EE.UU. – Cuba, El fin del bloqueo

Posted on

por: Farit L. Rojas Tudela
Cuba sufre un bloqueo económico por parte de Estados Unidos desde el año 1961, como efecto de un clima agresivo de EE.UU. hacia Cuba. Ese mismo año el gobierno del Norte aprobó la invasión a Playa Girón. Como es sabido el ejército cubano derroto a los estadounidenses, sin embargo la tensión escalaría mucho más en las décadas siguientes.

La crisis de los misiles, el abusivo espacio de detención llamado “Guantánamo”, leyes específicamente aprobadas contra Cuba, fueron una parte de las consecuencias de esta escalada de tensión y abusiva agresión por parte de EE.UU.

El embargo económico es una medida política sobre todo de política comercial que la ejerce un país o un bloque de ellos, para interrumpir las relaciones exteriores o el intercambio de mercancías de un Estado al que se le ha declarado un embargo. El embargo pertenece al repertorio clásico no-bélico, de las sanciones internacionales, cuya efectividad es controvertida.

En 1975 la OEA levantó cualquier tipo de sanciones a Cuba y se marcó el inicio de las peticiones colectivas para que se levante el absurdo bloqueo económico a Cuba.

Desde el año 1994 más de 100 países han votado en Naciones Unidas en contra del embargo económico de EE.UU. contra Cuba. Esta cantidad de votos ha ido en aumento cada año.

Desde el año 2012, 188 países han votado en Naciones Unidas en contra del embargo que EE.UU. ha mantenido contra Cuba desde 1961.

Este año, 2014, la votación fue la siguiente: 188 países en contra del embargo, dos países a favor del embargo (EE.UU. e Israel) y tres abstenciones (Micronesia, Palau e Isalas Marshall).

La demanda internacional para que EE.UU. y Cuba se sienten a la mesa de negociación no es nueva, sin embargo este año se sumó a los pedidos el Papa Francisco que remitió una carta tanto a Obama como a Castro para que ambos países puedan empezar a tratar el tema con determinada seriedad.

No es la primera vez que el Papa recomienda dar fin a esta sanción. En 1979 el Papa Juan Pablo II en su visita a México criticó la política norteamericana de afectar al pueblo cubano con esta medida.

Cabe destacar también que el año 2002 el ex presidente norteamericano Jimmy Carter pidió en la misma ciudad de La Habana el fin del bloqueo económico.

El diálogo entre EE.UU. y Cuba no fue, no es, ni será sencillo, pues detrás del acercamiento del gobierno de Obama a Cuba se baraja el acercamiento de EE.UU. a otros países de Latinoamérica, entre los que se encuentran Ecuador, Venezuela y lógicamente Bolivia. Por ello si bien este tema podría observarse como un problema bilateral en la práctica condicionará el nuevo relacionamiento de EE.UU. con el bloque de países del Alba.

Lo paradójico en el comienzo de estas negociaciones será la negativa de una parte de la comunidad cubana en EE.UU. contra el levantamiento del bloqueo económico contra Cuba. Muchos de los exiliados cubanos son más anticastristas que los mismos norteamericanos.

Otro tema paradójico será la recepción mediática de la medida, pues el accionar de EE.UU. está siendo visto como un gran gesto de amistad, cuando en el fondo lo que está planteando es dejar de agredir a un Estado soberano como lo es Cuba.

El bloqueo económico, llamado también embargo económico es una sanción, un castigo. La lógica debe llevarnos a pensar que si se ha sancionado o castigado a un Estado, es porque éste hizo algo malo, además quien castiga debe tener el poder de someter al castigado con la sanción.

El bloqueo económico es el castigo que EE.UU. ha ejercido sobre Cuba por ser un Estado que políticamente no le convenía. El levantamiento de esta medida no es un acto de generosidad de EE.UU., no se puede decir “acto de generosidad” al grandulón que deja de golpear a su víctima. En todo caso es un acto de sensatez política.

El camino aun es largo, pese a la buena voluntad que tengan los gobiernos de EE.UU, y de Cuba, aún está ahí el Congreso, aún están ahí las reacciones negativas contra esta medida, aún están ahí los intereses económicos.

Es una buena noticia que un Estado declare que dejará de agredir a otro, lo que es interesante para analizar los motivos, pues hay un gran clima de intereses económicos detrás de la medida, al fin y al cabo es un embargo económico.

2015 será un año interesante que nos permitirá vivenciar como se desarrolla esta medida y cuales sus efectos inmediatos y a largo plazo.

Tomado de: http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=4179

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s