Cuba y EE.UU. Disputa geopolítica en nuevo escenario

Posted on

por: Hugo Moldiz Mercado
Cuba y Estados Unidos, con el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas, se disponen a librar en un nuevo escenario su disputa entre independencia y dominación. Cuba para seguir alimentando la geopolítica de la emancipación y EE.UU. para retomar la hegemonía perdida
El 17 de diciembre será recordado en la historia como el día en que Cuba conquistó una victoria más –de las muchas que obtuvo en 55 años de resistencia- ante el imperialismo estadounidense al haber modificado, “sin que el problema principal haya sido resuelto”, el escenario de las profundas contradicciones con los Estados Unidos, cuyo gobierno pretende al mismo tiempo aprovechar ese nuevo escenario para reconfigurar a su favor las relaciones de fuerza dentro de Cuba y América Latina.

De ahí que el posicionamiento de los actores políticos ante el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, además de algunas medidas administrativas adoptadas por la Casa Blanca para acompañar este “nuevo enfoque de la política estadounidense contra Cuba” haya sido diverso y contradictorio.

Desde la perspectiva imperial está claro que ese anuncio de Obama se lo esperaba en su primera gestión, tal como había adelantado en la campaña electoral que lo llevó a la presidencia en enero de 2008, como parte de una nueva estrategia de relacionamiento con Cuba y América Latina. Es evidente que ese cambio de enfoque, con el que se pretendía maquillar el rostro de un imperio cada vez más agresivo en el mundo, tenía por objetivo restablecer la hegemonía perdida en cerca de una década. La heroica resistencia de Cuba tras el derrumbe del campo socialista y la seguidilla de gobiernos de izquierda y progresistas constituidos en América Latina -que empezó con el triunfo de Hugo Chávez en diciembre de 1998-, reconfiguró geopolíticamente el escenario mundial de una manera tal que EE.UU. empezó a perder el control de su “patio trasero”.

Pero los anuncios de una nueva relación de EE.UU. con América Latina se quedaron archivados en el escritorio del presidente negro debido a la capacidad de presión e influencia de los sectores más conservadores y de ultraderecha estadounidenses, interesados más bien en fortalecer las políticas de subversión abierta y desestabilización directa de los gobiernos revolucionarios y progresistas, así como de priorizar sus aventuras guerreristas en el planeta. Han pasado seis años de esos anuncios y Obama, a dos años de dejar la Presidencia, retoma su propuesta inicial por dos razones fundamentales: primero, el fracaso de la política imperial contra América Latina en general y contra Cuba en particular. Si bien la política hacia la mayor de las Antillas tiene ingredientes particulares que no tiene la política general hacia América Latina, sería un error pensarlas de forma aislada en momentos como estos. Segundo, para cambiar las perspectivas sombrías del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2010. Más del 80 por ciento de los cubanos naturalizados en EE.UU. ve con buenos ojos un nuevo tipo de relación con Cuba, lo cual implica una separación radical con el punto de vista de la ultraderecha. Por lo demás, Obama espera que el aval concedido a más de 5 millones de inmigrantes indocumentados en ese país incida también a favor de su partido en 2016.

Con ese enfoque de su política hacia Cuba, es evidente que EE.UU. pretende también lograr dos resultados: primero, alcanzar su objetivo invariable –la derrota del gobierno socialista- a través de una nueva forma de trabajar políticamente en la Isla. Esto quiere decir desarrollar la estrategia de la doble riel (o carril), de tal manera que en uno lleve adelante medidas de seducción y en otro afine la conspiración para el desenlace violento. Esa es la apuesta democrática de Obama.

Segundo, para producir un realineamiento geopolítico en América Latina y el mundo. Para nadie es desconocido que Cuba tiene un papel geopolítico fundamental para tejer consensos que han llevado a que la inmensa mayoría de los estados del mundo, con excepción hecha de EE.UU. e Israel, apoyen su demanda de cese del bloqueo en las Naciones Unidas y respalden otras iniciativas planetarias como el combate al ébola en África Occidental, pero también su decidido papel en el nacimiento de mecanismos alternativos de integración y foros políticos como el ALBA –mucho más cohesionado ideológicamente- y la CELAC, como espacio que expresa una mayor autonomía frente a Estados Unidos. Es decir, lo que busca es revertir la victoria política y moral que Cuba le ha propinado en el planeta y recuperar su hegemonía en América Latina por la vía de producir hechos que dividan espacios como el ALBA. De ahí que mientras anuncia un nuevo enfoque hacia Cuba, endurezca sus agresiones contra Venezuela con nueva sanciones. La intención es conflictuar a los gobiernos cubano-venezolano, para empezar.

Desde la perspectiva de Cuba todo es diferente. Una lectura de las palabras del presidente Raúl Castro muestran que esa disposición al diálogo y a restablecer relaciones diplomáticas no es nueva, pues han sido planteadas “de forma pública y privada, por el compañero Fidel en diferentes momentos de nuestra larga lucha”, pero “sin renunciar a uno solo de nuestros principios”. Mas claro, ni el agua. Es más, el gobierno socialista le ha ofrecido al gobierno de los EE.UU. varias veces colaboración en casos específicos como asistencia médica cuando las inundaciones afectaron a miles de personas en el sur de ese territorio, ayuda cuando los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 y hace poco por el ingreso del ébola a suelo estadounidense.

El debate que se ha abierto en Cuba tras el sorpresivo anuncio de la liberación de los tres cubanos presos en EE.UU. y el restablecimiento de relaciones entre ambos estados, así como una cierta flexibilización del bloqueo, es profundo y extendido en la televisión y sitios digitales que las grandes cadenas de la información no siguen con cuidado. Un mirada más acuciosa les mostraría lo arraigado que está el sentimiento socialista.

Quizá por la estrecha cercanía con la dirección de la revolución cubana sea interesante leer lo que Mariela Castro, hija del presidente cubano, le dijo a la agencia AP el jueves 18: “Si en los Estados Unidos pretenden con estos cambios que Cuba regrese al capitalismo y regrese a ser un país servil a los intereses hegemónicos de los grupos económicamente más poderosos de los Estados Unidos, deben estar soñando”. Y de Venezuela dijo, “Cuba nunca abandonará a Venezuela”.

No hay que olvidar que Cuba optó por el camino del socialismo no como respuesta al bloqueo estadounidense, sino más que bien este es consecuencia de la reacción imperial a la primera revolución socialista triunfante en América Latina.

¿Entonces qué espera Cuba de este momento que se abre? Tan sencillo como las palabras de Raúl Castro: “lo hemos repetido, debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestras diferencias”. No hay justificación alguna para mantener una política genocida contra un pueblo que durante 55 años la ha resistido heroicamente sin cambiar el rumbo de su proyecto emancipador, y que ahora, parafraseando a su máximo dirigente, lleva adelante, pese a las dificultades, la actualización de su modelo económico para construir un “socialismo próspero e sostenible”.

La dirección de la revolución y el pueblo cubano saben, mucho más de lo que es posible imaginar, que esta modificación del escenario, inevitable por como se desarrollaron varios elementos en los últimos años, abre otros peligros que no hay que subestimar. Hay demasiadas lecciones que los cubanos le dieron al mundo en más de medio siglo de independencia y autodeterminación, como para no tomar en cuenta. Todo lo contrario, la revolución cubana, con la cual empieza la tercera ola emancipadora de América Latina, está por darle otro impulso a la lucha por la segunda y definitiva independencia de nuestros pueblos. En síntesis, como dijo Evo Morales, Cuba le “dobló” el brazo a EE.UU.

Tomado de: http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=4180

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s