autores tiene esta traducción libre:

“Un mayor énfasis en el papel de Estados Unidos en el sistema internacional. Trabajos anteriores asumieron la centralidad estadounidense, dejando a los lectores “vulnerables” preguntarse acerca de la “dinámica crítica” de todo el papel de Estados Unidos.

Una de las cuestiones que son clave para GT 2030 fue “cómo otras potencias responderían a una disminución o una decisiva reafirmación del poder de Estados Unidos.” Los autores del estudio pensaron que ambos resultados deben abordarse porque son posibles y necesarios.

Es necesaria una comprensión más clara de las unidades centrales en el sistema internacional. Trabajos anteriores detallan el ascenso gradual de los actores no estatales, pero no aclararon cómo vimos el papel de los estados frente a los actores no estatales. Los revisores sugirieron que nos adentráramos más en la dinámica de la gobernabilidad y explorar las complicadas relaciones entre un conjunto diverso de actores.

Se trabaja en una mejor comprensión del tiempo y la velocidad pasados y las Tendencias Mundiales, se “previó correctamente la dirección de los vectores de China hasta Rusia hacia abajo.

Pero el poder de China se ha incrementado consistentemente más rápido de lo esperado… Una lectura completa de los cuatro informes deja una fuerte impresión de que [nosotros] tendemos hacia la subestimación de las tasas de cambio…”

es necesaria una mayor discusión de las crisis y discontinuidades. Los revisores consideraron que el uso de la palabra “tendencias” en los títulos sugiere más continuidad que cambio. GT 2025, sin embargo, “con su atención en términos enérgicos a la probabilidad de choques y discontinuidades significativas, coquetea con una revisión radical de este punto de vista.” Los autores recomiendan el desarrollo de un marco para la comprensión de las relaciones entre las tendencias, las discontinuidades y las crisis.

Una mayor atención a la ideología. Los autores del estudio admitieron que “la ideología es un concepto difuso y frustrante… difícil de definir… e igualmente difíciles de medir. “Estuvieron de acuerdo en que los grandes” ismos “como el fascismo y el comunismo no podrían estar en el horizonte. Sin embargo, “los cambios político-psicosocial más pequeños que a menudo no van bajo el paraguas de la ideología, pero impulsan el comportamiento” deben ser un foco de análisis.

Se requiere más comprensión de las consecuencias de segundo y tercer orden. Tratar de identificar los desequilibrios que se avecinan puede ser uno de los enfoques. Otra sugerencia fue más ejercicios de juegos de guerra o de simulación para entender posibles dinámicas entre los actores internacionales en los puntos de inflexión crucial.”

El informe obviamente responde a los intereses de Estados Unidos y su temor ante la pérdida de hegemonía por la explosión de los no Estados y no países sustentados en las expansivas comunidades virtuales relacionadas por internet y las redes sociales, en mérito a que 1000 millones de individuos están vinculados a través de Facebook y 800 millones mediante Twitter. Por lo mismo es importante tomar en cuenta estos datos para tener nuestra propia mirada a cerca de los que puede ocurrir el 2030, en relación a la expansión de estas comunidades virtuales en el mundo y su impacto en nuestro país.

El informe señala que la libertad de acceso a la red y la universalización del uso de nuevas tecnologías generan tensiones entre la sociedad civil y los gobiernos sin antecedentes, similares a los años pasados, como ocurrió en diferentes lugares del mundo por ejemplo Egipto, los indignados, etc. Al mismo tiempo que estas herramientas electrónicas proporcionan a los gobiernos una “capacidad sin precedentes para vigilar a sus ciudadanos.

Indica que los magnates del internet como Google y Facebook tienen inmensas bases de datos y manejan en tiempo real más información que muchos gobiernos. La CIA recomienda enfrentar esta amenaza de las grandes corporaciones de internet con el Spetial Collection Service, un servicio de inteligencia ultra secreto, administrado conjuntamente por a NSA National Security y el SCE Sevice Cryptologic Elementos de las fuerzas armadas, especializado en la captación clandestina de informaciones electromagnéticas, porque el peligro es que un grupo de empresas privadas puede condicionar el comportamiento a gran escala de la población mundial incluso de las entidades gubernamentales.

 

La declinación de USA no se debe a causas externas sino a su crisis interna: la quiebra económica que arrastra desde 2007 empezó con los sub prime. Para la CIA la geopolítica imperial debe interesarse por nuevos fenómenos que no poseen carácter militar, es decir, por peligros que no son militares: cambio climático, conflictos económicos, crimen organizado, guerras electrónicas, agotamiento de recursos naturales, por ejemplo el agua dulce que disminuye aceleradamente. La CIA calcula que en 2030 el 60% de la población mundial tendrá problemas de abastecimiento de agua (conflictos hídricos). Al mismo tiempo considera que el petróleo quizás no se agotará con la tecnología de la fracturación hidráulica que reduce los costos de producción y permite la autosuficiencia a USA, ahora de gas y el 2030 de petróleo,(no menciona el fuerte impacto ambiental y el elevado consumo de agua y la que se contamina) o sea, esta ventaja abarata la producción manufacturera y por eso el informe recomienda la relocalización de industrias que se encuentran en el exterior (China, México, los países del sudeste asiático). No importa que problema causa esto a los productores de petróleo en el mundo, ni al medio ambiente, lo importante es que aumenta la competitividad global de USA.

 

En 2030 el 60% de las personas vivirá en las ciudades. Con la reducción de la pobreza, las clases medias pasaran de 1.000 a 3.000 millones de personas se triplicarán y serán dominantes. Esto tendrá múltiples efectos, entre ellos el cambio general en los hábitos alimentarios y culinarios, en particular el aumento del consumo de carne a escala planetaria, lo cual agravará la crisis medioambiental, porque se multiplicará la cría de ganado, de cerdos y de aves, esto supone un alto consumo de agua, de pastos, de fertilizantes y de energía para producir piensos.

 

El informe de la CIA anuncia que el 2030 los habitantes del planeta seremos 8.400 millones y que el aumento demográfico disminuirá debido a la inversión de la pirámide demográfica. Esto significa el envejecimiento general de la población mundial, con la reducción de la natalidad en todos los continentes menos en África. Tomar conciencia de las rápidas evoluciones en curso y reflexionar sobre la necesidad de intervenir cada uno de nosotros para fijar el rumbo futuro es la tarea indispensable para construir un futuro más equitativo y beneficioso para todos.

 


 

* Docente Universitario investigador en economía, política, desarrollo y medio ambiente. / jovarveg@yahoo.com

 

1 CEPAL, enero de 2014. Este documento fue preparado por Sergio Bitar, Director del programa Tendencias Globales y el Futuro de América Latina del Inter-American Dialogue, Presidente de la Fundación por la Democracia.

 

2 Global Trends 2030. Alternative Worlds elaborado por National Intelligence Council (NIC), diciembre de 2012. la oficina de análisis y de anticipación geopolítica y económica de la Central Intelligence Agency (CIA).

 

3 Ver Ignacio Ramonet Le Monde Diplomatic, 2013. El informe estratégico del NIC es revisado por todas las agencias de inteligencia de EE.UU. Es útil porque resulta de una puesta en común de estudios elaborados por expertos independientes de varias universidades y de otros países (Europa, China, la India, África, América Latina, mundo árabe-musulmán, etc.) sirve de consulta a todas las cancillerías de los países.

Tomado de: http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=4720

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s